Imprimir
Inicio » Noticias  »

Producción de alimentos, tarea principal del campesinado

| +

La Habana, 14 may (AIN) Los campesinos cubanos cumplen con su principal tarea de obtener alimentos para el país en medio de la actual crisis económica, con destaque para la producción de cultivos varios.

Orlando Lugo Fonte, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), señaló en el programa Mesa Redonda que los afiliados a esa organización prevén la cosecha de 100 mil toneladas de arroz en este 2009, para así reducir importaciones.

También entregarán 300 millones de litros de leche con destino a la población, 74 millones más que el año anterior.

Lugo dijo que la Ley de Reforma Agraria y la Revolución significó para los campesinos la vida, la seguridad, la posibilidad de adquirir tierras para trabajar, la salud de la familia, el derecho a la educación, la tranquilidad y poder participar junto al pueblo en todas las tareas.

El foro radiotelevisado destacó el papel de la primera Ley de reforma agraria, firmada por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 17 de mayo de1959, como primer y más importante paso en la reivindicación de los derechos de los campesinos.

Carmen María Díaz, investigadora del Instituto Nacional de Historia, precisó que antes del triunfo de la Revolución la propiedad de la tierra en Cuba se concentraba en manos de compañías norteamericanas y terratenientes.

Señaló que las prácticas latifundistas deformaban la economía cubana y acrecentaban su carácter monoproductor, mientras la mayor parte de las áreas cultivables se encontraban ociosas y los campesinos eran víctimas de expropiaciones y desalojos.

Mario de la O Sosa, jefe del departamento de relaciones internacionales de la ANAP, recordó episodios como los sucesos del Realengo 18 y el Congreso Campesino en Armas de 1958, antecedentes de la primera Ley de reforma agraria.

En esa reunión, realizada en plena guerra revolucionaria, se aprobó la Ley número tres de la Sierra Maestra que otorgaba las tierras a aquellos que la trabajaban.

De la O Sosa destacó el surgimiento de la ANAP, organización representativa de los intereses de los agricultores, así como también del proceso de cooperativización, que constituyó un avance hacia formas superiores de producción.
Para Maritza Mc. Cormack, investigadora de la Cátedra de Derecho agrario de la Universidad de La Habana, la firma de esta ley sentó las bases para el desarrollo de las normas jurídicas en el sector agrario cubano.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.