Imprimir
Inicio » Especiales, Deportes  »

Jhoen Lefont: El delfín moja… y salpica

Por: Jorge Luis Coll
| 16 |

El deportista Jhoen Lefont tiene registros avalados por el Libro Guinness de los records. En el 2013 fue seleccionado mejor atleta de Cuba en la categoría de deportes especiales. Foto: Jorge Luis Coll

Su primer deporte fue la natación, en la que comenzó desde la primaria en la provincia de Matanzas. Tres años más tarde pasó al polo acuático, donde empezaría a consagrarse tras realizar buenas demostraciones que lo llevarían finalmente, con el paso del tiempo, al equipo nacional.

Hoy Jhoen Lefont se mantiene vinculado al agua, aunque hace un tiempo no se dedica a la natación ni al polo acuático. Encontró una misión en trasladar al agua las modalidades de dominio del balón y se ha vuelto una figura conocida en el ámbito deportivo cubano. Sus registros, avalados por el Libro Guinness de récords, lo hacen sentirse orgulloso y esforzarse más cada día para desarrollar sus habilidades.

¿Por qué cambias el polo acuático por el dominio del balón?

“Ya en La Habana, en el equipo nacional, me topé con bastantes obstáculos, muchos viajes a los que yo podía ir y no me llevaban a las competencias. Había su piña y quedaba fuera, aunque alguna vez me incluyeron. Por ejemplo, en el 2008 fui el jugador más valioso del torneo de polo de la Olimpiada del Deporte Cubano y no me llevaron meses después a un certamen en Venezuela y eso me marcó. Más tarde nos pusimos de mala suerte y Cuba no asistió a los Centroamericanos de Mayagüez, lo que afectó el ciclo completo, y ahí decidí dedicarme con mayor seriedad al dominio del balón, que practicaba en Matanzas como un hobby”.

Lefont confiesa que jamás pensó en llegar a implantar récords en esa actividad, pues lo hacía como un ejercicio para fortalecer las piernas. Cada día incrementaba su cota hasta que logró 200 golpes. Fue entonces cuando el preparador lo incitó a contactar con Douglas Hernández, pionero del dominio del balón en Cuba.

“En 2009 fui a ver un récord y lo conocí, le expliqué todo y fuimos a una piscina. Él pensaba que era dando pie y cuando llegamos al hotel Panorama le dije que no podía hacerlo en ese lugar porque era muy bajito. De ahí brincamos al Comodoro y él se quedó loco con aquello”, recuerda el expolista, quien realizó su primer récord en febrero de 2010 con 534 testarazos en el Habana Libre, marca que superó en noviembre de ese año, cuando llegó a 1 010 contactos en el Meliá Cayo Coco, de Ciego de Ávila, en la modalidad de más toques consecutivos con la cabeza flotando con ejercicios de brazos y piernas.

En ese momento todavía llevaba el dominio y el polo al mismo tiempo, lo cual se le hacía muy duro por el gran volumen de actividad que esto implicaba.

¿Cómo surge el sobrenombre de “el delfín”?

-En el 2013 me invitan al acuario a hacer un espectáculo con los delfines por el cierre del verano. Estuve ensayando dos días con ellos y todo salió muy bien. A partir de ese momento se empezó a comentar, hasta que un periodista sacó un trabajo en Matanzas titulado “El delfín de los récords Guinness”, pero creo que el sobrenombre se fue gestando con el paso del tiempo.

¿Qué importancia le das al trabajo de las personas que están contigo en la preparación?

-Este deporte requiere mucho sacrificio y el tema de los récords no es una cosa fácil. Tengo mi equipo creado y para mí el soporte de todos ellos es fundamental. Pongo el ejemplo de las imágenes subacuáticas que son muy importantes y sin el apoyo de los camarógrafos del acuario no sería posible. De igual manera pasa con mi entrenador Del Valle y la gente del polo acuático, asisto mucho a sus prácticas y eso me ayuda.

Jhoen Lefont es conocido como “el delfín”. Foto: Jorge Luis Coll.

¿Has tenido referencia sobre alguien que practique el dominio del balón en el agua?

-Hay un mexicano llamado Abraham Muñoz, conocido como “soccerman“. Tiene varios récords en tierra y me contactó para decirme que quería batir mis registros en el agua, porque él lo hacía hace mucho tiempo como ejercicio. Me etiquetó en un video en el cual conseguía 60 golpes, pero está lejos todavía.

¿Cómo recuerdas el primer récord Guinness?

-Fue el 28 de abril del 2012, cuando logré 1 203 contactos. Ese fue mi primer registro homologado por Guinness, que me pedía alrededor de 50 toques para incluirme en los récords cuando yo andaba por los 1 010, imagínate. El certificado llegó a finales de ese año, en el que además me seleccionaron también entre los mejores atletas de Cuba conjuntamente con Erick Hernández. Aquello fue para mí un mérito tremendo, pues en el polo acuático es muy difícil llegar ahí. Eso me dio fuerza para enfocarme y decidí que había terminado en el polo.

