Inicio » Especiales, Política  »

Bases de EE.UU. en Honduras: Colonización del siglo XXI

27 marzo 2013 | 8
US Air Force. Foto: AFP.

US Air Force. Foto: AFP.

La colonización del siglo XXI. Es así como perciben algunos vecinos en el norte de Honduras el despliegue de una base militar estadounidense en Mosquitia, hace dos años, y que modificó los hábitos de los indígenas.

El silencio de la jungla se rompe con el ruido de los helicópteros. Las actividades tradicionales de la población, tales como la caza y la pesca, ahora se ven obstruidas por la nueva situación.”La verdad, esto es un problema. Porque esto cambia el panorama y la misma seguridad de nosotros. En ciertas zonas las comunidades no pueden circular libremente, porque te ponen límite de no cruzar. Entonces, eso para nosotros es un problema grave”, explica Norvin Goff Salinas, presidente de MASTA (organización indígena del pueblo misquito).El descontento con la presencia estadounidense en el país llegó a su cenit en mayo pasado, después de una redada contra el narcotráfico. El operativo, que contó con la asistencia de un grupo de efectivos norteamericanos, dejó un saldo de 4 civiles muertos, entre ellos mujeres.Meses después, algunos activistas hondureños dieron la voz de alarma afirmando que, próximamente, Washington planea abrir otra base militar en Honduras que podría convertirse en la mayor en toda América Latina.

“Los EE.UU. tienen previsto (aunque no se ha hecho público) instalar una enorme base, en la plataforma marítima precisamente. Nosotros hemos denunciado que esta base (que nadie dice nada, que todo está en silencio), también amenaza a los pueblos hermanos. EE.UU., hay que recordar, siempre ha usado a Honduras como una plataforma para invadir a otros pueblos hermanos, como sucedió en los 80 contra Nicaragua. Esta vez podría ser Venezuela”, expresa Berta Cáceres Flores, coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

La primera instalación militar norteamericana en territorio hondureño se desplegó en los años 80 en Palmerola y la segunda se erigió en Mosquitia en 2010 bajo el propósito de frenar el narcotráfico. Las autoridades hondureñas ya se han apresurado a desmentir la información sobre la apertura de una nueva base en su territorio y califican de meras especulaciones estos rumores.

Cabe recordar que en una entrevista exclusiva a RT el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, afirmó que no sabía “absolutamente nada” de la posible instalación de una nueva base militar estadounidense en el norte de su país.

Entre tanto, esta cuestión preocupa a numerosos analistas políticos de diferentes países. Muchos de ellos creen además que los intereses de Washington en Centroamérica van más allá de las cuestiones meramente del ámbito de la seguridad.

Las bases militares de EE.UU. son la representación viva del monopolio neocolonial que sigue ejerciendo EE.UU. en aún una buena parte de América Latina. La necesidad de estas bases y en general la necesidad del reforzamiento del control político, económico, militar de EE.UU. sobre determinados gobiernos de esta región, como es el caso de Honduras, hoy es aún más importante para EE.UU. En primer lugar, porque se siguen fortaleciendo estructuras supernacionales de integración de la región, alternativas al dominio de EE.UU., como es el ALBA o UNASUR“, dice el periodista José Manzaneda.

Una situación complicada que no siempre se puede apreciar a primera vista, sobre todo por aquellos habitantes que viven lejos de estas bases militares. Algunos, ante el desconocimiento del grueso de la situación, miran con buenos ojos este tipo de cooperación con los estadounidenses.

“Para nosotros es bienvenida la base militar norteamericana aquí, en Honduras. Para nosotros son bien llegados acá”, dijo una hondureña, mientras otro ciudano comentó: “No le veo ningún punto ni a favor ni en contra. Siempre hay posibilidad de que podamos estar bien defendidos por parte de Estados Unidos”.

La presencia militar norteamericana en Honduras sigue siendo un tema controvertido. Mientras que unos abogan por la necesidad de intensificar la colaboración con los Estados Unidos, otros consideran que sus bases amenazan la idiosincrasia de los pueblos indígenas, y además podrían provocar la desestabilización de toda la región.

(Tomado de RT)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Julio Cesar Leyva Fernández dijo:

    Defenderse de quién¨?Ah! Del Alba y Unasur, me parece ver resurgir en EUA y algunos países de la zona, la antigua ¨amenaza comunista¨ de los años ´80; estaremos ante una nueva ¨Guerra Fría¨?

  • chino dijo:

    basta ya de Ignominia y colonizacion que se vayan y dejen a los pueblos tranquilos y pongan todas sus bases en su pais en norteamerica.

  • Leandro dijo:

    No solo ALBA y UNASUR, sino también la CELAC, son procesos integracionistas, impulsados por gobiernos progresistas que a pesar de los esfuerzos de los EE. UU y las oligarquías de la región por impedirlo, han llegado al poder en América Latina y El Caribe. Incluso en la desprestigiada OEA, que siempre fue servíl a los EE.UU., las discusiones hoy tienen un tono diferente: allí se levantan múltiples voces en defensa de los legítimos intereses de los pueblos de la región, allí tuvo que admitir el gobierno de los EE.UU. en el año 2009 una resolución mediante la cual se determinó que la “Resolución VI adoptada el 31 de enero de 1962 en la Octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, mediante la cual se excluyó el Gobierno de Cuba de su participación en el Sistema Interamericano, queda sin efecto en la Organización de los Estados Americanos”.
    Por supuesto que nada de esto le gusta a los círculos de poder de los EE.UU. y hacen ingentes esfuerzos por retrotraer nuestra región a los tiempos en que los embajadores estadounidenses dictaban las pautas a seguir a nuestros “gobernantes”. Para nadie es un secreto que sin el apoyo de los EE.UU. no se hubiese podido consumar el golpe de estado en Honduras.
    Las bases militares estadounidenses en Honduras, Panamá, Colombia, Perú,…., la presencia militar estadounidense en la “neutral” Costa Rica y la activación de la IV Flota evidencian los esfuerzos que relizan los EE.UU. por reconquistar los dominios que van perdiendo en la región. Puntualizo, van perdiendo, porque no nos engañemos, aún tienen una enorme influencia y siguen contando con fuerzas regionales serviles a sus intereses.

  • Casaquero dijo:

    Muchos catrachos mueren en el camino hacia USA buscando una mejor vida.
    Por que no salvar esas vidas y mejor poner la bandera de Estados Unidos en Honduras de una vez por todas?

  • Ramel dijo:

    Usted tiene la razon que pongan la bandera de una buena vez ya que es lo mismo , ninguno nos sorprendemos ya que eso es como una moda , desde el golpe militar sabemos de donde viene y hacia donde va todo solo nos queda ayudar a ese pueblo y luchar contra ese govierno como mismo nos ayudan con los 5 heroes

  • Lily dijo:

    Total que Corea les va ha dar un buen baile a los yanquis . y ya quisiera que desaparezca los Estados unidos del terrorismo.

  • MAAC dijo:

    pero para que se cumpla todo eso que tanto queremos debemos de luchar nosotros mismos los hondureños porque nadie de otro lugar del mundo luchara por nosotros, sino que nosotros tenemos ese DEBER de luchar por nuestra libertad e independencia. ya unos pueblos de america lo estan haciendo porque se dieron cuenta que se puede al ver la gran cuba luchadora y su pueblo vencedor. la victoria se logra con un pueblo no con una sola persona.

  • boomer dijo:

    no hay nada me malo que usa tenga bases aereas en Honduras hay mas empleo ellos traen progreso a este pais pobrecito y super subdesarrollado e ignorante -analfabeto

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también