Inicio » Especiales, Economía  »

Actualizar nuestro modelo económico preservando los principios de justicia del socialismo

17 mayo 2010 | 14

Marino Murillo, Vicepresidente del Consejo de Ministros y Ministro de Economía. Foto de Ricardo López Hevia-Periódico Granma

Marino Murillo, Vicepresidente del Consejo de Ministros y Ministro de Economía. Foto de Ricardo López Hevia-Periódico Granma

Intervención del compañero Marino Murillo Jorge, vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación, en la clausura del X Congreso de la ANAP, efectuado en la Sala Universal de las FAR, el 16 de mayo de 2010, “Año 52 de la Revolución”.

General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros

Compañeros de la presidencia

Compañeros delegados e invitados:

Llegamos a este X Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños después de un intenso periodo de preparación con la celebración de asambleas de cooperativas, municipios y plenos provinciales, que incluyeron sesiones en las que los delegados recibieron información sobre la situación actual de la economía.

Nuestros campesinos tienen una larga tradición en la celebración de estos Congresos, cuyo antecedente más significativo fue el Congreso Campesino en Armas, celebrado el 21 de septiembre de 1958 en territorio liberado del Segundo Frente Oriental “Frank País”, en plena lucha insurreccional. Apenas a veinte días de concluido aquel evento, el Comandante en Jefe firmaba el 10 de octubre de 1958, la Ley No. 3, sobre el derecho de los campesinos a la tierra, implantando la Reforma Agraria en todo el territorio liberado.

Al triunfo de la Revolución, para poder iniciar un proceso de desarrollo, había que enfrentar las grandes deformaciones estructurales que padecía la economía, y también la injusticia social prevaleciente. Ya en el Programa del Moncada, se había proclamado la necesidad de resolver tres grandes problemas económicos: la tierra, la industrialización y el desempleo.

Recordemos que en ese entonces, el proletariado agrícola estaba formado por unos 100 mil obreros azucareros y unos 600 mil agrícolas. En las áreas rurales, el campesinado agrupaba a más de 200 mil familias, de las cuales 140 mil correspondían a campesinos pobres y semipropietarios. La economía agrícola era extensiva, latifundiaria, tanto en manos extranjeras, fundamentalmente norteamericanas, que controlaban un millón 200 mil hectáreas de tierras, como en las de una minoría cubana. La gran masa campesina vivía en la miseria, agobiada por los intermediarios, sin créditos, con precios ruinosos.

En 1958 las fincas mayores de 30 caballerías (402 hectáreas) ocupaban 73,3 por ciento del área cultivable del país. El 8 por ciento de los propietarios poseía más del 70 por ciento de las tierras, incluidos los latifundios norteamericanos. El 64 por ciento de los agricultores no eran propietarios de las tierras que trabajaban y buena parte de ellos debían pagar renta. Doscientas mil familias campesinas no tenían tierras para cultivar y en cambio permanecían sin cultivar en manos de poderosos intereses, cerca de 300 mil caballerías (4 millones de hectáreas) de tierras productivas.

Desde el punto de vista social, la situación del campesinado era crítica. La tasa de analfabetismo en zonas rurales era del 41,7 por ciento, con cerca de un millón de analfabetos absolutos y más de un millón de semianalfabetos; el 44 por ciento de los campesinos nunca había asistido a la escuela. Los servicios de salud eran totalmente insuficientes (un médico por cada 1 076 habitantes) y básicamente concentrados en la capital y grandes ciudades del país. No existía la medicina rural. Miles de personas morían cada año de enfermedades evitables. Según la encuesta desarrollada en 1957 por la Agrupación Católica Universitaria, en las zonas rurales el 14 por ciento de los trabajadores padecían o habían padecido tuberculosis, el 13 por ciento había padecido fiebre tifoidea, el 36 por ciento estaba atacado de parasitismo intestinal y el 31 por ciento padecía de paludismo. La mortalidad infantil era superior a 60 por mil nacidos vivos. La esperanza de vida al nacer era alrededor de 65 años. En las zonas rurales, el 78,2 por ciento de las viviendas correspondía a “bohíos” y solo disponían de instalaciones sanitarias en el 4,1 por ciento de los casos, agua corriente en el 10,4 por ciento y electricidad en el 10 por ciento de las viviendas. La desnutrición afectaba a las masas campesinas fundamentalmente, con un índice de desnutrición del 91 por ciento; solo el 11,2 por ciento de los campesinos tomaba leche y el 4 por ciento comía carne.

Ese era el panorama de profundo subdesarrollo que enfrentó la Revolución.

Apenas a cuatro meses del triunfo revolucionario, el 17 de mayo de 1959, fue firmada la Ley de Reforma Agraria, con lo que se cumplía una de las medidas fundamentales del Programa del Moncada y se creaban las condiciones para la liquidación del latifundio y la definitiva liberación del campesinado.

En estos cincuenta años, a pesar de las enormes dificultades derivadas de la guerra económica que significa el bloqueo norteamericano contra nuestro país, y de las consecuencias de la disolución del campo socialista a inicios de los años noventa, nuestra agricultura y las condiciones sociales de nuestros campesinos se transformaron radicalmente y hoy constituyen una fuerza productiva muy importante.

