Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Dos reparadores de almas, convergen y sanan

| 27
Concierto en La Hata de Silvio Rodríguez. Foto: Roberto Chile

Concierto en La Hata de Silvio Rodríguez. Foto: Roberto Chile

Por Marcos Alfonso
Fotos de Roberto Chile

Es 14 de enero, y como telón de fondo del rústico entarimado la humilde barriada de La Hata, en Guanabacoa. Barrio que vibró, cantó y bailó durante doscientos felices minutos. Silvio Rodríguez y su tropa llegaron a la singular plaza: el cantautor Eduardo Sosa, de amables tonadas. El trío Trovarroco, artífices de las cuerdas. Niurka, diva de la flauta y el clarinete mágicos y, para estar a tono con los pueblerinos, hechos de raíces para la rumba y el cajón: Los Papines.

Con los últimos acordes todavía en el aire aconteció el estrechón de manos y el abrazo de dos reparadores de almas. El de los sueños y poemas; el de la fe y los recovecos humanos. Dos símbolos de esta tierra que los parió en tiempos distintos pero iguales. Dos hombres buenos, fundacionales.

Las savias esclava y campesina, el río común, las ceibas y las palmas, los gavilanes y sinsontes. Trillos desandados en la búsqueda de oráculos remotos y palabras precisas. Cantos desenfadados. Versos de fe: de batallas libradas sobre el áspero lomo de la existencia.

Enriquito Hernández, el infatigable y bienhechor Tata Nganga. “Persona linda”, al decir de Silvio Rodríguez, el trovador cuya manía es trocar la poesía en arpegios. Hombres de Cuba y el universo por el cual surcan con sus plegarias y verdades hacia y desde los humanos.

Causas y azares pusieron en las manos del nonagenario religioso “con el saludo respetuoso” del cantautor, el texto que engloba todo el hacer en la musical poesía de Silvio. A vuelta de hoja, nacido también desde el corazón, la añoranza de Enriquito para sus ahijados: “salud, fuerza, tranquilidad espiritual y vencimiento de las dificultades”, escrita en el libro que atesora sus memorias desde los trazos virginales que amaña el almanaque.

“Es un honor haber sido recibido por el Tata Nganga (Enriquito) en su Fundamento y su familia”, redactó aquel nacido hace 64 primaveras (1946) en San Antonio de los Baños. “Cerca de El Rincón, revivió, y me asaltan la memoria las peregrinaciones que veía de muchacho y, ¡vaya coincidencia!, esta Asociación se llama así “Hijos de San Lázaro”.

El ahijado Silvio supo de “las religiones cubanas de origen africano… porque ya son de nuestro país”, como le aseguró su autodeclarado padrino, quien colocó al pie de las entendederas del hijo nuevo el hilo conductor del sincretismo. Ese ajiaco que somos, al decir de Don Fernando Ortíz.

La réplica del trovador ante lo singular de su paso por La Hata, quedó restringida a cinco palabras demasiado abarcadoras para ser constreñidas en el espacio de un simple papel: “Mucha salud, y estrellas siempre”. Antes, hombres de cepa africana que compartieron escena con Silvio, Los Papines, esparcieron rezos y cantos breves en el munanso (casa) del Tata.

Este pedazo de La Hata nunca ha permanecido quieto merced a sus tenaces sostenedores espirituales: ambulantes, vitales, necesarios, en ocasiones hasta inéditos. El barrio se revitaliza en cada día transcurrido. La música de este viernes inusual caló, y hondo.

¿Puede demandarse más en el lapso breve de tres efímeras horas?

La cultura, esa de verdad como vida que constituye, mantiene “su luz encendida”, como reclamara el imprescindible Oswaldo Guayasamín.

A Enriquito Hernández, al borde de los 93, le sobrevino el ahijado. Lo nombró Silvio: hombre del río y la palma, la rosa y el colibrí.

