Imprimir
Inicio » Especiales  »

Camilo Torres: ¿Capítulo cerrado?

| +

Camilo Torres.BOGOTÁ, 15 de febrero.-Cuarenta años después de su muerte, sólo es un referente para el Eln. En los seminarios poco se estudia la historia de este hombre, y en algunos ni siquiera se le menciona.

En los seminarios, la enseñanza sobre Camilo Torres, el sacerdote que dejó las sotanas para tomar las armas, es apenas fugaz. A veces casi nula. Tanto, que algunos teólogos afirman que el llamado ‘cura guerrillero' aún molesta a la jerarquía de la Iglesia, en la que hay dos visiones: una que cree que tomó el camino equivocado, y otra que piensa que fue víctima de la época.

"No es el emblema del camino que tenemos que seguir", dice
Monseñor Luis Augusto Castro, cabeza de la Iglesia Católica, que insiste en que la solución del conflicto no debe pasar por las armas.

El cardenal Pedro Rubiano afirma que todo lo que pasó con Camilo Torres fue producto de los aires revolucionarios que vivió Latinoamérica en la década del 60, especialmente por el surgimiento de la Teología de la Liberación (movimiento latinoamericano según el cual la teología debe entenderse y hacerse desde el compromiso con los oprimidos). "Era idealista. Le faltó discernimiento", agrega.

Algunos obispos creen que Camilo Torres no puede ser visto como un guerrillero. "Era un pensador que manifestó su inconformidad y levantó su voz", dice monseñor Héctor Gutiérrez.

Monseñor Jaime Prieto, obispo de Barrancabermeja y cercano al actual proceso del Gobierno con el Eln, sostiene que hoy, cuando se conmemoran 40 años de su muerte (Camilo perdió la vida en medio de su primer combate, en Santander) hay que "pensar en la reconciliación". Cree que ahora la teología de la liberación es "más reposada y cercana a la ortodoxia de Roma".

‘No se le nombra'

Rectores y profesores de seminarios coinciden en que la enseñanza de la vida de Camilo Torres no es "profunda" o no existe. De este último caso es ejemplo el Seminario Mayor Cristo Sacerdote, de Yarumal (Antioquia). "En ningún momento se le nombra, porque no nos interesa hacer memoria de sacerdotes que han desistido de su ministerio para tomar las armas", manifiesta el padre Óscar Manuel Alzate, su rector.

En el Seminario Mayor de Bogotá, donde se preparó, muy pocos seminaristas lo conocen, según el padre Augusto Campos, su rector, quien insiste en que su decisión personal no puede comprometer a toda la Iglesia. "Se enseña como una figura que estuvo comprometida con la transformación de la sociedad, pero no se le ensalza".

El teólogo Fernando Torres se atreve a decir que la memoria de Camilo Torres molesta a la Iglesia Católica "no sólo porque tomó las armas, sino porque rompió la tradición de la Iglesia cercana a las élites".

Dentro del Eln, grupo guerrillero en el cual militó, el sacerdote sigue siendo un referente. Lo reivindica con frecuencia en sus comunicados.

Y hoy, 40 años después de la muerte del hombre que marcó sus historias, Iglesia y Eln están reunidos en Cuba buscando salidas dialogadas al conflicto armado que segó la vida del primer ‘cura guerrillero' en la historia reciente de Colombia.

ANDRÉS GARIBELLO Y JAVIER SILVA
REDACCIÓN DE EL TIEMPO

Una vida marcada por la universidad

Camilo Torres se ordenó sacerdote en 1954. Luego estudió Sociología en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Al regresar, en 1959, fue nombrado capellán de la Universidad Nacional, donde fue un líder para los estudiantes.

También fue catedrático de la Universidad Nacional. En 1965 lideró una marcha hasta el Cementerio Central de Bogotá en homenaje a los estudiantes muertos en protestas. Fundó el Movimiento Universitario de Promoción Comunal (Muniproc).

En octubre de 1965, después de liderar el movimiento Frente Unido, se integró al Eln. Murió cuatro meses después, el 15 de febrero de 1966, cuando enfrentaba su primer combate. El general Álvaro Valencia Tovar dirigió la operación en la que fue abatido.