El sector cooperativo-campesino dispone del 41 por ciento de la superficie agrícola y aporta cerca del 70 por ciento del valor de la producción agropecuaria.

Por otra parte, la política social aplicada ha conducido a alcanzar notables índices en todos los servicios sociales básicos, que elevaron considerablemente el nivel de vida del campesino.

Este X Congreso se produce en los momentos en que se desarrolla la fase preparatoria del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, donde se estudia la actualización del modelo de gestión de la economía cubana, en medio de las difíciles condiciones internacionales.

Recientemente fue aprobada en el Consejo de Ministros una proyección de la economía hasta el año 2015

Estaremos por tanto, obligados a estudiar los fenómenos negativos de la economía internacional y su impacto en la nuestra, que en el caso de los productos agrícolas se manifiesta con fuerza por la vía del incremento de los precios de las importaciones, así como por la fuerte oscilación de los precios de algunos renglones exportables de Cuba, influidos crecientemente por factores especulativos.

Recientemente se concluyó y fue aprobada en el Consejo de Ministros una proyección de la economía hasta el año 2015, que define los principales problemas y objetivos productivos y de desarrollo en la perspectiva. En la esfera agropecuaria, se plantea reducir las importaciones de alimentos y materias primas para la alimentación animal, por lo que se deberá trabajar en:

-Incrementar la producción en renglones alimenticios que sustituyan efectivamente importaciones (arroz, frijoles, maíz, leche, cárnicos, café y otros); así como desarrollar la base nacional de alimentación animal, acercándose a los 800 millones de dólares de importación que pueden ser sustituidos, tomando como referencia los gastos previstos en el plan 2010.

-Potenciar los ingresos por exportaciones y las ventas en el mercado interno en divisas, como fuente financiera para respaldar una parte de la producción agroalimentaria.

-Propiciar la descentralización de la producción hacia los territorios, delegando una mayor participación en la gestión a los gobiernos locales, para alcanzar el autoabastecimiento municipal.

-Organizar la creación en la mayoría de los municipios del país de un mercado de insumos, donde los productores puedan adquirir, de manera directa, los recursos necesarios para la producción agropecuaria, sustituyendo el actual mecanismo de asignación centralizada.

-El Ministerio de la Industria Azucarera, teniendo en cuenta los lineamientos planteados en la Proyección 2011-2015, dará cumplimiento al proceso de reordenamiento y racionalización del sector, que asegure, como primera prioridad el incremento de la producción de caña, sobre la base de un mayor rendimiento y un mejor uso de la tierra asignada.

-Priorizar el programa de desarrollo de los fertilizantes naturales (biofertilizantes), así como trabajar con el Ministerio de la Industria Básica en una proyección integrada para incrementar la producción y uso de fertilizantes de producción nacional.

En el proceso de este X Congreso se han abordado los problemas más importantes relacionados con el papel del campesinado en el esfuerzo productivo que debe desarrollar nuestro país. Como señalara el General de Ejército Raúl Castro en el IX Congreso de la UJC, celebrado el pasado mes de abril : “Sin una agricultura fuerte y eficiente que podemos desarrollar con los recursos de que disponemos, sin soñar con las grandes asignaciones de otros tiempos, no podemos aspirar a sostener y elevar la alimentación de la población, que tanto depende todavía de importar productos que pueden cultivarse en Cuba.“ .

Uno de los temas más discutidos en este Congreso ha sido el de la comercialización de las producciones agropecuarias, que está a su vez estrechamente relacionado con el tema de las contrataciones. Hubo consenso en que es necesario elevar la calidad y exigencia en los contratos, de manera que las partes cumplan sus obligaciones y que se exija que se siembre, coseche y comercialice lo que se pacte, evitando que se venda en los mercados de oferta y demanda sin la certificación de que constituyen excedentes por sobrecumplimiento de contratos o son producciones no conveniadas.

Tenemos que trabajar juntos por resolver lo antes posible el problema de los intermediarios ilegales, que elevan artificialmente los precios sin aportar a la sociedad. No son cuestionados los ingresos fruto del duro trabajo de los campesinos, pero sí aquellos ingresos que obtienen los que lucran con el comercio ilegal de la producciones agropecuarias y abusan de nuestro pueblo. Los Ministerios de la Agricultura, Azúcar, Comercio Interior, Salud Pública, Finanzas y Precios y otros organismos en lo que les compete, así como la ANAP y los Consejos de la Administración en los territorios, deben trabajar para que se cumpla lo legalmente establecido en estos mercados y de ser necesario introducir lo antes posible las modificaciones que se requieran.

Con respecto al uso de la tierra, se ha venido haciendo entrega a usufructuarios al amparo del Decreto Ley 259, lo que asciende ya a 920 mil hectáreas. Sin embargo, alrededor de la mitad de las asignadas permanecen ociosas o insuficientemente explotadas, situación que es necesario revertir lo antes posible, y en los casos que los productores no sean capaces de hacerlo, habrá que transferir las tierras a otros que sí puedan lograrlo, tal cual se establece en el referido Decreto.

