Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Buen Abad: Fin de ciclo de la izquierda, un mito para desanimarnos

| 4
Las opiniones de Buen Abad deben ser tomadas en cuenta, sobre todo cuando se refiere a temas de la actualidad de Nuestra América. Foto: Prensa Latina.

Las opiniones de Buen Abad deben ser tomadas en cuenta, sobre todo cuando se refiere a temas de la actualidad de Nuestra América. Foto: Prensa Latina.

Fernando Buen Abad pudiera tener muchos títulos, aunque prefiere que lo presente como académico. Pero este mexicano polifacético es también un analista político y desde esa trinchera afirma que aquello del fin de ciclo de la izquierda en América Latina “es un mito para desanimarnos”.

Mexicano, latinoamericano, profesor universitario en su país, Estados Unidos, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina; es autor de más de una decena de libros, especialista en Filosofía de la Imagen, Filosofía de la Comunicación, Crítica de la Cultura, Estética y Semiótica. También director de Cine egresado de New York University, licenciado en Ciencias de la Comunicación, master en Filosofía Política y doctor en Filosofía.

Con este palmarés, al que le faltan líneas, habría que suponer que las opiniones de Buen Abad deben ser tomadas en cuenta, sobre todo cuando se refiere a temas de la actualidad de Nuestra América, cuño martiano que él toma para sí.

Sobre todo cuando la política y la comunicación andan de la mano y no para buenos propósitos. Al decir de mi entrevistado, la información a veces está dispersa, pero siempre muy sesgada en un entorno en el que la mayor parte de los medios de comunicación sirven a la causa de las oligarquías y del imperio norteño, ahora en la era Trump.

Al respecto comenta en exclusiva para Prensa Latina: “A veces la información es muy dispersa pero cuando editas te das cuenta de que algo está pasando en el continente. Hablo de los movimientos sociales con una actividad redoblada. Basta ver las movilizaciones por ejemplo en Argentina, rompiendo récords en la Plaza de Mayo, sea contra las políticas económicas neoliberales o contra el perdón a los represores de la dictadura militar”.

“También en Guatemala y otros países, hasta en Belice. En México lo ves contra el gasolinazo, por el crimen contra los estudiantes de Ayotzinapa, las del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el auge del Movimiento de Regeneración Nacional, contra los asesinatos de periodistas, entre otras”.

“En suma, la perspectiva que veo es un momento de mucha movilización, lo cual es alentador y promisorio y camina a demostrar que el proclamado fin de ciclo de la izquierda y las fuerzas progresistas en Latinoamérica y el Caribe es un mito para desanimarnos, desmovilizarnos”.

Sin embargo, acotó, en Venezuela persisten movilizaciones de uno y otro lado. Buen Abad no demora su respuesta:

“En Venezuela hay una derecha desesperada y enloquecida atacando el proyecto revolucionario con episodios de terrorismo, incluso copiando al llamado Estado Islámico. Son unos cuantos muy violentos con muchas fotografías y medios de prensa a su alrededor, como parte de otra Operación Cóndor en todo el continente. Resultan episodios puntuales, ahora con mayor financiamiento, infiltración y el uso de paramilitares del expresidente colombiano Álvaro Uribe”.

“Pero también Venezuela es un país que está gestando una Asamblea Constituyente a la que llamó el presidente Nicolás Maduro el primero de mayo. Se trata del referendo de todos los referendos, con una movilización extraordinaria para elegir a los constituyentes y perfeccionar la Carta Magna con tres ejes”.

“Son ellos la modificación del modelo económico no dependiente del petróleo, hacia un modelo productivo totalmente distinto; la transformación del modelo político para romper de una vez con toda con la democracia burguesa que tiene sus resabios en el país y necesita entrar a un proceso de democracia participativa mucho más dinámica; y la gran revolución cultural, incluyendo una constituyente de la comunicación, que es donde más golpea la derecha”.

Para mi entrevistado hay un tema que le resulta especialmente sensible. Se trata de la situación de su país, México:

“Veo a mi patria con mucho dolor, porque estamos parados ante un callejón sin salida. Fíjate que Manuel López Obrador está ganando elecciones populares para transformar este desastre macabro en que nos han metido, y por la vía del fraude, con el apoyo de instituciones incluso judiciales, revierten los resultados. Es una afrenta para el pueblo”.

Y añade:

“Resulta un acto de provocación absolutamente irresponsable del gobierno y de instituciones estatales no reconocer las exigencias y la voz del pueblo, el cual se expresó en el estado de México con una elección muy nutrida a favor de una candidata que representaba una transformación ponderada, pero una voluntad distinta a la de las hegemonías que hacen del país su latifundio”.

“Estoy seguro que hay una proliferación tremenda de conciencias y de hartazgo del pueblo mexicano contra este modelo priista, panista, perredista que está agotando sus capacidades para dirigir los destinos del país”.

Para el también integrante de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, en su patria impera una violencia insostenible, expresada en otros flagelos que afectan a los mexicanos.

“Hay una situación de violencia de Estado ejercitada no solo por los aparatos represivos como el Ejército, la policía, y todos los servicios financiados para reprimir y espiar. Hay otra violencia, una situación durísima con más de la mitad de la población por debajo de la pobreza. Y más, es una locura irresponsable el nivel de endeudamiento del país, otro hecho de violencia económica y política contra la nación”.

