Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Editorial: Por la voluntad común de la Nación Cubana

| 8

En el caso de Cuba, el tema migratorio ha sido históricamente objeto de fuertes campañas mediáticas diseñadas y dirigidas por el gobierno de los Estados Unidos y de otras fuerzas que en ese país se han opuesto a la Revolución desde sus propios inicios. Su manipulación ha tenido como propósito sembrar la confusión en la opinión pública internacional y en nuestro pueblo. No han sido pocas las víctimas, incluso mortales, de las dramáticas situaciones generadas a partir de la politización por parte de los enemigos de Cuba de esta sensible cuestión.

Es por ello que cualquier análisis que se haga de la problemática migratoria cubana pasa inexorablemente por la política de hostilidad que el gobierno de los EE.UU. ha desarrollado contra el país por más de 50 años. La aplicación de un ilegal y genocida bloqueo económico y el intento de construir una oposición interna mediante acciones subversivas y el empleo de agentes a sueldo han sido sus componentes esenciales. Dicha política ha incluido desde campañas mediáticas y “robo de cerebros”, hasta atentados terroristas, sabotajes y agresiones de todo tipo.

La política migratoria de Cuba, a lo largo de todos estos años de Revolución, se ha basado en el reconocimiento del derecho de los ciudadanos a viajar, a emigrar o residir en el extranjero y en la voluntad de favorecer las relaciones entre la Nación y su emigración. Al mismo tiempo se ha fundamentado en el legítimo derecho a defendernos frente a la agresividad de Washington. Las disposiciones para regular los flujos migratorios del país, fueron adoptadas en medio de circunstancias impuestas por las agresiones que en esta esfera se han implementado por las diferentes administraciones norteamericanas, con el estímulo de sus aliados en Miami.

Como expresara el Presidente Raúl Castro en la clausura del 8vo. Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular el pasado 23 de diciembre de 2011 “… no podemos olvidar que somos el único país del planeta a cuyos ciudadanos se les permite asentarse y trabajar en el territorio de los Estados Unidos sin visa alguna… en virtud de la criminal Ley de Ajuste Cubano… y la política ‘pies secos, pies mojados’, que favorece el tráfico de personas y ha provocado numerosas muertes de inocentes”.

Desde el propio comienzo de la Revolución, nuestro país fue víctima del despojo indiscriminado de sus profesionales. Más de la mitad de los 6 mil médicos con que contábamos en aquel momento, emigraron fundamentalmente hacia los Estados Unidos. Un gran número de los mejores ingenieros y técnicos también fue alentado a emigrar, con el propósito de impedir el desarrollo económico y social de la nación. A estas acciones, se sumaría posteriormente, entre otros, el programa de visas para profesionales de la salud cubanos, implementado por Washington en el 2006 con similares objetivos.

Es por ello que, mientras persistan las políticas que favorecen el “robo de cerebros”, dirigidas a despojarnos de los recursos humanos imprescindibles para el desarrollo económico, social y científico del país, Cuba estará obligada a mantener medidas para defenderse en este frente.

El doble rasero y el carácter inhumano de esta política, que estimula por una parte las salidas ilegales del país, y por otra obstaculiza la posibilidad de emigrar de manera legal, ordenada y segura, ha tenido la clara intención de convertir a los cubanos que desean establecerse en otros países, en supuestos opositores políticos y en un factor de desestabilización interna.

Como consecuencia de esta irracional e irresponsable política, a lo largo de todos estos años se han sucedido varias crisis migratorias: Camarioca en 1965, Mariel en 1980, y la “crisis de los balseros” de 1994.

A pesar de ello, Cuba ha mostrado su permanente disposición a cooperar en la búsqueda de soluciones razonables a este complejo problema y ha trabajado sostenidamente por normalizar las relaciones con sus emigrados, favorecer las vías para una emigración ordenada y segura, así como facilitar los viajes de los ciudadanos al exterior por asuntos particulares.

Las nuevas medidas migratorias anunciadas por decisión soberana del Estado cubano, no constituyen un hecho aislado, sino que se inscriben dentro del proceso irreversible de normalización de las relaciones de la emigración con su Patria.

