Imprimir
Inicio » Especiales, Medios  »

Aniversario 70 de la Televisión Cubana: Milton Díaz Cánter, Pavel Otero y Daily Sánchez Lemus

| 6 |

MILTON DIAZ CÁNTER

Corresponsal de guerra, hacedor de grandes reportajes sobre África, estuvo varado en Namibia un buen tiempo por el bicharraco (digo, la COVID-19)… Milton Díaz Cánter es un hombre dedicado al deporte y su programa A todo motor, le ha dado mucho trabajo, pero también satisfacciones a él y a los seguidores de esa disciplina.

¿Cuándo empiezas a reportar sobre deportes? ¿Por qué te dedicaste a los deportes menos populares? ¿Acaso porque los otros estaban parcelados?

–Parte de esta pregunta está en el amplio descargo anterior. Mis primeros pasos en el periodismo fueron en el deporte. Diría que por un problema coyuntural: era deportista de alto rendimiento de la Universidad de Oriente, pues sería en los espacios dedicados al deporte donde debería hacer las prácticas de producción. Inicialmente, del periodismo me interesaban los temas políticos y hasta los vinculados a la actividad económica. El deporte lo veía como un hobby, hasta que me percaté de que es una órbita que forma parte de la idiosincrasia del ser humano en general y de los cubanos en particular. Soy un hombre del deporte. A esta sana actividad se lo debo todo en mi profesión.

“En cuanto a las disciplinas que, con cierta sistematicidad, he atendido desde hace más de 30 años, confieso que fue lo que iba quedando cuando llegué a la parte de deporte de los Servicios Informativos de la Televisión Cubana. Si bien soy fundador del Noticiero Nacional Deportivo (condición que llevo con mucho orgullo, desde aquel 21 de septiembre de 1981 y así será mientras respire), mis colegas y buenos amigos Alberto Montenegro, Carlos Amador y Guillermo Benítez incursionaban con estos temas en la TVC antes que yo.

“A los tres deportes que han formado parte de mi existencia como reportero les he dedicado mis mayores esfuerzos, aun con las incomprensiones y satanizaciones de que han sido objeto, al menos, el fútbol y los deportes a motor… El primero, tal vez, porque algunos pensaron que esta no es tierra de futbolistas; mientras que el segundo, simplemente, porque son manifestaciones propias de la sociedad capitalista (cartelitos, sponsors y demás mecanismos necesarios para mantener una actividad que genera cuantiosos gastos, como deporte en cualquier lugar del mundo)…

“Te puedo decir que una buena parte de mí vida profesional ha sido un reto; un desafío constante en los que he pasado mis malos ratos, pero que he disfrutado mucho, no con las glorias del Olimpo, pero sí como testigo excepcional de la consagración de los deportistas cubanos por desarrollar sus actividades con el mayor nivel de sus posibilidades. Esto lo he vivido con la familia cubana del fútbol, y con nuestros pilotos, mecánicos y federativos que lo dieron (y lo dan) todo por esos espectáculos que tanto agradece la afición. Son deportes que tienen alta demanda por parte del público, muy populares en nuestro país. Los cubanos, gracias a la magia de la pequeña pantalla, consumimos el mejor fútbol del planeta: copas del Mundo, Liga de Campeones de Europa, campeonatos de España y de Alemania… Y qué decir de los deportes a motor… Te va a llegar muy de cerca la valoración, pero no tengo alternativa, al menos, en este instante… Los programas A todo motor y A todo motor especial son dos contactos semanales del canal de los deportes en Cuba, con los que los cubanos están al tanto de los campeonatos mundiales de motociclismo y de fórmula 1”.

¿Y tu programa A todo motor? ¿Es popular este deporte en Cuba?

A todo motor ha sido otro de los grandes retos en mi vida. Por todas las limitaciones tecnológicas que cualquier realizador cubano enfrenta para mantener en pantalla. Pero también, y en ocasiones con mayor fuerza, por otras de carácter subjetivo que van desde interpretaciones que rayan lo absurdo, en torno a estas actividades muy común en cualquier rincón del planeta. El reto está dado, también, por el compromiso que se llega a adquirir con el público para el que trabajamos, razón de nuestra existencia.

