Imprimir
Inicio » Especiales  »

“Obama no leyó el libro de Galeano que le regalé”, afirma Chávez

| 1

Walter Goobar
Diario Miradas al Sur

Desde el cristal a prueba de bala del lustroso y blindado Mercedes negro que la trasladaba este martes del Palacio de Miraflores hasta el aeropuerto de Caracas, Cristina Fernández de Kirchner contempló el infernal tránsito de la capital venezolana. El caos no la abrumaba. Todo lo contrario. Acababa de rubricar con el presidente Hugo Chávez la concesión de un cupo para importar 10 mil vehículos argentinos para el mercado venezolano, y la vista del parque vehícular caraqueño le hizo caer en la cuenta que había una oportunidad aún mayor para la industria automotriz argentina. El Mercedes frenó frente a la alfombra roja que la conduciría al Tango 01 y a Buenos Aires y la presidenta se despidió efusivamente del hombre que desde el volante del Mercedes le había abierto los ojos sobre las posibilidades del mercado automotriz venezolano: aquel hombre que había oficiado de chofer de Cristina era nada menos que el propio presiidente Hugo Chávez Frías.

Tanto en Quito donde pateó el tablero de la Cumbre de Unasur, y más tarde en Caracas donde oficiaba de anfitrión de Cristina, Chávez se había llamado a silencio y no o había brindado conferencias de prensa ni concedido ninguna entrevista. Un férreo despliegue de seguridad – sólo comparable a los que en su momento rodeaban a Fidel Castro o al fallecido lider palestino, Yasser Arafat-, impedían cualquier acercamiento al mandatario que se ha ganado enemigos demasiado poderosos. Sus inflexibles custodios no sólo llevan armas, sino también el agua y el café para evitar cualquier intento de envenenamiento. La única manera de traspasar el cordón de seguridad que rodea a Chávez, es hacerlo desde adentro hacia fuera, -es decir-, que sea el propio Presidente quien viole las normas de seguridad: “Presidente, una foto con la prensa argentina”, le gritó el autor de esta nota quien junto con otros cuatro colegas contemplábamos la escena desde el borde de la pista. Y Chávez mordió el anzuelo. Cuando se acercó se dirigió al enviado de Miradas al Sur: “Yo a ti te recuerdo”, disparó.

-Si, Presidente. Yo lo entrevisté hace 14 años en Buenos Aires cuando usted era un coronel que acababa de ser amnistiado por la sublevación contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez.

-¡Ah, si ya recuerdo ese viaje!. Dime, ¿dónde anda (la periodista) Stella Calloni?

-Sigue siendo la corresponsal de La Jornada de México, pero de vez en cuando colabora con Miradas al Sur.

-Fuimos a San Telmo con Stella y vi bailar tango a una pareja sobre una mesa chiquitica……Recuerdo perfectamente tu entrevista…¡Ustedes -dijo en referencia a los otros colegas presentes-, no habían ni nacido en esa época¡.

-¿Qué edad tiene?

-Cumplí 55. Ya estoy viejo.

Existe una posibilidad en un millón de que un jefe de Estado recuerde la cara de un periodista que lo entrevistó 14 años antes, pero si hay alguien capaz de desafiar todos los los cálculos probabilísticos, ese es justamente Hugo Cháves. Superando la perplejidad inicial, el croniusta de Miradas recuperó la iniciativa frente al memorioso Chávez.

-Yo querría tener una charla con usted para que explicara su advertencia de que “soplan vientos de guerra en América Latina”

-Tu pregunta y -mientras te respondo-, a mi que me traigan un cafecito.

-¿Sóplan vientos de guerra, tal como dijo en la Cumbre de Unasur en Quito?

-Primero: soplan vientos de cambio. Una vez dije en Buenos Aires: “soplan buenos aires en Buenos Aires”. Lo ratifico: siguen soplando buenos aires de cambio, de renovación, en América Latina. Ha surgido, incluso, la identidad que nos une. Pero no todo es perfecto: con el golpe de Estado en Honduras que trajo el gorilismo mas retrógrado y luego, a los pocos dias, el anuncio de la instalación de siete bases militares norteamericanas en Colombia, eso tiene que ponernos en alerta. Es ahí cuando yo digo que lamentablemente esto pudiera generar vientos de guerra. ¡Por el amor de Dios que no la queremos!. La verdadera guerra que librann Argentina y Venezuela juntas es contra el atraso, contra la pobreza y en la batalla por el desarrollo tecnológico. En eso es en lo que deberíamos estar pensando y no en instalar más bases militares norteamericanas que siempre han traido malos mensajeros en América Latina.