Como se discutió en algunas de las sesiones de trabajo, hay un grupo de temas que se encuentran en proceso de análisis y estudio en el marco de la actualización del modelo económico cubano; ellos son: la política tributaria, la contratación de fuerza de trabajo y los precios de los insumos y de acopio.

Se realiza una revisión de la política tributaria en su conjunto, lo cual incluye al sector agropecuario

En 1994, al aprobarse la Ley Tributaria, al sector agropecuario se le dio un tratamiento de excepción, excluyéndolo del pago de impuestos por diferentes conceptos. Las circunstancias han cambiado y en estos momentos se realiza una revisión de la política tributaria en su conjunto, lo cual incluye al sector agropecuario.

Por otra parte, las cooperativas realizan contratación de fuerza de trabajo asalariada, sin que haya una adecuada regulación en materia de impuestos y contribución a la seguridad social por parte de los trabajadores y de los empleadores. Se calcula que más de 100 mil trabajadores realizan estas labores.

Las condiciones actuales reclaman la revisión de todo lo anterior, más aún si se tiene en cuenta la entrega de tierras en usufructo. La aplicación de impuestos a este sector contribuirá a una redistribución de los ingresos que asegure los presupuestos de los servicios básicos que se prestan de forma gratuita por el Estado cubano. En la clausura del XVII Congreso de la CTC, el 30 de abril de 1996 el Comandante en Jefe dijo sobre los impuestos (Cito): “El impuesto es muy lógico y es justísimo, no permitan nunca que se engañe a un trabajador echándoles la culpa a los impuestos de lo que es robo, para no querer pagar impuestos. Y bien arreglados estamos si permitimos que surja un sector rico, que puede llegar a tener, si nos descuidamos, hasta millones y nosotros el deber de pagar los círculos infantiles, las escuelas, los hospitales, los policlínicos, el médico de la familia y todos los servicios sociales que presta la Revolución, a los cuales no se resignaría a renunciar.” (Fin de la cita).

En cuanto al mercado de insumos que se debe organizar para que los productores tengan acceso directo a los mismos, la política de precios que se aplique deberá garantizar, por un lado, el reconocimiento de los costos reales de la producción en el precio de acopio y por el otro, la eliminación de la gran cantidad de subsidios que hoy en día el Estado paga a través del Presupuesto.

Un aspecto de especial importancia lo constituye el programa de la agricultura suburbana, ya en ejecución y que se desarrollará aprovechando intensivamente las tierras que rodean las ciudades y pueblos, hasta una distancia que permita que en ellas laboren sus habitantes, con el menor gasto posible de combustible, empleando los propios recursos locales y con amplio uso de la tracción animal. Ya están definidos los subprogramas, pero es necesario, que lo antes posible, queden establecidas las normativas de funcionamiento económico que deben aplicarse en esta nueva forma productiva.

Desearía referirme a la necesidad de lograr una mayor integralidad entre las actividades del sector agropecuario, con la industria alimentaria, la industria ligera y la sidero-mecánica, con vistas a lograr un mayor aprovechamiento de los productos agropecuarios, reducir pérdidas y elevar la eficiencia.

Asimismo, un aspecto que requiere la mayor atención inmediata y debe ser expresión de la voluntad de todos los productores, es la aplicación efectiva de los logros de la ciencia y la técnica en sus producciones. Existen en el país condiciones creadas por la Revolución para garantizar que esto se pueda realizar y como dijera el Comandante en Jefe en reunión con cultivadores de caña de la ANAP el 28 de diciembre de 1963 : “Si el pequeño agricultor anda a la zaga de la técnica, si el pequeño agricultor no aprende, no modifica las técnicas, no siembra mejores variedades, no cultiva, entonces perjudica la economía.”

En resumen, como hemos apreciado en los análisis efectuados en este Congreso, los retos que tiene nuestro país son grandes, en medio de circunstancias internacionales muy complejas y para poder avanzar en el desarrollo económico y social será necesario tensar todas nuestras fuerzas e inteligencia, en lo cual el sector agropecuario es determinante y dentro de ello, los campesinos desempeñan un papel esencial. Estas circunstancias demandan una actualización de nuestro modelo económico, que preserve los principios de justicia del socialismo.

Sabemos que en estos empeños podemos contar con nuestros campesinos, como siempre lo hemos hecho. Tenemos confianza en ellos y les pido que me permitan acudir a una idea de nuestro Comandante en Jefe, expresada en el Primer Encuentro de Presidentes de Cooperativas de Créditos y Servicios, el 3 de junio de 1998 :

“Nosotros desembarcamos ese día 2 de Diciembre de 1956 allí donde estaban los campesinos. En aquellos campesinos, que no sabían leer ni escribir y en aquellos campesinos explotados confiábamos, y confiábamos no solo cuando éramos 82, confiábamos cuando quedábamos reducidos a grupos de dos o tres, y confiábamos cuando éramos 10 ó 12, y seguimos confiando, nunca nos falló la confianza. Pero conocíamos la historia de Cuba, sabíamos el papel del campesino en la historia de Cuba, conocíamos el corazón de nuestros campesinos, el alma de nuestros campesinos. Con los campesinos fue posible destruir aquel ejército moderno, entrenado y armado por los expertos en eso, y desarmarlo completo, de modo que no quedara ni un solo machete de aquellos con los que daban planazos. Era la confianza infinita en esos campesinos.”