“La misma pasión y la entrega que distinguen al buen practicante de cualquier deporte están presentes en algunos de los que se mueven en esta órbita; mientras que, para las mayorías, son eventos recreativos que convocan a personas atraídas por los espectáculos que implican… Incluso, una buena parte no tiene los conocimientos elementales de la mecánica automotor, ni son propietarios de vehículos y hasta ni saben conducir. Algo similar sucede –pienso yo– con una parte del público que asiste a un teatro para disfrutar con una buena propuesta de ballet clásico, como la tenemos a nuestro alcance, con cierta regularidad.

“La idea de ATM rondaba en mi cabeza; faltaba el espacio en que permitiera apenas una sección, ni pensar en un programa como los que tenemos hoy. Los deportes a motor son añejos y constantes en los medios de cualquier país. En nuestras condiciones, apareció TR-Deportes y a mediados de los noventa con una serie de eventos deportivos internacionales, como carreras de karting: Habana Gran Prix de las Estrellas, cuyas versiones llegaron a contar con la presencia de grandes pilotos de Fórmula 1, de Fórmula Indy y de otras manifestaciones de Nascar (Asociación Norteamericana de Automovilismo Deportivo), como fueron René Arnaux, Carlos Sáenz y Clay Regazzoni, entre otros. También estuvo en uno de esos eventos el italiano GiacomoAgostini, el piloto de motociclismo de velocidad que más títulos del mundo ha logrado (14)… Aparecieron en nuestras costas los certámenes de off shore (aquellos de las gigantescas y potentes lanchas)… Otros similares que hicieron historia en Cienfuegos, Ciego de Ávila y Santiago de Cuba (entre las provincias que recuerdo ahora). Los jet ski o motos acuáticas incrementaron la cifra millonaria de aficionados cubanos que convocaron estos deportes en nuestro país, a finales del pasado siglo. También, las manifestaciones del motociclismo internacional, en las versiones de Velocidad y del Cross, respectivamente, que eran las de la divulgación exclusiva en nuestros medios. Y fue este ambiente el que creó las condiciones para que nuestro público dispusiera de un espacio periódico de deportes a motor en nuestra pequeña pantalla.

“A partir de manifestaciones nacionales (motociclismo y karting), comenzamos amplificar el acontecer mundial y hoy, 21 años después de estos primeros lances en TR-Deportes, contamos con las dos versiones semanales de A todo motor; los 27 minutos de los viernes y las transmisiones de grandes premios de los lunes que van desde 57 minutos, hasta una hora con 27 minutos los lunes en dependencia del tema: motociclismo o Fórmula 1… Como en cualquier espacio de televisión, en cualquier lugar del mundo (valga la redundancia), cuidamos de que el contenido editorial de nuestros programas responda a las necesidades del exigente público cubano, pero con el apego incondicional al proyecto social que se construye en Cuba hace 58 años; a la Revolución, la que ha hecho del deporte para todos no una consigna, sino uno de los más auténticos derechos del pueblo, a la par del trabajo, la salud, la educación y la inclusión social.

“A los que suelen satanizar estas manifestaciones, siempre les recuerdo que la Revolución Cubana, en los tiempos difíciles de la guerra contra el dictador Fulgencio Batista, tuvo un momento especial, gracias a una carrera de carros. El mundo puso los ojos en nuestra isla aquel 24 de febrero de 1958, cuando el gran campeón, el argentino Juan Manuel Fangio, no largó en el II Gran Premio de La Habana porque en la tarde-noche del día anterior había sido retenido por un comando del 26 de julio que frustró el show mediático que intentaba el sátrapa para atraer dinero en beneficio propio que, en realidad, siempre fue la gran motivación del triste célebre sargento presidente.

“Siempre digo que en nuestro país, salvo las carencias tecnológicas propias de un país pobre (multiplicadas a la potencia n por el criminal bloqueo estadounidense), tenemos las demás condiciones para el desarrollo de estas actividades. Me atrevería a decir, las más importantes: personas preparadas en todas las direcciones e instituciones aptas para regular la seguridad y orden que exigen, e –incluso- las de prestar servicios en un momento determinado… Todo lo que genere felicidad, participación y motivación de las masas, se puede organizar en nuestra sociedad, ¡seguro estoy!

