Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

El golpe “civilizado” de Paraguay

En este artículo: Fernando Lugo, Golpe de Estado, Paraguay
| 7

federico-franco-ultima-horaPor Iñigo Sáenz de Ugarte
Guerra Eterna

El mensaje de despedida de Fernando Lugo ayuda a comprender algunas de las claves de su derrocamiento a través de un juicio político aprobado por el Congreso. El presidente paraguayo contaba con pocos apoyos entre los partidos de la oligarquía que han controlado la vida política del país en las últimas décadas, incluido los largos periodos en los que la defensa de sus intereses y el contexto internacional permitían el establecimiento de una dictadura.

Cuanto más se acercó Lugo a esos grupos más cerca estuvo su destitución. El desencadenante de la crisis fue el nombramiento de un político del Partido Colorado como ministro de Interior. Ese gesto de supuesta apertura fue entendido como de debilidad. Colorados y liberales procedieron a dar las últimas puntadas legales a un golpe de Estado civilizado.

La derecha promovió la destitución de Lugo. Pero sus intereses no se vieron muy amenazados por Lugo. “Los exportadores de soja en Paraguay solo pagan un 3% de impuestos, mientras que en Argentina pagan más del 30%, sostiene Rodríguez. “No pudo hacer gran cosa por la reforma agraria, pero consiguió implantar un sistema de salud que permitió a la mayor parte de la población obtener medicina de forma gratuita. También concedió subsidios para más de 20.000 familias que viven en la extrema pobreza y llevó el desayuno y el almuerzo gratuito a las escuelas públicas”, añade Óscar Rodríguez [economista y profesor en la Universidad Católica de Asunción].

La matanza de Curuguaty -el desalojo de una finca ocupada donde murieron once campesinos y seis policías- dio las razones políticas que faltaban. Los policías estaban cumpliendo una orden judicial algo más que polémica: estaba defendiendo los derechos de un empresario cuando en realidad las tierras eran propiedad del Estado.

No debe extrañar mucho porque Paraguay es un país en el que un juez puede llegar mintiendo al Tribunal Supremo y alegar que fue presionado, sufrió un lapsus mental o estaba medicado.

El editorial del diario ABC Color (antiLugo) deja patente que, para la oligarquía, el único problema de violentar la decisión de las urnas es que se produzcan disturbios en las calles. Si no es el caso,  eso demuestra que la ciudadanía “está cívicamente madura”. La lección que han aprendido es: deberíamos haber expulsado antes a Lugo del poder. Ese es el mensaje más llamativo de fuerzas políticas que se consideran democráticas.

El golpe es una pésima noticia para la democracia liberal en Latinoamérica. Confirma a la izquierda la idea de que no hay posibilidades allí de un cambio social profundo sin el control de las instituciones judiciales y los medios de comunicación. No vale con ganar unas elecciones. Y no es necesario, por ser hasta contraproducente, llegar a acuerdos con partidos políticos de ideología diferente.

Hugo Chávez se sentirá reivindicado y utilizará a buen seguro lo ocurrido en Paraguay en su campaña electoral. Ningún político querrá acabar como Fernando Lugo.

13.30

Un detalle para nada irrelevante que había dejado fuera. El principal propulsor del juicio político contra Lugo fue Horacio Cartes, empresario que aspira a ser el candidato del Partido Colorado en las próximas elecciones presidenciales. Temía que el presidente apoyara a su rival en las primarias internas u ordenara al ministro de Interior que hiciera públicas las muy extendidas sospechas sobre los vínculos de Cartes con el contrabando y el narcotráfico. Aunque en realidad, más que sospechas, se trata de hechos confirmados.

Cartes aparecía en los documentos diplomáticos norteamericanos distribuidos por Wikileaks. La DEA investigó al empresario por blanqueo de dinero.

Un presidente que ha hecho negocios con narcotraficantes sería un gran paso adelante en la “institucionalidad” de Paraguay, tal y como la han llamado los partidarios de poner fin a la presidencia de Lugo.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Clemente Martinez dijo:

    Solo el pueblo salva al pueblo; esa debe ser la consigna del pueblo Paraguayo; utilizando todas las formas de luchas populares; si desean romper las cadenas que atan a las fuerzas oscuras que dominan al pueblo Paraguayo.

  • Mirtila Bonet dijo:

    Hay varios errores en este caso. Pactos o alianzas con la derecha, así sean menores, son suicidio y esto no lo entendió este presidente, porque era, según mi parecer, bastante arrogante. Fué débil en muchas cosas y cuando anunció la matanza, llamó a los muertos, “bajas”, algo que me sorprendió y me repugnó. Fué débil al enfrentarse a un congreso que puede considerarse, totalmente en contra y desgraciadamente para él, su pasado de obispo, faltando a los votos de castidad, deja muy mal parado a su carácter y ética personal. No insinúo que apoyo los tales votos de castidad, pero si los arropas, tienes que cumplir y el no hacerlo, lo coloca como hipócrita, lo que no le da cualidades para presidir un pais. Debió ser duro con la derecha, así le costara tranquilidad, pero le daría el apoyo de los pobres de Paraguay, que son muchos. Debió ser más humilde y asumir sus graves errores eticos en su anterior profesión y hasta he pensado que su precaria defensa se debió a que, quizás, en secreto, habia pactado irse, ya que el veneno que esparce la CIA es muy efectivo en personas de poco carácter.

  • Srećko Vojvodić dijo:

    El pueblo paraguayo podría hacer varias cosas. Como primero, podría intentar ver lo que es más que es obvio. Luego, si no lo entienden, podrían leer algo relevante, como “El Estado y la Revolución”.

  • Hernan dijo:

    No estoy de acuerdo cuando hablan de control del poder judicial y de los medios, eso es para la derecha

  • Vicente Brunetti dijo:

    La demostración de máximo repudio al Golpe de Estado parlamentario ocurrido el viernes 22 de junio en Paraguay, se verifica hasta estas horas en las calles de Asunción y en todos los rincones de la República. Hay que organizarse para que la mayor cantidad posible de ciudadanas y ciudadanos siga asistiendo a este festival cívico de repudio y de asco a la tiranía que de nuevo emerge, merced al Golpe de Estado parlamentario en nuestro país. Resistir a la plaga de langostas angurrientas (en guaraní: tuku-karú vare´á) que manotearon vilmente al Poder Ejecutivo. Resistiremos! Y venceremos!!

  • Maria Julia Miclin dijo:

    Me parece que todos los comentarios antes hechos tienen buena base.En mi opinión particular creo que todos debemos estar pendiente de la situación y espero ademas que tal lección le sirva a tos los presidentes latinoamericanos y a sus pueblos.Tambien deseo que un dia la América Latina sea más unida y no que sean los ricos, los grandes empresaris o los EE.UU. quienes dominen el mundo más de lo que lo han hecho.Por haora me resta decir que sigamos pendiente de las noticias, defendiendo la gran revolución que tenemos y desearle buena suerte al pueblo de Paraguay.

  • Goran dijo:

    La destitución parlamentaria que pretendió ser legítima, acabó siendo un golpe de lo más burdo, sólo creíble en un país bananero y corrupto.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también