Imprimir
Inicio » Especiales  »

Paraguay: Silvio Rodríguez ofrece una revolución a golpe de poesía (+ Video)

| 3

Ultima Hora, Paraguay: Un antiguo sueño: Silvio Rodríguez en Paraguay

silvio-ultima-horaESPECIAL. La visita de Silvio Rodríguez es un acontecimiento que bien puede calificarse de histórico, por los años que demoró en concretarse y por la relevancia de su trayectoria como gran artista.

Junto a Pablo Milanés y Vicente Feliú, el gran cantautor Silvio Rodríguez, nacido un 29 de noviembre de 1946, en San Antonio de los Baños, Cuba, es una de las grandes figuras de la música latinoamericana.

Además de músico, ha sido estudiante, alfabetizador y empleado gastronómico. Es cofundador de uno de los movimientos renovadores que mayor influencia ejercieron en Cuba y en Latinoamérica en la música popular. Luego de unos 20 años de espera, se logró finalmente concretar su visita a nuestro país, llenando así una ancha expectativa.

Asunción se ubica en el circuito internacional de la información con un hecho positivo, como es la presencia del notable creador de Unicornio. Una figura emblemática que supo dar, además de sus bellas canciones, que acompañaron los sueños y amores de dos generaciones de latinoamericanos, gestos en favor de las luchas y esperanzas.

Como él mismo lo manifestara, Paraguay es “un misterio” para él. Y para sus muchos seguidores en el país, también será una experiencia inolvidable.

Ultima Hora, Paraguay: Antiguos lazos de Silvio con la tierra guaraní

Si alguna figura importante del cancionero hispanomericano faltaba visitar nuestro país, ése era el cantautor Silvio Rodríguez.

Antonio Pecci- Periodista
apecci@uhora.com.py

En estas dos décadas en democracia otras figuras importantes visitaron Asunción, algunas en más de una ocasión, correspondiendo a la expectativa ciudadana. Fue el caso de Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Pablo Milanés, Víctor Heredia, Teresa Parodi, Joaquín Sabina, Daniel Viglietti, Charly García, Fito Páez

Pero faltaba Silvio. Un verdadero portento de creatividad, sensibilidad y coherencia ética y estética demostrada a lo largo de 40 años de labor artistica sin concesiones, volcada en alrededor de 20 álbumes y varios documentales que le valieron la adhesió de miles de conciudadanos.

Su venida, aunque se ha dicho ya varias veces, responde a un antiguo anhelo popular. Porque así de fieles son sus admiradores que abarcan franjas de 20, 30, 40, 50, 60 años y más. Y que desde la década del 70 venimos, algunos, tarareando sus canciones, aprisionando casetes, otros sumándose en los 80 atesorarían los LP y desde los 90 en adelante iríamos a buscar sus cd’s y luego los dvd, sumando un público cada vez más joven. Lo que evidencia la vitalidad y capacidad comunicativa de su música. Y de su palabra sobre Chile, Nicaragua, Argentina, Irak, la situación cubana.

Lazos con el Paraguay

Este país del cual, como diría Roa Bastos “pareciera que se enamoró el infortunio”, sin embargo tiene sus atractivos. Y Silvio lo destacó en éstos días. El hecho de que José Martí fué cónsul de Paraguay en Nueva York. O a que hace algunas décadas conoció a una paraguaya, Sofía, de quien escuchó las primeras palabras en guaraní, ya que era locutora de Radio Habana. Y las canciones paraguayas que escuchó de niño. Además su satisfacción de escuchar sus temas traducidos al guaraní por Félix de Guarania y cantados por Ricardo Flecha.

Un momento mágico e inolvidable lo constituyó el Festival Latinoamericano realizado en La Habana en junio de 2005, a instancia suya. Y que reunió a artistas diversos, desde México hasta Argentina. Y donde Silvio influyó para que participaran Ricardo Flecha y Mario Casartelli. El uno con la canción “Víctor Libre”, de Maneco Galeano y Carlos Noguera, y el otro con un texto poético. Ambos artistas dejando en alto el nombre del terruño.

