Imprimir
Inicio » Especiales  »

Oscar Arias y la Revolución cubana

| 5

Por Álvaro Montero Mejía
Especial para
Cubadebate

Para no dejar de cumplir con un viejo ritual, Oscar Arias la emprende una vez más contra la Revolución Cubana. Es uno de sus viejos temas, producto de su recrudecido encono, contra uno de los procesos sociales más profundos y ejemplares de nuestro tiempo.

Si ponemos a un lado sus declaraciones contra el bloqueo económico, que la nación más poderosa de la tierra ejerce contra un pequeño país del Continente, jamás, que podamos recordar, Arias ha utilizado alguna de las innumerables tribunas a que ha tenido acceso a lo largo de su vida, para condenar las miles de muertes de inocentes que la permanente agresión de los Estados Unidos le ha causado a Cuba, o los millares de actos de sabotaje contra el esfuerzo productivo de un país pobre y tecnológicamente atrasado, o se ha condolido por los cientos de provocaciones, intentos de asesinato de sus dirigentes y guerra bacteriológica incluida, como el dengue hemorrágico o la fiebre porcina, que la Agencia Central de Inteligencia, CIA, lanzara contra Cuba, con saldo de centenares de vidas y daños económicos.

Menos aún, ha aprovechado los innumerables foros adonde lo lleva su retórica antibelicista, para exigir la liberación de cinco jóvenes cubanos, presos políticos en las cárceles de los Estados Unidos, víctimas de “un sistema judicial de independencia cuestionable”, por emplear sus palabras, pero mejor decir, un sistema judicial retorcido y perverso, recluidos en celdas de aislamiento, imposibilitados de ver a sus familias, y todo por el delito de luchar contra las acciones terroristas que desde ese país, se despliegan a diario contra Cuba.

A usted, Oscar Arias, jamás lo hemos visto ni lo veremos, en el despliegue de un gesto que lo dignifique como hombre de principios, capaz de reconocer esa inmensa cuota de humanidad que ha acompañado la mayor parte de los actos de la Revolución Cubana a lo largo de 50 años. Jamás su solidaridad se ha puesto del lado de la reforma agraria, de la reforma urbana, del sistema de salud más desarrollado de todo el continente, de la rigurosa formación intelectual de los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes, o de las decenas de miles de médicos, maestros y profesionales repartidos por el mundo, luchando a brazo partido por el don de la vida, el bienestar, las primeras letras y la cultura, que el mundo desigual e insolidario les niega.

De modo que hay que ser, o inmensamente ruin o inmensamente ignorante, para afirmar “que en la práctica, Cuba aplica esas solidaridad únicamente a sus simpatizantes”. En todos estos años Usted, Oscar Arias, ha hecho coro siempre, sin perder la oportunidad, con los bloqueadores, los saboteadores, los homicidas y agresores, los mercenarios, los plumarios y escribidores a sueldo, cuyo único objetivo es la derrota de Cuba, la rendición de Cuba e incluso, la destrucción de Cuba. De modo que no hace falta decirle eso “de ser un lacayo del imperio”, porque es Usted mismo, el que ha traído a cuento ese asunto del lacayismo.

Pero en todo lo concerniente a su diatriba, se enfrenta uno a varias dificultades. Aquí, en Costa Rica, las personas medianamente informadas lo conocemos bien, pero en otras partes lo califican a usted como una gran personalidad. Entonces ¿Para quién escribimos? En el exterior, la gente debe pensar que desvariamos, cuando decimos que usted es un ególatra o un narcisista y un individuo capaz de mentir sin inmutarse.

