Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Misión Washington: Primero Venezuela, después ¿América Latina?

| 2

la-verdad-de-venezuela

El ataque registrado ayer contra el Fuerte Paramacay, base de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ejército) en la ciudad de Valencia, en el norte de Venezuela, –perpetrado por quienes se autodefinieron como un grupo cívico-militar y que fue calificado de terrorista paramilitar por el gobierno que preside Nicolás Maduro– da cuenta de la virulencia golpista a la que han llegado algunos sectores de la oposición en el país sudamericano.

Cabe recordar, como antecedente inmediato, que a fines de junio pasado tuvo lugar en Caracas el robo de un helicóptero por parte de un policía desertor, el cual empleó la aeronave para atacar con granadas y disparos las sedes del Tribunal Supremo de Justicia y del Ministerio del Interior, afortunadamente sin causar víctimas.

La acción de ayer en Valencia, en cambio, dejó un saldo de dos muertos entre las filas de los atacantes y de ocho detenidos, en tanto que un número indeterminado de los asaltantes lograron darse a la fuga.

Así, tras los agitados días precedentes en los que el gobierno organizó la elección de una Asamblea Nacional Constituyente regresó a la prisión al líder disidente Leopoldo López y, posteriormente, destituyó a la fiscal general Luisa Ortega, todo ello con el telón de fondo de violentas protestas callejeras en diversas ciudades, parece abrirse una nueva y peligrosa vía para dirimir la confrontación entre la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y el gobierno bolivariano: los intentos por fracturar a las fuerzas armadas, que hasta ahora se han mantenido leales a Maduro, y llevar a un sector de ellas a emprender un golpe de Estado.

El empeño en conducir la crisis política venezolana en semejante dirección podría desembocar, en cambio, en la gestación de una guerra civil e incluso en una desestabilización regional de proporciones imprevisibles.

Resulta obligado señalar que el persistente injerencismo de Washington y de sus aliados y el afán de descalificar al gobierno de Caracas y de tomar partido en favor de los grupos opositores, lejos de contribuir a una solución pacífica de la aguda polarización por la que pasa Venezuela, alimentan las perspectivas violentas e indeseables mencionadas, en las cuales el pueblo venezolano se vería expuesto a sufrimientos exponencialmente mayores a los que sufre hoy en día.

Es pertinente a este respecto recordar, guardando las diferencias, que en Irak, Libia y, parcialmente, en Siria, a raíz del empecinamiento estadounidense en destruir a gobiernos que consideraba hostiles, se establecieron vacíos de poder y territorios de nadie en los que rápidamente proliferaron la barbarie, el caos y el terrorismo.

La desestabilización de Venezuela desde el exterior podría conducir a la gestación de un escenario semejante en América Latina, y es ineludible preguntar si tal es el propósito de los gobiernos que acompañan a la Casa Blanca –el de México, en primer lugar– en su afán por aislar, deslegitimar y destruir al régimen bolivariano.

Es preciso demandar, pues, que los actores oficiales externos saquen las manos del acosado país sudamericano, depongan sus extravíos injerencistas y se atengan al principio de No Intervención, así sea porque en un plazo no tan largo podrían experimentar en carne propia las consecuencias indeseables de un conflicto mucho más grave y extendido que el que hoy padece Venezuela y de cuya génesis serían corresponsables.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ernesto dijo:

    Por el camino que van las cosas, el planeta tierra sera destruido, no por el cambio climatico, ni por la caida de un asteroide, si no por la accion de los imperialistas que acaban con pueblos enteros, Irak, Libia, Palestina, Siria, dentro de poco Corea del Norte y ojo con esta hay bombas nucleares de por medio, y aqui en America Latina, Venezuela.

    Para colmo paises Latinoamericanos que firmaron la proclama de Paz, se suman a la campaña antivenezolana.

    Que ganan estos pobres diablos, no resuelven los problemas de sus ciudadanos y quieren acabar con el gobierno de Venezuela.

    Es hora de que los pueblos de America Latina aprendan a votar mejor por que al final quienes escogen a sus presidentes, es el pueblo, que son la mayoria, por ejemplo yo no entiendo como el pueblo Brasilero no se decide a paralizar la nacion y obligar a ir a elecciones generales y sanear los poderes politicos, el de Argentina que se creen tan cultos como fue que votaron por Macri y asi sucesivamente.

    En cuanto Maduro que ponga desde ya el Ejercito en pie de guerra, que cuide toda su frontera con Colombia que los terroristas le van a entrar por ahi, si es que ya no estan llegando,y que acabe de una vez de tomar represalias contra estados unidos como por ejemplo suspender la venta de crudo, disminuir al minimo el personal de la embajada de este y controlarles y limitarles el movimiento, entre otras cosas.

    ( Sera posible ponernos de acuerdo todos los paises que aman la paz simplemente hacer como que Estados Unidos no existe en el planeta tierra y cortles toda el agua y la luz).

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Los límites de los recursos cada día están más cercanos, en esa misma medida en forma exponencial los límites de la paz y el comienzo de la sangrienta zarpada del imperio por apoderarse de las reservas de recursos vitales como el petróleo son cada vez más reales e inminentes.
    Los comentarios y debates como este no son suficientes, no podemos hacer de los días una rutina de disertaciones conceptuales del problema, queda poco tiempo para tratar de detener esta cruzada del imperio.
    Se necesita de acciones oficiales de los estados ante todos los órganos internacionales, ante el consejo de seguridad acusar al gobierno de los EEUU de ser el laboratorio del mal que está destruyendo este mundo.
    Convocar a Rusia y China que aglutinen a las economías emergentes y presionen en estos niveles al gobierno de los EEUU por su política de gestar la desestabilización en este caso de Venezuela.
    Este continente está siendo dinamitado, no permitamos que se prenda la mecha final, cuando estalle será definitivo, el caos alcanzará hasta los que sirven de escuderos al imperio.
    Si los EEUU sufrieran un solo ataque por un grupo que los que los financiaran, organizaran y los basificaran desde otro país, le declararían la guerra y mediante la ONU lo sancionarían y en coalición lo atacarían.
    COMENCEMOS A DENUNCIAR AL GOBIERNO DE LOS EEUU EN LAS INSTANCIAS OFICIALES

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también