Imprimir
Inicio » Especiales  »

George W. Bush, el peor presidente mexicano de todos los tiempos

| +

La Jornada

La globalización del libre comercio produce fenómenos sumamente curiosos: China, la última potencia que se reclama socialista, se complace en vender mano de obra esclava a empresas multinacionales; una compañía de India resuelve por Internet los impuestos de una empresa estadunidense que produce vodka en Perú para venderlo en Madrid a migrantes polacos que construyen un edifico financiado con capital inglés; un consorcio que hace biotecnología de punta patenta los genes de una tribu aislada del Amazonas y George W. Bush se ha convertido en el peor presidente de la historia de México.

La globalización tiende a desdibujar fronteras y límites económicos, geográficos, sociales y culturales y hoy, más que nunca, la alta tecnología convive con formas primitivas de explotación: Taiwán vende relojes a los suizos, Brasil exporta tecnología a Holanda, y las evidencias obligan a pensar que Bush ha robado su forma de gobernar a los viejos políticos mexicanos.

La cultura política mexicana tiene rasgos muy definidos y el presidente de EU parece haberlos absorbido todos: en los cacicazgos mesoamericanos, el poder suele heredarse de padre a hijo. El típico cacique mexicano suele tener un gusto por las armas, una inclinación por la violencia y la crueldad; desprecia la legalidad y a los intelectuales, tiene un historial de disipación y alcoholismo, miente por sistema y se declara devoto servidor de Dios (¿nos faltó algo?).

Según la tradición mexicana, los políticos llegan a sus cargos mediante procesos electorales fraudulentos y se rodean de una camarilla que usa sus puestos de poder para hacer grandes negocios. Las elecciones presidenciales en Florida o los negocios de Halliburton en Irak, la empresa con la cual ha trabajado el vicepresidente Cheney, serían ejemplos clásicos de la corrupción mexicana.

Con base en este sistema de cacicazgos, en México floreció un régimen presidencialista totalitario que se organizó alrededor de un partido cuyo nombre sigue siendo un monumento a la paradoja: el Partido Revolucionario Institucional (PRI). No hay que dejarse engañar por las apariencias; este modelo fue tan eficiente (para el PRI, claro está) que duró más de 70 años en el poder. El escritor peruano Mario Vargas Llosa no dudó en calificarlo de "La dictadura perfecta".

Esta dictadura perfecta era una carga y una vergüenza para los mexicanos. Sus profusas manifestaciones de cinismo y sumisión eran un deleite para los caricaturistas. En la corte presidencialista mexicana se podían escuchar diálogos como éste:

El Presidente pregunta: -¿Qué horas son?

Un ministro responde: -Las que usted diga, señor Presidente.

Nuestros presidentes eran seres todopoderosos, las voces de Dios sobre la Tierra. No estar con ellos era estar contra ellos. Después de ellos, el diluvio, la catástrofe ecológica o el Apocalipsis atómico.

Para mantener el control, este régimen necesitaba restringir las libertades civiles y limitar la libertad de imprenta. Mientras otros callaban, los políticos mexicanos hablaban siempre con libertad envidiable, sin trabas, sin escrúpulos, sin tener que obedecer siquiera a la realidad y decían cosas como éstas: "En el estado de Guerrero los únicos que se quejan son los pobres (98 por ciento de la población)", y "Ni sí, ni no, sino todo lo contrario".

Sin duda, Bush tenía a estos sabios en mente cuando declaró que los franceses no podían entender a los estadunidenses porque en francés no existe un término como entrepreneur. Todo esto y mucho más ha tomado el presidente Bush de los políticos mexicanos y ha escalado las cimas de la perfección política mexicana al punto de convertirse en el más notorio cacique de los tiempos modernos y lo ha hecho sin pagar un solo centavo de regalías a sus antecesores.

Uno de los mayores triunfos políticos de la actual globalización fue la implantación de las democracias de libre mercado y se afirma que la llegada a la Presidencia de Vicente Fox -un prócer del libre comercio, si los hay- marca una nueva era de la vida política de México. Los caricaturistas mexicanos temíamos que el fin del PRI significara el fin de nuestro paraíso profesional, pero, por suerte, no ha sido así. Fox conserva todos los vicios de nuestros viejos jefes políticos, pero carece de su autoridad y ha aportado al régimen presidencialista la exposición del marketing moderno y una buena dosis de humor involuntario; parece ser un experimento genético en el que clonaron el ADN de un viejo presidente mexicano con el de Dan Quayle y Jerry Lewis. Los promotores de las democracias de libre comercio buscan reducir el tamaño del Estado y Fox es una expresión de eso: nunca el Estado mexicano fue tan menor; nunca habían pesado tanto en la vida de los mexicanos las decisiones de Washington.

La globalización favorece la teoría del caos: una mariposa aletea en la jungla y un huracán se forma en el Caribe; en Arabia Saudita nace un bebé entre sábanas de seda y dos torres caen en Manhattan. Un político estadunidense actúa como un cacique mexicano y se desata una guerra del otro lado del planeta.

La única ventaja visible de los políticos mexicanos era que tenían una capacidad muy limitada para hacer daño. Bush ha vencido este obstáculo. Después de todo, cuenta con una tecnología y un arsenal con el que apenas podían soñar nuestros tiranos locales. Cuando él afirma que está bendecido es porque nosotros estamos condenados.

Bajo el paraguas nuclear del imperio del libre comercio y por medio de su incipiente gobierno mundial, una camarilla de mezquinos jefes políticos puede dictar la agenda económica de decenas de países tercermundistas. En los últimos años, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, Wall Street y Washington definen las prioridades de la economía mexicana; ellos marcan la cuota petrolera, los pagos de la deuda externa y hasta definen los salarios mínimos. Fox se comporta como lo que siempre ha sido: un gerente de la Coca-Cola, un administrador al servicio de multinacionales, mientras que el verdadero presidente de México no es Fox, sino Bush, ese cacique de caciques.

Según la tradición mexicana, los políticos son calificados según cuidan y hacen prosperar a sus pueblos... y bajo esos criterios podríamos considerar que Bush es el peor de los presidentes que ha tenido México en su historia.

Se dice que la democracia estadunidense aún funciona, pero, si fuera cierto, es el único aspecto de ese país que no se globaliza, lo cual significa que millones de ciudadanos de todo el planeta no tendrán derecho a votar en estos comicios, a pesar de que sus futuros también están en juego. Para los mexicanos esto representa un trago particularmente amargo. Después de todo, ¿no deberíamos tener el derecho de expresar nuestra opinión sobre el último cacique?

Tomeditor@aol.com

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.