Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Guayaquil Covid-19, “Crimen y Castigo”

Por: Fernando Garzón Orellana
| 1

Un hombre carga un ataúd de cartón afuera de un cementerio en Guayaquil, Ecuador, el 7 de abril de 2020. Foto: Reuters.

Fiódor Dostoievski arrepentido le escribió a su esposa: “Ania querida, amiga mía, esposa mía, perdóname y no me llames canalla.  He cometido un crimen.  Había perdido todo el dinero en un juego, descontrolado por su ludopatía severa y negó que fuera por avaricia.  Dostoievski autor ruso de la novela “Crimen y Castigo”  publicada en 1866, construyó el drama de ficción en torno al personaje Radia Raskolnikov, como autor del crimen de asesinato y no de avaricia.

Guayaquil epicentro de la pandemia por el COVID-19 en Ecuador y uno de los epicentros a nivel mundial, ha estado entre la ficción del drama y el drama de la verdad del exterminio y la avaricia.  El contubernio estadístico falsario de Estados, gobiernos y medios de comunicación a nivel mundial, presentaron datos de muertes por infección solo aquellos que provenían de persona con exámenes registrados de COVID-19.

A pesar de ello, Ecuador registró oficialmente 3.275 muertes por el COVID-19 a finales del mes de mayo de 2020, que lo colocó en el puesto 19 entre los 195 países/Estados del mundo; estando en cambio en el puesto 66 por número de habitantes con 17.643.060 personas.

Hay un vector de la pandemia por el COVID-19 que es más objetivo para medir su nefasto impacto, la cantidad de muertes por cada millón de habitantes de una circunscripción territorial nacional o local.  A nivel mundial de acuerdo a estadísticas de la University of Oxford de finales de mayo de 2020, de 195 Estados reconocidos por la ONU el promedio de muertes por COVID-19 fue de 44,43 muertes por millón de habitantes; Las misma universidad registra para  Ecuador 182 muertes por millón de habitantes, o sea 247% más que el promedio mundial, siendo uno de los más altos del mundo.  La realidad es más crítica aun.

La provincia del Guayas - cuya  capital es Guayaquil - con una población proyectada para este año 2020 de 4.387.434 habitantes, tuvo  un registro oficial de 1.394 muertes por coronavirus al 27 de mayo 2020, lo cual eleva la medición de la catástrofe a 318 muertes por millón de habitantes.  Este indicador era superado trágicamente por muy pocos países del mundo, Italia con 547 muertes por millón, Reino Unido con 552 muertes, España con 580 muertes por cada millón de habitantes, entre otros.

Por vergüenza de humanidad o impacto periodístico un medio norteamericano que no puede ser acusado de opositor político al Gobierno de Ecuador, publicó “La pandemia ha dejado una cifra de fallecimientos en Ecuador que es al menos 15 veces más alta que la cantidad oficial reportada por el gobierno”; era un análisis de los datos realizado por The New York Times y publicado el 23 de abril de 2020.

Los autores de la crónica, José María León Cabrera y Anatoly Kurmanaev, daban fe  que “los cuerpos se amontonaran en las calles y llevó a las familias a enterrar a sus seres queridos en ataúdes hechos de cartón”. En estos entierros los muertos estuvieron acompañados tan solo por su espíritu y contados familiares, ante el riesgo de infecciones de coronavirus e incumplimiento de restricciones por la cuarentena que había decretado el Gobierno ecuatoriano, que reconoció  el domingo 12 de abril, que la Fuerza de Tarea Conjunta militar y policial y de salud, retiraron de viviendas y aceras de Guayaquil más de 800 cadáveres. Todos fueron enterrados solos, sin honras fúnebres, sin misa y sin el Cristo  que los acompañe.

La catástrofe continuó en Guayaquil. El 2 de mayo de 2020, se hizo público que hubo 237 cadáveres que pasaron a ser parte de cúmulos en contenedores mal refrigerados convertidos por días, en cementerios provisionales al pie de los hospitales colapsados.

De esos cadáveres, 131 no tenían identificación alguna y muchos de ellos aún están siendo buscados por sus familiares.  María Josefa Coronel (@MaJosefaCoronel) en la misma fecha escribe: “Cadáveres en estado de putrefacción alrededor de hospitales de @Salud Ec @IESSec Enfundados y lanzados en contenedores. ¡Lo que ha sido capaz de hacer este gobierno @Lenin es un horror! ¡Que Dios perdone tanta incompetencia!”.

Demasiada desolación desbordada por la tristeza.  Mientras en el año 2019, del 1 de marzo al 30 de abril, el Registro Civil de la provincia del  Guayas cuya capital es Guayaquil, registró 3.771 defunciones; en el 2020 en el mismo periodo y con pandemia se registraron 13.337 defunciones; en consecuencia el incremento fue de 9.566 defunciones en tiempos del COVID-19.

El COVID-19, ha demostrado también que la parca es antidemocrática en sociedades con desigualdades económicas y autoridades indolentes, porque corta el hilo de la vida a los  pobres y en las zonas más pobres.