Esperando a Silvio y a sus invitados. Foto: Roberto Chile

Esperando a Silvio y a sus invitados. Foto: Roberto Chile

Del trabajo para el Concierto de Silvio. Foto: Roberto Chile

Del trabajo para el Concierto de Silvio. Foto: Roberto Chile

Desde aquí los veo mejor. Foto: Roberto Chile

Desde aquí los veo mejor. Foto: Roberto Chile

El premio mayor, el aplauso del público. Foto: Roberto Chile

El premio mayor, el aplauso del público. Foto: Roberto Chile

La era está pariendo un corazón. Foto: Roberto Chile

La era está pariendo un corazón. Foto: Roberto Chile

Un poco con amor, un poco con verdad, concierto de Silvio Rodríguez. Foto: Roberto Chile

Un poco con amor, un poco con verdad, concierto de Silvio Rodríguez. Foto: Roberto Chile

Eduardo Sosa al compás del son. Foto: Roberto Chile

Eduardo Sosa al compás del son. Foto: Roberto Chile

El inconfundible sonido de Niurka. Foto: Roberto Chile

El inconfundible sonido de Niurka. Foto: Roberto Chile

La voz femenina de Los Papines. Foto: Roberto Chile

La voz femenina de Los Papines. Foto: Roberto Chile

Los tambores de Los Papines. Foto: Roberto Chile

Los tambores de Los Papines. Foto: Roberto Chile

Óliver, el percusionista. Foto: Roberto Chile

Óliver, el percusionista. Foto: Roberto Chile

Quién fuera tu trovador. Foto: Roberto Chile

Quién fuera tu trovador. Foto: Roberto Chile

Silvio en concierto. Foto: Roberto Chile

Silvio en concierto. Foto: Roberto Chile

Silvio en La Hata. Foto: Roberto Chile

Silvio en La Hata. Foto: Roberto Chile

Silvio y Trovarroco en La Hata. Foto: Roberto Chile

Silvio y Trovarroco en La Hata. Foto: Roberto Chile

Sán Lázaro de La Hata. Foto: Roberto Chile

Sán Lázaro de La Hata. Foto: Roberto Chile

Silvio y Enriquito. Foto: Roberto Chile

Silvio y Enriquito. Foto: Roberto Chile

Encuentro y alegría. Foto: Roberto Chile

Encuentro y alegría. Foto: Roberto Chile

Intercambio de libro entre Enriquito y Silvio. Foto: Roberto Chile

Intercambio de libro entre Enriquito y Silvio. Foto: Roberto Chile

Los Papines en la casa de Enriquito. Foto: Roberto Chile

Los Papines en la casa de Enriquito. Foto: Roberto Chile

La tarima vacía. Foto: Roberto Chile

La tarima vacía. Foto: Roberto Chile

Después del concierto. Foto: Roberto Chile

Después del concierto. Foto: Roberto Chile

Enriquito, feliz al día siguiente de su encuentro con Silvio y Los Papines. Foto: Roberto Chile

Enriquito, feliz al día siguiente de su encuentro con Silvio y Los Papines. Foto: Roberto Chile

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rojillo dijo:

    “Silvio en La Hata”, quien lo iba siquiera a soñar. Los rostros de la gente lo dicen todo. Los mismos que recorren las calles de esa barriada tras San Lázaro los 17 de diciembre cada año, cantando “La era está pariendo un corazón”, “El escaramujo” o “El Necio” a coro con Silvio, Niurka y Trovarroco. Fue una noche inusual. Los que la vivieron no la olvidarán jamás.

    Nadie mejor que Los Papines y Eduardo Sosa para acompañar al trovador.

    El encuentro con Enriquito en la Casa de los Hijos de San Lázaron fue el colofón: Aché pa´Silvio, Los Papines y todos los que les acompañaron en la pequeña serenata nocturna que ofrecieron en ese pedazo humilde de la célebre Guanabacoa, en ese maravilloso rincón de Cuba.

    Silvio: los cubanos lo agradecerán por siempre, hayan estado junto o no junto a ti y tus invitados, esa noche “querible, besable, amable”.

  • Guanares Dominguez dijo:

    Soy de los privilegiados que conoce al sumo pontífice Yoruba de la Hata, Enriquito como lo llaman todos, porque todos lo quieren, el querido hombre de todos los Hateños que ha hecho de su vida una religión, la religión de solo hacer el bien al prójimo.

