Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Aniversario de la caída en combate de Jesús Suárez Gayol: Hablan sus amigos entreñables

| 6
Jesús Suárez Gayol

Jesús Suárez Gayol, a la izquierda, junto a un compañero del Ejército Rebelde. Foto: Archivo del autor.

Por Enrique Atiénzar Rivero

“Más que perder a un compañero de estudios, de la organización del Movimiento 26 de Julio en Camagüey, con el cual compartí momentos difíciles y menos difíciles, perdí un hermano”.

De esta manera Elpidio Lezcano Ágreda describe sus sentimientos hacia Jesús Suárez Gayol, “El Rubio” de la guerrilla del Che en Bolivia, caído en combate el 10 de abril de 1967 mientras trataba de coronar sus sueños de contribuir a la unidad latinoamericana:

“Para nosotros que ya no somos tan jóvenes, Gayol fue un ejemplo y un acicate para seguir. Juntos nos iniciamos en la lucha, participamos en numerosas acciones y los jóvenes de aquel momento lo vemos con ese mismo cariño, con entusiasmo, la valentía y la modestia que lo caracterizaron, cualidades mediante la cuales sumaba compañeros”.

Poco tiempo antes de marcharse de Cuba para integrar el destacamento del Che, Gayol envió a Lezcano una coloquial y amigable carta que conserva como un patrimonio histórico y recuerdo imperecedero.

En la misiva lamentó haber perdido cartas, notas, fotografías de distintos muchachos y el diario, fundamentalmente por su enorme desorganización personal, causa de no encontrar esos valerosos recuerdos.

También prometió organizar todo y ponerse a escribir algunas cosas que ya van formando parte de la historia de la Revolución. “Cuídame estos recuerdos, son ellos expresión de mi mayor tesoro moral y quiero conservarlo”.

En la epístola mencionó el histórico develamiento de una foto de Abel Santamaría, mártir del batistato, en un área del recinto del instituto de segunda enseñanza el 27 de noviembre de 1955, acto inédito en un plantel cubano, en medio de la oprobiosa dictadura.

Ese acto, con la presencia de Armando Hart Dávalos, fue la chispa que prendió nuevas acciones revolucionarias del estudiantado y la juventud camagüeyana, liderada por Suárez Gayol, hombre de convicciones que desde de Las Tunas vino a vivir permanentemente en Camagüey, por iniciativa de su mamá, después del fallecimiento del padre.

La casa ubicada en la calle República (hoy Museo Estudiantil Jesús Suárez Gayol), de Camagüey, sirvió de centro de reunión de los jóvenes y una de sus habitaciones alquilada por Aurora Gayol a dos estudiantes que residían fuera de la ciudad.

Ambos, Gayol y Lezcano, compartieron aulas en la antigua Escuelas Pías y posteriormente en el Instituto de Segunda Enseñanza. El primero, aficionado al baloncesto, escaló posiciones de liderazgo hasta tal grado de llegar a nuclear estudiantes de otros centros, influencia extendida hasta el territorio de Ciego de Ávila.

En la memoria del entrevistado son conservados los enfrentamientos de Suárez Gayol con agentes de régimen de Batista durante la conmemoración del natalicio de José Martí en enero de 1956, ocasión en que desde los hombros de Noel Sánchez pudo arengar a los estudiantes a luchar; de sus detenciones en esa ocasión, de la ocurrida en Ciego de Ávila cuando el asesinato de Raúl Cervantes y otra en víspera de ir hasta la tumba de Mario Aróstegui en el cementerio de Camagüey para recordar el tercer aniversario del asesinato de Rubén Batista.

En esa oportunidad Paco Cabrera, quien después del triunfo de la Revolución, llegó al grado de General de División de las FAR, corrió sorpresivamente hasta el interior de la necrópolis con la corona de flores, que colocó en la bóveda de Aróstegui, mientras Noel Sánchez Ávila, estudiante entonces de la Escuela Profesional de Comercio, se dirigía a los presentes.

Lezcano considera que Gayol fue un permanente admirador de las condiciones polìticas del Che. “Una vez le preguntó Gayol al Che por qué no lo designó para ir al Congo, y la respuesta fue: tendrás la oportunidad de cumplir tus deseos”, asegura.

El mártir al que hoy se le rinde homenaje póstumo, después del triunfar la Revolución y de integrar las filas del Ejército Rebelde, asumió la responsabilidad de ayudante del fugaz presidente Manuel Urrutia Lleó y por designación del Che ocupó la dirección de la Empresa de La Harina y del Instituto de Recursos Minerales.

Recordó Lezcano que en aquellos memorables días antes de la partida hacia la inmortalidad, varios camagüeyanos comieron con él en un restaurante del Hotel Habana Libre, considerada por el grupo como una noche muy larga en la que se habló de guerra, de paz, de todo.