Ésos y otros lazos secretos son los que fueron trazando una relación alimentada año a año y que desembocó en ésta esperada visita que según Silvio se da como un apoyo al proceso de cambio político y social que se da en el país, a tono con el contexto regional.

Ultima Hora, Paraguay: Paraguay sueña con serpientes

Hace dos décadas, en Montevideo, Silvio Rodríguez le dedicó su canción “Ojalá” al Paraguay. Por primera vez en tierra guaraní, su guitarra rebelde enciende recuerdos, luchas, odios y amores.

Andrés Colmán Gutiérrez

Periodista y escritor-andres@uhora.com.py

Fue a mediados de los años 80, poco antes de un concierto que Silvio Rodríguez ofreció en Montevideo, Uruguay. La entonces joven guitarrista paraguaya Berta Rojas logró colarse al camarín del cantautor cubano y le hizo una entrevista para el Correo Semanal, de Última Hora.

Silvio quiso saber del Paraguay. Berta le contó que sus canciones circulaban en discos y casetes casi clandestinos, muchas de ellas cantadas por artistas paraguayos en los festivales contestatarios, canciones convertidas en banderas de resistencia contra la dictadura de Alfredo Stroessner. Y que varios jóvenes habían hecho un largo viaje secreto de Asunción a Montevideo, solo para verlo y escucharlo en vivo.

Minutos después, desde el escenario, Silvio se dirigió al público: “Quiero dedicar esta canción al Paraguay, un país que aún no conozco y es para mí un misterio”. Enseguida sus manos arrancaron a la guitarra los primeros acordes de uno de sus temas más emblemáticos, mientras su histriónica voz empezaba a entonar: “Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan …”.

Hubo mucha especulación sobre aquella dedicatoria. Circulaba la leyenda de que Ojalá fue escrita originalmente para el dictador chileno Augusto Pinochet, y que en aquel festival Silvio le mandaba un premonitorio mensaje al tirano Stroessner: “Ojalá pase algo que te borre de pronto/ una luz cegadora, un disparo de nieve…”.

El cantautor reveló en otro momento que compuso la canción en 1969 para su primer amor, Emilia. Pero las letras de Silvio siempre tienen múltiples significados. Aquella noche montevideana estaba dedicando una canción de amor y a la vez una canción política a un misterioso país llamado Paraguay, al que dos décadas después, en otro tiempo y en otras circunstancias, abrazaría por vez primera desde otro histórico escenario.

Quienes al principio de los 80 despertamos a la lucha contra la tiranía de Stroessner, aprendimos a amar las canciones de Silvio Rodríguez en la potente voz de Ricardo Flecha, cuando desde el mítico Grupo Juglares nos deleitaba con Mariposas, encendía nuestras fibras románticas con Te doy una canción, o nos convocaba a la movilización insurgente con Vamos a andar. Vocal Dos nos brindaba, a su vez, la inquietante versión de Sueño con serpientes, mientras Gente en Camino nos regalaba la más bella metáfora de la utopía, al relatar la pérdida del Unicornio azul.

Flecha conoció personalmente a Silvio en 1986, en Lima, durante la Semana de Integración Cultural Latinoamericana (SICLA). Nació una amistad artística y política que se fortaleció con las visitas de Ricardo a La Habana, y que los llevó a grabar juntos la versión en guaraní de Pequeña Serenata Diurna, en el primer disco El Canto de los Karai, de nuestro gran artista compatriota.

Ya entonces Flecha repartía la vaga promesa de un posible concierto de Silvio en Paraguay. En los 90 lo tuvimos al impagable Pablito Milanés; más recientemente, al insumiso Frank Delgado y al pionero Vicente Feliú; pero la venida de Rodríguez se nos fue volviendo tan utópica como la búsqueda del Unicornio azul

Tuvo que ir el propio presidente Fernando Lugo a invitarlo, en La Habana, para que finalmente dijera que sí.

Cita con ángeles

Son curiosos los cambios que provocan el paso del tiempo y la visión de nuevas perspectivas de la historia.

