Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cinco claves para entender el escenario electoral en Uruguay

| 12

Uruguay se encamina a unas reñidas elecciones presidenciales este año.

Después de casi 15 años y 3 gobiernos del Frente Amplio, Uruguay encara su elección presidencial más difícil. Unas elecciones convertidas en un plebiscito, como en otros países del ciclo progresista, entre la continuidad del proceso de transformación, o la restauración conservadora.

Lo hará además, por primera vez, sin ninguna de las figuras históricas como candidato. Ni Pepe Mujica, ni Tabaré Vázquez ni Astori, estarán en la boleta del Frente Amplio el 27 de octubre.

El contexto es complejo, y similar al de otros países de la región: estancamiento económico (el crecimiento en 2019 será del 1% pero sólo por la inversión de 3.000 millones de dólares para la construcción de una segunda papelera), los medios de comunicación como principal partido de oposición, judicialización de la política, y la presencia cada vez más importante de iglesias evangélicas, sobre todo en el norte del país.

Pero hay algunas características propias de este pequeño país del Cono Sur. Vamos a analizar 5 de ellas:

Los candidatos. A pesar de que más que votar candidatos se eligen proyectos distintos de país, en el campo de la derecha tenemos todo el menú: evangelistas, outsiders, empresarios o un partido militar. Todo ello del lado del Partido Rosado, la combinación del Partido Nacional y el Partido Colorado, en una elección en la que además de los candidatos de ambos partidos Lacalle Pou y Talvi, se suman esta vez millonarios emprendedores como Edgardo Novick, o el ex comandante en jefe del ejército nacional y defensor de torturadores Guido Manini, que cuenta con el apoyo de sectores de la Iglesia Católica.

Mientras la derecha, dividida, empuja el eje político-ideológico y discursivo hacia la derecha, el Frente Amplio se ha tenido que correr al centro, y prueba de ello es la designación como candidato del ex Intendente de Montevideo Daniel Martínez, del Partido Socialista, por encima de cuadros de izquierda como Carolina Cosse (propuesta por el MPP en las internas del FA) o el dirigente obrero, militante comunista, Óscar Andrade, uno de los cuadros de futuro del Frente Amplio.

Profundidad o amplitud. Un Frente Amplio que siempre se caracterizó por tener amplitud, algo que ha sido muy efectivo en determinados momentos de la historia para incorporar a muchos sectores de un arco político-ideológico amplio, pero que también hace que en otros momentos pierda profundidad y concreción en su proyecto político. Y si bien en los dos primeros gobiernos de Pepe Mujica y Tabaré hubo avances profundos, como la reforma de los impuestos y la reforma en el ámbito de la salud, la realidad es que hoy, con 34 organizaciones políticas en su seno, la amplitud se convierte en un lastre para lograr una profundización necesaria en su proyecto político, y a su vez, la no profundización se convierte en un lastre electoral, pues en el escenario electoral de las campañas de marketing y redes, son los Lacalle Pou y Talvi quienes se mueven mucho mejor que el Frente Amplio.

Es la demografía, estúpido. Se calcula que hasta un 40% del voto al Frente Amplio en las elecciones de 2004 y 2009 provenía de personas jóvenes, menores de 30 años, que se identificaban con la izquierda, y por extensión, con el FA. Pero hoy en día los votantes jóvenes, y especialmente los nuevos votantes, que en esta elección van a ser el 10% del electorado (250.000 personas), han crecido bajo gobiernos del Frente Amplio, y por lo tanto, dando la presencia del Estado, la ampliación de derechos y la redistribución de la riqueza como algo inherente a sus vidas.

La gestión no es sexy. Durante mucho tiempo los comités de base fueron un pilar fundamental de un Frente Amplio que se ha visto vaciado de cuadros para desplazarlos hasta el gobierno. Se construyó barrio a barrio una victoria cultural antes lograr la primera victoria electoral. Pero como en política no hay espacios vacíos, esas formas de cercanía con la gente las empieza a utilizar la derecha (no hay más que ver el ejemplo del PRO con los timbrazos). De la misma manera, el simple hecho de hacer una gestión correcta (o incluso buena como es el caso de Bolivia) no es suficiente para las masas de votantes, especialmente jóvenes.