Lezcano señaló que durante los largos años de lucha perdió unos cuantos compañeros, pero que la muerte de El Rubio lo impactó tremendamente, noticia que conoció durante una visita a Camagüey del combatiente revolucionario Jorge Enrique Mendoza Reboredo, quien le manifestó: “uno de los primeros que debía de haberse enterado de esa fatal noticia eres tú”.

Noel Sánchez, hoy residente en la capital del país, respondió a un amplio cuestionario que le enviamos. Mucho tiene de que hablar de Gayol, de las luchas durante la etapa insurreccionad en Camagüey y de su intercambio con él en México, después de llegar de Miami, desde donde trasladó ,junto a otros compañeros, armas y parque para la expedición que se preparaba, encabezada por Pedro Miret.

Con anterioridad en esa ciudad norteamericana compartió con Gayol, Álvaro Morell, Tato Rodríguez Vedo y Gregorio Junco, entre otros.

No todos vivían en la misma casa en México. Con él compartían el mismo techo en el bosque de Chapultepec y Tacubaya, excepto Gayol, los mencionados compañeros y Fernando Vecino y Gaspar Fuertes, aunque coincidían en la práctica de ejercicios físicos y en la preparación militar, tanto allí como en el desierto de Los Leones.

La expedición con Gayol y otros revolucionarios llegó el 9 de de abril de 1958 a La Coloma, Pinar del Río; él permaneció alzado dos meses hasta que el Movimiento le ordena bajar al llano y asumir la jefatura de acción en esa occidental provincia cubana.
“Fue un líder para mí y todos los que los conocimos, siempre estuvo en la primera línea de la lucha, en el lugar difícil, fue audaz, decidido, un joven de su tiempo, alegre y con el privilegio de ganarse a los que conocía”, sostuvo Ávila Sánchez, quien recordó la influencia martiana de Aurora en su hijo, hijo también de Cuba y de América.

En su diario de campaña el Che escribió el 10 de abril: “Pronto llegaron las primeras noticias con un saldo desagradable: El Rubio Jesús Suárez Gayol, estaba herido de muerte. Y muerto llegó a nuestro campamento: un balazo en la cabeza”.

Al día siguiente señala: “Por la mañana iniciamos el traslado de todos los enseres y enterramos al Rubio en una pequeña fosa a flor de tierra, dada la falta de materiales”. Y el 12 asentó en el diario: “A las 6.30 reuní a todos los combatientes menos los 4 de la resaca para hacer una pequeña recordación del Rubio y significar que la primera sangre derramada fue cubana”.

A la distancia de 45 años duele saber que los únicos restos del destacamento del Che sin aparecer son los de Jesús Suárez Gayol, los demás permanecen en el Mausoleo de la Plaza de la Revolución de Santa Clara, presidida por la inmortal figura del Guerrillero Heroico.

Carta de Jesús Suárez Gayol

Carta de Jesús Suárez Gayol a Lezcano.

revolucionarios

Noel Sánchez, el primero a la derecha, junto a un grupo de revolucionarios. Foto: Archivo del autor.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Héctor dijo:

    Jesús o mejor dicho, El Rubio, fue y es uno de los revolucionarios mas grandes que le dio a nuestra tierra el pueblo de Manatí que lo ha tomado como uno de sus hijos. Visiten el sitio cultural de Manatí y allí encontrarán información de este valioso hombre. En mi pueblo, Gayol, junto al Capitán Geonel Rodríguez Cordoví son ejemplos de hombres revolucionarios por siempre. Gloria eterna para todos los que a cambio de nada dieron sus vidas por la revolución cubana, única en el mundo.

  • eduardo... dijo:

    recuerdo de mis estudios primarios la carta del Rubio a sus hijos antes de partir para las selvas bolivianas, de fuertes convicciones revolucionarias y una gran sensibilidad. hay que decir como Camilo a todos los caídos: su sangre no se derramó en vano.

  • vgh. dijo:

    PACO CABRERA MURIO EN VENEZUELA EL 27 DE ENERO DE 1959 CON LOS GRADOS DE COMANDANTE DEL EJERCITO REBELDE.

  • Cástulo Vázquez Núñez dijo:

    Gloria eterna a todos nuestros martires y en especial a aquellos que tuvieron el gigantesco privilegio de acompañar al Che en le redentora misión de crear dos,tres VietNan en America Latina. Yo daria la vida por estar junto a ellos.

  • El Insu dijo:

    Yo estudié en la ESBU Jesús Suárez Gayol y como estudiante de esa secundaria tuve que conocer la historia del héroe del cual mi escuela vestía su nombre. Indudablemente es un gran revolucionario, persona, amigo y compañero, por el cual tengo el privilegio de conocer a traves de artículos como este y otras pasajes de la historia.
    Gracias por ser uno más de los que ha marcado una historia en el mundo y darnos de lo que hoy tantos cubanos tienen la suerte de disfrutar, “La Libertad”

    VIVA CUBA!!!

  • RAMON dijo:

    EJEMPLOS COMO LOS DEL RUBIO VIGORIZAN LA PERMANENCIA DE NUESTRA REVOLUCION

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también