De aquel enamoramiento juvenil de mi generación con respecto a la revolución de Fidel Castro y el Che Guevara, me quedan sentimientos contradictorios: la admiración por la larga y obstinada resistencia del pueblo cubano a la imposición de un modelo político neoliberal y capitalista globalizador del mundo. El elogio a su solidaridad sin fronteras y a sus trascendentes logros en salud, educación, deporte, arte y cultura. Y también la necesidad de una dolorosa crítica a la falta de libertades básicas, a los injustificables excesos represivos contra los disidentes, al anquilosamiento de estructuras de poder autoritario, a la intolerancia hacia quienes piensan distinto.

Pero, a pesar de los tantos cambios de adentro y de afuera, nunca pude dejar de amar las muchas y bellas canciones de Silvio Rodríguez.

Así que, en esta noche particularmente simbólica y dolorosa, que nos recuerda los cinco años del masivo y hasta ahora impune crimen del Ycuá Bolaños, vamos a estar allí, los de entonces y los de ahora, a orillas de la mágica Bahía de Asunción, para deleitarnos con la voz cascada, pero vibrante, de este tan joven y tan viejo trovador sin edad, sintiendo que todavía seguimos persiguiendo unicornios y soñando con serpientes.

Y seguramente cantaremos juntos aquel Ojalá que nos regalara en una lejana noche uruguaya, y que sigue siendo el himno de nuestras mejores esperanzas.

¡Bienvenido, querido Silvio!
Sábado, 01 de Agosto de 2009

Ultima Hora, Paraguay: El poeta, el músico, el hombre

Alegórico, surrealista a veces, metafóricamente preciso y dignamente frontal (como la revolución), Silvio Rodríguez ha cantado siempre sus poemas desde la más profunda honestidad que pueda desnudar las vísceras expuestas de los hombres más negros, de las mujeres más azules, de los humanos más rojos.

Eulo García-Poeta

euloga@yahoo.com.ar

Por eso, escoger una sola canción que represente el universo poético –de las centenares escritas por el trovador cubano– ha de ser siempre una tarea audaz, por demás arbitraria y harto difícil, sobre todo por el descarte. Pero en la vida hay que jugarse siempre para lograr la cercanía de lo que se sueña posible. Y es justamente en este punto, en ese sueño de lo posible, esa cercanía hacia la búsqueda que se presagiará continua, que se revelan los versos de Playa Girón, canción poema en la que se concentra la búsqueda estética con la honestidad del arte, dentro de lo imperante de la historia en su momento crucial. Y es con esta honestidad que Silvio les pregunta a sus compañeros poetas, a sus compañeros de música y a sus compañeros de historia:

“Qué tipo de adjetivos se deben usar/ para hacer el poema de un barco/ sin que se haga sentimental/ fuera de la vanguardia/ o evidente panfleto…”. Con estos versos, el poeta Silvio construye un postulado poético desde el cuestionamiento mismo hacia cuál ha de ser la forma acorde, dentro de lo poético, que se debiera utilizar para manifestar un convencimiento hondamente sentido.

“Qué tipo de armonía se debe usar/ para hacer la canción de este barco/ con hombres de poca niñez/ hombres y solamente hombres sobre cubierta/ hombres negros y rojos y azules…”. Aquí es el músico Silvio el que se plantea el dilema de definir con un sonido la inagotable diversidad de la humanidad.

“Compañeros de Historia/ tomando en cuenta lo implacable/ que debe ser la verdad/ quisiera preguntar –me urge tanto–/ ¿qué debiera decir/ qué fronteras debo respetar?… ¿Hasta dónde debemos practicar las verdades?/ ¿Hasta dónde sabemos?…”. El hombre Silvio clama urgente por estas verdades para continuar dignamente por el inevitable avance de la historia y su camino. La poesía, la música y la verdad se dignifican en este poema, en esta canción, como las tres esencias que dan sustancia a la obra del cantautor cubano. Esto, sumado al ideal político-poético de José Martí (quien dos patrias asumió para sí: Cuba y la Noche) y la insoslayable influencia de los grandes clásicos de la literatura y la música universal, desde los clásicos griegos hasta los modernistas franceses, de Beethoven hasta los Beatles, o del Ruiseñor de Oscar Wilde hasta el Cuervo de Poe; Silvio Rodríguez construyó su universo poético artístico entre esas nubes, con esa voz que, “al escucharla, uno llega a temer que en cualquier momento se le quiebre” (a decir de Benedetti), pero que levanta vuelo siempre como tenaz mariposa ante la ternura del viento, y se convierte en canción que se dispara siempre alegre (hasta en las formas más tristes), desde su noble guitarra, cual su mejor fusil, y que en su tierno disparo suena como un libro, una palabra, una guerrilla, una verdad, una poesía…

