Imprimir
Inicio » Especiales  »

Discursos de los oradores en el acto por el primero de mayo en Cuba

| +

Discursos de los oradores en el acto por el primero de mayo en Cuba

Declaración de las organizaciones de masas y estudiantiles de Cuba, leída por Pedro Ross Leal, Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba

Trabajadoras, trabajadores, compatriotas:

El pueblo de Cuba, que acaba de protagonizar en las recientes elecciones del Poder Popular una nueva demostración de democracia, unidad y apoyo decidido a la Revolución socialista, viene hoy a denunciar que uno de sus derechos humanos más entrañables, el derecho a la justicia, está siendo brutalmente lacerado por el gobierno de Estados Unidos.

La presencia durante mes y medio en suelo estadounidense de Luis Posada Carriles, un terrorista cubierto de sangre de pies a cabeza, ante el silencio cómplice del gobierno de Bush, constituye un escarnio sin precedentes no solo a nuestra nación, sino a la conciencia moral del propio pueblo norteamericano.

El mundo entero podrá responderse ahora, ante estos hechos incontrastables, si el gobierno de Washington tiene o no un doble rasero respecto al terrorismo, si es consecuente con sus propias declaraciones.

Los medios de prensa tienen ahora la posibilidad de investigar a fondo lo que ocurre e informar a la opinión pública. Ellos no podrán soslayar que Posada Carriles es un criminal formado por la CIA, que ha servido directamente bajo las instrucciones de la Casa Blanca, y que siempre ha sido protegido y financiado por el gobierno de Estados Unidos, la mafia anticubana y la ultraderecha yanqui.

Exigimos la verdad sobre cómo llegó Posada Carriles al territorio de Estados Unidos, cómo pudieron ser burladas las reforzadas medidas de seguridad en las fronteras y costas de ese país, y quiénes organizaron y apoyaron esa operación.

Exigimos a los gobiernos de la Unión Europea, tan celosos en el tema de los derechos humanos, cuando se pretende condenar a países pobres, y tan omisos cuando se trata de Estados Unidos y sus principales aliados, que expresen claramente cuál es su posición ante este caso definitorio.

Reclamamos que las autoridades federales y las del Estado de la Florida revelen el paradero del criminal y lo capturen de modo inmediato, garanticen su seguridad física, y reconozcan el mejor derecho de Venezuela a reclamar la extradición para juzgarlo ejemplarmente.

Demandamos que la acción de la justicia abarque también al connotado cabecilla terrorista Orlando Bosch, quien hoy se pasea libremente por las calles de Miami, gracias a la impúdica decisión de Bush, padre.

Nos hallamos ante acontecimientos extremadamente graves, de cuya solución no solo depende la suerte de estos criminales depravados, sino también la determinación de cuáles son los límites del poder que se puede arrogar la potencia hegemónica y hasta dónde será secundada por sus aliados.

Reclamamos justicia en nombre de los 3 478 cubanos fallecidos y los 2 099 incapacitados como consecuencia de agresiones y actos de terrorismo.

Exigimos, con legítimo derecho, la liberación de nuestros Cinco Héroes, que cumplen injustas, inhumanas y largas condenas en cárceles del imperio yanqui, por haberse enfrentado al terrorismo.

Alzamos nuestra voz este glorioso Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, en esta Plaza y en todas las plazas del país, en nombre de las mujeres, los trabajadores, los campesinos, los combatientes, los vecinos, los estudiantes y pioneros cubanos, en nombre del pueblo de Cuba, para exigir que esta vez no escapen los asesinos, que el gobierno de Bush responda al clamor de justicia de la opinión pública.  Reafirmamos, de igual forma, nuestra decisión de defender a cualquier precio, con las uñas y los dientes se fuera preciso, la soberanía de la Patria, la Revolución y el socialismo.

¡Hasta la Victoria Siempre!

Patria ó Muerte

Venceremos

Ir arriba

Discurso de Atilio Borón, miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial de Porto Alegre y Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

Querido Comandante Fidel Castro:

Compañeras y compañeros:

A nombre de los intelectuales de la red En Defensa de la Humanidad venimos a ratificar nuestra total e inquebrantable solidaridad con el pueblo y el gobierno cubanos.

Hay sectores del gobierno de los Estados Unidos que, desesperados ante la sucesión de derrotas que está sufriendo el imperialismo, alucinan pensando que una exitosa aventura militar en Cuba insuflaría nuevos bríos al imperio.

Pero esas gentes parecen ignorar que la decadencia del imperialismo es insoslayable e irreversible. Insoslayable porque es evidente que su criminal destrucción de Irak y Afganistán no le otorgó la presea de la victoria, y ambos países siguen siendo territorios donde se libran sangrientos combates.

Es también evidente que su prepotencia y sus amenazas descargadas sobre nuestra América no fueron suficientes para instaurar el fatídico ALCA. El ALCA no es otra cosa que la concreción actual de aquella amenaza, precozmente detectada por Bolívar cuando dijera que “los Estados Unidos parecen predestinados por la providencia a plagar de miserias a las Américas en nombre de la libertad.”

Tampoco puede Washington imponer su candidato en un organismo tan desacreditado como la OEA, siendo esta la primera vez en la historia de tan innoble institución que ocurre tal cosa.

La voracidad de los monopolios que hoy dominan a su antojo a los Estados Unidos, con la complicidad de gran parte de su dirigencia política, ha llevado a instituir el pillaje, el soborno y el fraude como las prácticas cotidianas de las grandes empresas, como lo demuestran entre tantos otros los escándalos derivados de la quiebra fraudulenta de Enron y los negociados de la Halliburton en Irak.

Una decadencia inocultable pero también irreversible. La descomposición del imperio norteamericano será mucho más rápida que la de Roma, que se extendió durante siglos. No hay imperio que perdure para siempre, y este será el que menos dure de todos.