Aquí, en Costa Rica, casi todos sabemos los millones del erario público que usted ha invertido en fortalecer su imagen; en convencer a la gente sencilla que usted es algo así como un gran hombre, una gran figura de reconocimiento universal. Quienes lo conocemos, podemos reconocer de cerca sus ventajas, pero sobre todo sus miserias y es así como lo hemos visto en decenas de oportunidades, hablar con entusiasmo de sí mismo. Aquí sabemos que usted es capaz de condenar a otros, por las formas de comportamiento de las que usted es un ejemplo vivo. Dice: “Siempre he luchado por una transición cubana hacia la democracia” ; luego habla de “régimen pluralista” y de “demostrar que puede aprender a respetar… sobre todo los derechos de sus opositores”. Y para cerrar con broche de oro agrega que “en una democracia, si uno no tiene oposición, debe crearla”

En Costa Rica, los auténticos demócratas y patriotas, luchamos ahora por una “transición costarricense hacia la democracia”, esa misma que usted se ha encargado de socavar y hacer añicos. Resulta que, para decirlo en pocas palabras, es público y probado que usted violó de manera flagrante la Constitución Política y sometió a su arbitrio al Poder Judicial a fin de reelegirse; que liquidó la independencia del Poder Legislativo y sobornó con millones a algunos diputados abyectos; que participó en el referéndum del TLC a pesar de la expresa prohibición constitucional y legal y encima, lo hizo junto al embajador gringo y juntos, amedrentaban a los obreros en las fábricas ¿lacayismo? Aquí sabemos que estimuló la destrucción sistemática de bosques ubérrimos, con un decreto que declara de “interés público” la minería de oro a cielo abierto y así entregarle la explotación a un consorcio transnacional ¿lacayismo?; sabemos que violentó las libertades sindicales, expulsando de los muelles de puerto Limón, a una Junta Directiva legítima, para colocar otra, formada por esquiroles adictos a los inmensos intereses foráneos que se mueven en la concesión de esos muelles a una corporación privada ¿lacayismo?

Y bueno, quizás pueda Usted explicarle a la gente honrada del mundo ¿por qué razón me arrebató arbitrariamente el programa de televisión, llamado “Diagnóstico” que por 17 años conduje desde el canal 13 y el que, por sus invitados, fue reconocido como uno de los mejores programas de opinión del país al concedérsele el Premio Nacional “Joaquín García Monge”? ¿O sería que mi simpleza me impidió apreciar que con ese cierre, Usted había decidido crear la oposición que no tenía?

Usted puede continuar jugando de “valiente”, cada vez que ataca Cuba, mientras cierra la boca ante los millares de presos políticos que el imperio americano ha repartido por el mundo, secuestrados de sus países, aislados y desconocidos, privados de los derechos más elementales, torturados y vejados como parte sustantiva de las vergüenzas de nuestro tiempo.

Sólo deseo terminar estas letras, parodiando una frase que leí hace muchos años y que ahora cabe muy bien: “Oscar Arias y la Revolución Cubana; o las enojosas deliberaciones de la paja seca ante el fuego”.

Curridabat, 12 de Marzo de 2010

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Heriberto Rosabal dijo:

    Del señor Oscar Arias no podía esperarse menos. En su diatriba contra Cuba publicada, no en un periódico de Costa Rica, sino en El País, de España (¿por qué será?) se anticipa a exculparse de que lo tilden de lacayo del imperio (¿por qué será, la anticipación?).
    Me viene a la memoria su acusación a América Latina de ser culpable de su pobreza, poniéndose del lado de los que sustentan esa vieja tesis: los pobres de este mundo, pobres por incapaces de no seguirlo siendo; la conquista y la colonización, como si no hubiesen existido; el oro, la plata, etc. nunca fueron robados; la acumulación originaria del capital no fue a costa de sangre americana, africana, asiática…). Eso ocurrió, ¿recuerdan? en aquella Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile, en la que bochornosamente se intentó silenciar la voz del Presidente más democráticamente electo y reelecto de la historia de Nuestra América, Hugo Chávez, de Venezuela.
    Más recientemente, en la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago
    (18 de abril de 2009), en presencia del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y de sus colegas latinoamericanos, volvió con las mismas, como puede verse en estas palabras suyas, dichas allí:
    “Tengo la impresión de que cada vez que los países caribeños y
    latinoamericanos se reúnen con el presidente de los Estados Unidos de
    América, es para pedirle cosas o para reclamarle cosas. Casi siempre, es para culpar a Estados Unidos de nuestros males pasados, presentes y futuros.
    “No creo que eso sea del todo justo.”
    (…)
    “En 1950, cada ciudadano norteamericano era cuatro veces más rico que un ciudadano latinoamericano. Hoy en día, un ciudadano norteamericano es 10, 15 ó 20 veces más rico que un latinoamericano. Eso no es culpa de Estados Unidos, es culpa nuestra.”
    ¿Lacayo el señor Arias? ¡No, hombre, no!
    Como bien señala Álvaro, el señor Arias, Premio Nobel de la Paz 1987, no ha alzado ni una vez su justiciera, democrática y pacifista voz para reclamar la libertad de los cinco luchadores antiterroristas cubanos injustamente encarcelados en Estados Unidos, como sí han hecho la irlandesa Máiread Corrigan Maguire 1976, el argentino Adolfo Pérez Esquivel 1980, la guatemalteca Rigoberta Menchú 1992 y el timorense José Ramos Horta, laureados también con ese premioen 1976, 1980, 1992 y 1996, respectivamente, y los Nobel de Literatura Darío Fo (Italia, 1997), José Samarago (Portugal, 1998)y Günter Grass (Alemania, 1999), así como del Física, Zhores Alferov (bielorruso de nacimiento, 2000).
    Tampoco recuerdo que escribiera con la misma vehemencia en El País, o en otro diario de Norteamérica o de Europa, cuando militares hondureños que impedían el regreso del secuestrado, expulsado y proscrito presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, y reprimían al pueblo, asesinaron a ciudadanos desarmados, incluyendo a aquel joven muerto a tiros en la cabeza cerca del aeropuerto.
    ¿Por qué sería? Esperemos que no porque Estados Unidos fuera el verdadero golpista en Honduras. Un auténtico demócrata, Nobel de la Paz, seguro habría sumado su voz al “coro de indignación que recorrió buena parte de nuestra América y del mundo” en aquellos días. Un verdadero defensor de lo justo habría hecho entonces lo que dice ahora el señor Arias, porque se trata de lanzarle lodos a Cuba: “No voy a callarme cuando se vulneran los derechos humanos”, “no voy a callarme cuando se pone en jaque la vida de seres humanos”.
    Ah, aclaro que soy solo un cubano, no “el régimen cubano”.

  • Ivan HL dijo:

    Del Sr. Arias, viejo zorro, aliado del imperio, con sus modales y aparente calma, con los cuales trata de mostrar gran sabiduría y equilibrio de posiciones no se puede esperar otra cosa, que no sea hostilidd y malas acciones, no solo a cuba, sino a cualquier causa progresista, es más de los mismo de este lacayo. Gracias

  • Mayra Godoy dijo:

    Los latinoamericanos, los centroamericanos, no podemos perdonarle a Arias lo que hizo en Honduras. LACAYO DEL IMPERIO, sí y mil veces sí¡La historia se encargará de destapar la infamia. Ahí no le importaron las vidas ni aún hoy, en que son asesinados dirigentes hondureños por haber participado en el Frente de Resistencia, se ha pronunciado por el respeto a la vida. Estos politiqueros, con verborrea democrática, que solapadamente o abiertamente, en foros internacionales, de manera disimulada, pretenden siempre inclinar la balanza a los designios del Imperio, malinchistas traidores a su raza¡ Los pueblos les pasarán la factura¡¡¡

  • Osvel Soto Rodríguez dijo:

    Estoy en presencia de una excelente caracterización.¿Habrá estudiado Arias en la universidad de la dinastía borbónica?Sin dudas, Fuché desde su reposo eterno debería sentirse orgulloso, de tan “digno” caballero.

  • Yuniesky Betancourt dijo:

    Estoy de acuerdo con Arias en casi todo.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también