Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Solidaridad con Chile y Allende: sólo resta el compromiso de seguir adelante

| 3

50 aniversario ospaaalPor Alex Soza Orellana, Partido Comunista de Chile y Miembro del Secretariado Ejecutivo de la OSPAAAL

Del 3 al 15 de enero de 1966 sesionó en la Habana la Primera Conferencia Tricontinental. En este magno evento participaron 483 representantes de partidos, movimientos y organizaciones políticas y sociales, sindicales, de estudiantes, de mujeres, de 82 países y también algunos organismos internacionales y países socialistas, invitados como observadores.

Nunca antes se había convocado tanta representación de los pueblos de África, Asia y América Latina y es que en tan disímiles realidades de cada pueblo, de su cultura, de sus creencias, de su filosofía y de sus ideas, había un denominador común: la lucha antiimperialista. Una lucha contra el colonialismo y neocolonialismo, contra el racismo y muchas otras manifestaciones en que se expresa el imperialismo, la opresión, la explotación, la agresión y la intervención armada, y en él su máxima representación: el imperialismo norteamericano.

El alma y promotor de esta Conferencia fue el marroquí El Mehdi Ben Barka quien lamentablemente no pudo ver realizados sus empeños como activo organizador de esta primera Conferencia Tricontinental pues unos 2 meses antes, el 29 de octubre de 1965, fue secuestrado y salvajemente asesinado y desaparecido luego de crueles torturas.

A la Conferencia asistieron cientos de dirigentes de organizaciones revolucionarias, políticas y sociales, entre ellos Amílcar Cabral de Cabo Verde, Luis Augusto Turcios Lima de Guatemala, el guyanés Cheddy Jagan, Pedro Medina Silva de Venezuela, Nguyen Van Tien, de Vietnam del Sur, y el uruguayo Rodney Arismendi. Por Chile vino una delegación y, en ella se contaba con el escritor Manuel Rojas, Clodomiro Almeyda, Salvador Allende y otros más.

Efectivamente Allende, en ese entonces senador, estuvo en esta magna cita realizada en la Habana. Sin dudas era la figura más destacada de dicha delegación, que representaba el Frente de Acción Popular (FRAP), constituido fundamentalmente por socialistas y comunistas.

Recordemos que en esos momentos gobernaba Chile el demócrata cristiano Eduardo Frei Montalva que le había ganado a Allende por escasos votos en las elecciones de 1964. Frei fue apoyado por el gobierno norteamericano, la CIA, y en su gobierno el imperialismo trató de llevar adelante la llamada “Revolución en Libertad” dentro del marco también de la “Alianza para el progreso”, todos empeños por tratar de contrarrestar la influencia de la triunfante Revolución Cubana en nuestra América.

Salvador Allende, el más destacado de la delegación chilena

Allende en esos momentos era una figura ya reconocida internacionalmente, había visitado en varias ocasiones Cuba y se preciaba de ser amigo del Che Guevara, de Fidel y de Raúl.

Es interesante preguntarnos qué hacía, qué planteaba Allende en esta Primera Conferencia Tricontinental, donde en medio de acalorados debates se repetía unánimemente como tema central las formas más eficaces para llevar adelante la lucha por conquistar el poder, para vencer y terminar con el colonialismo, neocolonialismo, el racismo, la explotación de nuestros pueblos, el robo de nuestras riquezas naturales y en ese debate el criterio más fuerte era la lucha armada por encima de otras formas de tránsito pacífico. Había un ambiente de fervor revolucionario, donde resonaban las palabras de Fidel “el deber de todo revolucionario es hacer la revolución”, luego también la consigna del Che, “crear dos, tres Viet Nam, como única forma para lograrlo.

Señalo esto porque sabemos que Allende siendo un luchador social, un político con una vasta experiencia, llevaba ya años madurando la convicción de que se podía llevar adelante un proceso revolucionario, democrático y de justicia social por una “Vía Pacífica”, no armada. A pesar de esto, nunca dejó de apoyar y solidarizarse fervorosamente con los pueblos que llevaban adelante sus empeños libertarios con una lucha armada.

En su intervención el 5 de enero de ese año, 1966, señaló:

Será el propio pueblo de Chile y las condiciones de nuestro país, los que determinen que hagamos uso de tal o cual métodos, para derrotar al enemigo imperialista y sus aliados”. Y más adelante señala “Estamos con los pueblos de Asia y África y el mundo árabe, que combaten con las armas en el Congo, en las colonias portuguesas, en el Yemen, en Laos, especialmente en el Vietnam, en contra del enemigo común. Estimamos que sus luchas son valiosas ayudas para los pueblos latinoamericanos que, a su manera y en cada uno de los frentes, se oponen al imperialismo.

Estamos con los combatientes de Guatemala, Colombia, Venezuela, Perú y en especial con el valeroso pueblo dominicano, con cuya heroica batalla por conquistar su libertad y expulsar a los invasores yanquis nos solidarizamos.

Estamos también con los que bregan por derrotar al imperialismo.

 

Pienso que de todas formas su pensamiento no estaba fuera del contexto de los objetivos de esta Conferencia y así vemos que dentro de sus conclusiones se planteó “El derecho de los pueblos de obtener su liberación política, económica y social utilizando todas la vías necesaria incluyendo la lucha armada”.