En nuestra América, los Estados Unidos tropiezan con múltiples formas de resistencia. Cuba ha sobrevivido a todos sus ataques, y habiendo pasado las pruebas de fuego del bloqueo y el período especial re-emerge fortalecida, moral, económica y políticamente, en el escenario internacional. La camarilla fascista de la Casa Blanca  comprueba consternada el fracaso de la única política que tuvieron para América Latina desde el 1º de Enero de 1959: aislar a Cuba y destruir su revolución. Por doquier crece el reconocimiento a  la dignidad y la coherencia con que Cuba defendió sus irrenunciables principios socialistas. Y Venezuela,  avanza resueltamente en la lucha contra las ancestrales plagas del analfabetismo, la enfermedad, la pobreza y la exclusión social, liderando el ALBA, la Alternativa Bolivariana para las Américas, y desarrollando junto a Cuba un nuevo modelo de relaciones de intercambio.

Grandes movilizaciones sociales han ido tumbando a gobiernos reaccionarios, impuestos con el desembozado apoyo de los Estados Unidos; y donde no cayeron, su popularidad se desploma hasta niveles sin precedentes. Acosado, el imperialismo se involucra cada vez más en Colombia, pero su propia degradación moral lo hace rápidamente cómplice de paramilitares y narcotraficantes. En Centroamérica crecen el descontento y el rechazo popular contra las versiones bilaterales del ALCA. En México, el “cambio de régimen” que se suponía vendría de la mano de un gerente de una transnacional terminó siendo uno de los fiascos más espectaculares de las últimas décadas. Hoy el imperialismo y sus aliados locales hacen lo imposible por evitar el triunfo de un candidato inaceptable  para los Estados Unidos.

Cuba no está sola: lo acaban  de confirmar  más de cinco mil intelectuales y artistas que  suscribieron  un mensaje condenando la maniobra anticubana de Ginebra y denunciando la impunidad por las violaciones  a los derechos humanos en Abu Ghraib y Guantánamo. Esa tan desacreditada como infructuosa campaña contra Cuba fue apoyada, para su eterno deshonor, por los gobiernos de los países de la Unión Europea, autoproclamados garantes de los derechos humanos, la libertad y la democracia que cedieron indignamente al chantaje de Washington.  Otro ejemplo excepcional de respaldo hacia Cuba ha sido el Tribunal Internacional Benito Juárez, gestado en México con la participación de prestigiosos intelectuales de todo el mundo, que acaba de condenar de modo contundente al gobierno de los Estados Unidos por sus crímenes contra el pueblo cubano.

Hoy vivimos bajo los fragores de una permanente “batalla de ideas” librada en todos los rincones del planeta y donde la red En Defensa de la Humanidad  se articula con otros multitudinarios movimientos sociales y fuerzas políticas que se rebelan contra la dominación imperialista.

Este 1º de Mayo es ocasión propicia para desmontar las mentiras y la hipocresía de Washington. Su  cinismo alcanza ribetes de escándalo cuando se comprueba la protección oficial brindada a un terrorista probado y confeso como Luis Posada Carriles. Y la Casa Blanca, mientras mancilla la tradición humanista norteamericana al proteger a tan deleznable personaje, somete a un ilegal, ilegítimo e injusto encarcelamiento a cinco héroes cubanos, precisamente por luchar contra el terrorismo.

Nos hallamos en una encrucijada histórica: un imperio que en su descomposición redobla su agresividad; y un sistema, el capitalista, que hace del lucro su única finalidad poniendo en riesgo, como lo advirtiera Fidel, la supervivencia misma de la especie. En ese cuadro sombrío, América Latina enciende una luz de esperanza, abriendo con sus luchas aquellas grandes alamedas que, como dijera Salvador Allende, flanquearían el imparable tránsito de millones de hombres y mujeres hacia la justicia y  la libertad.

Muchas gracias.

Ir arriba

Mensaje a  los intelectuales y artistas estadounidenses, leído por el cantautor Silvio Rodríguez.

En los últimos días, hemos estado denunciando un hecho en extremo grave y bochornoso, hasta ahora silenciado por los grandes medios de difusión, que, de conocerse en los Estados Unidos, ofendería la conciencia de todos los hombres y mujeres honestos de  la patria de Lincoln.  El gobierno de ese país, autoproclamado líder mundial de la llamada guerra contra el terrorismo, está encubriendo en su propio territorio a uno de los más connotados terroristas de la historia contemporánea.

Existen pruebas irrefutables de que Luis Posada Carriles y otros terroristas de origen cubano, todos con un amplio expediente criminal, están siendo amparados por altos funcionarios del gobierno de los Estados Unidos y el núcleo fascista de Miami

Cuba estuvo entre los primeros países en denunciar los monstruosos hechos del 11 de septiembre de 2001 y en ofrecer con propuestas concretas su solidaridad hacia el pueblo norteamericano. Convencidos de que ninguna causa puede justificar la muerte de personas inocentes, los revolucionarios cubanos nos sentimos hondamente conmovidos ante la imagen aterradora, inolvidable, del ataque contra las torres gemelas. Al propio tiempo, con la amarga autoridad moral que nos confiere haber sido víctimas de actos semejantes durante más de cuarenta años, exigimos que se castigue a los responsables de crímenes tan atroces como el sabotaje terrorista contra un avión cubano, que provocó la muerte de 73 civiles, entre ellos, todos los integrantes del equipo juvenil de esgrima de nuestro país.

