Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

¿Enfrentar la guerra de quinta generación con arcos y flechas?

| 36 |

Alrededor del mundo, una inmensa gama de organismos gubernamentales y partidos políticos están explotando las plataformas y redes sociales para difundir desinformación y noticias basura, ejercer la censura y el control y socavar la confianza en la ciencia, los medios de comunicación y las instituciones públicas.

El consumo de noticias es cada vez más digital, y la inteligencia artificial, el análisis de la Big Data (que permite a la información interpretarse a sí misma y adelantarse a nuestras intenciones) y los algoritmos de la “caja negra” son utilizados para poner a prueba la verdad y la confianza, las piedras angulares de la llamada sociedad democrática occidental.

Son muy pocos los dueños de la infraestructura que permite el uso de la Internet en todo el mundo, y también los servicios que sobre ella se brindan. La propiedad de los cables de fibra subacuáticos, las empresas que se alojan y controlan el NAP de las Américas, los grandes centros de datos como Google, Facebook, Amazon o los llamados “servicios en la nube” como Google Drive, Amazon, Apple Store, OneDrive, veremos que son corporaciones trasnacionales, en su mayoría con capitales estadounidenses.

Hoy, de las seis principales firmas que cotizan en bolsa, cinco de ellas son del rubro de las TIC: Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook.

Campo popular: Aggiornar la lucha

Es que el mundo cambia constantemente, muchas veces al ritmo de la tecnología y pareciera que a la izquierda, a los movimientos y medios populares de comunicación, nos empujan a pelear en campos de batalla equivocados o ya perimidos, enarbolando consignas que no tienen correlato con este mundo nuevo.

Mientras, las corporaciones mediáticas hegemónicas desarrollan sus estrategias, tácticas y ofensivas en nuevos campos de batalla donde se pelea con nuevas armas, donde la realidad no importa, en lo que quizá ya ni se trata de la guerra de cuarta generación, la que ataca a la percepción y sentimientos y no al raciocinio, sino a una guerra de quinta generación, donde los ataques son masivos e inmediatos por parte de megaempresas trasnacionales, que venden sus “productos” (como el espionaje) a los Estados.

Hoy debiéramos estar más atentos a la integración vertical de los proveedores de los servicios de comunicación con compañía que producen contenidos, la llegada de los contenidos directamente a los dispositivos móviles, a la trasnacionalización de la comunicación, convirtiendo a la información en campañas de terrorismo mediático… mientras apenas denunciamos lo fácil que está siendo convertir a la democracia en una dictadura manejada por las grandes corporaciones

Debiéramos estar atentos a los temas de vigilancia, manipulación, transparencia y gobernanza de Internet, al video como formato a reinar en los próximos años, estar atentos al hecho de que los mismos televisores se van convirtiendo en una pantalla más a donde llegan los contenidos manipulados por las grandes corporaciones.

Pero desde el campo popular seguimos reclamando la democratización de la comunicación y la información, creyendo que una distribución equitativa de las frecuencias de radio y televisión entre los sectores público, comercial y popular puede significar el fin de la concentración mediática. Estamos peleando guerras que ya no existen, cuando el campo de batalla está en Internet, en el Big Data, en los algoritmos, en la inteligencia artificial.

Cansa la insistencia discursiva anclada en el pasado y con una agenda diseñada en países centrales, que no incluyen nuestras realidades. Se insiste en una necesaria renovación de la izquierda, en la necesaria búsqueda de nuevos caminos -en las catarsis colectivas de seminarios, foros, reuniones, conciliábulos, escritos-, pero no se buscan soluciones específicas al aislamiento y endogamia de nuestros sitios populares, alternativos a los mensajes hegemónicos, comunitarios, populares.

Estos temas no están en la agenda de los movimientos, de los partidos ni de los gobiernos (incluso los progresistas), más preocupados por seguir con la satanización de las nuevas tecnologías, por la denunciología, que en definir estrategias y líneas de acción. Hoy los gobiernos de la restauración conservadora disparan contra Unasur, que en su momento de auge no pudo concretar un canal propio de fibra óptica, que al menos le hiciera cosquillas al control de las megacorporaciones.