Más récords y la voluntad de seguir

El llamado delfín del fútbol reconoce que le dolió muchísimo dejar un deporte practicado desde los doce años y todavía hoy siente ganas de jugar, pero el camino trazado en el dominio era muy sólido y se seguiría llenando de lauros.

En 2013 llegó su segundo certificado Guinness tras lograr 1 503 testarazos a la esférica y fue seleccionado el mejor atleta de Cuba en la categoría de deportes especiales. Posteriormente, en 2014, consiguió un récord con lastre y también fue incluido entre los más destacados de la Isla.

“Este deporte requiere mucho sacrificio y el tema de los records no es una cosa fácil”, dice el deportista matancero. Foto: Jorge Luis CollEn 2015, cuestiones extradeportivas lo apartaron un tanto de las piscinas, pero no hubo que esperar mucho para volver a ver a Lefont brillar una y otra vez.

“Intenté superar los 1 503 toques en 2016. Fue uno de los momentos inolvidables. Había entrado un frente frío y la temperatura y el viento jugaron mucho en mi contra. Recuerdo que las personas allí presentes rodearon el borde la piscina para impedir que el aire me diera directamente.

“Todo eso influyó en la concentración y conté mal, pero por suerte la marca se mejoró en diez toques, aunque pensaba haber pasado los 1 700”, rememora el plusmarquista y añade que se recogieron todas las pruebas importantes, a la postre, para hacerse con su tercer certificado Guinness”.

Al año siguiente implantó un récord de más tiempo manteniendo el balón en equilibrio sobre la cabeza, el cual no fue homologado porque la piscina no tenía la profundidad suficiente. “Ese año no estuve contento, pues las marcas que pudieron ser Guinness no se concretaron por errores de nosotros”, explica Lefont.

Cuando se le pregunta qué se necesita para hacer dominios en el agua, responde que “varias cosas, pero creo que es fundamental entrenar desde chiquito. Se hace muy difícil que venga alguien a romper un récord como puede suceder en tierra”.

Para Lefont es preciso que el dominio del balón adquiera una jerarquía superior, pues no es fácil conseguir tantos reconocimientos y marcas como lo hacen los dominadores cubanos.

“Estamos tratando de tener más importancia, pero somos nosotros mismos quienes organizamos los eventos y si tuviéramos más apoyo todo quedaría mejor. Yo he pensado dejarlo, pero no lo he hecho, pues en primer lugar me gusta lo que hago y está la familia detrás, que siempre te da fuerzas para seguir adelante”.

En agosto de 2018 el delfín de fútbol salpicó de récords el hotel Meliá Cohíba tras romper dos marcas en un mismo día, luego de golpear el balón en 1 664 ocasiones y conseguir 162 golpes en un minuto.

Pero, como si no fuera suficiente, en noviembre también vivió otra jornada de récords por partida doble en el complejo de piscinas Baraguá. Allí implantó dos nuevas cotas tras nadar 50 metros con el balón en equilibrio sobre su cabeza en 1:16:44 minutos y recorrer 325 metros sin dejarlo caer al agua.

De esta manera, el atleta matancero piensa en nuevos récords Guinness, y continúa en su empeño de consagrarse como uno de los atletas más reconocidos de la disciplina.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • alexiZ dijo:

    Sobre el comentario felicidades al hombre anfibio por resulatados individuales ,pero desalentado en sus inicios que luchaba por una colectividad y fue frustrado ,eso pasa mucho ,por queeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    • Ramon dijo:

      Y oensar que en el Polo Acuatico masculino desde los 70 a mediados de los 90 fuimos una potencia Mundial, y ahora se lee aqui que alli hay su Piña y no sobresale quien lo merece sino quien quiere el entrenador. Pues con los pobres resultados que obtiene desde hace mas de 10 anos Tino Urgelles yo fuera el estaria mas atento a que estas situaciones de privilegios a algunos en detrimento de otros no existieran pues de seguir a seco en resultados , creo que lo deben cambiar por otro que de nuevos aires al equipo y cambie marcha y velocidad para que el INDER vuelva a creer en el Polo masculino como si lo hace en el femenino que se gana su reconocimiento con hechos en sus resultados internacionales.

  • Eduardo dijo:

    Para mi eso no es un deporte, y no considero que “esa disciplina necesita más atención en el país”, deporte es el futbol y con dos recordistas guinness de dominio del balon no se hacen goles. Quizas pudieran trabajar en el circo, donde tambien se dominan balones, aros, bolos, etc

    • chicho dijo:

      Sin ánimo de ofender pero:
      ¿Cual es el ranking de esa “actividad especial”?
      ¿Cuantos lo practican?
      ¿Que tan mediático, generador de ingresos o lo que sea es como para ponerle tanta “atención..”?

