Imprimir
Inicio » Especiales, Ciencia y Tecnología  »

Pedro y el amor por la observación meteorológica

| + |

Pedro Martín Betancourt, Fundador de Meterología

Fotos del autor y Cubadebate

CAMAGÜEY.- El ciclón Flora, acaecido en octubre de 1963, y sus consecuencias, fue como un detonante para que jóvenes en Cuba sintieran inclinación por la meteorología y encontraran en esta ciencia, la manera de ayudar al país frente a los devastadores fenómenos climatológicos.

Pedro Martín Betancourt no fue una excepción. Este camagüeyano, con solo 17 años, reaccionó a la convocatoria librada por el investigador y estudioso de la naturaleza Antonio Núñez Jiménez, quien a raíz de los acontecimientos del destructor huracán comprendió e interpretó el pensamiento de Fidel sobre la necesidad de desarrollar este campo del saber.

Las puertas del capitolio nacional, sede entonces de la Academia de Ciencias de Cuba (hoy del parlamento) abrieron sus puertas a jóvenes dispuestos a enrolarse en este apasionante y nada fácil mundo.

El estudio de la espeleología despertó interés en Martín. A juicio suyo porque esa rama tenía cierta vinculación con la meteorología: medir la temperatura de las cuevas, la humedad y otras cuestiones.

Por medio de la prensa conoció de la creación del Departamento de Meteorología, de la Academia de Ciencias, y que se iba a capacitar a un grupo de jóvenes, en un curso de preparación, como observadores meteorológicos, con el interés de ramificar estaciones en municipios del país.

Relata que en Camagüey tenían previstas, la radicada en esta ciudad, la de Santa Cruz del Sur, Florida, Esmeralda y Guáimaro y argumentó que, al presentarse en La Habana en el cuarto piso de la Academia, con un nivel aprobado de secundaria básica, se entrevistó con el Doctor Mario Rodríguez Ramírez, fundador y creador del Instituto de Meteorología, director y profesor de todos ellos. Lo aceptaron.

“La idea de la creación de la red de estaciones de Fidel y de Núñez Jiménez fue tomar una serie de datos en todos los municipios para los estudios hidrológicos y presión atmosférica. Cuando el ciclón Flora, Fidel estaba con un barómetro en la mano realizando estas mediciones.

“En Cuba no existían estaciones meteorológicas, aquí solo funcionaban dos, una en Nuevitas y la otra en el aeropuerto Ignacio Agramonte. Por eso surgió el departamento de meteorología como prioridad dentro de la Academia de Ciencias”.

Fidel sobre un anfibio durante el Ciclón Flora.

De Camagüey en esa época se formaron doce jóvenes. Al regreso a la provincia fueron ubicados en varios municipios y a Martín Betancourt lo situaron en Santa Cruz del Sur como jefe de la estación. Todas las oficinas estuvieron localizadas en instalaciones de secundarias básicas y la de él radicó en la escuela Camilo Cienfuegos, donde le facilitaron un aula y montaron todos los instrumentos.

Otro objetivo de enclavarlas originalmente en esos lugares, no era solo tomar los datos de interés del instituto, sino formar también a los estudiantes y darles clases de qué es presión, temperatura, cómo se toma y otros datos, base de la geografía como asignatura.

Estando en Santa Cruz del Sur fue que se creó el Instituto de Meteorología, el 12 de octubre de 1965, mediante resolución firmada por Raúl Castro, de unificar el observatorio nacional, que pertenecía al Ministerio de las Fuerzas Armadas, con el departamento de meteorología de la Academia de Ciencias.

La pregunta a Pedro acerca de si cuando inició sus labores los medios de trabajo eran muy rudimentarios explicó: “En aquella etapa recibíamos las clases en la azotea del capitolio con un grupo de profesores que eran personas muy experimentadas dentro del observatorio nacional y con muchos años de conocimiento como Millá y Rodríguez Ramírez.

“Desde el punto de vista de teoría, Rodríguez nos daba las clases y los demás acerca del trabajo de un observador: conocimiento de las nubes, identificar cada nube, cómo tomar la temperaturas, las presiones, cada variable meteorológica, como medir la lluvia y hacer los códigos de transmisión. Cada dato que tomas, tienes que hacerlo en un código y aprenderlo. Fueron cuatro meses y medio”.

Como observador meteorológico en dos ocasiones se desplazó hacia Santa Cruz del Sur y Júcaro, muy cerca de una tormenta que afectó la situación de las costas en ese escenario de Ciego de Ávila para apoyar al personal que allí se hallaba.

Recordó que en la primera etapa de su vida siempre estuvo de jefe de estaciones, después vino para Camagüey al frente de la instalada en el aeropuerto, mientras durante los años 1970 1971 fue para La Habana con unos especialistas de la OMM (Organización Meteorológica Mundial).

Cuba, mediante ese organismo internacional, recibió un proyecto de desarrollo que incluyó equipamiento, instructores, entre ellos, un especialista en instrumentación que los formó. “Casi toda la etapa de mi vida me dediqué a trabajar con instrumentos”.

Penetrar en avión en las nubes no es fácil

Tuvo la oportunidad penetrar en las nubes a bordo de dos modelos de avión IL14 y An 26 para el estudio de las lluvias provocadas, de conjunto con soviéticos, y al pedirle que contara las vivencias, no es que cancaneara, sonrió y formuló la respuesta.

“No es fácil ese trabajo. El IL para mi era un avión de mucha potencia, de las mejores naves soviéticas en esa etapa, sin embargo, era una palomita que penetraba en las nubes, se veían las corrientes ascendentes y descendentes, no era fácil trabajar en ese momento, había que tener mucha valentía, las mediciones no eran fáciles”.

¿Sentiste miedo?