El dolor que ha desgarrado durante años a tantas familias cubanas ¿no merece acaso la atención del mundo? ¿Es diferente ese dolor del que han sufrido y sufren las familias que perdieron a sus seres queridos aquel nefasto 11 de septiembre? ¿Es legítimo el terrorismo cuando se ejerce contra Cuba? ¿Se justifican en este caso los crímenes contra la población civil? ¿Se pretende que la conciencia del pueblo estadounidense conviva con esta concepción, carente del más mínimo sentido ético, y silenciar estos hechos indefinidamente?

Solicitamos hoy a los intelectuales  y artistas de los Estados Unidos, hombres y mujeres amantes de la verdad, la paz y la vida, que no permitan que las pruebas presentadas por Cuba sean ignoradas y denuncien a través de todos los medios a su alcance la existencia en el seno de la sociedad norteamericana de esta peligrosa coalición terrorista. El pueblo cubano no quiere venganza: aspira a que se haga justicia.

Casa de las Américas

Unión de Escritores y Artistas de Cuba

Unión de Periodistas de Cuba

Asociación Hermanos Saíz

Academia de Ciencias de Cuba

Ir arriba

Palabras de Giustino di Celmo.

Primero que todo, quiero saludar con mucho cariño a este maravilloso pueblo de Cuba (Aplausos); quiero saludar con cariño y respeto máximo a Fidel Castro y a todo el gobierno de Cuba, un equipo maravilloso (Aplausos).

Y, además, puedo decirles que yo me siento como cubano (Aplausos), quiero participar en toda la lucha que hace este país:  la batalla de ideas, la justicia, sobre todo, la justicia, que el mundo está hambriento de esta palabra.

Quiero hacerles conocer también que yo me quedo aquí hasta el último instante de mi vida (Aplausos), porque aunque nadie pueda creerlo, yo veo a Fabio todos los días por las calles de La Habana (Aplausos), en la cancha donde él jugaba fútbol.  Yo paso todos los días por la casa donde él vivía, y siento cuidarlo, porque un buen padre nunca abandona a sus hijos (Aplausos).

El Primero de Mayo es una fiesta maravillosa, y ustedes son un pueblo feliz, que puede disfrutarla por todos los avances que ha hecho la Revolución socialista de Cuba.  Otros países no tienen esta suerte.

Vuelvo a decirles que yo me siento cubano, sin olvidar mi patria y mi tierra.

En estos días conocí en Cuba y descubrí otro fantástico proceder de los derechos humanos, y se lo quiero decir en dos palabras.  Conocí a la compañera Teté Puebla, la cual me pidió, en el Palacio de las Convenciones, si yo podía adoptarla como una hija, y yo le di un beso sobre la frente, como se usa en mi país.

Esta linda fiesta está oscurecida por los asesinos que andan sueltos por las vías de una de las más grandes ciudades de Estados Unidos.  Estos asesinos causaron 3 478 víctimas en este pequeño país, igual a las víctimas de las dos Torres Gemelas de Nueva York.  Y yo me pregunto, ¿por qué, ¿por qué tanta sangre si con la batalla de ideas en la política se puede hacer una confrontación?  Por eso yo me quedo aquí, haciendo entender siempre, por todos los medios, que la única alternativa de la humanidad es cambiar el sistema capitalista (Aplausos).  Es duro, muy duro, pero es la verdad.  Y Fidel, el socialismo, Hugo Chávez, todo el mundo progresista lo comprende (Aplausos).

Ir arriba

Palabras de Robert Marsh, familiar de víctima en las Torres Gemelas.

Hermanos y hermanas:

Constituye para mí un enorme privilegio  y honor haber sido invitado a participar junto a ustedes hoy en la celebración del 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

Hoy, en todo el mundo, los trabajadores se encuentran en las calles como expresión extraordinaria de solidaridad internacional y  amistad.

Sin embargo, muy pocos trabajadores en Estados Unidos saben que este día festivo del 1º de Mayo, tuvo sus orígenes, precisamente, dentro Estados Unidos.  Se trataba de conmemorar el día en que los principales líderes del movimiento por la jornada de ocho horas en mi país, fueron detenidos y falsamente acusados de actividades terroristas, todos fueron enjuiciados y ejecutados y todos eran socialistas.

Se les acusó de terrorismo, pero en realidad fueron ejecutados para aterrorizar al movimiento obrero de Estados Unidos.

Cuánta ironía que a través de la historia los que realmente perpetúan y toleran el terrorismo, quienes los financian y organizan logres a veces ocultar sus acciones deleznables bajo la consigna de “combatir el terrorismo”.

Yo he pensado mucho sobre este tema.  Desde luego que en Unidos todos piensan mucho sobre esto, porque el tema del terrorismo se discute constantemente en el gobierno de Bush.  Todos los días, en la televisión de Estados Unidos, Bush y los funcionarios de su administración hablan por la radio y la televisión de lo que ellos llaman la Guerra contra el Terrorismo; pero para mí este tema también es de índole personal y en esos términos pienso en él.

El 11 de septiembre de 2001, mi amiga, mi compañera, mi novia, Margaret Mattic, una persona tierna y hermosa acudió a su labor en el World Trade Center.  Ella trabajaba en una oficina en el piso 83, cuando los aviones se impactaron contra el World Trade Center, y al igual que otras casi 3 000 personas que se encontraban allí ese día, Margaret tampoco sobrevivió al ataque.

Ninguno los que perdimos seres queridos el 11 de septiembre, podremos olvidar jamás, ¡nunca podremos olvidar las pérdidas humanas!, como tampoco podremos olvidar que el pueblo cubano y el gobierno cubano rápidamente condenaron el ataque del 11 de septiembre.

Es preciso que sea muy honesto aquí hoy, porque mientras que el gobierno de Cuba condenó el ataque del 11 de septiembre, el gobierno de Bush no ha sido recíproco en absoluto.

