Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Jóvenes periodistas frente a la pandemia: Retos en redes sociales

| 8 |

Reto de dibujos animados. Foto: Cortesía de la entrevistada.

¿Qué hacemos cuando nos sobra tiempo y no se nos ocurren cosas para hacer? Las rutinas caseras aburren después de tres meses, y en las redes sociales ocurre parecido. Entonces, la inventiva toma la iniciativa y la creatividad pasa a ser la protagonista de la diversión.

Abres tu muro en Facebook o tus historias en WhatsApp y decenas de amigos se retan entre ellos a hacer fotos divertidas, disfrazarse, bailar o simplemente describir con imágenes sus libros y películas preferidas. Son los retos los nuevos vehículos donde las personas expresan sentimientos, estados de ánimos; en colores, estilos y formas.

“Me hago 20 fotos, pongo los ángulos de la cámara, uso mi celular. No tengo ningún estudio especial, todo son locaciones de la casa, que se ajustan al reto”, comenta a Cubadebate Glendy Hernández Arozarena, periodista en el departamento de Comunicación de la Universidad de Pinar del Río, quien por estos días está de moda en las redes sociales por sus atractivos diseños.

Vía WhatsApp, explica que su participación en los retos empezó al entrar al grupo de Facebook Me hackearon la cuenta.“ Fui invitada por una amiga periodista, Elena Fernández. El objetivo inicial era compartir retos, pero rápidamente se volvió costumbre.

“Ya lleva más de un año de creado. Ahora que estamos en aislamiento social, los administradores comenzaron a publicar nuevos retos y así, como hay más tiempo, se evita el aburrimiento. El primero que lanzaron fue el de Mi ciela challenge, donde te retaban a travestirte. Fue popular, lo empezaron los hombres, y después, las mujeres se fueron sumando.

Primer reto junto a la periodista Elena Fernández. Consistía en trasvertirse. Foto: Cortesía de la entrevistada.

“Ese primer reto lo hice junto con Elena. Ya llevaba unos días unido al grupo, pero me daba pena insertarme porque los usuarios son muy participativos, hacen sus propios memes, son originales. Entonces, tras ese paso, eché a andar. Se quedó esa costumbre y me encantó.

“Luego vinieron otros como Apocalíptico, Mulán o retos típicos que estaban de auge en las redes sociales como el de la almohada. Después, comencé a poner desafíos en otro grupo, el de la graduación del 2006 al 2009 del IPVCE Federico Engels.

“El primero que puse fue el de travestismo y todos los muchachos participaron. Se engancharon. Nos divirtió ver a la gente diferente, incluso personas serias haciendo retos. A partir de ahí, empecé a proponer retos en el grupo, a motivar a la gente y casi me convertí en el gurú de los retos. Llegué a pensar algo todos los días, y la gente decía que estaba loca.

“Después, puse en Facebook un collage con los duelos que tenía hasta ese momento, y luego compartimos retos del grupo de WhatsApp, en el de Facebook de la graduación del IPVCE. Así, comenzamos a interactuar con los demás usuarios, y aunque algunos no participaran, era importante que se viera lo que estábamos haciendo.

“Facebook siempre ha sido la plataforma para publicar mis fotos personales, e interactuar con amistades. Es la red social a la que tiene más acceso la gente en Cuba, porque Instagram realmente no es muy funcional y los datos móviles son restringidos. En Facebook están nuestras amistades; es bastante abierta, e incluso puedes restringir o no la capacidad de tus publicaciones.

Reto alfombra roja con sábanas. Fue realizado para una encuesta en la que la entrevistada resultó ganadora. Foto: Cortesía de la entrevistada.

“El de las sábanas fue uno de los retos más populares que hice. No fue propio, fue sugerido por Lisandra Arencibia, egresada IPVCE y miembro del grupo de WhatsApp. Fue un desafío para una encuesta que íbamos a hacer para el primer encuentro después de la cuarentena. El ganador tendría todas las cervezas gratis.

“Lo hice como a las 3:00 a.m.Gané ese reto. Cuando lo comparto en Facebook, tuvo mucha aceptación y las personas empezaron a la alabar mi trabajo y a decir que tenía creatividad. Muchos seguían mis publicaciones y me decían que esperaban a que cada día pusiera fotos como si fuera el capítulo de una novela. Eso me motivó y me sentí bien, porque al final, a todo el mundo le gusta que le reconozcan su trabajo, aunque este precisamente, no lo sea. Las cosas que una hace para divertir a la gente son lo máximo. No tienen precio en esta carrera sin fin, de retos en Facebook”.

—¿Cuál de los retos prefieres?

—Algunos son propios, otros propuestos, pero la inspiración es individual. Siempre la creación es libre y no tengo uno preferido. Aunque sean oscuros como los vampiros o apocalípticos, o más alegres como los del arcoíris, lo que más disfruto es ponerle mi yo, las cosas que se me ocurren, sorprender a los demás, incluso a mí misma.