En su intervención Allende hace un fuerte llamado a la unidad:

Compañeros: la delegación de Chile se esforzará porque la solidaridad de los pueblos de los tres continentes alcance en esta Conferencia los mejores instrumentos de acción, colocando, por sobretodo, su afán de unidad mundial antiimperialista. Unidad basada en la lucha intransigente que lleva a la derrota a las fuerzas que obstaculizan el avance de los pueblos de Asia, África y América Latina hacia la democracia, el socialismo y la paz; unidad para pasar con decisión a la ofensiva y conquistar la independencia económica y la soberanía política de nuestros pueblos. . Unidad para darle al hombre la dignidad que hoy se le niega. Unidad para terminar con el hambre, la enfermedad y la miseria moral y fisiológica. Unidad para estructurar la nueva sociedad, sin explotados y explotadores. Unidad para construir el socialismo.

Salvador Allende propuso y se aprobó la creación de la OLAS, Organización para la Solidaridad de América Latina, que se constituyó en 1967.

Allende triunfó en 1970, y llevó adelante revolucionarios cambios económicos y sociales y hasta los últimos días de su gobierno y últimos momentos de su vida recibió el apoyo mayoritario del pueblo, especialmente de los trabajadores.

Murió en septiembre de 1973, combatiendo, con las armas en la mano, y defendiendo su gobierno, sus ideas y el mandato que le entregó su pueblo. Su muerte se enmarca dentro de toda una serie de asesinatos políticos instigados por el imperialismo y sus seguidores, tenemos ya en 1961 el asesinato de Patricio Lumumba en el Congo, en el año 1965, además de Ben Barka, fue asesinado Malcom X en los EEUU, en 1966 es asesinado el venezolano Fabricio Ojeda, en 1967 el Che Guevara, Martin Luther King en 1968, el brasileño Carlos Marighella en 1969 y en 1973 asesinan al gran líder africano Amílcar Cabral. Una lista bastante numerosa de sangrientos hechos bajo toda una indigna impunidad.

Solidaridad de la OSPAAAL con Chile

Tras el Golpe de Estado y la muerte de Allende se instala en Chile una dictadura fascista, naturalmente el pueblo resiste y lucha contra el tirano, esta lucha antifascista recibe una gran solidaridad a nivel internacional, en ella la OSPAAAL juega un papel importante, con la denuncia de los crímenes de la dictadura, de las flagrantes violaciones de los derechos humanos, coordina y apoya todas las acciones del Comité Chileno de Solidaridad con la Resistencia Antifascista que radicaba aquí en la Habana.

La Revista Tricontinental órgano de la OSPAAAL fue espacio de información, de denuncia y de solidaridad combatiente. Solidaridad expresada también en carteles, verdaderas obras maestras, que contribuyeron significativamente a fortalecer la lucha, a concientizar el mundo , a denunciar lo que estaba pasando en Chile. La solidaridad salvó vidas, salvó de las garras del fascismo muchos dirigentes y gente progresista, incluido extranjeros que radicaban en Chile en aquellos momentos.

Cartel en solidaridad con Chile.

Cartel en solidaridad con Chile.

Hija de esta Primera Conferencia fue la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina cuya sede y Secretariado Ejecutivo, con representantes de los tres continentes, radica aquí en la Habana, Cuba, el Partido Comunista de Chile es miembro de este Secretariado. Sus objetivos se mantienen vigentes. Hoy, que la gran mayoría de los pueblos que participaron en la Conferencia son libres e independientes, la lucha adquiere matices diferentes, pero la lucha antiimperialista, sus políticas neoliberales, sus acciones son las mismas. Todavía quedan algunas manchas que lavar, Puerto Rico, Palestina y Sahara Occidental, ofenden la razón y necesariamente sus luchas adquieren también formas violentas para resolver su situación, pero la solidaridad es primordial.

En nuestra América como decía un intelectual cubano, “el Vietnam que nos toca no es el aniquilamiento de fuerzas militares del imperio en la jungla, el asalto victorioso contra sus reductos, ni el derribo de sus bombarderos. Los golpes serán más contundentes y demoledores porque están siendo asestado en el terreno de la liberación económica, la libertad política, la ampliación de la democracia, la participación popular, garantizando educación y salud para todos, desmontando el dominio corrupto y represivo de las burguesías clientelistas nacionales, ampliando y fortaleciendo los procesos integracionistas regional y tercermundista”.

Hoy los golpes han sido en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador, en El Salvador, en Nicaragua, los golpes han sido en la derrota del ALCA, en el surgimiento y fortalecimiento del ALBA, de la Unasur y de la CELAC. Los golpes han sido en el terreno de las ideas, la gente, los pueblos han comenzado a saber y toman conciencia de sus propias fuerzas reconocen e identifican a los verdaderos enemigos.

En este aniversario 50, resta sólo el compromiso de seguir adelante con nuestra poderosa arma que es la solidaridad, la solidaridad combatiente contra todas las injusticias, agresiones, contra todo conflicto armado en cualquier lugar del planeta con la convicción de que en esta lucha global contra el enemigo de la humanidad, por la verdadera independencia y la paz, nada ni nadie está ni estará olvidado.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • senelio ceballos dijo:

    Esos eventos ya son historia…habladme por favor del presente y futuro..enyonces juro leerle con gusto compsy!!

  • hernan urquiza dijo:

    arriba comenario

  • hernan urquiza dijo:

    Allende se equivoco estartegicamnete,aun heroico,pero equivocado,un poco como el che
    el dio el camino ,pero Fidel lo hizo posible en realidad
    Sin quitar debemos aprender.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también