“Hay que sumar a los desaparecidos, que no se sabe con certeza cuántos son, pero rebasan los 150 mil; los asesinados, con cifras intolerables que resultan una vergüenza para cualquier gobierno que se considere democrático. Los casos no resueltos e impunes como el de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sin respuesta oficial seria, profunda, comprometida; los crímenes contra periodistas. Es, en conclusión, un desgarramiento brutal, una forma de amedrentar con impunidad e impudicia permanente. Es la violencia de un Estado ejerciéndola contra un pueblo”.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Muchas felicidades por esa magnífica entrevista, tanto al entrevistador, el notable periodista cubano Orlando Oramas León, pues conducir una entrevista es un arte que el domina con elevada maestría; como al entrevistado, el no menos eminente académico, filosofo e intelectual mexicano Fernando Buen Abad.
    Que decir, todo lo expresado es cierto, bien explicado en unas pocas líneas, demostrado con argumentos, y sensatez. Recomiendo su lectura a todos los colegas Cubadebatientes (neologismo que creo fue instituido por el ilustre Prof. Néstor del Prado Arza). No tengo comentarios al texto , solo ese sentimiento de felicidad que sentimos cuando leemos algo cercano a la perfección, y de una gran necesidad y oportunidad. Un documento imprescindible que explica el titulo de la entrevista, al mismo tiempo reflexionada y discernida conclusión: Fin de ciclo de la izquierda, un mito para desanimarnos.
    Sí que es un mito, torpe y refutado, como lo expresa y explica de manera aun más amplia el formidable y cardinal ensayo de Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia, ¿Fin de ciclo progresista o proceso por oleadas revolucionarias?
    http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/06/27/fin-de-ciclo-progresista-o-proceso-por-oleadas-revolucionarias/#.WVQC3JIrLcs
    Todo lo contrario al “fin del ciclo de la izquierda”, lo que vemos es una inminente resurgencia de los movimientos populares y progresistas, el regreso y consolidación de los gobiernos de izquierda en nuestra región, mas sabios y preparados para la durísima tarea de gobernar bien.
    Ambos magistrales documentos, el que nos ocupa y el mencionado arriba, demuestran además que América Latina tiene una potente, fenomenal intelectualidad de izquierda, quienes pueden argumentar nuestras verdades con eficacia y método. También existen, como siempre pasa, autores que se limitan a repetir consignas ad nauseam, hacer solo acusaciones y a veces diatribas, con el común denominador entre ellos de una sustancial carencia de sentido crítico. Los primeros ayudan a los pueblos, los segundos no tanto.
    Me siento obligado a extender mis humildes felicitaciones a Cubadebate, que nos ha dado en solo 24 horas, el privilegio de leer a Orlando Oramas León, Fernando Buen Abad y Álvaro García Linera

  • Enrique Martinez dijo:

    Buen artículo para andar al día o mantenerse uno actualizado. Ya lo había reafirmado en el texto de Álvaro García Linera. Esa matriz de opinión que se ha intentado sembrar y que incluso nuestros estudiosos han mordido, es parte del juego, de la guerra sicológica: una entre otras muchas ideas semiabsurdas, con las que el imperio intenta manipular y preparar las audiencias para sus acciones “globalizadas”. Es la época del perfeccionamiento y eficacia de la propaganda; nunca como ahora se ha dispuesto de mayor apoyo financiero y tecnológico. Nunca antes ha operado tan en el mero centro de las acciones del imperialismo. Nunca antes este tipo de mediación ha sido el verdadero cuarto poder como le han llamado desde hace rato. Saludos.

  • Fidel Lopez Labrada dijo:

    Tarea titanica la de los Mexicanos.
    Desde mi punto de vista, la izquierda nunca podra saltar al poder en ese país, tiene que suceder algo extraordinario para que eso suceda.
    En Mexico no mandan los mexicanos.
    Los EU bajo ningun concepto se pueden dar el lujo de perderlos, sería un sintoma de no existencia de la dominacion en el Continente y el Mundo.
    IDEM Colombia.

    Fidel

    Fidel

  • Ricardo dijo:

    Es un acertado comentario. Mientras existan desigualdades, opresión, corrupción, asesinatos, desaparecidos, …. habrá siempre “izquierda”.
    El problema esta en que las direcciones políticas y sindicales del trabajador se acostumbraron a andar de rodillas y comer en la mesa del patrón. Solo se dedican a llamar a gritar y marchar por las calles con slogan anti-sistema. La preparación y educación política esta olvidada y solo algunos individuos se preocupan de prepararse aisladamente. Los trabajadores están huérfanos de dirección y cuando miran hacia sus dirigentes lo hacen con desprecio porque se asocian con los corruptos del sistema.
    Por eso creo que es un mito la desaparición de la izquierda, eso es un absurdo, y concuerdo con Buen Abad, aunque él no hable de las direcciones de trabajadores.
    Ricardo

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Orlando Oramas León

Orlando Oramas León

Periodista cubano, subdirector del diario Granma.

Vea también