Muchos campesinos fueron en romería al lugar donde cayó abatido el 15 de febrero de 1966, en la vereda Patio Cemento, de San Vicente de Chucurí (Santander). Recibió varios impactos de bala cuando quiso recuperar un fusil.

Así lo conocieron

Francois Houtart
Profesor de Camilo Torres
"Quería unir a los colombianos radicados en Europa para analizar la situación del país a través de las teorías que se aprendían en Lovaina, para transformar la sociedad".

Carlos Novoa
Doctor en Teología de la Liberación.
"Si Camilo hubiera nacido 10 años después, tal vez no se habría ido para la guerrilla, pues habría encontrado una Iglesia más abierta y tolerante. Por las condiciones del país, pienso que su mensaje está vigente".

Su pensamiento

Camilo Torres abrió el proceso de apertura para que los cristianos hicieran parte de las guerrillas de izquierda en América Latina.

Él entendía el cristianismo como la creación de una sociedad justa, igualitaria y sin exclusiones.

Trató de conciliar el cristianismo con el marxismo para distribuir la riqueza equitativamente. Lo siguieron sectores populares e intelectuales.

"Los marxistas luchan por la nueva sociedad, y nosotros debemos permanecer luchando a su lado. Tomemos lo que nos une y dejemos lo que nos separa", decía.

Se iba a ir al monte con una amiga francesa

La cita de Camilo Torres con los guerrilleros del Eln que lo debían llevar a las montañas de Santander se acordó para el 18 de octubre de 1965 a las 3 de la mañana, en el Parque Nacional.
Pero el cura no llegó solo. Una francesa que lo había conocido en
Europa quiso irse con él para el monte. La rechazaron con una excusa bien particular: que los jefes del grupo no querían mujeres en los frentes de guerra.

Se llamaba Marie Guitemie Olivieri y años después se convertiría en uno de los muchos biógrafos de Camilo.

Ella vio cómo se cerraba el capítulo de la vida pública del hombre que fue considerado como el ‘Che Guevara' de los católicos. Faltaban apenas tres meses y medio para que él fuera abatido en su primer combate con el Ejército.

Eduardo Umaña Luna, uno de sus mejores amigos y compañero de cátedra en la U. Nacional, recuerda que se veía inquieto por los días en los que se fue para la guerrilla. "Hablé con Camilo días antes. Lo noté extraño, preocupado. Tiempo después me enteré de que se había armado, una decisión que me costó entender porque Camilo era una persona pacífica. No era capaz de matar un pájaro con una cauchera", asegura.

Se conocieron en 1960. "Fue por un llamado que nos hizo Orlando Fals Borda para que fundáramos la facultad de Sociología en la Universidad Nacional", cuenta Umaña. Camilo acababa de llegar de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, donde se formó como sociólogo.

Décadas después, Umaña Luna tiene su propia teoría del porqué de la decisión: "Él me había dicho que estaba amenazado, y pienso que ese riesgo le permitió tomar con mayor facilidad la opción de irse al Eln. No perdía nada: en la ciudad iba a morir, mientras que en el monte tenía la posibilidad de mantenerse vivo", cuenta Umaña.

Noel Acevedo, un habitante de San Vicente de Chucurí que tiene una finca en la vereda Patio Cemento, donde murió el ‘cura guerrillero', cuenta que incluso en filas ‘elenas' en ocasiones vestía de civil. Lo recuerda como una persona amable que permanecía todo el tiempo hablando de injusticias, de la corrupción que carcomía el Estado y sobre la necesidad de una en transformación en la sociedad.

"El día de su muerte se formó un plomero muy grande. Después trajeron los cadáveres a la casa. Supieron que uno de ellos era el de Camilo porque le encontraron una pipa en el uniforme que portaba", dice Acevedo.

Sin embargo, los restos de Camilo nunca aparecieron. Su madre, Isabel Restrepo, se los reclamó con mucha insistencia al Estado, pero nunca se los devolvieron. Resignada, sólo se atrevió a decir : "El nació cuando lo mataron".

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.