Hoy la lucha a librar es otra, fundamentalmente productiva, de lograr la seguridad alimentaria de nuestro país, dar solución a los problemas discutidos en este Congreso, y en ello, las soluciones que se busquen tendrán que lograr una armonía entre los intereses de nuestros campesinos y los de toda la sociedad.

Muchas gracias.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge L Guerrero dijo:

    Estoy plenamente de acuerdo, devemos perfecionar nuestro sistema economico, preservando nuestras conquistas sociales y tratar de copiar en muchas cosas, el estilo chino, aunque es bien diferentes, en los politico nada de cambios, vamos bien y por supuesto tenemos que trabajar, ademas estar preparados para esos cambios, para que no nos sorprenda y despues, estar inconformes. EN MANOS DE LA REVOLUCION ESTAMOS SEGUROS Y PROTEGIDOS.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    El discurso fue muy claro, pero hay un tema que no se tocó, hasta cuando seguiremos necesitando 10 caciques por indio, cuando se estudiarán las plantillas del Ministerio de la Agricultura y demás organismos vinculados con la producción de alimentos, visite una delegación municipal, provincial y vera la cantidad de equipos que existen gastando combustible y a los campesinos se les exige producir sin recursos.
    Cuando se realizara un congreso de casiques para plantearles que no hay combustible y que hay que dirigir en bicicleta o un guagua, pues a parte del transporte muchos poseén celularas y otros medios y no hablemos de las computadoras y las escuelas de cuadros,´dónde estudiaban los cuadros de la agricultura, EN EL SURCO, con el conocimiento de la política y demás asuntos teóricos, no tendremos nunca casiques que se hagan respetar por los campesinos, hay que graduarse en el surco, regandolo con el sudor.
    No es la burocracia lo que nos limita, son los burocratas, por eso no se puede acabar con ella, por que hay hombres que se suicidan; pero grupos humanos no.
    El tiempo pasa y ya es hora de chapear bajito, en todos los países del mundo cuando una tropa se acobarda se fusila al jefe, se les pone un buen jefe y alos tres meses es una tropa aguerrida, pero culpando a la tropa es dificil resolver el problema, a parte de los disgustos que crea el acomodamiento.
    De todas formas sólo me queda la opción de esperar y confiar, pues este es mi país y no concibo vivir en otro ni en un sistema social diferente a este, nosotros estamos en crisis, el capitalismo ya fracasó, no le queda nada más que esperar su muerte, ojala no arrastre a la humanidad junto con él.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    La situación del país es más grave de lo que se especula en la calle y sale en la prensa. Tiene que ver mucho con las estructuras que se han ido creando a partir de la división política administrativa donde hasta la canción “seis lindas cubanas” dejó de ser cantada a las provincias cubanas. Quien nació natural de una provincia y municipio dejó de serlo cuando su ciudad formó parte de otra provincia.

    Esta división ha deteriorado progresivamente la identidad y el sentido de pertenencia. Con ella fue creciendo el burocratismo, los cargos burocráticos, las jefaturas y los jefes mientras disminuían paulatinamente los productores de bienes materiales y servicios a la población.

    Una persona puede tener frente a su casa una entidad de servicio importante y no poder utilizarla, pues el distrito al cual pertenece su vivienda queda a 1 km de distancia y ese policlínico, clínica dental, OFICODA, etc., pertenece a la administración de otro distrito colindante.

    Estas divisiones han ido creando diferentes situaciones de conflicto. A manera de ejemplo -cuando una carretera dividía un poblado en dos partes – quedando distribuido uno hacia una provincia y el otro en otra con la consecuente distribución desigual en los servicios provocando el incremento de la migración interna.(EJ.Mamanantuabo)

    La situación del país tiene que ver también con un excesivo uso y abuso de la teoría hacia la formación espiritual de las personas sin tener en cuenta que el hombre para vivir tiene que comer, vestir, viajar.Los valores sin economia cuestan mucho fortalecerlos y/formarlos.

    Se hacen necesarios estudios sociológicos que hagan un diagnóstico real de la educación popular y de aquellos elementos que tienen que ver con las costumbres y tradiciones

    En estos momentos hablar de causas no debería ser lo primordial, porque lo que hace falta son soluciones inmediatas para garantizar un mayor bienestar y el anhelado progreso económico, político y social del cual se habla en todas las esferas del país.

    Quizás los estudiosos de la historia encuentren la respuesta en la cultura milenaria China, pero de lo que si no queda duda que es un ejemplo a tener en cuenta por el lugar que ocupa en la economía mundial.