Hoy, el escenario digital puede convertirse en una vía para la reconexión del progresismo con sus bases, y en particular con los jóvenes, que es como decir con el futuro. Pero, no se ha avanzado en una agenda comunicacional común, pero tampoco en temas estratégicos para el futuro de la soberanía tecnológica, como la gobernanza de Internet, el copyright, la innovación, el desarrollo de nuestras industrias culturales.

Se habla de nuevos caminos, pero pocos parecen dispuestos a transitarlos, porque seguramente afectan su identidad, su memoria y su vida. Se insiste en denunciar la desinformación, la información basura, el terrorismo mediático (tenemos doctorados en denunciología), pero no nos preparamos para aprender a usar las nuevas herramientas, las nuevas armas de una guerra cultural ciberespacial. Quizá el problema no sea formular, sino tener oídos dispuestos a intentar, dice el humanista Javier Tolcachier.

Cada sitio de medios y/u organizaciones sociales dirige sus mensajes a una masa crítica acotada, a los que ya están convencidos de su mensaje, en una gimnasia endogámica, sin definir una agenda propia, latinoamericanista, en defensa de los derechos humanos y de los trabajadores, una línea editorial que los pueda unificar y entonces entrar con fuerza en la guerra cultural, en la batalla de las ideas.

Sus lenguajes –y hablamos sobre la generalidad y por eso es de destacar los esfuerzos del mediactivismo de Fora de Eixo, Facción o Emergentes, por ejemplo- no se adecúan al momento histórico, cultural ni tecnológico. Están anclados en la denunciología, sin visibilizar las luchas, los anhelos, de los pueblos o sociedades que dicen representar.

El informe de Oxford

Un informe de Samantha Bradshaw y Philip Howard, investigadores de la Universidad de Oxford (Challenging Truth and Trust: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation), confirma que la manipulación sobre las plataformas de medios sociales se ha convertido en una amenaza a la vida pública.

En 2017, el primer inventario de las tropas de ocupación cibernéticas globales realizado por estos investigadores arrojaron luz sobre la organización mundial de la manipulación de los medios de comunicación social por gobiernos y actores de partidos políticos. Este año revela las nuevas tendencias de manipulación organizada de los medios, y sus cada vez más crecientes capacidades, estrategias y recursos en las que se apoya este fenómeno, con evidencias de campañas de la manipulación organizada de los medios en 48 países, 20 más que el año anterior.

En cada país se constató que al menos un partido político o agencia gubernamental usaba los medios de comunicación social para manipular a la opinión pública nacional, en países donde los partidos políticos diseminan desinformación durante las elecciones, o donde la institucionalidad se siente amenazada por noticias basura e injerencia extranjera en los asuntos internos, y desarrollan sus propias campañas de propaganda cibernética.

En una quinta parte de estos 48 países, sobre todo en los del sur global, se hallaron pruebas de campañas de desinformación operando sobre las aplicaciones de chat como WhatsApp, Telegram y WeChat. La manipulación de las redes es un gran negocio, donde gobiernos, fundaciones, ONG y partidos políticos han gastado más de 500 millones de dólares en investigaciones, desarrollo e implementación de operaciones psicológicas y manipulación de la opinión pública a través de internet.

En algunos países esto incluye “esfuerzos para contener al extremismo”, pero en la mayoría de los países esto implica la propagación de noticias basura y desinformación durante las elecciones, las crisis militares y complejos desastres humanitarios.

La Guerra de Quinta Generación

Si la guerra de primera generación se basa en movilizar la mano de obra, la segunda en el poder de fuego y la tercera en la libertad de maniobra, los paradigmas cambian sustancialmente en la de Cuarta Generación, donde tanto los recursos empleados como los objetivos e intereses a alcanzar engloban tanto al interés público como privado (intereses de corporaciones). La idea principal es que el Estado ha perdido su monopolio de la guerra, y a nivel táctico incluye desde el aspecto armamentista al psicológico,

Dada la enorme superioridad tecnológica alcanzada durante la etapa anterior frente a esta asimetría de fuerzas entre contendientes, solo es concebible el uso de fuerzas irregulares ocultas que ataquen sorpresivamente al enemigo, tratando de provocar su derrota al desestabilizar a su rival, con el uso de tácticas no convencionales de combate.