Contexto regional. A un país como Uruguay le afecta mucho la situación político-económica de sus vecinos. Y si bien la derecha no puede ondear la bandera de una Argentina en crisis como ejemplo, la bolsonarización de la política es también un hecho, con la campaña más sucia y llena de fake news de su historia electoral. Asimismo, igual que en Argentina pudimos ver que los cambios no eran irreversibles, en Uruguay el desmontaje de la política industrial o salarial sería más rápido, al mismo tiempo que las experiencias vecinas acentúan la tendencia hacia políticas económicas poco audaces, por no decir conservadoras, aun si ganara el Frente Amplio.

***

Estas son las principales claves de una elección que es muy posible que se resuelva en segunda vuelta, posibilidad que acercaría el triunfo a una derecha que ahí sí se uniría para derrotar al centro-izquierda del FA.

En ese escenario, es necesario tener claridad en que las derrotas electorales siempre son posteriores a las derrotas políticas. Si se pierde el 27 de octubre será por una acumulación de derrotas políticas.

En caso de que el Frente Amplio revalide la victoria para un cuarto mandato, nos encontraremos con un gobierno en disputa y un parlamento más fragmentado que nunca, pasando de una legislatura donde por primera vez coexistían 5 fuerzas políticas, a una con 7 partidos.

Son indudables los avances de estos 15 años de gobiernos del Frente Amplio: la politización de la sociedad, el crecimiento del movimiento sindical, el matrimonio igualitario, o la legalización del cannabis, entre otros muchos. Pero también son numerosos los pendientes que van desde una reforma agraria a una ley de medios o la profundización de los Derechos Humanos, sobre todo en los casos de terrorismo de Estado.

Esperemos que Uruguay, junto con Argentina, ratifiquen este 2019 la continuidad del ciclo progresista latinoamericano, haciendo realidad el sueño de un gran uruguayo: la justicia social para los nadie de Nuestra América.

Las ideas contenidas en este análisis son resultado del diálogo mantenido y las presentaciones del libro “Más allá de los Monstruos” en la Universidad de la República de Montevideo junto a Sebas Valdomir, Coordinador de la Bancada Progresista del Parlasur y miembro del Movimiento de Participación Popular (MPP), así como Nicolás Centurión y Gabriel Bermúdez, miembros de Izquierda en Marcha y Espacio 205, todas ellas organizaciones del Frente Amplio.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Excelente y necesario artículo del destacado politólogo vasco Katu Arkonada. En la Republica Oriental del Uruguay se perfila una fuerte lucha para las elecciones del 27 de octubre de este año, ya se observo en las primarias del Frente Amplio, de centro izquierda e izquierda y después vendrá la gran batalla contra una derecha desunida, pero esencialmente será entre el Frente Amplio y el derechista Partido Nacional por la presidencia del país. El voto en Uruguay es obligatorio, no es solamente un derecho sino sobre todo, un deber ciudadano. Cada partido político presentará un único candidato a la elección nacional, como fue definido a través de las elecciones internas de junio pasado, y en el caso del Frente Amplio fue electo como candidato Daniel “Pelado” Martínez.
    Dentro del Frente Amplio del presidente Tabaré Vázquez y del ex – presidente Pepe Mujica se perfilaban dos fuertes aspirantes presidenciales: Daniel “Pelado” Martínez de 62 años, ingeniero industrial, quien recibió el apoyo de la mayor parte de los sectores que integran el Frente Amplio, incluyendo el Partido Socialista del Uruguay, al que pertenece desde 1973 Tiene una vasta experiencia política y administrativa. Se desempeñó como Presidente de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) (2005-2008), Ministro de Industria, Energía y Minería (2008-2009), Senador de la República (2010-2015) e Intendente de Montevideo(2015-2019); y Óscar Andrade muy buen líder más a la izquierda que Martínez, quien recibió el apoyo del Partido Comunista del Uruguay, fue Representante Nacional por Montevideo (2015-2016) y actualmente es Secretario General del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos, (SUNCA). Los precandidatos Mario Bergara y Carolina Cosse no menos destacados, siempre tuvieron menos opciones.
    Después vendrá un fuerte enfrentamiento por la presidencia con el casi seguro candidato del derechista Partido Nacional, Luis Lacalle Pou de 45 años, muy carismático y con experiencia política, fue Representante al Congreso (2000-2015), Candidato presidencial por el Partido Nacional en 2014 y Senador de la República desde 2015.
    El fallido gobierno neo -liberal de Macri y la elección del fascista Bolsonaro en los dos gigantes vecinos de Uruguay, han creado un rechazo muy alto y definitivamente tienden a favorecer al Frente Amplio. El favorito es el frenteamplista Daniel Martínez cuya consigna es: “Los mismos principios, nuevos sueños”. Pero no hay nada ganado, aunque si la ventaja está del lado del continuismo progresista.
    La centro – izquierda sudamericana ha tenido una prueba de fuego, una obligación de definirse, una piedra de toque, que se llama la Revolución Bolivariana del Comandante Hugo Chávez. La desilusión y amargura que tengo con Bachelet y en menor medida el propio Pepe Mujica en este tema, solo es superada por mi mortificación con Anglada en los Panamericanos de Lima.
    El “pelado” (que en Uruguay quiere decir calvo) Martínez, ha sido muy cauto en el tema de Venezuela, pero siempre ha rechazado verticalmente cualquier idea de una criminal intervención militar en ese hermano país, siempre ha planteado lo inaceptable de un baño de sangre, y participará (si es electo) de forma positiva en la busca de una solución negociada. A pesar de ser Martínez del sector más al centro del Frente Amplio, tiene una personalidad muy firme, que es un gran factor a su favor. A veces mas vale un centrista valiente que un “izquierdista” timorato. Hay que detener a Lacalle Pou, quien representa al neoliberalismo más crudo, y pienso que se va a lograr, y que habrá un cuarto gobierno frenteamplista en la República Oriental del Uruguay.

