Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Declaración de Confech en contra de la destitución de Fernando Lugo

| 4

Los estudiantes de Chile repudiamos enérgicamente la destitución del Presidente de la República de Paraguay Fernando Lugo, por no garantizar una justa defensa de las acusaciones que se le imputan y además por no responder a un proceso democrático de consulta popular.

Nos causa indignación que a espaldas del pueblo el Congreso realice un juicio y sustitución del presidente en apenas dos días, dejando en evidencia su maniobra política completamente anti democrática que viola el derecho a la legítima defensa. No nos extraña que detrás de todo esto estén los mismos sectores reaccionarios que defienden a las oligarquías nacionales y que hoy ven con miedo el avance de los sectores populares, que legítimamente reclaman sus derechos fundamentales y buscan la redistribución de la riqueza del Paraguay.

Hacemos también el llamado al pueblo de Chile, y en especial al Gobierno de Sebastian Piñera, a que se unan a los rechazos de los países de la Unasur y no se reconozca el Gobierno de Federico Franco, por ser un gobierno golpista que revive el oscuro pasado de Latinoamérica que no queremos volver a repetir. Es importantísimo que Chile pida la expulsión de Paraguay, tanto del Mercosur como de la Unasur, hasta que no se restablezcan las condiciones necesarias para que el pueblo Paraguayo sea libre de elegir su futuro democráticamente.

La Confederación de Estudiantes de Chile saluda y apoya a nuestros hermanos del pueblo paraguayo en este momento tan difícil y los llama a no perder la esperanza y a seguir luchando por sus derechos y una verdadera democracia.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • vicente villacreses dijo:

    ABAJO EL GOLPE DE ESTADO EN PARAGUAY!
    Bien por el ALBA y la UNASUR, el CELAC, y otras organizaciones sociales y populares al rechazar el golpe de Estado en la hermana República de Paraguay. Este golpe de Estado con careta constitucional, propiciado por las fuerzas derechistas y oligárquicas terratenientes de Paraguay, bajo el manto protector del imperio norteamericano y las empresas transnacionales de transgénicos que operan en Paraguay, merece el rechazo total de las naciones. La OEA, de seguro evadirá condenar este acto antidemocràtico, primero consultará al Pentàgono, pues sigue respondiendo a los intereses norteamericanos. El pueblo paraguayo debe movilizarse en defensa de la democracia y reinstalar en el Gobierno al Presidente Lugo, legítimamente Presidente Constitucional de la República del Paraguay y NO reconocer al supuesto presidente Federico Franco, pues es producto de una conspiración andemocràtica, orquestada desde muchos antes, por las fuerzas derechistas refugiadas en el Senado de Paraguay, que incluso promovieron estos enfrentamientos armados con gente infiltrada en las movilizaciones de campesinos, para luego impulsar un espurio e inconstitucional “juicio político” maratónico y sumarísimo, para realizar el golpe de Estado con careta constitucional. Movilización de todos los pueblos de América Latina, en defensa de los procesos democráticos insumisos al imperio que se está viviendo en nuestra Patria Grande. Las élites dominantes no aceptan ni cambios modestos y tibios, como era el que se vivía en Paraguay, con el Gobierno del Presidente Fernando Lugo, quien lamentablemente no comprendió que todo proceso de cambio se sustenta en la organización política de las masas y la movilización popular, que con la burguesía, por muy “progresista” que se pinte y se disfrace, no se puede confiar, ni ceder posiciones, pues por el contrario, ésta no cede fácilmente a perder sus privilegios, se resiste y siempre conspirará contra todo cambio por modesto que sea. Este es otro golpe al igual al que el imperio y la oligarquía hondureña hicieron contra el Presidente Zelaya. Una lección también para cierta “izquierda” pintada de “ultra”, maximalista y permanentemente equivocada, que hace feroz oposición a gobiernos democráticos y populares, como los de Chavez, Correa, Evo Morales, Ortega, entre otros, a los que califican terca y torpemente de “nueva derecha”, “neoliberales” “populistas” “gatopardistas” y hasta de “fascista”, elucubraciones sin sentido e infantiles que son hábilmente aprovechadas por el imperialismo, las transnacionales y los grupos derechistas que hoy actúan como una verdadera Internacional, que conspira, divide y ataca; para la derecha internacional y las oligarquías criollas, o para el discurso hegemónico de Washington, este difuso abanico de gobiernos “progresistas” no deja de ser preocupante y tener valor de “desafío”, al dominio globalizador imperialista.
    Estos gobiernos hay que entender, son el producto de la derrota a feroces y derechistas regímenes militares, de la resistencia y ascenso de la lucha de los movimientos sociales contra las políticas neoliberales que fueron hegemónicas en la década de los 80 y 90, y que fueron desastrosas para nuestros países, por lo altos niveles de empobrecimiento, miseria y de mayor dependencia al capitalismo desarrollado; son gobiernos electos por el quiebre y debilitamiento extremo de la institucionalidad democrática neoliberal, como ocurrió en Venezuela, Bolivia y Ecuador; electos por acumulación de luchas sociales y políticas y luego adaptados a las reglas de juego de la gobernabilidad democrática, son el resultado de la crisis y retirada del neoliberalismo en América Latina, en definitiva son procesos revolucionarios abiertos con gobiernos con una mayor preocupación social y de defensa de la soberanía, a los que hay radicalizar y profundizar con propuesta de transformaciones profundas, de construcción socialista y no solamente de cambio institucional dentro del marco capitalista, como preocupantemente està aconteciendo. En este momento histórico es necesario recordar lo dicho por Marx, cuando decía que capital que no crece, muere. De igual manera podemos decir que todo proceso de transformación social revolucionaria o de reforma social progresista que no avanza,esta condenado a morir, pues abre flancos a la desestabilización del imperialismo y la derecha, y fomenta la desmovilización, y el desencanto popular, pero aún así, estos gobiernos representan una esperanza de cambios un desafío frente a un mundo unipolar donde imperan la dominación, la agresión, la injerencia y la intervención imperialista, con matices desbastadores y criminales como sucedió en Irak, Afganistán y últimamente en Libia.
    Esto parece no entender nuestra “izquierda ultra”, que así mismo, las salidas que se propician son derechistas, pues ni ellos -por su debilidad orgánica y política y de escaza representación social, no están en capacidad y fuerza para dar una salida revolucionaria y socialista como sería lo ideal. Como marxistas, dialécticamente, asumimos que los fenómenos no son puros, que no tienen una sola cara, no son lineales, sino que son contradictorios, complejos, tienen avances y reveses y están interpenetrados, con desarrollos desiguales o combinados, por lo tanto, no hay formas puras y únicas ya resueltas, sino formas en movimiento, Cuanta razón tuvo y que brillantemente lo dijo Einstein: “es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.
    Màs aùn cuando, està comprobado que el imperialismo norteamericano y las transnacionales, a través de la USAID, y otras ONGs, el poder mediático privado y comercial, financian y promueven la desestabilización de los gobiernos progresistas de América Latina. Las revoluciones son como el parto de una madre, no están a la vuelta de la esquina, la revolución hay que organizarla, construirla permanentemente, no están a la vuelta de la esquina, no son el deseo piadoso de unos cuantos voluntariosos compañeros. Por Eso Cabe Recordar, lo que Gabriel García Márquez, en algún momento señaló: “luchar para que ningún ser humano tenga derecho a mirar desde arriba a otro, a no ser que sea para ayudarlo a levantarse ” . Hasta que eso no sea realidad, debemos seguir luchando, porque si no, la revolución no habrá triunfado.
    A movilizarnos en todo rincón de la América Latina, en rechazo al golpe de Estado en Paraguay y por la reinstalación de Fernando Lugo como legítimo Presidente. Si no paramos esto, las burguesías y las élites dominantes pro imperialista de América Latina, apátridas por naturaleza, se volverán más feroces, agresivas y conspiraran contra otros gobiernos progresistas de la región..
    Tito Villacreses,
    Asesor jurídico de la Federación de Comunas
    de la provincia Santa eEena
    Guayaquil-Ecuador, 6/23/2012

  • uncubano dijo:

    “Golpe quirúrgico” de donde vienen esos términos…más claro ni el agua.

  • lily carabine dijo:

    Vean por que cuando los dirigenets populares llegan al poder, realizan cambios en la constitucion: asi evitan que les den “por saco”
    Nicaragua
    Venezuela
    Bolivia

  • randy dijo:

    jajajajaja xk tanto odio a estados unidos y todo le hechan la culpa a el lastima que jamas viviran en un pais tan hermoso como estados unidos y hablan de pura envidia los vere en una decada tal ves cuando venga china india o tal ves rusia y los convierta en sus esclavos ahorita no lo asen x k no tienen el sufiente poder para enfrentar a usa

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también