En la Guerra de Quinta Generación (también denominada guerra sin límites), introducida desde el 2009 como concepto estratégico operacional en las intervenciones EEUU-OTAN, no interesa ganar o perder, sino demoler la fuerza intelectual del enemigo, obligándolo a buscar un compromiso, valiéndose de cualquier medio, incluso sin uso de las armas. Se trata de una manipulación directa del ser humano a través de su parte neurológica (ondas biaurales y componentes de cristales de magnetita del cerebro y los métodos sobre sus posibles manipulaciones).

Y los medios masivos y las redes sociales son parte integral del esquema de esta guerra, para generar desestabilización en la población a través de operaciones de carácter psicológico prolongado; se busca afectar la psiquis colectiva, afectar la racionalidad y la emocionalidad, además de contribuir al desgaste político y a la capacidad de resistencia.

Y se cuenta con mecanismos científicos de control total a través de no solo la manipulación de medio masivos de comunicación e información concentrados, sino también de sistemas financieros como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, miles de fundaciones y organizaciones no gubernamentales.

Zbigniew Brzezinski, exsecretario de Estado estadounidense, afirmaba que la clave estaba en el ataque al recurso emocional de un país por medio de la revolución tecnológica, La táctica para mantener la desintegración política en la sociedad consiste en crear complejos de inferioridad y en convertirse en referencia externa en todos los ámbitos, evitando que los proyectos y modelos colectivos o alternativos se consoliden en su identidad, pues la referencia será algo distinto a sí mismos; el mundo desarrollado y su modelo prevaleciente.

Los medios de difusión masiva se encargan de condicionar las mentes en las naciones subdesarrolladas, puesto que “el Tercer Mundo enfrenta, ahora, el espectro de las aspiraciones insaciables”, según escribía Brzezinski hace ya 44 años.

Redes sociales, aislacionistas

Las redes sociales son un conjunto de plataformas digitales de esparcimiento e interacción social entre sus diversos usuarios, ya sean personas, grupos sociales o empresas, que permiten el envío de mensajes, la comunicación en tiempo real y la difusión de contenido de distintos modos, entre los usuarios que se encuentren conectados entre sí, es decir, que sean “amigos” o “seguidores” .

La aparición masiva de las redes sociales, dice la experta británico-ecuatoriana Sally Burch, han revolucionado nuestras sociedades, pero también han causado preocupación porque al no estar reguladas son aprovechadas para la desinformación, la imposición de imaginarios colectivos con la difusión de información falsa, creando realidades virtuales lejanas a las realidades reales, la apropiación de datos personales para fines comerciales y/o de manipulación política e, incluso, para conculcar la intimidad de los ciudadanos, invadiendo sus espacios de trabajo, educación, ocio e incluso de socialización.

Las redes sociales tienen acceso y manipulan los datos de sus usuarios (direcciones de correos, números telefónicos, aficiones, gustos, amigos), gentilmente proporcionados por ellos mismos a través de la construcción de sus propios perfiles. Su atractivo principal es la masividad: el mismo mensaje, información –o la misma publicidad tácita o encubierta- puede ser enviado a millones de personas a la vez, a través de las distintas plataformas (computadoras, tablets, celulares).

Operan en base a algoritmos que organizan la información para mostrarnos más de aquello que nos guste y menos de lo que no. Cuando validamos un comentario, una publicidad o una noticia, retroalimentamos el sistema para que se adapte aún más a nuestros gustos puntuales. Ya que los algoritmos privilegian el contenido semejante al que hemos elegido (con un “me gusta”), restringiendo las oportunidades de recibir información real, no filtrada, donde el usuario solo accede a opiniones semejantes a las suyas (un efecto antidemocrático, sin duda), agrega Burch.

Por ejemplo, un algoritmo usado por Facebook se basa en la afinidad (cantidad de veces que unos e conecta con otro, publicando en sus muros, validando –me gusta- sus contenidos. Su peso es la cantidad de interacciones que tiene una publicación y el tiempo hace que la información decaiga en interés y baje en la cola de la información.