Para ser sinceros, debo decir que aunque el presidente Bush inmediatamente anunció que la “guerra contra el terrorismo” era la máxima prioridad de su gobierno, y utilizó los acontecimientos del 11 de septiembre como un pretexto para invadir ilegalmente a Iraq y amenazar a otros países, en la práctica, su Gobierno ha permitido que los terroristas que actúan contra Cuba operen con impunidad dentro de los propios Estados Unidos.

Señor Bush, no es posible permitir que Luis Posada Carriles viva en Estados Unidos, que obtengan asilo político y pretender que él y sus acólitos son “víctimas”, cuando el mundo entero sabe que en 1976 ellos hicieron estallar el vuelo 455, de Cubana de Aviación, un acto terrorista contra un avión civil.  Está claro porque él mismo lo ha admitido, que el ataque contra el avión civil fue solamente uno de tantos ataques que han costado la vida a civiles.

Mi conciencia no me permite permanecer cruzado de brazos ante la hipocresía del Gobierno de Estados Unidos.  Así, quiero extender una mano amiga y dar un abrazo cálido a los familiares y los seres queridos de los hermosos jóvenes asesinados en ese ataque terrorista.  Ellos y sus familiares, los familiares de los otros 3 400 cubanos que han perecido a manos del terrorismo anticubano desde 1959, deben saber que nosotros, el pueblo de Estados Unidos, y en especialmente los que también hemos perdido seres queridos, no descansaremos hasta que el gobierno de Bush extradite a Posada Carriles para que sea juzgado por sus crímenes (Aplausos).

Ya el pueblo de Estados Unidos comienza a unirse para oponerse al terrorismo que se practica en contra Cuba.  En los últimos diez días, miles de ciudadanos estadounidenses dirigidos por la Coalición “Respuesta”, les han enviado cartas al presidente Bush y al Congreso, insistiendo en que Posada Carriles sea extraditado.

¡La guerra contra Cuba debe cesar, no mañana, sino hoy! (Aplausos.)  Esa guerra, para nada, representa los sentimientos, las aspiraciones ni los deseos de la mayoría de las personas de mi país.

Cuba y los Estados Unidos son vecinos.  El pueblo cubano quiere vivir y respirar libre, sin injerencia extranjera.  Como todos los pueblos, el pueblo cubano quiere vivir sin terrorismo, sin bloqueos, sin perennes amenazas.

El pueblo de Estados Unidos que en años recientes se ha estado reuniendo para manifestarse en millones bajo la dirección de la Coalición “Respuesta”, debe insistir en que el Gobierno de Estados Unidos que habla en su nombre, deje de organizar, deje financiar y deje de dar abrigo a terroristas que cometen crímenes y que lo que desean es ponerle fin al progreso y al avance de Cuba.

Una vez más, gracias, por permitirme compartir este día con ustedes (Aplausos).

¡Venceremos!

(Ovación.)

Ir arriba

Resolución del IV Encuentro Hemisférico de Lucha contra el ALCA, leída por Marcela Escribano, chileno-canadiense, coordinadora continental del Encuentro Hemisférico de Lucha contra el ALCA y dirigente de la Alianza Social Continental.

¡Qué la justicia caiga sobre el terrorista Luis Posada Carriles!

Los más de mil delegados de todo el continente al IV Encuentro Hemisférico de Lucha Contra el ALCA, nos sumamos a la protesta internacional contra la posible concesión de asilo por parte del gobierno de Estados Unidos a Luis Posada Carriles, quien según todas las evidencias se encuentra en ese país desde hace más de un mes, sin que la administración Bush lo haya reconocido o negado, en franco irrespeto al clamor mundial que exige la aplicación de la justicia contra ese connotado terrorista.

Consideramos que con esta  omisión, el gobierno de Bush está negando flagrantemente la letra de su propio discurso antiterrorista, en nombre del cual ha desatado guerras genocidas y ha amenazado con agredir a cualquier país si se presumiera que no está actuando de acuerdo a los deseos de Estados Unidos.

Nos negamos a aceptar una política imperial selectiva y de doble rasero en la llamada lucha antiterrorista, que perdonaría y protegería a los terroristas al servicio de Estados Unidos y sus aliados (“los terroristas buenos”) al tiempo que se muestra implacable contra los que obstaculizan los designios imperiales (“los terroristas malos”) .

Bajo ese criterio las fuerzas represivas al servicio de los gobiernos y oligarquías nacionales, sometidos gustosamente al orden imperial,  tendrían en sus manos la posibilidad de criminalizar a todos aquellos que, como nosotros, luchamos contra el ALCA, la deuda externa, la privatización y transnacionalización de las riquezas de nuestros países, y contra los tratados de libre comercio leoninos y empobrecedores que actualmente impulsa el gobierno de Estados Unidos.

Por consiguiente, apoyamos con todas nuestras fuerzas la solicitud del gobierno y el pueblo de Venezuela de que el terrorista Posada Carriles sea extraditado a ese país, el cual tiene derecho prioritario debido a que el criminal se fugó de una prisión allí, en 1985, ayudado por la CIA y otros funcionarios  del gobierno norteamericano.

De igual manera somos solidarios con Cuba, en su justa indignación ante la posibilidad de que la ultra derecha estadounidense y la mafia terrorista cubanoamericana que le sirve, logren el abyecto objetivo de burlar la sed de justicia de un pueblo que durante más de 40 años ha sido víctima de todo tipo de agresiones criminales, realizada  por esas mismas fuerzas  que hoy tratan de impedir que Posada Carriles sea adecuadamente juzgado y condenado.

Por eso nos unimos a las recientes denuncias cubanas de que en el seno del imperio se puede estar fraguando alternativas tales como la extradición del asesino a El Salvador, cuyo gobierno garantizaría el escamoteo de la justicia, e, incluso, la desaparición física del ex agente de la CIA, en el mismo territorio donde hoy se encuentra, para evitar que se le juzgue y se conozca su comprometedor testimonio.