La inmensa mayoría de los cubanos asentados en más de 150 países mantiene vínculos estables con su Patria y con sus familiares, se opone al bloqueo y no desea la aplicación de una política agresiva contra su país de origen.

En la despedida a su Santidad Benedicto XVI, el 28 de marzo pasado, el Presidente Cubano expresó: “Reconocemos la contribución patriótica de la emigración cubana, desde el aporte decisivo a nuestra independencia de los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso y todos los que fueron sostén de los anhelos de José Martí, hasta los que se oponen hoy a quienes atacan a Cuba y manipulan el tema migratorio con fines políticos. Hemos realizado prolongados esfuerzos hacia la normalización plena de las relaciones de Cuba con su emigración que siente amor por la Patria y por sus familias y persistiremos en ello por la voluntad común de nuestra Nación”.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • José Javier dijo:

    ESTOLY MUJY DE ACUERDO.
    AHORA, LAS MEDIDAS PARA EVITAR EL ROBO DE CEREBROS DEBEN CONOCERSE LO MÁS RÁPIDO PSOBLE PUES ENTONCES ESPEZARÁN LOS MA; INTENCIONADOS A ATACARNOS..

  • Jorge LGuerrero dijo:

    Hemos puesto una vez mas al imperio en JAQUE MATE,tendran que ir pensando en un nuevo guion,ya este se les puso obsoleto y saben que,asi es en todo lo referente a cuba,cuantas cosas mas vendran que se les caera la careta,el cerco se les cierra cada dia mas,nada que CUBA,VA.RAUL APRIETA QUE A CUBA SE RESPETA.

  • Pablo Livan dijo:

    esta muy bien la modificacion.. sobre todo para acabar con las campañas politicas sobre la politica migratiria..pero hay que esclarecer un poco mas sobre todo el tema de los niños

  • Abel Sosa dijo:

    Importante, justa y necesaria medida, muy inteligente en las salvaguardas para evitar el robo de cerebros. Una iniciativa a favor de que Cuba se abra al Mundo, ojala halla reciprocidad en que el Mundo se abra a Cuba.

  • ramsay dijo:

    Es necesario esclarecer por todas las vías, mesa redonda incluida, los detalles de la nueva ley.

  • Yony dijo:

    Vaya, esto sí que me ha dejado boquiabierto, nunca pensé que viviría para ver el cumplimiento de esta generosa y consistente política de la libertad ciudadana…
    Felicitaciones al Estado Cubano por esta decisión; Cuba saldrá ganando con ella, y la oposición a nuestros gobernantes tendrán que tragarse la lengua, y meterla, bueno,,, en donde le quepa, sobretodo a esa payasa de Ileana Ross Letinen, que no la soporto.

    Bien hecho líderes; bien hecho Cuba.
    Era tiempo de demostrarle al mundo, que aunque haya una apretura migratoria; los cubanos siempre querremos estar con Cuba; para ayudarla a salir adelante, y para hacer de nuestro país un verdadero sitio de paz, prosperidad, y libertad.

    Sigamos adelante; aún nos queda camino por recorrer!!!

  • Laureano Guzmán Ramírez dijo:

    Corrijo: cortapisa.

  • MABEL dijo:

    ME ASUMO AL COMENTARIO DE YONI, SOLO QUIERO CONOCER SI LOS CUBANOS QUE VIVIMOS EN EUROPA DESDE EL 2006 TENEMOS DERECHO A RECUPERAR NUESTRA VIVIENDA, QUE MUCHOS QUEREMOS REGRESAR A NUESTRO PAÍS, PORQUE NO HEMOS TRAICIONADO A NUESTRO PATRIA, SOLO POR UNA RAZÓN MUY SIMPLE TUVIMOS QUE OPTAR DE QUEDARNOS FUERA DEL PAÍS, CUAL? PUES X NO TENER DINERO PARA REGRESAR, NI PARA PAGAR LA PRORROGA QUE SE COBRA EN EL CONSULADO CUBANO, ESPERO ALGUIEN ME HABLE DE MI PREGUNTA, MIS SALUDOS

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también