Las desventajas de las redes sociales apuntan a la ruptura con la presencia de los otros, instándonos a dejar de socializar en persona, en la construcción de sociedades ciberdependientes, nichos donde no tiene cabida el pensamiento contrario, la otredad.

¿El fin de la transparencia?

La consultora británica Cambridge Analytica (CA), la que protagonizó el escándalo por el uso de 87 millones de datos de usuarios de Facebook, si bien anunció el cese de todas sus operaciones, simplemente cambió de piel y seguirá sus manipulaciones, amenazando la transparencia de las elecciones en varios países, entre ellos Argentina, Colombia y México.

La compañía británica culpó de su quiebra a las denuncias de manipulación política que inundaron los medios internacionales en los últimos, pero lo cierto (y que no dice) es que sus principales activos ya trabajan en una empresa con fines similares llamada Emerdata Limited, en cuyo consejo de administración aparecen una serie de nombres directamente vinculados con CA, según destapó en marzo Business Insider.

Alexander Taylor fue nombrado director de Emerdata el 28 de marzo en sustitución del dimitido Alexander Nix, quien reconoció que trabajó en elecciones en países de todos los continentes, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido, Argentina, Nigeria, Kenia y República Checa, y debió alejarse a raíz de un vídeo grabado por la televisión británica con cámara oculta donde hizo toda clase de comentarios inapropiados como ofrecer grandes cantidades de dinero a un candidato y amenazarle con publicarlo, para intentar extorsionarlo.

Según Business Insider, entre los responsables de Emerdata aparece Johnson Chun Shun Ko, un ejecutivo chino de Frontier Services Group, la firma militar presidida por el prominente partidario de Trump Erik Prince, fundador de la contratista militar estadounidense Blackwater y “casualmente” hermano de la secretaria de educación de Estados Unidos, Betsy DeVos, pilar de la internacional capitalista Red Atlas.

El Observatorio en Comunicación y Democracia señala que recién cuando el escándalo tomó dimensión global, Facebook -.el principal agente empresarial involucrado en los cambios de tendencia en las urnas británicas (referendo por el Brexit) y estadounidenses (elección de Donald Trump) en 2016- reconoció que la consultora británica había accedido (¿o comprado?) a la información personal de al menos 87 millones de usuarios y la había utilizado para crear perfiles de votantes.

Facebook gestiona más de 300 millones de gigabytes en información personal de sus usuarios, un arsenal de perfiles que le permite disponer de una de las plataformas on line más importante del mundo, indispensable para beneficiarse de modelos de negocio que amplían consumidores y diversifican mercados al calor del incremento productivo de los robots y la automatización industrial.

Colofón

Todo esto acontece apenas dos decenios después de que Sergey Brin y Larry Page registraran el dominio google.com y once de que Steve Jobs presentara en sociedad, en San Francisco, el primer iPhone. Mientras, Facebook sigue creando perfiles de usuarios y los algoritmos que usara Cambridge Analytica siguen a disposición de quien los quiera (o pueda) pagar.

Difícil que un país sólo tenga capacidad de desarrollar los niveles necesarios de respuesta para mantener y/o recuperar la soberanía en algunas áreas, y por eso es imprescindible la suma de voluntades –gobiernos, academia, movimientos sociales- para sumar fuerza de negociación en temas básicos como inteligencia artificial y el big data. No hay otra salida: debemos apropiarnos del big data para poder pensar en herramientas liberadoras.

La única forma de luchar en esta guerra de quinta generación es poniéndose al día en lo que respecta a la inteligencia artificial, es en la posibilidad de montar nuevas plataformas que evadan los filtros de las grandes corporaciones, es en la necesidad de adueñarse de las armas, las herramientas para poder pelear en esta guerra cultural, de generar agendas propias de acuerdo a los intereses de nuestros pueblos, de…

(Tomado de Estrategia)

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose Ramon dijo:

    Me preocupé con el primer párrafo.
    Pensé que era una especie de autocrítica

    • ernesto dijo:

      Totalmente de acuerdo con su comentario.