Este plenario declara, en nombre de los pueblos por nosotros representados, que: así como rechazamos la abominable deuda externa, así como denunciamos la abismal deuda social que el capitalismo neoliberal profundiza sin cesar; nos consideramos acreedores de una astronómica deuda de justicia contraída durante siglos por los explotadores y sus sicarios.

La conquista de la Justicia es también otro elemento clave de ese otro mundo posible por el cual luchamos.

IV Encuentro Hemisférico de Lucha Contra el ALCA

La Habana, Cuba, abril de 2005.

Ir arriba

Palabras de Schafik Handal, líder histórico del Frente “Farabundo Martí” para la Liberación Nacional, de El Salvador.

Compañero Fidel Castro, entrañable amigo y hermano de los revolucionarios salvadoreños (Aplausos);

Pueblo revolucionario y heroico de Cuba (Aplausos);

Hermanos latinoamericanos, caribeños y del mundo, aquí presentes (Aplausos):

Mi especial saludo para mis jóvenes compatriotas salvadoreños y salvadoreñas que estudian medicina en Cuba o laboran en sus hospitales para concluir sus especialidades (Aplausos).

Traigo para todas y todos el saludo del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de El Salvador, de cada uno de sus militantes y de cada uno de sus dirigentes.

Nuestra guerra popular revolucionaria de 12 años fue una gran sublevación contra el terrorismo de Estado, preparado y entrenado por el imperialismo yanki.  Allí en Estados Unidos formaron los batallones asesinos, en primer lugar el batallón Atlacatl, masacrador del Mozote, donde murieron cerca de 2 000 niños, mujeres y ancianos indefensos; allí prepararon y asesoraron con sus oficiales en El Salvador a los escuadrones de la muerte, que asesinaron a miles de hombres y mujeres patriotas -solo por mencionar algo.

A finales de 1979, en víspera del despliegue de la guerra revolucionaria, había en las calles de San Salvador un promedio de 29 cadáveres de asesinados por los escuadrones de la muerte cada día.  A los revolucionarios nos perseguían como animales para darnos caza; solo teníamos dos opciones:  o escapar hacia el extranjero o levantarnos en armas para combatir el terrorismo de Estado, preparado, financiando e impulsado por el imperialismo yanki.  Y nos pusimos en armas (Aplausos).

El terrorismo de Estado en El Salvador, que yo le llamaría también terrorismo de imperio -para mencionar algunos casos-, violó y asesinó a las monjas Marignol, cuando acababan de llegar al país; los sicarios del imperio -me niego a llamarles salvadoreños- las capturaron al llegar al aeropuerto desde el exterior, las violaron y las asesinaron.

Los terroristas del imperio asesinaron a monseñor Oscar Arnulfo Romero, que levantaba su voz contra esa injusticia y ordenó parar la represión en su última homilía.

Ellos asesinaron a los sacerdotes jesuitas y a cerca de 80 sacerdotes más, a lo largo de la guerra; a más de 250 maestros de escuelas, algunos de ellos asesinados mientras impartían clases a los niños; ellos hicieron explotar la casa frágil en el centro de San Salvador, que servía de local para la Federación de Sindicatos, y asesinaron allí prácticamente a toda su dirigencia.

Mencionemos algo más:

Durante la ofensiva revolucionaria de noviembre de 1989 bombardearon con aviones los barrios populares de San Salvador, y allí en el aeropuerto militar, en la base militar estaba, colaborando con los sicarios del imperio, con los entrenadores del imperio, Luis Posada Carriles, y estaba allí Otto Reich, que hace poco volvió a abrir la boca para vomitar veneno.  Esa es la verdad.

Por eso nosotros consideramos que la llamada guerra preventiva de Bush es terrorismo (Aplausos).  Empobrecer y desemplear a pueblos enteros es neoliberalismo, y el neoliberalismo, por eso, es terrorismo (Aplausos).

El desempleo y la pobreza lanzan a la emigración en El Salvador a más de 400 personas cada día, que salen indocumentados a correr el riesgo de llegar a la frontera sur de Estados Unidos y traspasarla.  ¡Cuántos mueren en ese camino!  ¡Cuántos son capturados traidoramente por la policía mexicana y asesinados a veces en territorio mexicano!

México, que es el principal suministrador de emigrantes hacia Estados Unidos, su gobierno se encarga de perseguir a los centroamericanos que atraviesan su territorio, de capturarlos, de asesinarlos, en algunos caso.  Eso es terrorismo por cuenta del imperio, así se llama.

Más de dos millones y medio de salvadoreños, un tercio de la población de nuestro país, está allá en Estados Unidos, se van rompiendo las familias, destrozando la paternidad o la maternidad de los hijos, muchos de los cuales después toman los caminos de las pandillas, así llamadas, maras.  Ellos engendraron las maras.  Eso es terrorismo contra los pueblos.

Posada Carriles estuvo refugiado allá en El Salvador, mejor dicho, no refugiado, basificado en El Salvador, allí construyó una red terrorista para enviar a Cuba.  Cruz León, que está preso en las cárceles cubanas; René Rodríguez, que también está preso en las cárceles cubanas, fueron enviados a La Habana a poner bombas en los hoteles.  Un turista italiano perdió la vida en esos atentados.  Los envió Posada Carriles, amparado por dirigentes del partido de derecha que gobierna en El Salvador y por funcionarios del gobierno salvadoreño de aquel tiempo.  Por eso míster Bush no halla qué hacer con esa “papa caliente” que le ha caído entre las manos, que se llama Luis Posada Carriles.

Le dieron fraudulentamente la libertad en Panamá; una presidenta que estaba abandonando el gobierno y que no tuvo valor de hacerlo con suficiente anticipación, lo hizo en el último momento para que ya nada pudiera hacerse.