      Ni en los eventos de futbol se toma en cuenta para entretiempos o como presentaciones colaterales de NADA….

      ¿Es acaso un síntoma de “desarrollo” que tengamos en Cuba los rompe records una y otra vez y otra vez? NO lo creo, mas bien es muestra de que a casi nadie mas le import eso….

    • Gatica dijo:

      Porque no vas a trabajar en el circo tú ¨Eduardo¨, esta es una actividad que aunque tu mente lo vea algo inutil, para muchos es un orgullo que en nuestro pais existan personas que sean capaces de logral un records Guinness. Esto pasa cuando haces las cosas por amor… por dedicacion y sacrificio…. intentalo tú.

      • thelastsoulja dijo:

        Cual orgullo, es esta payasada, como el otro que ya no sabe que hacer para darle toques a un balon!!!, con tanta gente que hace falta en la agricultura!!!

    • YO dijo:

      EDUARDO
      ESTOY SEGURA QUE USTED NO LE A DADO NI UNA PATADA A UN BALON EN SU VIDA

      • manuel dijo:

        dices ese disparate para calentar CUBADEBATE amigo, cual es tu objetivo?

    • Leonel dijo:

      Sí es un deporte y sí se le debe dar más atención por el país, porque solo alguien que pasó por deportes tan fuertes como el Polo Acuático o Water Polo y por Natación puede realizar estos increíbles récord de dominio del balón en el agua sin dar pie, hay algo que muchas personas no saben y es que en el agua dulce la densidad es menor por lo que la flotabilidad es más baja, uno se hunde más en agua dulce con el mismo peso, y Lefont lo hace en agua dulce y lo hace en el más difícil medio, agrégale a eso peso extra en el cuerpo como cinturón de plomos, yo sé de eso y puedo hablar del tema con total seguridad y conocimientos porque yo estuve con Lefont en Polo Acuático muchos años en la piscina olímpica del ateneo deportivo Aurelio Janet de la ciudad de Matanzas, yo entrenaba con El yo era portero de polo acuático y el jugador y soy pocos años mayor que El, nosotros entrenábamos cargando bloques de construcción en el agua de los bloques de 3 huecos y tapados con semento y si se mojaban pesaban mucho más y si se caían al fondo de la piscina había que bajar a buscarlos y traerlos a la superficie y seguir, los polistas son como gladiadores ene el agua, también entrenábamos cargando cubos de 20, 25 y 30 litros de capacidad llenos de agua, eso es puesto en la cabeza sin dar pie y sin usar las manos solo para fortalecer las piernas y con el tiempo se fortalecía tanto que uno podía sacar medio cuerpo fuera del agua para lanzar las pelotas o para pararlas en el caso de los porteros, es un entrenamiento muy fuerte uno se pasa horas en el agua cargando pesos sin tocar el fondo ni el borde de la piscina, tenemos que nadar kilómetros con lastre de pesos, los polistas nadan tanto como los nadadores pero con peso incluido porque las características de este deporte así lo exige, un polista no solo nada rápido y fuerte en el juego que se parece al futbol pero es mucho más difícil, no todos pueden ser polistas, el que no empieza de niño no lo logra no le es posible, para los que empiezan más tarde como 12 o 13 años tienen que poner todo su empeño y dedicación más que los demás para alcanzarlos o sino uno se queda rezagado, es como una escalera cada año te hace más fuerte y más fuerte, mínimo 10 años para ser un buen polista, muchos pasan décadas más de 30 años practicando este deporte, hay que nadar con fuerza llevando a una persona de lastre, nadar muy rápido llevando una pelota entre las manos, todo eso se logra con concentración dominio y mucha destreza del balón que es lo que Lefont le sobraba y eso lo hacía ser un excelente polista y sobresalir de los demás, porque no todo se trataba de la fuerza sino de la habilidad de la destreza y del dominio del balón, por eso le dicen el delfín porque los delfines tienen mucha fuerza son músculos y son como torpedos en el agua nada los para son fuertes y rápidos letales y muy rápidos, un golpe de un delfín mata a un tiburón de hemorragia interna, el polista tiene que tener un buen dominio del balón, manos grandes y fuertes palmas grandes como las que debe tener un pianista, manos fuertes pechos anchos espalda grande pulmones grandes masa corporal piernas fuertes los polistas son como luchadores gladiadores pero en el agua, como nadadores pero con más fuerza, hacen pesas corren kilómetros entrenábamos subiendo y bajando gradas pero mas difíciles porque eran haciendo sentadillas en carretillas con las manos barras planchas de todo, y como acróbatas con el balón, tener destreza en el agua como aguantar mucho la respiración tener pulmones grandes pero sobre todo tener resistencia seguir y seguir aunque a uno no le quede fuerzas, Lefont tiene todo eso y era de los mejores de polo porque para entrar en ese deporte hay que empezar de niño y entrar sabiendo nadar y no tenerle miedo al agua y ser fuerte y ágil, el polista entrena muy duro porque debe combatir el cansancio el agotamiento los calambres y solo entrenado duro se logra eso, y ganan los que más resistencia tienen, mejores entrenamiento, los entrenamiento del polista son tan fuertes que el momento de jugar polo acuático era ya una relajación del cuerpo lo malo eran los entrenamientos, hay que saber nadar rápido, Lefont como todos los deportistas también jugamos somos jóvenes niños y no solo jugábamos a el Polo Acuático que es lo que más nos gustaba, sino que también hacíamos competencias de natación entre nosotros mismos competencia de buceo para ver quien duraba más bajo el agua, quien llegaba más lejos nadando por debajo del agua, cargarnos entre nosotros sin dar pie, Lefont dominaba muy bien el balón con la cabeza y dentro del agua yo lo veía hacer eso y era algo normal un juego para eso él ya tenía algo ya en esos tiempos que era distinto hacía esos dominios por mucho tiempo y si uno lo intentaba nadie ni se le acercaba, hacia eso para fortalecer las piernas entretenerse y jugar pero para logar eso hay que tener muchas cosas fuertes en el cuerpo pero el cuello fuerte su estabilidad su posicionamiento dentro del agua para golpear el balón sin dejar caerlo y tener un dominio total del balón, con confianza y seguridad, nadie va a llegar y batirle un record así tan fácil por muchos años porque eso se logra solo con muchos años de entrenamiento desde niño con aptitudes para el deporte fuerte extremo acuático en agua dulce para después de tener la fortaleza de años después logar la habilidad que se nace con eso en un don y después se va perfeccionando y después lograr esos record guinnees magníficos que solo Él sabe hacer tan bien, él que piense que es un trabajo fácil o que no es un deporte que lo intente en la modalidad más fácil para que vea lo difícil que es, Lefont le queda por batir muchos record y en muchas otras modalidades infinitas, yo le dije que lo hiciera con las manos amarradas en la espalda que él lo hacía muy bien así en la piscina, intenten eso para que vean que difícil es y Lefont lo hace ver fácil, pero no es fácil.