“Y es así que surge el espacio de la velocidad con motor en Tele Rebelde (tengo entendido que es el primero de su corte en más de 60 años de historia de la Televisión Cubana)… A todo motor, primero como una sección (en los finales), de la revista deportiva dominical en Tele Rebelde. Para mayor exactitud, el primer ATM vio la luz el domingo 10 de diciembre de 1995.

PAVEL OTERO

Pavel Otero es el comentarista por excelencia en el noticiero estelar por sus agudos comentarios acerca de la pelota y otros asuntos polémicos del mundo deportivo. Es, además, un buen conductor de revistas, como lo hace en Hola Habana cuando sustituye al cuarto bate Magdiel Pérez.

¿Cómo llega Pavel Otero a la conducción?

–Llego a la conducción de programas desde mis primeros días en mi profesión, cuando comencé a trabajar en la emisora COCO. La primera propuesta que me hicieron fue la conducción de un programa de participación deportiva, que se llama Tribuna Deportiva. Ahí estuve durante siete años que fueron una gran escuela, porque me enfrentaba diariamente a un programa en vivo de tres horas, y con participación de los oyentes, también en vivo. Eso me obligó a estar preparado en muchos temas para responder e intercambiar con un pueblo tan conocedor de deportes como lo es el nuestro.

¿Y al deporte cuándo llegas? ¿O fue al revés?

–Un buen día me encontraba en el Latinoamericano y conocí casualmente al colega de la Emisora COCO Juan Carlos Garcel, y le pregunté que debía hacer yo para ser comentarista deportivo. Juan Carlos me sugirió acercarme a la citada emisora de radio, en la cual estaba por comenzar un curso de narradores deportivos, y allí fui, matriculé, me gradué del curso, y me propusieron quedarme a trabajar en el programa Tribuna Deportiva, al que me referí en la pregunta anterior.

 ¿Por qué la televisión y no otro medio? 

-A la televisión llegué cuando mi compañero Héctor Villar me propuso comenzar a colaborar con el entonces telecentro de la capital, CHTV. Ahí aprendí los primeros códigos de este monstruoso medio de comunicación, y quedé atrapado para siempre. Enseguida supe que mi futuro estaba ahí. Luego me contrataron en el Canal Educativo para conducir la sección de deportes de la revista Hora 12, que era el programa informativo de ese Canal, y allí aprendí mucho de los secretos de la pequeña pantalla. Luego surge el Canal Habana y se incrementaron las oportunidades, sobre todo las transmisiones de béisbol que me dieron la posibilidad de narrar béisbol por televisión. Fue un gran sueño que jamás pensé que se me diera.

Ejerces la crítica sistemáticamente. ¿No te trae problemas con los que llamas a capítulo? 

–Me encanta ejercer mi criterio sobre las noticias deportivas que publico, porque pienso que los televidentes necesitan informarse y también reflexionar sobre los temas deportivos. Si solo doy noticias, me convierto en un simple reproductor de lo que la gente ya sabe. Yo tengo el deber de informar, pero tengo el compromiso conmigo mismo de enriquecer esa noticia con un criterio adicional. Nunca me propuse ser crítico para resaltar por encima de mis colegas, es solo un instinto que tengo, que no puedo reprimir, y que la vida me ha demostrado que el pueblo agradece mucho.

“Claro que esa manera de hacer periodismo me ha traído incontables problemas, sobre todo con los que se sienten dolidos o criticados. Es un proceso normal (yo ataco y el contrario se defiende). Todas las personas tienen incorporado el reflejo de la defensa, y hay directivos del deporte, atletas y entrenadores que me han llamado para enfrentarme. Incluso, hay directivos del deporte de alto rango que han tratado de ‘borrarme del mapa’ con los mecanismos diabólicos de llamar a mis jefes para que ‘analicen’ mis criterios, en vez de analizar ellos los problemas que estoy denunciando en la televisión. Es bueno aclarar que no transmito una sola crítica sin antes indagar, investigar, aunar argumentos, consultar fuentes, para no caer en un periodismo vacío e irresponsable.