-¿Qué postura va a llevar a la Cumbre de presidentes que se realizará a fin de mes en Bariloche?

-Primero habrá que ver si la Cumbre se va a realizar, porque aún no hay respuesta del gobierno de Colombia. (Posteriormente, el gobierno de Alvaro Uribe confirmó a Cristina Fernández de Kirchner que se haría presente)

Toda la Unasur le ha dado la misión a la presidenta Cristina y esperemos que el presidente Uribe asista. Lo estamos invitando como hermano, como vecinos, para hablar sobre el tema. Tenemos que aclarar las cosas y disipar las dudas que han surgido.

-También Lula propuso una reunión de Obama con Unasur.

-Sería muy importante porque es Estados Unidos el que establece las bases, el que activó la Cuarta Flota del Comando Sur y el que apoyó aquí golpes de Estado. Es importante que Obama nos aclare todo esto. ¿Para que son las bases militares? Si es para la lucha contra el narcotráfico, la Unasur acodró diseñar una estrategia de lucha contra el narcotráfico. Aquí en Venezuela hemos capturado nueve capos del narcotráfico mundial y heomos decomisado más de veinte aeronáves de los narcos. La solución no es darle más bases a los Estados Unidos que no han solucionado el problema, compadre. ¿Cuántas bases tiene Estados Unidos en Estados Unidos?. Nadie los sabe, pero ellos son el país que más consume drogas. ¿Por qué no solucionan el problema en su propio territorio, si tienen todas las bases que quieren?

-¿Para que cree que son las bases?

-Tu sabes. Estados Unidos no quiere perder la hegemonía imperial. Cada base de EEUU es el punto central de un radio de acción. Ellos tienen el mapa del mundo y no quieren dar un paso atrás. Estas bases en Colombia le van a permitir el dominio total -con sus radares, sus aviones invisibles y toda su tecnología-, de todo el Caribe hasta Cuba y por aquí del Amazonas y más allá. La Amazonia es la reserva verde y de agua más grande del planeta, y el Orinoco no se queda atrás. En el Orinoco está la primera reserva de petróleo del mundo. Eso es lo que EEUU quiere: mantener el dominio militar sobre el territorio para asegurarse los recursos naturales que necesita para sostener un voraz sistema consumista que atenta contra el equilibrio del mundo. Esa es la razón de peso. No es el narcotráfico, ni es el terrorismo. Pero sería bueno oir al presidente Obama responder a preguntas como esta.

-¿Habrá leído Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano que usted le regaló durante la Cumbre de Trinidad y Tobago?

-¡Creo que no lo ha leido!. Ahora le voy a llevar una versión en ingles, porque a lo mejor es porque no entiende el español.

-¿Qué va a pasar con Colombia si Alvaro Uribe permite la instalación de las bases?, pregunta un colega.

-Oye, tu ¿no eres venezolano? ¿No estas fuera de lugar?

-Dejelo, Presidente, es la integración, tercia el autor de esta nota.

-(Chávez se ríe) Tienes razón, es la integración

¿Y el café, no llegó?. Mientras espera que la custodia le alcance el minúsculo pocillo apodado “dedalito”, Chavez cuenta que a Crisstina le encanta el café y los bommbones de chocolate venezolanos.

-¿le regaló bombones?

-Si, apenas dos cajitas. Mientras el tango 01 calienta los motores, Chavez – que ha ocasionado una suerte de tumulto periodístico que puso nerviosos a sus custodios-, retoma el hilo de la pregunta.

-Lamentablemente, todo esto fortalece algo que ya ha existido: una especie de aislamiento de Colombia que ya se vivió cuando la invasión a Ecuador. Colombia quedó sola. A pesar de que a mi me satanizan a cada rato diciendo que soy el alborotador, el tirapiedras, yo -modestamente-, contribuí a buscar una salida junto con Lula, Cristina y hasta Fidel para retomar el camino del diálogo. Pero con esto, Colombia cada vez va a estar más sola. En América Latina porque se convierte en el país problema. A cada rato un problema y donde está la causa, en Colombia. Esperamos que Uribe reflexione y que su pueblo lo haga reflexionar. Los movimientos sociales y estudiantiles, la senadora Piedad Córdoba y hasta el ex presidente colombiano, Daniel Samper están en contra de las bases. Ojalá que se oigan todas las voces de Colombia y que Uribe se vea obligado a rectificar. Eso traería tranquilidad a los vecinos de Colombia y a toda América Latina.