  • ALO dijo:

    Eduardo (Pero q comentario tan bello) Q haces tú

  • thelastsoulja dijo:

    Otro vende humo mas!!!

  • thelastsoulja dijo:

    Ojala y alguno de estos vende humos hiciera un record en recogida de escombros o sembrando papas, o cortando caña!!!

  • Ruso dijo:

    …no se que es peor, el breakdance en la olimpiada o este “deporte”…

  • Eloy Lopez dijo:

    No sé qué es más penoso si tener tantos cubanos ignorantes o personas que denigran el esfuerzo y resultados de otros. Como comparar estos records, con el Futbol u otro deporte solo porque sean mediáticos o recauden mas dinero. Eso es de personal superfluas, banales y hasta un tanto envidioso que solo saben criticar lo que se logra con esfuerzo y sacrificio, solo les digo lo alcanzado por este matancero perdurará en el tiempo, pero que pasará con lo logrado por ustedes si es que acaso han logrado algo en su vida. Sigan soñando con sus ídolos de fantasías y no quieran mancillar el esfuerzo de los que luchan por tener una marca propia y dejar su huella en la vida.

    • Ruso dijo:

      Pues yo he trabajado toda mi vida como un mulo para que estos infladores le den paradas al balón, y además, para vivir lo mejor posible…y gracias a ese trabajo duro, te puedo asegurar, no tengo nada que envidiarle a estos “atletas”…

  • Fabiana dijo:

    Leo y me quedo perpleja de cuanta miseria humana nos rodea!
    El esfuerzo por lograr los sueños personales sin hacerle daño a nadie es digno de admirar.
    ¿Por que criticar sin saber? ¿Por que culpar o denigrar las aspiraciones de otros?
    Cada cual hace de su vida lo que quiera y señores reflexionemos tenemos muchas mas cosas que arreglar.
    Jhoen Lefont es un ejemplo de perseverancia, cualquier hubiera desistido hace mucho tiempo y hubiera renunciado para trabajar en la ¨aglicultura¨como dicen por ahi…o para ser cantante o para ¨buscarla¨ a toda costa como deben haber tantos en su instinto de superviviencia. No critico la manera que escoge cada cual de vivir pero es penoso que lejos de admirar los logros entre nosotros mismo, tenga que venir GUINNESS a reconocer a un cubano por su esfuerzo propio!

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Luis Coll

Estudiante de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también