En Guayaquil - uno de los epicentros mundiales  del COVID-19 - las mayores tasas de pobreza están en sus parroquias  Tarqui (Monte Sinaí) con 40,5% de pobreza, en Ximena el %19,5 y en la Febres Cordero la tasa es de 23,3% de pobreza. En correlación casi matemática, donde se concentra a nivel nacional la mayor cantidad de casos confirmados por la COVID-19, de acuerdo a datos oficiales  del gobierno ecuatoriano difundidos este 7 de junio de 2020, son las parroquias urbanas de Guayaquil: “Tarqui, que registra  5.021 casos, Ximena (1.779) Febres Cordero (1.518)”.

Abril 2020 fue un mes fatídico para Ecuador en que la indolencia ante la inminencia de la muerte por el COVID-19 agregó otro círculo de Dante, el crimen por causa de la avaricia.  El blog de la División Fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo BID, presenta datos lapidarios de Ecuador porque al 15 de abril había asignado recursos públicos para atacar la pandemia, que representaba solo el  %0,2 del PIB (Producto Interno Bruto), que era el más bajo de los países de América Latina y el Caribe que tenía un promedio regional de %4,1 del PIB.

También Ecuador era uno de los países a nivel mundial, con menor asignación de recursos públicos para la emergencia de salud, puesto que los países con economías más desarrolladas las asignaciones de recursos públicos  para el combate al COVID-19 fue promedio %16,3 del PIB; en especial España e Italia que asignó recursos públicos por el %40 de su PIB.

La alerta temprana de la avaricia en Ecuador,  irónicamente llegó de Mgs. Catalina De Lourdes Andramuño Zevallos, ex Ministra de Salud; cuando el 21 de marzo de 2020 presentó su renuncia, acusando que “…durante la crisis del COVID-19, los postulados técnicos y médicos para enfrentarlo no encontraron eco en muchas instancias del Gobierno… y hasta el momento no se ha recibido ninguna asignación presupuestaria… para el manejo de la crisis”.  Y no habría asignación presupuestaria a pesar de la emergencia de salud decretada el 16 de marzo por decreto presidencial 1017, porque tres días después de la renuncia de la ministra de salud, el Ministerio de Economía de Ecuador realizó un pago de bonos de deuda 2020, por US$341 millones. La catástrofe guayaquileña del Abril 2020, estaba cerca.

La verdad descarnada puso en evidencia la ambición del dinero y el poder.  El diario El Mercurio de Cuenca  - tercera ciudad del Ecuador – publicó  el 30 de  mayo de 2020 una confesión financiera incomoda: “El ministro ecuatoriano de Economía, Richard Martínez, aclaró este viernes la cuestionada liquidación este año de dos operaciones contratadas en 2018 con Credit Suisse y Goldman Sachs e ICBS Standard,…  que contemplaba un total de 1.000 millones de dólares”. El portal financiero Bloomberg  reveló  que estos pagos se hicieron el mes de abril de 2020.

La alerta temprana de Lourdes Andramuño por su renuncia al Ministerio de Salud el 21 de marzo, vino el mismo día con un aviso previsto, de nombramiento de su sucesor por decreto presidencial 1018  del Dr. Juan Carlos Zevallos, experto internacional en epidemiologia vinculado a organismos de EEUU y, como destaca en su hoja de vida: fui premiado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América como “Alien of Extraordinaria Abilities” (Extranjero de Habilidades Extraordinarias). El Departamento de Justicia dirigido por el Fiscal General de EEUU, es el organismo que acusó a Julián Assange y Edward Snowden y que presentó informaciones focalizadas de dudosa procedencia de Odebrecht, difundida en Ecuador el 21 de diciembre de 2016, iniciando la más grande operación regional de persecución judicial contra proyectos, autoridades y líderes políticos progresistas y de izquierda de América Latina y el Caribe.

Mientras tanto, este mes de junio de 2020, la agenda política inducida en Ecuador empieza a tener nostalgia de la verdad de la catástrofe y el exterminio en Guayaquil.  La agenda se concentra ahora en casos de corrupción de políticos y funcionarios de segundo nivel vinculados al gobierno ecuatoriano, reducción de los presupuestos en el área social, término gradual de cuarentenas por provincias, preparación del proceso electoral para el 2021, etc.

La verdad descarnada de la muerte de miles de guayaquileños puso en evidencia la ambición del dinero y el poder. Ahora, para junio de 2020 sigue elevándose en pendiente extrema la curva de contagios y muertes por el coronavirus en muchas zonas de Ecuador.  Las cifras oficiales en el informe del 2 de junio de 2020 del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, registran un incremento a 40.414 pacientes con coronavirus y 5.639 fallecidos, de los cuales, “3.438 fueron diagnosticados con la enfermedad y 2.201 son defunciones probables con COVID-19”.

Se concluye entonces, por lo producido en este siglo XXI al Guayaquil en los tiempos del coronavirus, que aunque sea más tarde que temprano el drama de la verdad será develado como crónica de una muerte anunciada, y que el Crimen y Castigo será por el delito humano de indolencia y avaricia.

(Tomado de América Latina en movimiento)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Tabano dijo:

    Eso es lo que pasa cuando ponen en el gobierno a un agente de la CIA, y después lo toleran y cuando tienen oportunidad de sacarlo de la silla de rueda presidencial, lobdiguen dejando. Y ahora es qué,: Lo van a reelegir?

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también