  • Acere dijo:

    El FA ha tenido algunos logros durante su ciclo en el poder, pero no creo que la legalización del cannabis sea un logro, es un retroceso. Además, al igual que el resto de la izquierda latinoamericana a excepción de Bolivia no ha logrado proponer un modelo coherente de desarrollo que logre impactar sobre el crecimiento económico y mejorar la situación económica del pueblo. Esta ha sido la tarea pendiente de la izquierda, cosa que aprovecha la derecha en su discurso para ganar adeptos sobre todo en la juventud. Ha excepción del modelo boliviano donde se combina el modelo neoliberal con una eficaz política fiscal dirigida a redistribuir eficiente y equilibradamente los frutos de la actividad económica, el resto de la izquierda política latinoamericana está condenada a desaparecer, pues con la guerra constante del imperio y la falta de coherencia en sus propuestas en materia económica el electorado ha perdido la confianza en que sea el camino para solucionar sus problemas más apremiantes

  • Hater dijo:

    Si lo que quiere es entender el escenario político o eleccionario uruguayo, no lea este artículo. Al parecer cualquiera se hace politólogo y arma un arroz con mango para tratar de informar o desinformar (hasta con ribetes chulescos) irrespetando el verdadero sentido de la democracia uruguaya y los valores de cada partido.

    • Hater dijo:

      Gracias

  • Hater dijo:

    La izquierda de centro no existe, o eres zurdo o derecho, ser ambidextro para captar votos por mantener el poder resulta más bien una traición a los principios.
    Después de un primer gobierno casi excelente, el Frente Amplio(un conglomerado de partidos no necesariamente de izquierdas) se ha precipitado, de a poco y tras dos gobiernos más, en un caos partidario dónde sólo importan los cargos, el poder y se ha olvidado de los valores humanos que el pueblo depositó en ellos para ganar aquella elección histórica de 2005.
    Este gobierno, pese a numerosos casos de corrupción y de mala gestión, tiene una deuda enorme con la sociedad. Nunca se ha visto tanta gente desprotegida, tantas personas durmiendo y comiendo en la calle, muriendo de frío, endeudadas, fábricas cerradas, alto desempleo, un altísimo costo de la vida y un enorme agujero educativo.
    En Uruguay no existe un Partido Rosado, existen dos partidos históricos(Blancos y Colorados) con valores conservadores que buscan juntos derrotar al Frente Amplio y de
    ahí el mote popular pero irrespetuoso para un politólogo. ¿Entonces cómo llamar Al Frente Amplio, ensalada de frutas?
    Este gobierno le ha dado la espalda a su pueblo, al que trabaja, al que produce, prácticamente ha hundido a un país productor abriéndole las puertas a las grandes transnacionales, exonerándolos de todo tipo de impuestos mientras que el productor rural sufre por los altos impuestos. Este gobierno no es de izquierda, tampoco es independiente, un país endeudado está obligado a cumplir los designios del exterior.
    En caso de ganar Daniel Martínez, será el próximo traidor, el nuevo Lenín Moreno y Cuba no debe hacerse ninguna ilusión. Guerra avisada no mata soldado.