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Es que el autor es extranjero, José Ramón.

    • Marco dijo:

      Tal parece que te apuraste a opinar con el sarcasmo antes de leer sobre la autoría foránea del artículo. JeJe.

  • Gumersindo Acebo Nerey dijo:

    La guerra de quinta generación nos incluye a todos seamos o no conscientes de ello. La única manera de integrarse al combate es utilizando las armas digitales del enemigo y hacer lo que nos toca bien.
    Esta guerra supone una crisis social y de toda crisis surgen las mejores soluciones a los problemas y contradicciones que la generaron.
    Hay que insertarse en las batallas comunicacionales con las armas del enemigo. No se puede quedar una noticia falsa sin desmentir ni un rumor sin aclarar. Tampoco se les puede seguir la corriente todo el tiempo. Hay que mantener la observación y saber cuando es el momento adecuado para intervenir.
    La era de la posverdad nos exige a lo interno del país tener más unidad, fortalecer nuestras instituciones, tener una mentalidad acorde al momento histórico en el que vivimos y hacer nuestro trabajo bien para que no pueda ser cuestionado.
    La batalla del presente y el futuro próximo es tecnológica e informática. Todos los ciudadanos tienen que tener una adecuada concepción de la comunicación.
    Nuestro país todavía es vulnerable y en el terreno comunicación al también tenemos que alcanzar la invulnerabilidad.

  • Jose R Oro dijo:

    La traduccion al castellano es bastante deficiente

    • Jose R Oro dijo:

      Un ejemplo del pobre español en el artículo.
      “Campo popular: Aggiornar la lucha
      Es que el mundo cambia constantemente, muchas veces al ritmo de la tecnología y pareciera que a la izquierda, a los movimientos y medios populares de comunicación, nos empujan a pelear en campos de batalla equivocados o ya perimidos, enarbolando consignas que no tienen correlato con este mundo nuevo”
      Esto no se debe publicar asi, sin una mínima edición al menos

      • Yo dijo:

        No existe ninguna traducción al español, su autor (Periodista y comunicólogo uruguayo) lo escribió así. Más allá de los errores gramaticales, la esencia del artículo se explica por sí sola. Excelente análisis….

  • Arturo dijo:

    Válido para toda la prensa digital cubana. Guerra avisada no mata soldados:

    La única forma de luchar en esta guerra de quinta generación es poniéndose al día en lo que respecta a la inteligencia artificial

  • Elio Antonio dijo:

    Hola :-)

    Asunto de atención en primer orden; pero poco creíble para los pobres subdesarrollados.
    Es decir, cuanto más acceso a las manipuladoras redes sociales exista, más comportamiento a la altura de los círculos de poder presentaremos las masas y por tanto, menos comprenderemos análisis como este.

    Saludos ;-)

    • Arturo dijo:

      A que le temes, Elio Antonio?,

      • Lourdes dijo:

        Elio Antonio le teme a la internet. Segun entiendo de su comentario no debemos tener internet para evitar ser manipulados.

  • Eduardo Ortega dijo:

    El tema muy relevante, casi que vital para la izquierda.
    Llama la atención que un especialista como el autor haya elaborado un texto tan largo; 2682 palabras, más de 17 mil caracteres.
    Para redactar artículos para medios digitales aconsejan unos textos que el contenido no sobrepase los 5 mil caracteres y otros que no sea superior a 700-1000 palabras.
    No soy especialista en el tema, pero textos tan largos no animan a su lectura y este asunto debiera de ser muy bien divulgado.
    Con todo el respeto por el autor y el medio que lo divulga, sugiero extractar el contenido y publicarlo de nuevo.
    SALUDOS!

    • Nestor del Prado Arza dijo:

      Yo pienso que como regla 1300 palabras es adecuado. Eso trato de cumplir en mis publicaciones.

    • Elio Antonio dijo:

      Hola Eduardo:-)

      El problema fundamental radica en que no se usa la web con la efectividad que ella nos propone.

      La web NO es para escribir —y leer— secuencialmente como estamos acostumbrados. Difícilmente el autor, a pesar de ser un individuo del campo de la Comunicación, haya escrito alguna vez un hipertexto —no confundir con el mero hecho de enlazar páginas— y lo ha combinado con interactividad.