Anduvo errante por Centroamérica, hay indicios de que volvió a entrar a El Salvador, porque allí tiene organización, y, finalmente, apareció en Miami, demandando su derecho, dice, su derecho de haber trabajado durante muchos años bajo las órdenes de la CIA, y él -hay que reconocerlo- con toda razón se siente en el derecho de reclamarle a ese gobierno que le dé asilo.

Ahora es, desde luego, el peor momento para pedirle eso al gobierno de Estados Unidos.  Cuando Bush está proclamando su sagrada y santa guerra contra el terrorismo, su guerra preventiva, se le aparece uno de sus bichos; a “ese santo” del antiterrorismo se le aparece uno de los bichos, de los hijos más asesinos, más curtidos, el cual ya, probadamente, dejó un reguero de víctimas, como en la voladura del avión en Barbados, y el hombre llega pidiendo al amo que lo deje estar ahí.

No halla qué hacer; W. no halla qué hacer, y se les ha ocurrido, parece que lo han discutido, enviarlo de nuevo a El Salvador.  Por supuesto que en el gobierno salvadoreño y en la dirección del partido ARENA hay quienes, incluso, lo recibirían con regocijo; pero el pueblo salvadoreño y el FMLN no lo queremos allí (Aplausos y exclamaciones), estamos demandando al gobierno que no le permita volver a poner el pie en el territorio salvadoreño.

Se puede preguntar, ¿y este pobre hombre qué va a hacer hoy, adónde va a ir?  Sí, tiene un destino donde ir, ese destino se llama las cárceles de Venezuela, de donde se escapó después del crimen de Barbados y donde lo está reclamando la justicia (Aplausos).

Ahí tiene esa papa o esa brasa caliente W. Bush, y todos estamos mirando hacia dónde la va a tirar; mientras tanto, las complicaciones para el imperio se están multiplicando.

No es solo que no pudo imponer a Francisco Flores como secretario de la OEA, a este genuflexo y servil, con el que esperaba tener allí una máscara que “legitimara” cualquier tipo de agresiones de las que está hablando hace rato contra Venezuela, contra Cuba, no le salió.  El FMLN dio la voz de alarma a toda América Latina, pusimos al descubierto su corrupción con documentos originales, hicimos un dossier -como le llaman- y lo llevamos a los gobiernos de América Latina, lo presentamos primero en la plaza pública en San Salvador; entonces resultaba embarazoso para muchos gobiernos que después de que renunciara el expresidente Rodríguez, de Costa Rica, acusado de corrupción, eligieran a otro corrupto, y el imperio no pudo implantar en la OEA a ese títere.  Pero, además de eso, está sufriendo otros reveses, porque hay un proceso, se está levantando un verdadero tsunami de pueblos.  La ola de pueblos está creciendo y esto solo comienza (Aplausos).

Si el siglo XX en América Latina se puede caracterizar -por supuesto, a excepción de Cuba, a excepción de la Revolución Sandinista- como el siglo de los cuartelazos, ahora podríamos decir que se ha iniciado el siglo de los “manifestacionazos”.  Los pueblos están asumiendo de verdad lo que durante mucho tiempo fue retórica, están asumiendo el principio fundamental en que teóricamente se asienta la república, a diferencia de la monarquía, el principio fundamental de que la soberanía reside en el pueblo, que es el pueblo el que da mandato al elegir gobernantes; pero es el pueblo también el que puede suspender ese mandato.

La Constitución Bolivariana de Venezuela instaló las normas, el derecho de revocatoria, y ya se puso en práctica y el pueblo venezolano ratificó arrasadoramente a Hugo Chávez Frías (Aplausos), el pueblo sabe lo que hace; pero como los pueblos saben lo que hacen, en ninguna otra parte lo quieren permitir.  En la América Latina dependiente no quieren permitir que se revoque; pero los pueblos aprenden, y entonces hoy salen a la calle a revocar a los que no cumplen.  Ya perdí la cuenta de cuántos presidentes han salido huyendo por la puerta de la cocina de las casas presidenciales.  Y ahí en Nicaragua el Presidente está en alas de cucaracha, por eso están muy preocupados los presidentes, y vuelven su cara hacia el imperio pidiendo protección.

Elías Antonio Saca, presidente de El Salvador, hizo una declaración, hace pocos días, interesante, frente a los acontecimientos en Nicaragua; dijo:  “En realidad, todos los presidentes aquí en Centroamérica estamos corriendo ese riesgo de que nos boten, tenemos que hacer algo”, y ha invitado a los demás presidentes para reunirse y ver cómo se salvan del tsunami.  Esta es la nueva historia.

Aquel viejo principio, aquella vieja sabiduría de que la historia la hacen los pueblos, ante nuestros ojos está teniendo una realidad incontrastable, y hoy lo podemos ver también en televisión, eso es lo que está ocurriendo y eso apenas comienza.

Los pueblos tienen derecho a liberarse del neoliberalismo, del capitalismo, que son terrorismos, y saben los pueblos que el socialismo es humanismo (Aplausos).

Quiero agradecer el honor que se me ha conferido de dirigir las palabras de un revolucionario salvadoreño, a nombre de mis compañeros y compañeras, al pueblo ejemplar de Cuba, reunido hoy Primero de Mayo.

¡Vivan los trabajadores! (Exclamaciones de: “¡Viva!”)

¡Viva el Primero de Mayo! Exclamaciones de: “¡Viva!”)

¡Hasta la victoria siempre!

(Ovación.)

