Imprimir
Inicio » Especiales  »

Cuba proclamó irrevocable decisión de jamás regresar al capitalismo

| +

Monte de banderas, en la Tribuna Antimperialista. (Foto: AIN) Palabras de Ricardo Alarcón

La Habana, 24 feb (PL) Cuba proclamó hoy su irrevocable decisión de crear una sociedad enteramente justa y subrayó que jamás volverá al capitalismo.

Ello fue recalcado por Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano, al hablar en la solemne ceremonia por el aniversario 111 del inicio de la guerra contra el colonialismo español, el 24 de febrero de 1895, organizada por el prócer José Martí.

El acto, encabezado por el presidente Fidel Castro, se desarrolló en la Tribuna Antimperialista situada frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos, en esta capital, tras el izaje de 138 banderas nacionales en los mástiles colocados ante esa instalación.

Alarcón evocó la fecha señalando que, en ese día de 1895 y a pesar de obstáculos al parecer insalvables, el pueblo reanudó el combate iniciado en 1868 contra el ejército español, arrostrando la amenaza de la intervención norteamericana para apoderarse del país.

Nuestros abuelos no pelearon solamente por librarse del yugo colonial ni sólo por la independencia y la soberanía, se atrevieron a soñar y a pelear por la justicia y la igualdad, agregó.

El dirigente parlamentario manifestó que, por conseguirlo, fue necesario pagar un precio muy alto, ríos de sangre fluyeron a lo largo del camino, fueron muchas las derrotas y frustraciones, pero el pueblo perserveró en su marcha.

Alarcón puntualizó que Estados Unidos, desde su origen, se propuso aniquilar la nación cubana, apoyó materialmente al ejército español, impidió la solidaridad internacional y esperó que Cuba se desangrara para intervenir en la guerra y apropiarse de la isla.

Al referirse al verdadero ideal de los combatientes anticolonialistas, recordó como en medio de la lucha organizaron la vida civil y un sistema de gobierno, así como legislaciones más avanzadas que las conocidas en el decadente imperio español.

Los cubanos no renunciaron jamás a la búsqueda de la libertad, la justicia, la independencia absoluta y siguieron combatiendo en medio de la tiranía, la corrupción y el dominio extranjero, planteó.

Hizo mención especial de la creación, hace 50 años, por el movimiento estudiantil universitario, del Directorio Revolucionario, surgido para impulsar la unidad de la nueva generación y continuar la lucha hasta el final.

Finalmente llegó la aurora de enero, subrayó, en referencia al triunfo guerrillero de la Sierra Maestra, y nos esforzamos todos, sin descanso, en realizar los sueños y lograr la patria defendida durante tanto tiempo por varias generaciones.

Hace 30 años, al promulgar nuestra Constitución Socialista, la revolución entró en una nueva fase, en la cual la dirección del Estado sería elegida directamente por los ciudadanos, expresó.

Añadió que el pueblo, por primera vez, fue actor libre y participante real de la conducción de una sociedad sin analfabetos, discriminados o ancianos sin amparo.

Recordó Alarcón las continuas agresiones estadounidenses, los ataques mercenarios, la guerra injusta impuesta y también las victorias frente a la invasión de Playa Girón, en 1961, y ante los intentos de aislar a Cuba en el terreno diplomático.

Esa proeza se debió, ante todo, a la invencible capacidad de resistencia de los cubanos y a la sabia, firme y consecuente dirección de Fidel Castro, así como a la solidaridad de otros pueblos, dijo.

Se refirió a la presión en cárceles norteamericanas de cinco cubanos antiterroristas y los denominó la mejor prueba de que Cuba jamás se rendirá y nunca será derrotada.

Finalmente, Alarcón aseguró que los mártires jamás serán olvidados y tampoco sus sacrificios e ideales.

Dirigentes del Partido Comunista de Cuba, el gobierno, la Unión de Jóvenes Comunistas y jefes de las fuerzas armadas, estuvieron presentes en el acto.

lac/jrr

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también