    (sólo en 30 años China ha mantenido una extraordinaria y sin precedentes tasa de crecimiento del PIB real cercana al 10% anual que le ha permitido modernizarse y pasar del 178vo lugar mundial de PIB total a la segunda economía mundial y que su producto por habitante ha aumentado 12 veces en ese periodo).

    olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • elandale dijo:

    “…la eliminación de la gran cantidad de subsidios que hoy en día el Estado paga a través del Presupuesto”.
    Estas frases me llenan de preocupaciones. ¿Es que acaso el pueblo y el Estado no son la misma cosa? Cuando se dice Cuba se dice pueblo y Estado, ¿quién subsidia…? … el propio pueblo, que es quien produce, quien crea las riquezas materiales y brinda los servicios. El Estado como estructura administrativa (no productiva)tiene otras funciones, como planificar y controlar (me importa más referirme sólo a estas dos por ahora). En ncuanto a la planificación, tengo mis reservas. ¿Cómo si no se ha cumplido aún con la asignación de materiales de la construcción a los dagnificados por los ciclones, se habla de abrir tiendas para materiales liberados pero inexistente? Me disculpan, pero veo en esto una gran falacia; está difícil cargar la soga seca… por favor.
    En cuanto a la política (no la referente a la centralización del poder económico) social, apoyo el comentario anterior. Pero no podemos seguir creyendo, aunque digamos lo contrario, que no nos equivocamos. En mi naturaleza me siento revolucionario y creo que de haber vivido en otra época habría sido como ellos (mambí o rebelde).
    Pero estamos cometiendo muchos errores y no los estamos previendo, claro, en situaciones de mergencia estas cosas pueden comprenderse. Sólo espero que nuestros dirigentes sean consecuentes con la confianza que la juventud aún conserva.

  • Santiago Núñez Pérez dijo:

    Es hora ya de hacer una REVOLUCIÓN DENTRO DE LA REVOLUCIÓN MISMA. acorde al momento histórico que vive el mundo y nuestro país como parte de el.
    Es hora de cambiar todo lo que tenga que ser cambiado para que se vean los avances concretos y reales en la economía y la sociedad.
    REVOLUCIÓN ES DINAMISMO CORAJE Y VALENTÍA PARA ENCARAR NUESTRAS DEFICIENCIAS Y DEBILIDADES.
    PERFECCIONAR NUESTRO SOCIALISMO CON REALISMO.
    Hay que dar una batalla sin tregua y sin cuartel a la corrupcción a las ilegalidades hay que dar con la fuerza del ejemplo, la moral y los valores revolucionarios.
    El pueblo esta con la REVOLUCIÓN y quiere REVOLUCIÓN.
    Los funcionarios, cuadros y dirigentes de cualquier nivel que violen y olviden la razon por las cuales fueron designados a ocupar esos puestos deben ser SANCIONADOS con la mayor severidad , no basta una simple sustitución a veces cuando ya llevan tiempo enriqueciendose y fomentando una imagen negativa de nuestra ideología de nuestra REVOLUCIÓN, riendose en la cara del pueblo trabajador.
    Nadie puede aspirar a subir con el ansia de acomodamiento, enriquecimiento y buena vida en lo personal y familiar. Recordemos el ejemplo de CHÉ y tendremos un faro y guía por toda la eternidad.
    La clase obrera y el campesinado cubano nuncan le fallaran a la REVOLUCIÓN, estoy seguro de eso.
    No podemos ser ingenuos con los problemas y la falta de combatividad revolucionaria, no podemos ser imparciales con la burocracia y la blandenguería, con el compadreo con el favoritismo ni el amiguismo,porque a mi modo de ver son FORMAS SOLAPADAS DE HACER CONTRARREVOLUCIÓN SENCILLAMENTE.

    Santiago
    Un cubano patriota.

  • Maigualida Rivas S dijo:

    Siempre me sorprende positivamente el nivel de reflexión del pueblo cubano. Los diferentes congresos, realizados bajo mecanismo de mucha participación y análisis, muestran que la revolución es permanente. Todos los temas tratados son importantes y es difícil priorisar cual debe ser el primero ha abordar. Hay quizas uno que no se tocó suficientemente y que viven nuestros paises. La separación del campo y la ciudad.
    Los campesinos son trabajadores con igual importancia que la manufactura o el servicio, pero su singularidad radica en que él debe mantener una relación directa y permanente de su medio de producción: la tierra incluyendo su flora y su fauna y los elementos de la naturaleza que se vinculan permanentemente con la tierra: agua, viento, sol para nombrar algunos. Su producción no es comprendida por el que vive en la ciudad, que puede organizar su tiempo y desvicularse de la producción para ir a descanzar, comer, educarse, etc. El de la ciudad no esta conciente del esfuerzo permanente que el campesinado hace para mantener la producción, pero la ciudad si es un espacio atrayente para que los jóvenes crean que el crecimiento y desarrollo se alcanza en ella. Es dificil encontrar el equilibrio a esta situación histórica de separación campo ciudad, pero no hay duda que el citadino debe responsablemente respetar y apoyar el esfuerzo productivo que el campesinado realiza para garantizar la alimentación de la población, y por ello, hay que concientizar mas sobre la importancia del trabajo agrícola y no solo quejarse cuando su producción no llega con la prontitud, calidad y precio que se quiere, sin darse cuenta que hombres y mujeres duermen con un «ojo abierto» para que podamos comer todos los dias. La ciudad y sus pobladores debe reflexionar sobre esta situacion, la agricultura urbana no puede ser un sustituto de la «conciencia» urbana sobre el problema que atravieza la agricultura en nuestros paises, hay que apoyar con mayor respeto y honestidad a todos estos hombre y mujeres que si hoy tienen mejores condiciones de vida que hace cincuenta años aun no son lo suficientemente respetados por los hombres y mujeres que no laboran la tierra, y que mas bien la desvalorizan olvidando que es de ahi que viene el sustento real de la humanidad. Con hambre no habra cultura pero sin cultura el hambre se justificará. No olvidemos la importancia de estas dos esencias de una verdadera humanidad.