“Apago las luces, enciendo, regulo la luz. Utilizo determinados objetos en dependencia de la intención que quiero darle y no tengo ninguno preferido. Cada cosa que haga, o me proponga, trato que sea para explotar la creatividad, dar lo mejor de mí, y así, cambiar el día a día.

“Últimamente le he dedicado más tiempo a los retos que a mi novio, a mis tres perros, a la universidad y a la casa. La gente cree que porque no tengo hijos, es más fácil, pero es una carrera contra el tiempo cuando tengo que repartirme entre mi vida personal, los retos y las redes sociales. Además para responder a las personas que dedican tiempo a ver lo que posteo y a comentar mis publicaciones.

“Lo más positivo es la reacción de las personas, la motivación, el interés y esa tendencia a darme ideas de nuevas plataformas. Que haga un canal de YouTube o que me cree una cuenta en Instagram, para que todo el mundo conozca, y tenga más alcance. Esa ha sido una forma especial de agradecerme por alegrar la cuarentena, de preguntarme cuál será el nuevo proyecto e incluso proponerme y brindarme materiales para que haga nuevos retos.

Reto Vintage con la periodista Elizabeth Colombé. Foto: Cortesía de la entrevistada.

“Recuerdo cuando la periodista Elizabeth Colombé se apareció en la casa con una mochila llena de casetes viejos y de ropas que le dio su mamá. Entonces, surgió el Vintage y nos divertimos muchísimo creando juntas. Así, me han pasado con varias personas, que me han dado cosas o ideas por WhatsApp o Messenger.

“Mi hermana también me dió aplicaciones con fotografías, y empecé a incursionar en la edición de fotos. Todo de forma muy empírica y amateur.

“Lo más importante de este tiempo-para los que participan en los retos- es la complicidad de ser felices juntos. Esa forma de soñar, de encontrar la creatividad, los elementos que nos ayuden a crear una realidad como la imaginamos.

“Es tener ese momento de guerra y de evolución dentro de la paz, que es la cuarentena. Eso es positivo y nos demuestra todos los días que el aislamiento puede ser físico, que tú no puedes ver a las personas, socializar, pero nunca es aislamiento de espíritu.

“Es nunca sentirte solo y dejar de sonreír, porque quizá hay alguien que está pasando un día tan malo como el tuyo, pero tiene ganas de alegrarte. Eso es lo más bonito de estos retos, tanto de los que he sido protagonista como de los que hoy inundan las redes sociales. Es el sentimiento de seguir juntos, además de la distancia; de brindar lo mejor de ti, y que las personas también participen y se lleven un  poquito de esa felicidad, que tú estás dispuesta a regalar, sea como sea”.

—¿Qué recursos utilizas?

—Cojo lo que tenga a manos, lo que creo que pueda funcionar: desde las guirnaldas de los arbolitos de navidad hasta los palitos de tender, que fueron los últimos que he utilizado. También caracoles, máscaras y sábanas, para que me sirvan de telón. Creo mi propio estudio y utilizo maquillaje, que es importante.

“No soy una persona de maquillarme, de tener muchos implementos de belleza en la casa. Con sombras viejas he innovado, y he hecho cosas que después la gente me aplaude. Eso me satisface mucho, porque cada reto es un esfuerzo, un compromiso conmigo y con los demás, para que quede bien, para que a la gente le guste, y para sorprenderme cuando vea las cosas. Eso es lo bueno que tiene ser tu propia fotógrafa, hasta que no te guste, no terminas”.

Reto Vampiro: Cortesía de la entrevistada.

—¿Qué sabes de diseño?

—Mi conocimiento es básico, casi el que pueda tener cualquiera. Solo consulto algunas páginas, fotografías, revistas y sitios de fotografías onlines. Me limito mucho a la hora de hacer los retos, de googlear alguna idea, de ver qué han hecho otras personas, de tener referencia.

Cuando ves algo que te gusta o una idea genial, pero es de otra persona, eso mata un poco tu creatividad.  Entonces me siento y analizo, siempre por mi sola. A veces he soñado hasta con ellos. Le pongo tanta cabeza, que en ocasiones estoy durmiendo, me levanto, hago los retos y me vuelvo a acostar, o estoy comiendo, se me ocurren las ideas y dejo todo lo que estaba haciendo para pensar en los elementos que necesito, y lo hago.

Realmente una siempre tiene un background de cosas que ha visto, de películas, de libros, de música. Todo eso sirve de inspiración para los retos”.

—¿Qué significa y cuánto aporta el periodismo a estos retos?

—El periodismo requiere analizar el contexto y las individualidades, y eso me ha ayudado a convertir cada reto en algo mío. Incluso, algunos dicen que debería cambiar de profesión, ser modelo, diseñadora, fotógrafa, tener un estudio, pero creo que el periodismo inserta cada una de esas categorías.