Eres, me parece, un producto del Canal Habana. ¿Es así? ¿Cuánto te aportó? 

-Soy un producto de todos los medios que me abrieron sus puertas, y de todos aprendí mucho. El Canal Habana me cumplió el sueño de narrar béisbol por televisión, de transmitir playoffs en vivo para todo el país desde algunos de sus principales estadios. Eso jamás pensé que sería posible en mi vida, y el Canal Habana me lo concedió. La emisora COCO fue mi cuna, allí aprendí a narrar y hablar por un micrófono. El Canal Educativo fue mi escuela de superación televisiva. Radio Rebelde significó el retorno al medio donde nací, y allí aprendí de muchos colegas de enorme experiencia. Y el Noticiero de Televisión ha sido como llegar a la cumbre de mi carrera en Cuba, porque me ha moldeado mi profesión, y me ha regalado el cariño de todo el pueblo de Cuba que diariamente me ofrece muestras de agradecimiento por mi trabajo.

DAILY SÁNCHEZ LEMUS

Con un  niño pequeño en la actualidad y por razones de deber, Daily Sánchez Lemus se ha alejado del quehacer en el deporte al ocupar cargos de dirección. Supongo que siga por la TV sus amados programas y anhele  “enredarse” en la narración deportiva.

¿Desde cuándo amas el deporte? ¿Cuál disfrutas más?

–Desde la infancia. Es un asunto de familia. Mi abuelo Ramón y también mi abuela y hasta mi bisabuela veían mucha pelota. Y mi abuela la sigue viendo. Es mi compañera de pelota ahora que el viejo no está. Les gusta, y me trasmitieron eso a mí. La pelota es el que amo, y el boxeo me gusta, nunca he entendido bien por qué, aunque supongo tiene que ver con la generación de boxeadores que vi, y con los resultados de la escuela cubana de boxeo. Me gustan los deportes de combate: el judo, el taekwondo, pero disfruto mucho el voleibol. En fin, una aprende de muchas cosas, a quererlos todos, y también a darse cuenta de que hay que estudiar todos los días de la historia, de reglas y de figuras que aparecen. Hay que estudiar constantemente. No solamente dar seguimiento al evento o salir  “bonita” en cámara… Hay que prepararse porque el público cubano cada día sabe más y no es solo el hecho de que evalúe con rigor, es que esa es nuestra razón de ser y es una responsabilidad que tenemos, hacer el trabajo como lo merece.

¿Por qué y cómo fuiste a dar a la redacción deportiva? ¿Acaso tu presencia en ese coto casi masculino le abrió las puertas a otras colegas?

-Cuando terminé el servicio social pasé a la redacción deportiva, que era el lugar que me gustaba. Durante los años de la revista Buenos días, cuando se acababa a las 8:30 de la mañana, yo me quedaba allí para ayudar en lo que hiciera falta. Me pasaba el día en la redacción deportiva. A veces no tenía mucho que hacer, pero yo quería verlo todo, hacer lo que hiciera falta, ayudar. Era el lugar donde quería estar y me sentía bien, y por eso no me importaba ir a casa a dormir. Me quedaba allí, en el deporte. Por eso pasé para allí cuando terminé el servicio social.

“Y trabajé con más fuerza durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, cuando empecé a hacer NND, o espacios de noticias. Ya en la COCO había hecho noticieros y reportado para algunos programas. Evyan Guerra me ayudaba igual. Pero la TV, de frente a la cámara, en vivo, fue a finales de 2007 y 2008. Luego seguí trabajando hasta que salí de licencia de maternidad en 2009. Algunos me dijeron que era un momento en el que comenzaba mi carrera y que quizás hacer una pausa tan grande no era apropiada en ese momento. Pero yo quería ser madre, y decidí serlo. Fue la mejor decisión de mi vida. Cuando regresé, volví a la carga, como se dice, y ahora con la suerte de un niño precioso. Ser madre es lo mejor del mundo. La tarea fue compartir la responsabilidad y pienso que si no lo he logrado, al menos lo he intentado con mucho amor.