-Además del tema de los recursos naturales, ¿hay una pinza militar contra Venezuela y contra usted?

-Ese es otro ángulo del problema. Durante el golpe de Estado de 2002 un Hércules estadounidense aterrizó aquí y sus aviones de espionaje sabotearon nuestras comunicaciones. Tenemos las pruebas. En Corea, Vietnam e Irak primero instalaron las bases y después las utilizaron para invadir países. En Honduras usaron la base estadounidense de Palmerola para dar el golpe contra Manuel Zelaya. Tu sabes que a Zelaya cuando lo detienen y lo sacabn de su cama en piyamas ¿sábes al primer sitio donde ese avión aterrizó: en la base norteamericana de Palmerola que está situada en territorio hondureño. El avión con el presidente prisionero aterrizó en la base yanqui y de ahí los militares gringos dieron la orden que lo llevaran a Costa Rica. ¿Y nos van a poner siete bases aquí?. ¡Venezuela está en la mira, por supuesto!.

-¿Y usted personalmente también?

-Bueno… tu sabes que esto no es nada personal pero desde el punto de vista político, Venezuela está siendo rodeada de bases militares. Aruba, Puerto Rico y ahora siete bases en Colombia, además de las que ya tienen. Pero en todo caso, no habrá nada que detenga la revolución bolivariana. Pero eso amenaza la paz de toda Sudamérica. Por eso hay que derrotar los vientos de guerra y que sigan soplando los vientos de hermandad y de amistad en esta tierra bendita que se extiende desde el Caribe hasta la Patagonia.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Nuestro total apoyo a Chávez y al querido pueblo de Venezuela y Colombia ante esta nueva escalada del imperialismo.
    Imposible vislumbrar el imperialismo de hoy si en las escuelas no se ha enseñado el pensamiento ético desde la antigüedad. Imposible más aun para aquellos países donde la enseñanza no se hace obli-gatoria y gratuita por parte del estado.
    “Veo estudiantes que se graduaron de la universidad y es como si nada hubiera pasado, pues hay otra realidad que se los come. Les podemos enseñar dialéctica, a nivel teórico, mientras que allá afuera la vida está empíricamente sucia, y no reproduce la dia-léctica de manera natural. La enseñanza no refleja ese fluido prácti-co en el que la teoría debería estar viviendo. La realidad del país, con todas sus exigencias, nos presiona, y tenemos que seguir man-teniendo un compromiso de salir adelante, de cambiar sin perder rumbo”(García, 2009)
    Confucio (551-c. 479 a.C.) creador del confucianismo y una de las figuras más concluyentes en la historia de China; afirmaba que los propios actos externos basados en cinco virtudes: bondad, honra-dez, decoro, sabiduría y fidelidad, encierran el conjunto del deber humano. Venerar a los padres, vivos o muertos, fue uno de sus conceptos claves. Cuando a los estudiantes se le menciona a Con-fucio, para muchos es como si se les enseñara un enemigo de la humanidad.
    “En la Revolución cubana se tomó conciencia muy rápidamente de que la hegemonía no es solo un hecho de praxis social, sino de ideología, y que hay que fomentarla. Entonces, se masificó la enseñanza del marxismo” (Gómez, 2009). Desaparecieron de las escuelas la enseñanza de la filosofía y las corrientes más importan-tes del pensamiento ético que fundaron la ética universal y la moral de los pueblos.
    Nos habíamos formado en una enseñanza del marxismo descontex-tualizada de la continuidad histórica de pensamiento que le dio ori-gen. Hoy nos sigue costando trabajo decirle al estudiante por qué el marxismo es revolucionario, por qué es radical, por qué rompe con ese continuo de pensamiento histórico, cuál es su novedad, su vocación de transformación del mundo, y no solo de interpretación.(Gómez 2009)
    En el caso de los griegos, su filosofía no es mal mirada, por los es-tudiantes, pero apenas se mencionan dos o tres y el educando no puede hacer comparaciones entre Pitágoras (582-c. 500 a.C.) y Protágoras (480-c. 411 a.C.) que aunque muy parecidos en el nom-bre su ética difiere totalmente. El primero desarrolló reflexiones mo-rales en la creencia de que la naturaleza intelectual es superior a la naturaleza sensual y que la mejor vida es la que está dedicada a la disciplina mental; hacía hincapié en la sencillez en el hablar, el ves-tir y el comer. El segundo, fue el primero en llamarse sofista y en dar lecciones a cambio de dinero. El fundamento de su reflexión fue la doctrina de que nada es bueno o malo, verdadero o falso, de una forma categórica y que cada persona es, por tanto, su propia autori-dad última “El hombre es la medida de todas las cosas” fue acusado de impiedad y aquí podemos recordar a nuestro Félix Varela en las cartas a Elpidio cuando escribía a los jóvenes sobre la impiedad.