Como esa misma fuerza e intensidad con que todos los hombres y todas las mujeres deberían de dar el amor, y con esa profunda honestidad con que las más agudas vísceras desnudan a la más oscura verdad.

La Nación, Paraguay

Silvio Rodríguez confirmó que interpretará “canciones muy conocidas” de entre fines de los 70 y finales de los 90, y que no tiene previsto estrenar ningún número de su próximo álbum, que se titulará “Segunda cita”.

Lo declaró a una emisora cubana el lunes pasado, antes de embarcarse a su primer viaje a Paraguay, atendiendo la invitación que el presidente Fernando Lugo cursó en su visita a Cuba, en junio pasado.

Está previsto que el recital denominado “Te doy una canción” se inicie puntualmente a las 17:00, con la actuación del intérprete Ricardo Flecha, en el imponente escenario montado en la Facha Litoral del Palacio de López, con acceso libre y gratuito para todo público.

El artista local ofrecerá media hora de actuación, acompañado por Óscar Fadlala en teclados, Nene Salerno en bajo, Silvio Turró en guitarra y Daniel Pavetti en percusión.

Por tratarse de su primera presencia en el país, Silvio Rodríguez preparó un repertorio especial, cuya duración no ha trascendido, pero se maneja que influirá la interacción que suceda con el público; se aguardan al menos diez mil personas, incluyendo la asistencia de Lugo y una comitiva exclusiva con una treintena de invitados, que ocuparán un palco ante el escenario. La prensa tendrá otro palco especial; para el que se acreditaron 80 periodistas locales. Ayer por la mañana, Lugo inspeccionó las instalaciones del escenario.

Si bien Meteorología anuncia para hoy un clima fresco, con vientos del Sur y precipitaciones dispersas, con temperaturas de 11 a 18 grados; el concierto se realiza sí o sí, y los organizadores sugieren mucho abrigo y paraguas.

Recomendaciones

El acceso al público estará habilitado a partir de las 15:00; será por las calles 15 de Agosto y por Ayolas. No estará permitido el acceso con equipos de mate ni tereré, tampoco termos ni mochillas. Tampoco se podrá acceder al predio con cámaras fotográficas, grabadoras ni filmadoras.

El espacio contará con baños públicos; está prevista la instalación de seis bocas de expendio de agua, atendidas por voluntarios coordinados por la Secretaría de la Juventud. El evento contará además con cobertura de bomberos voluntarios y ambulancias, ubicados sobre las calles de acceso.

Eco mundial

La prensa internacional se hizo eco de la declaración que hizo el trovador de 62 años, en la rueda de prensa celebrada el jueves en el Teatro Municipal de Asunción, sobre la revolución cubana que Fidel Castro encabezó en 1959: “Es proceso que necesita cambio, profundización, ayuda, que necesita sangre joven, que confíe en todos esos grandes patriotas que la hicieron posible”.

El artista estará acompañado en escena por su joven esposa, la flautista y clarinetista Niurka González; el percusionista Oliver Valdés; y el Trío Trovarroco, compuesto por Rachid López, en guitarra; Maykel Elizarde, en tres; y César Bacaró, en contrabajo.

La velada también estará signada por la evocación a la tragedia de Ycuá Bolaños, ocurrida hace cinco años. Rodríguez prometió dedicar su canción “Unicornio” a los “400 unicornios” que perecieron en el incendio. Es posible que junto a Flecha comparta “Días y flores” (que el artista local acostumbra dedicar a las víctimas) y “Pequeña serenata diurna”, incluida en el proyecto del paraguayo, “El Canto de los Karai”. La coordinadora de organizaciones de las víctimas prepara una masiva convocatoria a las 16:00, desde el sitio del siniestro.