“Es pura creatividad, experimento, es darte tú todos los días. Entonces, los retos son eso, una forma diferente, descontextualizada o contextualizada de hacer periodismo en esta situación. Como mismo con un artículo, una crónica, un comentario, un reportaje puedes alegrarle el día a la gente; cambiar una realidad, hacer algo para beneficiar a los demás.

“Los retos sirven para cambiar la perspectiva de las personas de lo que es la cuarentena, transformar la dinámica de los demás y ver que tú puedes hacerlo, siendo una amateur.

“Todo el mundo puede hacer su cuarentena diferente y hacer mejor su aislamiento físico. Estos seis años de graduada me han brindado herramientas para entregar en los proyectos, y además para indagar, para ver una temática desde diferentes puntos de vista. Eso ayuda, tanto en los retos como en la vida cotidiana.

“Aunque el tiempo no me alcance, tengo un compromiso con las personas que me siguen y dejan mensajes de aliento o de agradecimiento en mis perfiles privados, porque lo más bonito es haber hecho feliz a la gente.

“Además, estoy planificando los retos fuera de la casa. Eso ya lo saben los miembros del grupo de WhatsApp y del IPVCE y ellos dicen: ´Ya te tenemos miedo, porque llevar los retos a la calle indica que más personas crean que estamos locos¨.

“Es que ha sido una furia tan grande de retos, que el Facebook se ha llenado de colores, de luces. Y siempre existirá una motivación para alegrar a la gente, para romper la rutina, para compensar la carga del trabajo, de la casa. Espero que mi creatividad, se mantenga dentro y fuera de la cuarentena”.

Reto de gimnasia. Foto: Cortesía de la entrevistada.

Reto playero. Cortesía de la entrevistada.

Reto Arcoris. Foto: Cortesìa de la entrevistada

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Diosley JJ dijo:

    Hay que tener alguna apk para hacerlos cual es mi hija no la tiene

  • Jesus dijo:

    Thalía, Angelica, Glendy. Tengo 66 años, y aunque no lo crean con este trabajo publicado me hicieron recordar mi juventud. Mi generación en su etapa juvenil no contó con Facebook ni Whatsapp, y sin embargo como parte de su entretenimiento muchos nos desafiábamos con retos. Eran tiempos muy difíciles ésas décadas de los 60 y 70, muchos más difíciles que los momentos actuales y sin embargo los jóvenes no dejaron de interactuar, divertirse, trabajar, luchar y defender la patria. Les sugiero que investiguen, busquen información de aquellos años, y encontraran sorpresas y enseñanzas. Los adultos mayores aprendemos cada día de jóvenes como ustedes tres. Aquella generación de jóvenes de los 60 y 70 pueden trasmitirles a ustedes enseñanzas también. Seria una manera diferente de interactuar. Busquen información de aquellos jóvenes. Sigan siendo buenas periodistas, les deseo éxitos en su trabajo.

  • Bueno... dijo:

    No comments!

  • Nay dijo:

    Muy bonito el trabajo pero creo que está en la profesión equivocada. Como periodista y joven tiene cosas mucho más interesantes que hacer. Espero me publiquen.

  • Leydi Laura Cancio dijo:

    Hola!!Me encanta el trabajo que han hecho, tengo 17 años y para mi es una gran inspiración, realmente no tengo palabras para expresarles a estas personitas tan ocurrentes lo tanto que me han gustado estas aplicaciones, yo también soy media ocurrente.Bueno me parece genial la idea de la pasada persona de que busquen información de la década de los 60 y 70 porque me imagino que debe haber sorprendentes cosas que pueden servir...

  • Tutututu dijo:

    Hola, gracias por el reportaje, está fenomenal, un momento de distracción para estos días. A Glendy tengo la suerte de conocerla, vivía en mi pueblo " Santa Lucía" , que siga haciéndonos reír, mucho éxito y ojalá puedas hacer un reto con las personas de nuestro montesito.

  • aleman dijo:

    FELICIDADES eres toda una artista.......

  • Daiquel dijo:

    Siempre han sido tan creativas, desde la univ...un grupo muy unido..y tu Wendy...eres grande, cada dia espero tus retos para verlos porque de verdad haces que los dias grises tomen color.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalía Fuentes Puebla

Thalía Fuentes Puebla

Periodista de Cubadebate. Licenciada en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contactos: thalyfuentes14@gmail.com. En Twitter: @ThalyFuentes

Angélica Arce Montero

Angélica Arce Montero

Periodista de Cubadebate. Graduada de Periodismo en la Universidad de Pinar del Río (2014). En 2019 se habilitó como narradora-comentarista deportiva (ICRT). Máster en Entrenamiento Deportivo (2020). Colaboradora del programa televisivo Mesa Redonda.

Vea también