    Para muchos que se formaron en esa escuela cerrada al pensa-miento universal hoy regresan al marxismo, pero en sentido contra-rio. Buscan respuestas en la filosofía clásica para encontrar en las grandes corrientes del pensamiento ético la manera de comprender la complejidad del mundo de hoy. Se advierten formulaciones an-quilosadas de tipo filosófico- manualístico, como si nada hubiera variado en el mundo (Sotolongo 2009)
    “Desde la cuna, lo único que oímos es marxismo, y yo sigo pensan-do que no es filosofía. Hay que someter todo esto a una revisión ra-dical, para rebasar esa confusión, y para que quienes diseñen los programas no sean ideólogos, sino filósofos”. (Jardines, 2009)
    Tenemos que ver el marxismo no solo como una asignatura específica, pues también afecta la forma en que organizamos la educación misma. Por ejemplo, hay que preguntarse por qué no se ha socializado la educación popular, por qué no se enseña a Paulo Freire en Cuba como debiera, ya que es una filosofía y una praxis de la enseñanza muy revolucionarias. Lamentablemente, no se ha enseñado la filosofía que se debe dar en Cuba, los estudiantes no saben quién fue José Agustín Caballero, ni el padre Valera. Pueden ver sus apotegmas en la televisión, como parte del lenguaje ideológico, pero no materializan el pensamiento de Valera en las aulas, ni el de José de la Luz y Caballero, o Enrique José Varona, filósofos que están en correspondencia con el pensamiento martia-no. Al propio Martí se le enseña como la expresión más acabada del siglo XIX, a partir de aquellos antecesores, y ahí se acabó la historia de José Martí. Inmediatamente, a golpe de hoz, los estudiantes caen en el marxismo-leninismo dogmático.
    ¿Cuántos de estos hombres no tuvieron que hacer su historia patria desde el exilio?. José Antonio Saco (Patriota sin Patria) ese gigante no es un antecesor de Antonio, Gerardo, Ramón, Fernando y Rene. ¿Conocer su filosofía no es aplicarla a la liberación de los CINCO desde una óptica mas abierta al mundo?
    Filosofía debe ser una asignatura básica porque está relacionada con el oficio de pensar; es una disciplina desde la cual pode-mos entrenar ciertas operaciones de pensamiento en los estu-diantes. Ahora, una cosa es filosofía y otra filosofía marxista.
    El oficio de pensar tiene que ver con la necesidad de recuperar una línea de pensamiento cubano electivo, de no ser acríticos ante las fuentes, de ver qué saberes nos permiten darles respuesta a deter-minadas problemáticas que tenemos que enfrentar en nuestro que-hacer diario. Confundimos filosofía con ideología, de ahí se deriva un conjunto de problemas. La filosofía tributa, como cosmovi-sión, como oficio del pensar, a una conciencia teórica que puede estar en la ideología, pero no necesariamente es ideología. (Pérez, 2009)
    En la actualidad se ve como se hacen comparaciones entre Socia-lismo y Fascismo cuando se quiere destruir un movimiento popular en América Latina; incluso esta comparación se ha hecho con refe-rencia a Obama como presidente. Y, es que dentro de la ignorancia que se ha sumido al mundo muchos jóvenes carecen de herramien-tas para interpelar desde la filosofía clásica y mucho menos de las corrientes contemporáneas de donde surge cada ideología.
    Cuando Thomas Hobbes (1588-1679), afirmaba que la vida humana en el “estado de naturaleza” es “solitaria, pobre, sucia, violenta y corta” y que es “una guerra de todos contra todos” y que la gente busca seguridad participando en un contrato social en el que el po-der original de cada persona se cede a un soberano que, a su vez, regula la conducta. Hobbes nos estaba anunciando desde el contra-to social lo que esta ocurriendo hoy.
    Imposible abordar en un comentario todo lo que la humanidad ha creado para salvar o destruir al hombre. Solo una verdad, para fina-lizar, parafraseando a José Martí y que no todos le damos la dimen-sión que tiene en la actualidad: ser cultos para ser libres.

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado Alergología
    Camagüey Cuba
    olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también