    • manzanillero dijo:

      Creo que usted esta totalmente equivocado, la politica no es en blanco y negro como usted la supone. Si gana Martinez sera mejor o menos malo que uno de derecha o extrema derecha. Yo prefiero a Obama que a Trump

      • Hater dijo:

        Quizás para ti que vives en manzanillo, Cuba, para el que vive en Uruguay es lo que decidan las urnas.
        Este gobierno no tiene diferencia ninguna con un conservador, quizás sea peor. Amigo, eso de izquierdas y derechas ya no existe, menos en Estados Unidos, ni demócratas ni Republicanos son de izquierda como crees de Obama, de hecho ambos partidos surgieron juntos, eran lo mismo.
        Puede que para Cuba(a tu gusto) haya sido mejor Obama, ahora: pregúntale a los sirios, libios o afganos cuantas toneladas de bombas y cuantos muertos, desaparecidos y sufrimientos trajo para esos hermosos países. Todo bajo gobierno de Obama.
        Todo no es más que un ajedrez político, saber mover las piezas.
        Dices que yo estoy equivocado¿Te parece que viviendo 30 años en este país voy a estar más equivocado que tú?
        Recuerda: si llega a ganar el Frente Amplio(lo dudo) Daniel Martínez se plegará al bloque anti Cuba, Venezuela, Nicaragua. Ya está vendido.

      • manzanillero dijo:

        Todo está claro, usted no solo cree sino que además desea que pierda el Frente Amplio, todo lo demás es solo verborrea emética.

      • Hater dijo:

        Verborrea emética? Vaya manera...tómese un té de manzanilla, le va a hacer bien para el estómago, demasiado odio, demasiada ignorancia.

  • G16 dijo:

    No parece que en Argentina gane el kirchnerismo, demasiada corrupcion para volverlos a colocar en el poder y los argentinos saben que la larguisima crisis por la que atraviesan se debe a varias causas, el descalabro de la gestion de los gobiernos precedentes, de errores del macrismo y de la fragilidad de la economia argentina, todo eso se valorará y ya se verá quien gana en Octubre y sobre todo en el ballotage.

    Me parece que solo hay que haber aprobado segundo grado de primaria para saber que la suma de votos de los partidos de derecha son suficientes para derrotar al FA en la segunda vuelta, aun con un candidato centrista como es Martinez. O tan mal estamos?

    • Jose R. Oro dijo:

      Sr. G16. Que paliza que le dieron a Macri!!! Casi sobre las 22.30 de la noche el Gobierno empezó a difundir los primeros datos oficiales del escrutinio provisorio de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Cuatro horas y media después del cierre de los comicios, empezaron a ser públicos los primeros porcentajes luego de que se alcanzara al menos el 10% del escrutinio en la provincia de Buenos Aires, la Capital Federal, Santa Fe y Córdoba, tal como lo determinó la Justicia Electoral.
      Los primeros números arrojaron una participación del 75,54% (en línea con lo sucedido en las PASO de 2015) y con el 82,81% de las mesas escrutadas (58.716 sobre 100.156), Alberto Fernández alcanzaba el 47,14% de los votos y Mauricio Macri el 32,44%.
      En la provincia de Buenos Aires, el distrito más grande del país (agrupa el 37% del padrón nacional), con el 79,76% de las mesas escrutadas, Fernández aventaja a Macri por 20 puntos (50,56% a 30,02%).
      Apreciaria un comentario suyo al respecto, G16

  • Marianny dijo:

    Cuba puede ser muy humilde pero es un país muy solidario

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Katu Arkonada

Katu Arkonada

Politólogo vasco. Ha coordinado las publicaciones "Transiciones hacia el Vivir bien" y "Un Estado muchos pueblos, la construcción de la plurinacionalidad en Bolivia y Ecuador". Es miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también