    Al conocer la noticia de esta visita a la Hata del mayor exponente de la trova cubana, Silvio Rodríguez, el himno de la canción de masas y de pueblos enteros, el necio, nuestro necio, hijo de este pueblo de necios que anda con sus versos bajo el brazo, lo mismo de un médico en Venezuela que de un agricultor en su surco, la noticia no me asombró porque ese es Silvio Rodríguez, al ver estas imágenes fabulosas no me cabe duda de que allí ocurrió una alquimia exquisita entre el santísimo Enriquito y el arcanjel luminoso que pone su verso en la calle a merced de todos y para el bien de todos.

    Estos rostros prodigos dan fé de que allí amaron, a la orilla de una canción, a la luz de una guitarra, al viento impetuoso de dos grandes hombres cubanos, Silvio Rodríguez y Enrique Hernández, perdón, sencillamente Enriquito.
    Benditos sean pues.

  • Manuel Iglesias dijo:

    Extraordinario documento fotográfico de ese gran maestro y amigo que es Roberto Chile. ¡Felicidades, hermano mío!

    Silvio: cada día haciendonos crecer como seres humanos y como cubanos.

    Silvio y Niurka queridos: como hablamos, no se olviden del concierto en el humilde barrio de El Canal, en el Cerro, donde les esperan ya…

    Un abrazo grande, y sigan regalando alegría y fe a todos los cubanos,

    Manolito Iglesias

  • Loreta Combarro dijo:

    Soy una joven asidua de este sitio imprescindible, que maravilla ver a nuestro Silvio bendito de todas las causas, en la calle, en el barrio, en la Hata, junto a su pueblo, a la sombra del obrero o compartiendo su mismo rayo de luna, con su verso como espada o flor, con su pecho como escudo, estas fotos de rostros que suspiran y se empinan para alcanzar la luna entonan y documentan la mística poética que allí debió haber concurrido, en esas caras se delinean con maestría la paz, la felicidad y la fraternidad de todo un pueblo en un solo canto, junto al poeta de ayer, de hoy y del futuro.

    Que suerte tiene esta tierra necia de contar entre sus mas necios hijos
    a Silvio Rodríguez.

  • Alberto Ramos dijo:

    Silvio en la calle, con su gente, de mano a su misma suerte, la de todos los cubanos, grandioso artista, genuino del verso al tuétano.

    Fabulosas fotos, hasta Rembrandt asistió a la sita, para sumarse a tanto encanto, a la sita de estos dos ángeles, Enriquito y Silvio Rodríguez.

    VIVA EL ARTE!!!!
    VIVA LA TROVA CUBANA!!!!
    VIVA SILVIO RODRIGUEZ!!!!
    VIVA EL TATA NGANGA DE LA HATA!!!!

  • El Fuma dijo:

    Como siempre, las fotografías de Roberto Chile alcanzas alturas inimaginables. Es poesia visual que cuenta la poesia musical de Silvio. Te felicito! Adelante!

  • Adela Valle dijo:

    Genial, esta es Cita con angeles 3. La hata, Enriquito y Silvio bajo una misma luna.

    bravooooooo!!!!

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    En las raíces.Allí donde el marginal, el obrero, el universitario,la ama de casa, creyentes todos, en el pueblo embrujado. Allí donde se unen el zumo de las costumbres ancestrales.
    Creo que es brillante por decirlo de alguna forma, de llevar nuestras joyas de la cultura a estos sitios donde vive las personas más humildes, que quizás no pueden tener acceso a los grandes teatros o espacios donde generalmente se realizan los conciertos. A estos sitios que por ser periféricos, no son menos mágicos.
    Las fotos de Roberto Chile…unas joyas.Gracias compañeros por hacer maravilla en medio de las oscuridades levantadas por los pájaros del holocausto.

  • Agustìn Navarro dijo:

    Amigo Silvio sigue ciendo Necio no hay de otra,las fotos lo confirman,hace poco llegue de Miami pues la familia de mi esposa vive allì un dìa compartiendo con un conocido no se por què salio Silvio a relucir y dice este señor que Silvio era un descarado le pregunte Por què? saben que contesto por què le daba dinero a Fidel le dije y por què tienes un disco de Silvio no me contesto se rio.

  • María M dijo:

    Felicidades y gracias por todo lo que esto significa y a usted Roberto Chile, gracias también por esa magia en la fotografía.