  • Alina M Lopez Marin dijo:

    Como persona de afuera, a mi lo que me alienta es la publicacion de diferentes puntos de vista. Pues para llegar a una solucion hay que tener un gestalt y acaparar todos los problemas. Esto no se puede hacer si las voces que critican sean silenciadas. lo importante es prestar atencion, considerar las soluciones y sus posibles resultados. La inaccion y la represion de ideas no deben de ser una opcion. Por eso me alienta leer todas estas voces en su pagina.

  • Victor Luis Lopez dijo:

    La intervención de Murillo fue muy precisa y toco elementos fundamentales de la economía, las cuales comparto 100 %, los 6 objetivos de trabajo definido para la esfera agropecuaria resumen las metas a plantearse en los momentos actuales.
    “Hoy la lucha a librar es otra,… las soluciones que se busquen tendrán que lograr una armonía entre los intereses de nuestros campesinos y los de toda la sociedad.”
    Así termina el compañero Murillo y me hizo recordad el discurso del Comandante en Jefe en la conmemoración del XX Aniversario de la muerte del Guerrillero Heroico y cito:
    “…Quiero que nuestro pueblo sea un pueblo de ideas, de nociones, de conceptos; que analice esas ideas, las medite; si quiere, las discuta…”
    Fin de la cita.
    Creo que esta es la clave del éxito, nuestro pueblo trabajador es inteligente y sabe bien lo que quiere, y esta acostumbrado a ser el centro de los problemas del país. El empeño de perfeccionar el modelo económico cubano es para mí, el mayor reto que enfrenta la revolución en el presente, porque estos cambios si no los hacemos bien, pueden afectar la conciencia los hombres y como dijera el Che, estos errores no se registran en las estadísticas, pero pueden cambiar el curso de la historia.
    Es por eso que soy del criterio que siguiendo el mismo proceso que se llevo a cabo con la creación de la Contraloría, que se dio participación a todos los que de forma directa o indirecta podían opinar y dar sus criterios sobre este órgano estatal, debemos ser capaz que promover tantos debates y análisis con nuestro pueblo trabajador (que al final es el que determina el éxito económico del país) sobre los cambio que puedan afectarlos o favorecerlos, algo así como democratizar el proceso de dirección de nuestras entidades y organismos. Recuerdo cuando se decidió por primera vez la paralización de varios Centrales Azucareros que un trabajador industrial me dijo: “si somos dueños de los medios de producción, porque no se nos consulto la decisión de cerrar el central, en vez de informarnos que se decidió cerrar el central”; mi silencio fue total.
    Hoy es necesario y vital el perfeccionamiento del modelo económico cubano y recuerdo lo que nos dijo Fidel en un evento de Globalización y lo vuelvo a citar:
    “…quieren saber cómo es el modelo económico de Cuba… un modelo diseñado a mano…”
    Fin de la cita

  • Jorge David Torres dijo:

    Creo que hay que estimular a la producción, aqui se quiere hacer al reves, más produccion para redistribuir la riqueza. El guajiro se sentirá más estimulado cuando se le respete su trabajo. ¿Por qué no se sigue el ejemplo de la leche en todos los renglones de la agricultura? Solo se les subio unos centavos a lo que antes se les pagaba y miren la diferencia. Que no se le tenga miedo a darle dinero al que se lo merece. Al final lo que le vas a dar lo va a gastar en su Cuba bella. Reclamamos más libertades para los campesinos.
    Saludos,
    Jorge David Torres

  • Adrián Almaguer dijo:

    La Agricultura cubana manifiesta varios problemas claves:
    -Exceso de Regulaciones Estatales.(Imponen trabas burocráticas que frena la producción y la comercialización)
    -Problemas relacionados con el régimen de propiedad:Evidentemente en el uso de la tierra el sentido de pertenencia decide,por eso los campesinos con apenas el 27 % de la tierra cultivable producen mas del 70 % de los alimentos.Las empresas estatales en su gran mayoría han demostrado su ineficiencia y ahora se entregan tierras ociosas en usufructo¿por que no en propiedad?¿a que le tememos?¿alguien se las podría “llevar” del territorio nacional?.
    -Deficiente sistema de asistencia técnica.Exodo de técnicos a sectores masa atractivos,falta de estímulos.En consecuencia persiste en muchos casos el empleo de tecnologías rudimentarias ,atrasadas con la consiguiente baja productividad.
    -Grave déficit de insumos productivos(combustibles,lubricantes,semillas de calidad,fertilizantes,plaguicidas,etc) y lo peor lo poco que llega se queda en las improductivas estructuras estatales,no se entregan en función de la produccción,no llegan a tiempo y otros vicios que no se resuelven con las fórmulas actuales de suministros y prestación de servicios a través de las Empresas.
    -Atraso tecnológico en la mecanización(estoy seguro de que con bueyes no se podrán preparar las tierras , cosechar y distribuir las producciones para alimentar 12 millones de habitantes).
    -La industria procesadora es casi inexistente,insuficiente y tecnológicamente obsoleta.No se han potenciado soluciones con minindustrias.
    -La comercialización es un desastre,además de pecar de exceso de tutelaje del estado.Los precios que paga el estado no se corresponden con los costos de producción.El traspaso a Comercio Interior fue un nuevo desacierto,un error garrafal que el pueblo ha pagado con mas desabastecimiento.
    -también el enfrentamiento a las adversidades del clima y los suelos:sequías ,erosión,salinidad,mal drenaje,pobre fertilidad.
    -El MINAG,pleno de trabas,ineficacia y plantillas indirectas infladas no está capacitado para resolver casi ninguno de estos problemas y no se han producido avances con el cambio de cuadros de su dirección central.
    -Existe un gran déficit de brazos,de fuerza de trabajo pero con este panorama muy pocos pueden sentirse atraidos a incorporarse.Los nuevos usufructuarios,de continuar desatendidos como hasta la fecha serán en breve presa de la decepción.
    Las soluciones se desprenden de estas dificultades,muchas demandan recursos,otras ideas,organización,flexibilidad,la mayoría audacia y cambio del modelo productivo que ha demostrado estar fracasado.
    Las autoridades tienen la palabra .Esta no es mi opinión personal, la comparto con multitud de personas que conozco y las hemos analizado y comentado.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Me llama la atención que el congreso de la construcción está pasando por debajo de la mesa; ya REVOLUCIÓN ES CONSTRUIR, no es válido.
    Soy jubilado de la construcción y sé como está la situación de lo que queda del Ministerio de la Construcción, pero eliminar, practicamente, un evento como este de los medios me parece muy preocupante.
    Se sabe que hay que aplicar medidas muy duras en ese sector, pero a estas alturas alguien duda que aquí todo se sabe, como en todas parte, Panfilov se refería al telefono sin hilos del soldado, y en este pueblo lo secreto, es una noticia a voces.
    Somos el pueblo mejor informado del mundo, por una u otra vía, todo se trasmite, no entiendo esta situación; de verdad.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    NO SERÉ YO QUIEN SUGIERA UN NOMBRE PROPIO PARA LO QUE SE HA HECHO Y SE HACE EN CUBA.

    Deseo agregar que no tengo nada en contra de la palabra “socialismo”; pero siempre he dicho que desde 1959 se empezaron a hacer cosas de las que yo nunca había escuchado hablar para ese sistema y no las he visto ni leído después.

    No seré yo quien le ponga el verdadero nombre que creo debería tener lo que se ha hecho y se hace en Cuba. Lo aseguro porque quizás hiera la sensibilidad, la sencillez y la modestia de alguien y eso sería lo último que yo desearía.

    Si en definitiva existen los nombres de Marxismo, el Leninismo, y un montón de nombres más para conceptos. No olvidemos la importancia de la “Praxis” que es más difícil.

  • Héctor Diaz dijo:

    Es evidente que necesitamos producir mas alimentos, pero también más bienes de consumo y poner nuestra industria también en función de hacer las herramientas agrícolas e insumos que seamos capaces de producir y no tener que importar. Para poder repartir con equidad y justicia, pero sin igualitarismo, lo primero es producir suficiente. Si el pueblo produce para el campesino más herramientas y materiales de trabajo, ropa y otros bienes de consumo, el campesinado estará en mejores condiciones y aun mas interesado en producir alimentos, sabiendo que una vez vendidos sus productos a precios estimulantes, el dinero ganado honradamente tendrá el respaldo material necesario, tendrán en que gastarlo y retroalimentar la economia nacional al máximo posible. Sin olvidar que el turismo pudiera abastecerse tambien en buena medida con producción agrícola nacional suministrada por elcampesino, sin intermediarios innecesarios, ¿por que no?

    En ese esfuerzo común, es muy importante la conciliación armónica de los intereses del individuo, del pequeño agricultor y de la familia con los del colectivo de trabajo, los del colectivo con los de la empresa socialista (cooperativas, en cualquier sector también, ¿por que en la agricultura si y en otros sectores no?), los de la empresa con los de la rama, los de la rama con los intereses sociales, con los del país. Pues cuando dejamos sin solución contradicciones serias, buenos problemas nos acarrean con el tiempo.