Ir arriba

Palabras del Comandante Daniel Ortega Saavedra, Ex Presidente de Nicaragua y Secretario General del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Querido Fidel;

Hermano pueblo de Cuba;

Hasta los calabozos yankis, donde se encuentran los cinco héroes, nuestro abrazo revolucionario (Aplausos);

Estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina (Exclamaciones);

Trabajadores cubanos;

Trabajadores del mundo (Aplausos):

Hace apenas dos semanas, el gobierno yanki imponía en Ginebra una nueva resolución en contra de Cuba; como siempre, gobernantes indignos se prestaban servilmente a la maniobra.

Es el mismo imperio yanki intentando, una vez más, doblegar a Cuba; el mismo que ha lanzado invasiones y ha organizado actos de terrorismo, como el ejecutado por Luis Posada Carriles, asesinando a 73 ciudadanos, la mayoría jóvenes, cuando hicieron explotar el avión de Cubana de Aviación en Barbados; es el mismo imperialismo que ha intentado asesinar al Presidente de Cuba, que ha organizado la ejecución de centenares de actos de terrorismo y que mantiene un bloqueo que lleva más de 40 años en contra de los derechos humanos de todo un pueblo; es el mismo imperialismo repitiendo, una vez más, en Ginebra el mismo sainete, para vergüenza del pueblo que dice representar.

¿Quiénes son los que pagan y encubren para que escape de la justicia el terrorista y asesino Luis Posada Carriles?  Los yankis, los imperialistas.

¿Quiénes son los que mantienen en territorio ocupado a Cuba, en la base militar de Guantánamo, a 600 prisioneros que son sometidos a torturas y a quienes se les niegan los más elementales derechos?  ¿Quiénes son?  Los yankis, los imperialistas.

¿Quiénes son los que invadieron Afganistán, los que invadieron Iraq?  ¿Quiénes son los que aparecen por la televisión jactándose de torturar, de bombardear, de masacrar, de hacer un verdadero genocidio en contra del pueblo de Iraq?  Los yankis, los imperialistas.

Quiénes son los que organizaron, financiaron, instalaron bases militares en Costa Rica y en El Salvador para hacer la guerra al pueblo de Nicaragua, que costaría más de 50 000 víctimas y más de 17 000 millones de dólares en pérdidas y daños materiales, bases militares yankis que todavía están ahí en territorio hondureño; quiénes son los que organizaron el Irán-Contra y utilizaron a narcotraficantes y agentes terroristas como Luis Posada Carriles en la guerra sucia contra Nicaragua; quiénes minaron los puertos de Nicaragua, quiénes destruyeron los puentes, las escuelas, los centros de salud; quiénes sino los mismos de siempre.  Los yankis, los imperialistas, los enemigos de la humanidad (Aplausos y exclamaciones); los yankis y el imperio que, en un fallo histórico de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, fue condenado entonces por estos actos terroristas en contra del pueblo de Nicaragua.

¿Quién hegemoniza la guerra y siembra la muerte en nuestro planeta?  ¿Quién impone el hambre, el desempleo, la destrucción de la especie humana y del medio ambiente con sus políticas depredadoras, que tienen a más del 85% de la población mundial hundiéndose día a día más en la pobreza, la extrema pobreza, el desempleo, el hambre y la indigencia?

El modelo económico neoliberal, último diseño sofisticado del capitalismo, está agotado; el modelo político democrático-liberal del capitalismo está fracasado; el sistema está podrido, hay que cambiar el sistema y entregarle el poder a los pueblos.

Son los pueblos los que resisten, quienes luchan, quienes multiplican sus voces en nuestro planeta en contra de la guerra imperialista y en favor de la paz; son los pueblos quienes se movilizan con mayor fuerza cada día en contra del reino de la muerte que intenta imponernos el imperio yanki, cabeza hegemónica del capitalismo global; son los pueblos los que luchan, son los pueblos los que cada día cobran más conciencia, son los pueblos los que se movilizan, son los pueblos los que no se rinden, son los pueblos los que no se venden (Aplausos).

Es la América Latina y caribeña que vive un nuevo amanecer; es el ALBA de este nuevo amanecer solidario que hoy cantan a los cuatro vientos la Revolución Bolivariana, el pueblo venezolano con Hugo Chávez, y la inclaudicable Revolución Cubana, con Fidel, como siempre, predicando, inspirando nuevos amaneceres (Aplausos).

Frente a la política de la muerte, la política de la vida, de la integración, de la unidad, para desarrollar la explotación sustentable de los inmensos recursos naturales, multiplicar la ciencia, el conocimiento, la cultura y alfabetizar ahí, donde el neoliberalismo no ha hecho más que hacer crecer el analfabetismo; para multiplicar los panes estableciendo, sobre el interés brutal y egoísta del mercado, el intercambio justo entre los pueblos, la ética y los valores que están en la esencia misma de la vida.  Es el amor, el servicio, la solidaridad humana, en un proceso de integración y solidaridad latinoamericana y caribeña, que habrá de ser un día global, para que en todo nuestro planeta brille el ALBA de oro, como pregonaba y ya lo veía Rubén Darío; es decir, el reino de la paz, de la justicia, de la libertad (Aplausos).

Hermanos cubanos, hermanos latinoamericanos:  en este Primero de Mayo del año 2005, nuestro mayor homenaje a los Mártires de Chicago, que libraron la batalla y derramaron su sangre.  Desde las entrañas mismas del monstruo se va a levantar hoy con más fuerza que nunca estos ideales, esas banderas, que son las mismas que hace 30 años derrotaron al imperio yanki en Viet Nam y que hoy multiplican conciencias, espíritu de lucha, movilizaciones populares y sociales en todos los puntos cardinales (Exclamaciones de: “¡Viva Fidel!”).

Desde esta plaza desbordada de hombres y mujeres libres, le decimos a Martí, a Bolívar, a Sandino, a Allende, al Che:  Aquí están ustedes con nosotros, y aquí estaremos juntos construyendo esta patria grande que es la América Latina y caribeña (Aplausos).