“Cuando uno no está habituado a ese tipo de trabajo el miedo no es fácil, pero después uno se aclimata al trabajo y va tomando más experiencia en esta situación”.

La conversación la desvía hacia la calibración de radares. Desde un helicóptero tenían que soltar una bola de metal para establecer los parámetros de medición.

“No es fácil esa experiencia tampoco. El helicóptero tenía que estar en una posición estática. Dentro del piso de la nave había un orificio y de ahí por un compartimiento, con una soga de metal, descendía la bola a cierta altura. Pasé muchos sustos y conocí que los helicópteros son más peligrosos que el avión. La propela de atrás dejó de funcionar. El piloto regresó al aeropuerto, descendió rápidamente porque en fracciones de segundo hubiéramos caído”.

El año pasado le llegó a Pedro la jubilación, no obstante hasta febrero del 2020 se mantuvo laborando. Razones de fuerza mayor --problemas de la salud-- impidieron seguir.

“Me llegó la jubilación y dejé de hacer muchas cosas que hubiera querido realizar. Primero, realicé una labor de recuperación de instrumentos metrológicos, de equipos que cuestan muy caro en el extranjero y renovarlo constantemente reporta unos gastos excesivos.

“Se sostuvieron por largo tiempo equipos trabajando con innovaciones en lo que participamos un grupo de compañeros como los Dine, equipo inglés que miden la fuerza y la dirección del viento, es un gran equipo en el mundo para velocidades de viento muy alta y una resistencia capaz de soportar cualquier situación ciclónica”.

En cada provincia, el Instituto de Meteorología tiene una persona especializada en instrumento para darle mantenimiento a todos los equipos, apreciar el estado de calibración, instruir al personal en el manejo de éstos. Aquí no dejaron atrás la fabricación de piezas de repuesto y realizar cualquier tipo de invento.

Incluso, se las arreglaron para lograr las tintas que se le echan a los gráficos para las plumillas, gracias a ello la serie histórica no se perdió.

Es de elogiar que en Cuba hay instrumentos funcionando desde ano 1948. Son barógrafos, que están en diferentes provincias.

En las últimas etapas de su vida Martín Betancourt se dedicó a este trabajo, aunque desempeñó otras funciones, desde jefe de la oficina de metrología aquí en Camagüey, sustituto de un compañero que estaba haciendo el doctorado, después de jefe de la red de estaciones y presidente de la comisión nacional de instrumentos para la recuperación, mantenimiento y la política de calibración y desarrollo.

Al aval de este modesto hombre hay que sumarle las nuevas inversiones realizadas de modernización de las estaciones de Florida, Esmeralda, Santa Cruz del Sur y Palo Seco con locales para funcionar como estación, no solo la meteorología es para estudiar desde el punto de vista sinóptico, si no que empezaba la agrometeorología, las mediciones en el campo, de las variables para los cultivos, combatir las plagas y la situación de la contaminación.

Elogiosas fueron las palabras para Rodríguez Ramírez para formar meteorólogos puros en la universidad, porque la especialidad se nutría de otras profesiones, de ingeniería civil o eléctrica, arquitectura. Hoy esa formación se ha ampliado a Camagüey que ayuda a la investigación.

“Nuestra etapa fue –subrayó—de recopilar datos para poder conformar estudios y llegar a conclusiones”.

Este fundador del Instituto de Meteorología, institución que este 12 de octubre cumple 55 de su creación, sostiene que Camagüey desarrolló los radares meteorológicos a planos estelares, fruto de un sólido equipo de trabajo y no pierde la costumbre de llamar al centro, aunque tiene la suerte que todavía muchos colegas del gremio de otras provincias se comunican con él para consultarle determinadas precisiones técnicas.

Con cierta nostalgia comenta que le quedaron algunas cosas por hacer, desde el punto de vista de instrumentos, desarrollar algunas ideas como la aplicación a los Dine, de mayor técnica con las estaciones automáticas y ver qué grado de exactitud tienen ambos, pero la salud no me acompaña.

Siente la utilidad de la presencia de los jóvenes, no solo del centro nacional de radares, mencionó que también tienen en climatología, en agrometeorología y en las estaciones “de nuevos profesionales graduados en la Universidad de La Habana para trabajar en las provincias.

“Eso significa un desarrollo. La meteorología todo el mundo la mira a la hora del pronóstico. Ya aquí se han logrado técnicas no solo de estudios sinópticos sino climático, que permiten una serie de variables para deducir estudios de todo tipo. Estamos demostrando las tormentas locales severas, en los radares se divisan bien las bandas, cómo se forman las lluvias y se precipitan e identificar tormentas.

“Es un desarrollo técnico muy alto. Lamento que por el propio bloqueo los compañeros no tengan más acceso directo a más técnicas modernas. Lo puedo decir: el primer radar automatizado lo hicieron con cablecitos, soldándolos, una forma artesanal que están a la altura de cualquier radar, lo vemos en las propias pantallas, comparándolos con las imágenes del radar de Cayo Hueso, de Estados Unidos vemos la calidad y la nitidez”.

“Si volviera a nacer, quisiera comenzar de nuevo en el trabajo de la meteorología, me dediqué en cuerpo y alma y nunca me quise ir de meteorología, a pesar de que me propusieron otros cargos, es verdad que la trabajé con amor”.

Del Flora en la memoria y otros recuerdos

http://www.adelante.cu/index.php/es/lecturas/45-cronicas-sueltas/18388-cincuenta-y-seis-anos-desde-el-flora-camaguey

 

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Atiénzar Rivero

Enrique Atiénzar Rivero

Es periodista del semanario Adelante, de Camagüey, provincia del centro de la Isla, y colaborador de Cubadebate.

Vea también