    La burocracia, no es el pueblo y no puede suplantar al pueblo como propietario de los medios de producción. Mucha participación popular en el control y en la toma de decisiones, en comisiones de control y revisión, se necesitarían para convertir sin excepción en consagrados servidores del pueblo a todos los burócratas y a todos los dirigentes designados. Tampoco es eficiente poner un policia al lado de cada burócrata, ni al lado de cada trabajador con necesidades insatisfechas y malas costumbres y peores ejemplos de algunos administradores aprovechados. Por eso pienso es mejor trabajar en lograr modificar los entornos económicos en que las regulaciones colocan a los trabajadores, simplificándolas en lo posible (prohibiciones, reglas, regulaciones, leyes), transfiriendo también la responsabilidad material real sobre los resultados positivos y negativos de la gestión, de modo que induzcan a trabajar y a producir y no a robar, ni a ver como se puede apropiar de un pedazo mayor de lo poco que se tenga para consumir, cuando se produce o se dispone de poco. Sin olvidar que cada regla vale tanto como la fuerza que obliga a su cumplimiento, por tanto mientras menos reglas, mejor se pudiera garantizar el cumplimiento de las realmente necesarias para la sociedad.

    Dialogando con los productores seguramente aparecerán fórmulas que propicien el incremento de las producciones, siempre que este bien clara la relación entre lo que hago y lo que recibo por ello. Entre lo que produzco y lo que puedo hacer con ello, sea en consumo propio o en su comercialización. Eso, acompañado del continuo perfeccionamiento de nuestra democracia, de la participación del pueblo en el gobierno real y en el control sobre la administración.

    No confundir esfuerzo con trabajo. Trabajo es aquello que se reconoce socialmente util. En las sociedades pre comunistas, donde existen relaciones monetario-mercantiles, es aquello por lo que se paga, ya sea del presupuesto, o de las ganancias o de nuestro bolsillo, con nuestro salario para adquirir los bienes o servicios no gratuitos que necesitamos.

    El país cuenta con una población educada y creativa y tambien con muchas prohibiciones innecesarias que se convirtieron en frenos al desarrollo de nuestras propias fuerzas productivas, en causa de frustración para muchos que no veian como poder realizar mejor su potencial, creado gracias a la revolución en la educación. No debemos limitar innecesariamente la posibilidad de que cada cual aporte según su capacidad y reciba según su trabajo, como si producir bienes o servicios adicionales fuera a hacer ilicitamente ricos a esos trabajadores y fuera algo indeseable, cuando lo que tenemos es que luchar contra el déficit de alimentos, bienes y servicios. Esa es actualmente nuestra mayor reserva, astá ahí y no depende de la crisis ni del bloqueo externo.

    Tenemos el reto de seguir desarrollándonos sustentablemente a pesar de todas las dificultades objetivas y subjetivas. Con un bloqueo contra el que debemos luchar, pero que a los efectos de la solución de nuestros problemas económicos, quizás sea más sabio olvidarnos de utilizarlo como justificación de nuestros problemas ó deficiencias y sencillamente contar con el cómo con una permanente dificultad, una más a vencer, eso nos hará más fuertes y mas independientes. Entonces, de paso, con nuestro desarrollo, nuestra posición negociadora frente a los EEUU también será cada vez más fuerte.

    Las revoluciones se hacen cuando las contradicciones acumuladas no tienen solución dentro del sistema existente. Cuba ya hizo su Revolución y le dió al pueblo dignidad, una vida más larga y saludable, protección social a la infancia, a los viejos y a los incapacitados, educación con una rica cultura propia, igualdad de oportunidades para desarrollar el potencial de cada uno. Nos falta entonces lograr con nuestros propios esfuerzos un nivel de vida aún mejor, sustentable, con seguridad alimentaria y con un consumo de bienes materiales razonable y moderno, acorde con el aporte desigual de cada cual, superior al actual, que nos permitan consolidar un modelo socialista que serviría de ejemplo de consumo racional y con conciencia ecológica, que demuestre la superioridad del sistema también en esas esferas de la vida y el reto sigue siendo lograr eso a pesar de cuanta agresión hemos sufrido para impedírnoslo, para minimizar la fuerza del ejemplo de un pueblo que se hizo dueño de su propio destino y que no renuncia a ello.

  • Prof.Dr.Sc.Felipe Hernandez dijo:

    Es preciso reactualizar el modelo ,sin volver a reproducir los altibajos de una burocracia ineficiente y cuasi inmovil.
    En la agricultura se plantean aspectos a lograr que valoro de positivos y politicamente imprescindibles. La experiencia mundial es relevante,aunque varios aspectos sociales actuales en los modelos de Asia los encuentro realmente muy duros.
    De una manera u otra interpreto el asunto agricola de la manera siguiente:
    -Lograr sinergias adecuadas en el regimen de posesion,sin renunciar a la propiedad social y a un consumo social subsidiado focalizado.
    -Estimular las nuevas formas y la estructura resultante,combinando lo fiscal con apoyos y un incipiente mercado mayorista de inputs.
    -Desarrollar cadenas de valor agroindustriales.
    -Promover formas de cooperacion horizontales.
    -Reforzar la bioagricultura,las producciones suburbanas y en patios.
    -Elevar el control a fin de enfrentar tendencias especulativas, parasitismo y uso inadecuado de la tierra y el resto de los factores.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también