Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

La ciudad de Roberto Salas

Por: Rafael Acosta de Arriba
| 2

Decir que la obra de Roberto Salas es plural y polifacética, y que es una de las más reconocidas de la fotografía insular, es aportar una sobreabundancia. Eso es bien conocido, en particular entre el gremio de los artistas del lente en Cuba y entre la crítica especializada. Los distintos temas que ha abordado en sus varias décadas de entrega a lo fotográfico así lo comprueban. La Historia (así, con mayúscula), el cuerpo, la mirada etnológica, la ciudad, los retratos, el habano, la religiosidad afrocubana y otros temas, tratados todos con agudeza y valores estéticos, configuran una iconografía plena de belleza y autenticidad. En el caso de esta muestra es obvio que, para él, mirar La Habana es poseerla amorosamente. Mirar es poseer, y el artista lo sabe, ha sido su razón fundamental en su extenso e intenso acercamiento a la ciudad: ver la ciudad como un espléndido surtidor de imágenes.

La relación entre La Habana y la fotografía es una relación de amor de muy vieja data. Poco después de la llegada del invento de Daguerre a la ciudad colonial, apenas unas semanas después de patentizado en París, en 1840 entraba a La Habana la primera máquina de hacer daguerrotipos. Por lo que Cuba puede ser considerada la primera isla fotografiada del orbe y uno de los primeros países donde se hizo fotografía. Con el paso del tiempo se potenció la gestación de imágenes fotográficas en una ciudad de indiscutible y natural fotogenia. Retratos, vistas aéreas, la vida política y social, las artes, el deporte, la fascinante (y deteriorada) arquitectura y las gentes, ocuparon el trabajo de cientos de artistas cubanos y de otras latitudes.

En esta exposición dedicada a los 500 años de La Habana, Roberto Salas nos muestra distintas perspectivas y miradas de la capital cubana, la ciudad portuaria que se exhibe cual modelo real (con sus lumbres y defectos) a la pericia del fotógrafo. Los diferentes elementos componentes de la visualidad habanera aparecen en estas fotografías. A casi ciento ochenta años de la introducción de la fotografía en la ciudad y en el país, se trata de una doble conmemoración, a la que se ha sumado el Memorial José Martí con sus espaciosas y lujosos espacios.
,

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gabriel dijo:

    Felicitaciones para el maestro del lente Roberto Salas. La gran humanidad que refleja en su obra tiene el mejor enclave en el Memorial José Martí.
    La Habana se mira desde su obra con los ojos del corazón en esta entrañable exposición.

  • Esther dijo:

    Excelente idea!!! El Maestro Salas y su Habana en el Memorial José Martí. Un regalo, un lujo. Muchas gracias a todos los que han colaborado en ello.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael Acosta de Arriba

Curador de la Exposición. Historiador.

Vea también