¿Cuántas muchachas trabajan hoy el tema deporte? ¿Por qué ninguna fue a Río de Janeiro?

–No creo que mi presencia haya abierto puerta alguna, aunque no es menos cierto que nos ayudamos mucho. Pero el hecho de que haya mujeres en el periodismo deportivo es el resultado de la lucha de la mujer cubana por ocupar espacios. Y en ello, la responsabilidad feliz es de Julita, que abrió el camino. Y siempre hemos sido bien recibidas. No puedo decir que hayamos sufrido machismo feroz, porque no es verdad.  Siempre existen incidentes, pero eso es normal. Poco a poco se demuestra con el trabajo lo que eres capaz de hacer y ya hoy día la evaluación va hacia la calidad de tu trabajo y no a si eres mujer o si eres hombre. Somos muchas.

“En Tele Rebelde están Arelia Beitra, Niurka Talancón, Yisel Filiú, Karlienys Calzadilla, Diana González, Yuliet Calaña, Angélica Arce, Brita García y Glenda Torres. Y vendrán más. En radio y prensa escrita hay muchas y muy talentosas. La maestra Elsa Ramos, de Sancti Spíritus; Darilys Reyes, de Cienfuegos; Mayli Estévez, de Villa Clara, Julieta García, en Juventud Rebelde, Kiara en la COCO… Mencionarlas a todas es muy complicado, pero lo cierto es que en las redacciones deportivas ya no es algo “raro” la presencia femenina; es habitual y eso es muy bueno.

“La selección a una cobertura internacional no se hace por género; en realidad, hay muchos colegas que podían hacer ido. Fue Aurelio Prieto porque es un excelente compañero, trabajador, y como los juegos Olímpicos demandan además de experiencia en otro tipo de eventos, esa fue la decisión. ¿Que hay que empezar algún día? Eso está clarísimo. Yo tuve la posibilidad de ir a Veracruz, a los Juegos Centroamericanos, y es cierto que ir a unos juegos múltiples demanda experiencia y oficio. Las muchachas saben hacer muy bien su trabajo, cada vez tienen más oficio y conocimiento de sus deportes, saben editar; es decir, dominan la técnica de la televisión digital, y ello las presenta como muy buenas candidatas a cualquier cobertura, que, créame, llegará en poco tiempo. De hecho, ellas lo han podido hacer pero en coberturas con sus deportes específicos y este nuevo ciclo olímpico será la oportunidad para que haya representación masculina y femenina en juegos múltiples o cualquier evento deportivo de importancia. Esto lo hablo en el caso de la televisión. “En los Paralímpicos, por ejemplo, por la radio fue Elsa, un reconocimiento además merecidísimo a su trayectoria laboral. Porque vale decir que, en muchos casos, vivir fuera de La Habana impide que otros talentosos colegas del deporte puedan hacer este tipo de coberturas. Y el impedimento va por los mecanismos de selección, por nosotros mismos, pues aunque para esos asuntos se tomen en cuenta casi siempre los medios nacionales, hay que reconocer que muchos colegas de medios provinciales son multipremiados en concursos y tienen la capacidad necesaria para representar a nuestro país en una cobertura deportiva.  Y sí, algunos lo han logrado, pero han sido escasas las ocasiones. La experiencia de Elsa este año, representando a la radio cubana en los Paralímpicos de Río, pienso que también es el camino.

¿Qué te falta por hacer?

–Me falta un mundo: aprender, aprender más de deportes, seguir investigando de historia (cosa que hago como parte de mi trabajo, como algo que no puedo dejar de hacer porque me siento mal cuando no lo hago), ser la mejor madre para Felipe Ramón… Siempre me va a faltar mucho por hacer. Y me gusta sentir que es así, es la fuerza que te hace levantarte cada día y decir: ahí vamos, y la satisfacción de acostarte luego, pensando en el siguiente día. Me gusta vivir así.

¿Quisieras narrar un juego? ¿Por qué?