ABC, Paraguay: Cantó por primera vez en Asunción

silvio-abc-paraguay

Silvio Rodríguez en compañia de Ricardo Flecha, durante el concierto.

El trovador cubano Silvio Rodríguez culminó hoy su paso por Asunción con sus más afamadas canciones que retumbaron en la fachada litoral del Palacio de Gobierno. El público vibró con temas musicales como “Óleo de mujer con sombrero”, “Ojalá”, “Mi unicornio azul”, entre otros.

El espectáculo inició alrededor de las 18:00 con un breve paso escénico de Ricardo Flecha quien levantó al público en más de una ocasión con canciones como “Coraje”, “Milagro de Amor”, “Gracias a la vida” y “Patria Querida”.

Cerca de las 18:40 apareció en escena el cantautor cubano que saludó con un efusivo “buenas noches Asunción”. El cantautor interpretó sus viejos éxitos como “Óleo de mujer con sombrero”, “Mariposas”, “Ojalá”, “Te doy una canción” y dedicó “Mi unicornio azul” a las víctimas del incendiado supermercado Ycuá Bolaños. El presidente de la República, Fernando Lugo, participó del espectáculo en compañía de ministros y el titular del Congreso, Miguel Carrizosa.

Antes de que se despida por primera vez el cubano cedió el micrófono al paraguayo Alberto Rodas quien interpretó “¿Dónde están?” en homenaje a los desaparecidos durante la dictadura de Alfredo Stroessner en nuestro país.

A pesar de la pertinaz lluvia la gente no se movió de la plaza a orillas del río Paraguay hasta cerca de las 21:00 y luego, a pedido del público, el trovador volvió a subir para interpretar dos canciones de despedida.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • La Paraguaya dijo:

    Realmente es un honor para mi poder decir que participe de un concierto de Silvio Rodríguez. Que privilegiados los cubanos por tener entre ustedes a una persona con un talento, un carisma y una sensibilidad tan sorecgedora como lo es Silvio. No puedo expresar con palabras todas las emociones que provocó en mi la presencia de Silvio en el escenario, sino que además de verlo actuar, como un regalo de la vida esta mañana (02/08) nos cruzamos con el cuando salia del hotel y con la simpleza y humildad que caracterizan a un grande de alma nos fundimos en un fuerte abrazo. Eso es algo que no se paga ni con cien ni con un millon. Gracias Silvio!!! Gracias Cuba!!!

  • raymond dijo:

    que envidia, poder ver y escuchar a silvio, cuanta nostalgia, cuantos recuerdos, silvio, atraves de cubadebate queremos decirte, que aqui en el pais de alicia, te queremos mucho, tu musica tu letra, nos ha servido de inspiracion para soportar tanta miseria moral de estos campeones de la democracia, que en el nombre de dios ,invaden pueblos,apoyan golpes de estado, roban asesinan, y les quitan sus riquezas., en complicidad, con esos gobiernos vende patrias,
    gracias, por cantarle a el amor, a la revolucion, a la esperanza,.
    tu tienes la dicha, de vivir en un pais libre, que construye y forma una nueva sociedad,mas justa, e igualitaria, no es facil pero si es posible., gracias , por estar con nuestro querido comandante fidel.,
    ojala, que un dia te den la visa, y cantemos contigo, pues sera como un dia y toda una vida,
    que asi sea saludos desde sacramento california.

  • maria dijo:

    Silvio, gracias! Asistir a tu concierto nos confirmo de que madera estamos hechos. Gracias por haberme acompañado durante tantos dias de soledad que tuve en mi autoexilio de Paraguay. Solemne UNICORNIO, respetuoso el publico paraguayo callo cada estrofa que le dedicaste a los familiares de las victimas del Ycua Bolaños, acompañabamos tu canto con llantos de solidaridad en nuestros rostros.
    Al final como si me hubieras escuchado, me autodedique ANGEL PARA UN FINAL.
    Sos un grande, gracias por compartir tu poesia

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también