Inicio » Política  »

Constitucional francés invalida impuesto a las grandes fortunas

En este artículo: Economía, Francia, Francois Hollande
29 diciembre 2012 | +
François Hollande

François Hollande

El Gobierno francés anunció hoy, tras conocer esta mañana el dictamen en contra del Consejo Constitucional- que rectificará la ley que prevé gravar al 75 por ciento los ingresos superiores a un millón de euros, después de que el Consejo Constitucional se pronunciara contra esa medida al considerar que no respeta la igualdad ante las cargas públicas.

El primer ministro, Jean-Marc Ayrault, ha declarado en París que su Gobierno preparará un “nuevo dispositivo conforme a los principios” propuestos por la decisión del Consejo Constitucional y que se presentará “en la próxima ley de finanzas”.

El Constitucional francés ha dictaminado que, a efectos fiscales, dos unidades familiares pueden tener los mismos ingresos por actividad profesional y estar sujetas a la tasa en un caso, o exoneradas en otro, según el reparto de los ingresos entre los contribuyentes que la componen.

El primer ministro subrayó que “las disposiciones censuradas no cuestionan las grandes líneas del equilibrio presupuestario ni la trayectoria de consolidación de las cuentas públicas”.

Ayrault ha destacado que el Constitucional validó en su decisión el aumento del tramo superior de impuestos de la renta del 41 al 45 %, el alineamiento de las rentas del capital a las del trabajo o la restitución del impuesto sobre el patrimonio.La medida, recurrida ante el Constitucional por el partido conservador de oposición Unión por un Movimiento Popular (UMP), fue una de las propuestas de referencia de la campaña que llevó al Palacio del Elíseo al socialista François Hollande al derrotar en las urnas en mayo a Nicolas Sarkozy.

VARAPALO PARA FRANÇOIS HOLLANDE

Primer varapalo a un proyecto de ley impulsado por el presidente socialista francés François Hollande. Era su proyecto electoral más emblemático y el que iba a revolucionar la consideración fiscal de los franceses más ricos.

Sin embargo, el Consejo Constitucional -el máximo órgano de revisión de las leyes de Francia equivalente en España al Tribunal Constitucional- ha censurado hoy el proyecto de ley de Hollande que pretendía imponer una tasa del 75% a aquellos contribuyentes que ingresaban más de un millón de euros al año a partir de la declaración de la renta de este año.

En un comunicado emitido hoy y al que ha tenido acceso este redactor de La Vanguardia.com, el alto tribunal estima que el proyecto de ley “adolece de igualdad respecto de las cargas públicas que afectan a todos los ciudadanos franceses”.

La medida implica un “desconocimiento de la igualdad ante las cargas públicas”, informó en un comunicado el Consejo Constitucional, que se pronunció ante el recurso presentado el pasado 20 de diciembre por el principal partido de oposición, la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP).

El comité de sabios también han reformulado las modalidades de cálculo de los mínimos exentos del Impuesto sobre la Fortuna (ISF).

El impuesto sobre las grandes fortunas fue la propuesta clave de Hollande en la pasada campaña electoral de las Presidenciales francesas del pasado mes de abril.

En plena campaña, primero y después cuando fue elegido presidente de la República, los directivos de grandes empresas, artistas, deportistas, personas vinculadas al mundo de la cultura y de la televisión y otros empresarios criticaron abiertamente esta tasa para los que ganan más de un millón de euros porque podía provocar la huida de Francia de grandes fortunas que trasladarían su domicilio fiscal. De hecho, en los últimos meses se ha producido el “exilio” fiscal del magnate del lujo y propietario del imperio LVMH, Bernard Arnault y del popular actor francés Gérard Depardieu. Ambos han trasladado su domicilio fiscal a Bélgica para evitar pagar este nuevo impuesto.

Entre ellos, el argentino Javier Pastore, una de las estrellas del equipo de fútbol Paris Saint-Germain (PSG), cuyo salario es de 350.000 euros mensuales.

“Es una locura”, le dijo el futbolista argentino al diario deportivo L’Equipe, recibiendo fuertes críticas en momentos donde los altos salarios de los futbolistas desataron un debate por la adquisición por parte del PSG -manejado por capitales qataríes- del jugador sueco Zlatan Ibrahimovic, cuyo salario anual será de 14 millones de euros libres de impuestos.

De hecho, esta posición en contra de la tasa por parte de destacados miembros de la sociedad francesa ha provocado que el propio gobierno socialista que dirige el primer ministro Jean-Marc Ayrault haya “suavizado” las condiciones a los contribuyentes a los que se cobrará este impuesto.

Un contribuyente soltero pagará la tasa del 75% si ingresa más de un millón de euros al año. Pero para que una pareja o una familia con hijos pague esta tasa los ingresos anuales del hogar deberán superar los dos millones de euros.

Otra “flexibilidad” del proyecto inicial de Hollande sobre este impuesto para los más ricos es que sólo gravará los ingresos por rendimientos del trabajo: sueldos y primas. Los ingresos del capital -venta de acciones, plusvalías por cesiones de activos inmobiliarios y otros- quedarían exentos del pago de la nueva tasa.

Hollande tenía previsto que el impuesto para los ricos podría recaudar alrededor de 2.300 millones de euros y que se aplicaría a cerca de 3.000 contribuyentes.

Todavía falta por conocer si el Gobierno francés incluirá, tras la reprobación del Consejo Constitucional, este impuesto en el proyecto de Presupuestos para 2013 o si lo modificará para adaptarlo al informe del Alto Tribunal.

El próximo lunes 31 de diciembre a las 20h00 el presidente de la República se dirigirá a los franceses en su tradicional mensaje de final de año y se espera que aborde este polémico impuesto que significa, para una parte de la sociedad, un nuevo tratamiento fiscal para redistribuir la riqueza de los más ricos y para una minoría un ataque por parte del Estado a sus ingresos.

(Con información de La Vanguardia)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también