–Siempre quise, ahora me gustaría, y aunque por un momento aparté la idea, ahora quizás la retome. Puede llegar a ser una nueva etapa en la vida profesional. Lo estoy valorando. Y no por romper la famosa barrera de que no narramos las mujeres un partido de pelota, sino porque en realidad me gustaría, disfrutaría mucho narrando un juego de pelota. Ahora mismo depende de cómo me organice el tiempo, porque narrar lleva tiempo y mucha preparación. El respeto para los maestros que en este canal conocí y que también me ayudaron mucho.

“El periodismo deportivo cubano y la narración tienen una historia espectacular y los más jóvenes tenemos la obligación de seguir ese trayecto, de ser responsables, consecuentes, de amar el trabajo y hacer que el público lo viva junto a nosotros sobre la base del respeto y la dedicación”.

(Tomado de Portal de la Televisión Cubana)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reynier Barba dijo:

    Felicitaciones a los 3.
    A Milton lo recuerdo desde mis años de pre, cuando su sección le "robaba" minutos al fútbol en Todo Deportes, pero con el tiempo he sabido reconocer su profesionalismo como comentarista deportivo y su historia en tierras africanas.
    A Daily tuve la suerte de conocerla personalmente, muy talentosa.
    A Pavel lo recuerdo perfectamente desde Tribuna Deportiva, yo era oyente fijo y participante activo en ese tremendo programa de debates de la COCO.

  • Leysi dijo:

    Felicidades para esos grandes,exitosos y muy populares periodistas de nuestra tv.saludos

  • Libre libre dijo:

    Muchas felicidades para estos extraordinarios profesionales.

  • Ariel F dijo:

    Sigo estas entrevistas suyas por cubadebate. A pesar que lo he solicitado al programa Entre tu y yo, nunca me han complacido. Quisiera una entrevista con Isabelita Fernández, la magnífica locutora del Dominical vespertino. Y como en este espacio por lo general son 3 los participantes, sumele a mi paisana Yisel Filiú, y de ella cómo llegó a La Habana, a la tv, al ntv, siendo ella negra (me gusta mucho) y con la nariz ancha. Para yisel esa pregunta no puede faltar. La tercera persona se la dejo a usted. ¿Me complaces Paquita?

  • Yehan dijo:

    Hola mi comentario es la programación de la TVC fue muy mala en la cuarentena. Deben estudiar cambiar horarios. Por ejemplo, deben bajar el horario del noticiero termina muy tarde . Dbe quitar el noticiero cultural de CUBAVISION, SI lo ponen en el EDUCATIVO. PORQUE retrasmiten tanto. ADEMAS, los NTV tienen espacios culturales. El HD DEPORTIVO no repetir tanto lo de de Tele Rebelde. Las peliculas. NO H. son viejas o te las cuentan. EL ESPACIO DE CIERTA MANERA no ponen una película actual cubana son antiguas. Por que tantos canales de noticias, no hay algun canal en Venezuela, China o Rusia en español o progración variada, Demasiados programas de debate los juveniles es lo mismo.

  • Yehan dijo:

    Es BUENA IDEA lo de 3 novelas porque no ponen TURCAS O COREANAS EN HORARIO ESTELAR en cubavision.HAY programas de buena audiencia solo el verano como el de Oto Ortiz, Musicales son lo mismo no cambian el formato, la Pupila Asombrada es para el EDUCATIVO No Cubavision, . HAY programs como Escriba y LEA, EL BALLET el de la Opera de muy baja audiencia. El de Calviño es lo mismo hace años no cambia el FORMATO ese y de la Droga deben ser para del Educativo. Educativo 2 se llame Telesur o mejor Telesur su frecuencia y aprovechar ese canal para programacion cubana. POR QUE QUITARON COLELCCIONANDO. Pasaje a lo Desconocido igual debe ser Educativo, se nuevos es los mismos viejos. Programas de participacion nuevos la NEURONA es muy baja audiencia y lo mismo

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con Cubadebate y otros medios digitales como La Jiribilla, CubaSi y el Portal de la Televisión Cubana. Fue directora de El Caimán Barbudo.

Vea también