¡Libertad para los cinco héroes cubanos prisioneros del imperio! (Exclamaciones de:  “¡Libertad!”)

Justicia, castigo, cárcel, para Luis Posada Carriles, ¡que no escape de la justicia!  Y para el patrón de Luis Posada Carriles, para George W. Bush, justicia, ¡que se le juzgue como fueron juzgados los criminales de guerra después de la Segunda Guerra Mundial! (Aplausos.)

Desde esta plaza de la dignidad y la soberanía de los pueblos, le decimos a Fidel:  Aquí estamos y aquí estaremos, incondicionales siempre con la gloriosa e insobornable Revolución Cubana (Aplausos).

¡Que viva el Primero de Mayo!  (Exclamaciones de: “¡Viva”!)

¡Que viva la unidad, la lucha y la victoria de los pueblos! (Exclamaciones de: “¡Viva”!)

Martí, Bolívar y Sandino nos enseñaron el camino.  Martí, Bolívar y Sandino viven.

¡La lucha sigue!

¡Venceremos!

(Ovación.)

Ir arriba

Palabras de Nicolás Maduro, presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Estimado compañero Comandante Fidel Castro Ruz;

Estimados dirigentes de la Revolución Cubana;

Querido pueblo de Cuba:

Hoy hemos venido a traerles un abrazo gigante, de amor, de fuerza, de energía, del pueblo y la Revolución Bolivariana al pueblo y a la Revolución Cubana (Aplausos).

Hoy hemos venido a levantar la bandera de la dignidad de Cuba y la bandera de la dignidad de la Revolución Bolivariana como dos banderas hermanas que caminan juntas los nuevos rumbos de la dignidad.

Somos pueblos hermanos, tenemos un largo camino recorrido:  cubanos, hijos de cubanos, nietos de cubanos regaron su sangre en Suramérica, para buscar la libertad y la independencia en el siglo XIX, junto a las tropas bolivarianas; nietos, hijos de venezolanas y venezolanos regaron su sangre en las guerras de independencia de Cuba.

De atrás viene nuestro amor y nuestra hermandad, hoy reivindicado por el inmenso esfuerzo de solidaridad mutua que construimos venezolanos y cubanos.

Son tiempos de esperanza y son tiempos de construcción de lo nuevo.

Hace apenas unos días se firmaron 49 acuerdos para la integración del pueblo, de la sociedad y de la nación cubana, con el pueblo, la sociedad y la nación venezolana (Aplausos).

Frente al ALCA, que fue un aborto del imperialismo que nació muerto este año 2005, los pueblos de la América Latina resistimos y nuestra resistencia tuvo resultado:  el ALCA murió de resistencia de los pueblos.

Pero no basta solo la resistencia, es tiempo de plantearnos la ofensiva, y el ALBA es el nacimiento de la contraofensiva revolucionaria, patriótica de los pueblos de nuestro continente; es el primer punto de referencia de lo que va a hacer la humanidad en este lugar del planeta.

Hay que ver lo que se hace, hay que verle los ojos a la solidaridad del pueblo cubano en los barrios y campos venezolanos llevando vida; hay que ver lo que se ha hecho, pero sobre todo hay que ver lo que está por hacer.

Los enemigos de nuestros pueblos son los mismos:  de ayer, de hoy y del mañana.

Nuestro pueblo fue conmovido hace 30 años -éramos apenas unos niños algunos de nosotros-, pero recordamos el dolor cuando en octubre de 1976, hombre y mujeres cubanos y de este continente, fueron objeto del brutal y criminal ataque terrorista contra un avión de Cubana de Aviación.  No hemos olvidado y creemos que -como dice la consigna- “la humanidad tiene ansias de justicia”, y no tenemos duda de que vamos a lograr la justicia.

La semana pasada el Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela inició los pasos legales, para solicitar la extradición del criminal Luis Posada Carriles de territorio norteamericano (Aplausos).  Vamos a ver cuál va a ser la respuesta de este gobierno:  si ampara a los terroristas y criminales o, sencillamente, cede a la justicia.

Tenemos por delante una gran jornada el pueblo de Cuba, el pueblo de Venezuela y los pueblos de América Latina, de Estados Unidos y del mundo.  Nosotros asumimos el reto, vamos a dar a la batalla porque se sepa la verdad del terrorismo aplicado por Luis Posada Carriles, de los intereses que ha representado, de quién lo ha financiado, de quién lo dirige, de quién lo ampara.  ¡Vamos a dar la batalla por la justicia!

¡Cuente el pueblo de Cuba con que las instituciones y el pueblo de Venezuela vamos a dar la batalla hasta el último aliento, hasta que logremos la victoria de la justicia frente al terrorismo! (Aplausos.)

En este tiempo de esperanzas, en este tiempo de construcción de lo nuevo, nosotros les dejamos al Comandante Fidel Castro, al pueblo de Cuba todo nuestro amor, toda nuestra voluntad y todo nuestro compromiso de que esta joven Revolución Bolivariana seguirá caminando abrazada, de hermandad y de amor, con el pueblo y la Revolución Cubana.

¡Que viva el pueblo de Cuba! (Exclamaciones de:  ¡Viva!”)

¡Que viva el pueblo de Venezuela! (Exclamaciones de:  ¡Viva!”)

¡Que vivan América Latina y el Caribe! (Exclamaciones de:  ¡Viva!”)

¡Que viva el Comandante Fidel Castro! (Exclamaciones de:  ¡Viva!”)

¡Que viva el presidente Hugo Chávez! (Exclamaciones de:  ¡Viva!”)

¡Hasta la victoria siempre!

(Aplausos y exclamaciones de:  “¡Cuba y Venezuela, una sola bandera!”)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también