    MM

  • Jorge LGuerrero dijo:

    SENCILLAMENTE CULTURA, DANDO ARTE Y AMOR AL PUEBLO CUBANO,ASI DEBE SER.SILVIO ES Y SERA GRANDE ENTRE LOS GRANDES.

  • jose antonio dijo:

    alquimista,lam y hilda te saludan desde el pinar verde y amarillo,gracias por condimentar nuestra existencia con tu magia.

  • Alejandro dijo:

    Tuve la oportunidad de asistir al concierto y fue espectacular. Al principio temía que la música de Silvio no fuera bien recibida por La Hata, debido a que se inclinan más por la música popular como el reggeatón, la salsa, etc. Pero no, a Silvio lo recibieron con un entuisiasmo como pocas veces visto, la mayoría de las personas entonó esos clásicos inolvidables como Reparador de Sueños, Pioneros, El Mayor, Unicornio, entre otros. Por eso Silvio es grande entre los grandes, es un poeta que hace vibrar a cualquier persona, es una especie de juglar que no te deja ni pestañar ni desviar la atención hacia otro lugar. Las fotos de Roberto Chile están impresionante, repletas de ternura, como la de la pareja que observa a Silvio con amor y ternura, y la de niña en la azotea, las de Silvio y el pueblo, que son realmente entrañables. Sólo pueden salir de un ojo como el de Chile.
    En fin, un jueves inolvidable, una noche para recordar por siempre. VIVA SILVIO Y VIVA LA HATA.

  • Juan Matos dijo:

    Que emocionante es ver dos figuras de la cultura cubana, uno de la música y el otro de la religión afrocubana, dando amor a su pueblo que tanto los quiere, Silvio como siempre tocando fondo en el corazón de todos y en este momento especial el de los vecinos de la Hata junto a Enriquito el padrino como todos le dicen por su dedicación a ser el bien desde su rincón intimo junto al patrón de la Hata San Lázaro.

    Gracias Silvio por tus grandísimas canciones y El gran padrino Enriquito por tanto bien para este pueblo y gracias a Roberto por esas fotos tan llenas de amor.

  • Magdy dijo:

    Silvio el mejor siempre agradándonos con su música espectacular esperemos que le siga dando al pueblo cubano esos ratos felices…

  • MARIAN dijo:

    DESDE ESPAÑA CON AMOR: Cómo no elogiar a éste maravilloso artista del reportaje cómo es Roberto Chile!, luchador nato y su laboriosodad en pro de nuestra maravillosa CUBA indescriptible. Cómo pasar inadvertida la actuación de éste maravilloso cantautor SILVIO RODRIGUEZ!!!!!?. me conformo con estar al día de lo que acontece,allá en ésas maravillosas tierras acontece. OS QUIERO LUCHADORES NATOS, y quiero que recibais mi incondicional apoyo!

  • Mirta Rojas dijo:

    BRAVOOOOOO POR SILVIO!!!!!
    ENRIQUITO ES EL ELEGUÁ DE GUANABACOA!!!!
    VIVA ENRIQUITOOOOO!!!!
    VIVA SILVIO Y SU VERSO SINCERO!!!!!

  • ALAN MCDILAN dijo:

    SILVIO IS A GOOD MAN, WONDERFUL!

  • Pedro Quiñones dijo:

    Que clase de Hombre y Amigo, Silvio y Enriquito, paradigmas de la esperanza y la fé que se funda en el reino del bien.

    Felicidades!!!!

  • El Nene dijo:

    Volaoooo, que bueno Silvio en Guanabacoa, entre rezos y bendiciones, al compás del verso mas fino y al filo del cuero que suena y santifica a este grande de la musica, Silvio Rodriguez.

    Tremendo y merecido artículo a tan grandes personalidades, Silvio, Enriquito y el pueblo de la Hata, reflejados en estas deslumbrantes imágenes junto al verso, al rezo y a nuestra bandera cubana.

    GENIAL!!!!!

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Chile

Cineasta y curador de arte cubano. Su ejercicio profesional como documentalista ha estado vinculado íntimamente al quehacer político y vital del Comandante en Jefe Fidel Castro.

Vea también