      “…la mente es como este gran hipertexto en el cual la información se encuentra en varios nodos y por medio de búsquedas relacionadas y vínculos se llega a la información que se busca.” Wikipedia

      No conozco medios de prensa que sean correctamente hipertextuales. Si así lo fueran, leer desde una pantalla sería más cómodo, como espera Eduardo.

      Saludos;-)

  • Juan Guillermo Zuculini dijo:

    La corrupción en las empresas estatales cubanas hacen más daño que las redes sociales, pero seguimos con la costumbre de querer desviar la atención.

    • Horacio dijo:

      Totalmente de acuerdo

  • CubAna dijo:

    al margen de esos detallitos técnicos de ortografía que algunos le han hallado a éste trabajo, opino que es de una EXCELENTE FACTURA: instructivo, de muy buena reflexión, que alerta y advierte, que define y nos señala con el dedo dónde está el enemigo, que nos dice las herramientas y armas dónde están y cómo usarlas. ALERTA IZQUIERDA LATINOAMERICANA, APROVECHA EL MENSAJE …

  • osmel dijo:

    Nuestra Nación es atacada constantemente en las Redes Sociales. ?Cuando vamos a crear un frente común para echar la batalla?, tenemos decenas de Organizaciones de Masas, representantes dela Sociedad Civil.

  • MSc. María Cardoso Cárdenas. dijo:

    Leí el comentario, creo que está excelentemente argumentado, hoy en los albores del siglo XX1, estamos enfrentando otro tipo de guerra , sin armas, el adversario acude a las tecnologías en diferentes escenarios , utilizando sin tregua sectores más vulnerables, y con las TICs, debilitando todo el tiempo , uno de los eslabones de la pirámide social la superestructura, estamos bajo las armas no convencionales que destruyen lentamente la ideología, si no se defiende con las sólidas ideas, decía Martí, No estamos en tiempos del Cólera, es el tiempo de la Reflexión, esto será logrado a través del uso racional, y adecuado para la contrapartida de la guerra de la quinta generación que se avecina , ya para esa época no tendríamos que luchar con arcos y con flechas.
    En nuestro país tenemos personal académico preparado para el diseño de plataformas digitales y herramientas, las cuales serán la contrapartida de la sociedad del conocimiento, de hecho en la práctica hemos dado avances sustanciales con notables dimensiones.
    Apliquemos el concepto de REVOLUCION (cambiar todo lo que debe ser cambiado), la contradicción es la fuerza motriz del desarrollo de cualquier proceso.
    Saludos.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Este es un tema muy complejo y podemos abordarlo de diferentes ángulos, no existe una sola vía, por lo que en una propuesta de abordaje como la que sugiere el autor, corremos el riesgo de perder la brújula, y sumarnos inconscientemente a aquellos que promuevan precisamente lo que se intenta cuestionar, que es también parte del interés que pretende el enemigo, sin dudas es algo difícil, porque todos nos sentimos muy motivados e inmersos en ese proceso de algo tan novedoso y revolucionario como son las tecnologías de la información lo cual hace muy difícil en ocasiones darnos cuenta de ello. Como antídoto al abordar estos análisis tan complejos, sugiero partir precisamente de todo lo contrario, mientras más complejo y difícil es el problema para resolverlo hay que recurrir a la lógica más simple y sencilla posible, ahí estará nuestra principal fortaleza en un análisis de este tipo, porque países como los nuestros, pobres y desarmados tecnológicamente en desigual lucha, hacen suponer una batalla muy difícil y larga, en ocasiones imposible en esa desigual guerra, los enemigos precisamente nos empujan a ese camino, ellos nos quieren combatiendo y entretenidos, muy entretenidos pero en ese escenario, no en otro, y nosotros inconscientemente estamos mordiendo ese anzuelo de esas fuerzas mayores. Tratare de fundamentar mi idea desde dos ángulos, mirando latino américa y mirando la prioridad para Cuba.
    En cualquier escenario y mucho más en este mediático mundo, lo primero para la lucha y/o construir un proyecto social, cualquiera, no es la red social, ni la información globalizada, es la filosofía, sin ella es imposible un triunfo en las ideas y mucho menos en lo social, se necesita una armazón teórica, la nuestra el marxismo es la principal fortaleza que tenemos, por suerte estamos viviendo un nuevo cambio, un momento diferente para las fuerzas progresistas, las tendencias así lo indican, en parte gracias a ese desarrollo tecnológico globalizado que vive la humanidad en la información, la resurrección de la filosofía como protagonista en la política, es cada vez más una exigencia de la democracia en la modernidad, es una necesidad esa armazón de ideas y conceptos que llamamos filosofía, se hace cada día más necesaria en el ejercicio político, es este quizás el momento más exigente desde el punto de vista filosófico, es cuanto más se necesita, es un fenómeno real en la política actual, las actuales democracias capitalistas han entrado en contradicción en la relación ético-política, eso les exige un cambio en el basamento teórico para tal abordaje, la obligatoria relación de la ética y la política, repito la relación: ética-política, precisamente en esa relación está la clave del éxito o victorias en lo político para la democracia, lo ético es vital, porque ello nos permitiría tener la descripción real como la percibe el gobernado del fenómeno político, lo que no obtendríamos si se le diera a esta relación solo un enfoque científico que se limitaría a la prescripción y no a la descripción de estos acontecimientos de carácter político. El debilitamiento del protagonismo de los gobiernos tradicionales de derecha en latino américa, y los propios errores cometidos en su ejercicio por los de izquierda, evidencian esa necesidad, más que el propio factor de la tecnología en la información, ese fenómeno se da en el escenario real en que vivimos y es el determinante para consolidar el poder político.
    La ética y la política tradicionalmente lo vemos desde la perspectiva de las personas que ostentan el poder, los gobernantes, desde esa óptica, la ética que debe guiar las acciones del que tiene el poder, que contradictoriamente han venido acumulando años de corrupción en ese ejercicio bajo su filosofía capitalista, tal impunidad choca cada vez más con el escrutinio social, con la voluntad social, donde el individuo ahora empoderado por demás al disponer en sus manos de un teléfono inteligente multiplica ese enfoque, entonces si estamos entrando a una era que exige mayor ética para esos puestos, donde lo tradicional se desmorona, ejemplo México con AML Obrador, esa relación ética-política para que sea efectiva solo puede funcionar bajo un basamento teórico filosófico cercano al marxismo, la ética-política tiene que ser cada vez más transparente, las redes sociales se vuelven una rendición de cuenta, entonces la batalla primero no está en la nube, está en la tierra, con la filosofía marxista y una alta y vigorosa ética en cada liderazgo, sea o no político, porque los que se someten al poder, los gobernados hoy tienen otro rol, no importa si son de izquierda o derecha, ellos están unidos en la necesidad de la búsqueda de soluciones éticas en el ejercicio político, y nosotros sabemos que la única vía teórica para ello es el marxismo, porque la filosofía capitalista por esencia conduce a la acumulación de capital y con ello a la corrupción. De lo que se trata es de cambiar los paradigmas, buscando más lo que nos une, y sin mencionar teoría o filosofía, porque hay cosas que para lograrse deben andar ocultas, esa exigencia creciente del gobernado puede servir como una guía o marco de referencia para analizar la conducta de los que tienen el poder, bajo un inteligente liderazgo.
    Cuba es un ejemplo para ese liderazgo ético-político, pero en nuestro caso las claves para consolidar la revolución y enfrentar los actuales retos tecnológicos de la información, mirando el desarrollo, como el país pobre y agredido que somos, nuestra clave está en la educación. La actual guerra mediática en este mundo cada vez más globalizado en la información se decide en el sujeto receptor de esa guerra tecnológica, en el individuo, el país que invierta y priorice la educación moderna y científicos de sus hijos esta salvado, nosotros tenemos que invertir, innovar y poner más adelantos científicos y tecnológicos, muchos y muchos más en la educación, invertir en el sistema educacional, nuestra batalla es con las nuevas generaciones, que para que sean diferentes y mucho más preparadas que las actuales, hay que cambiar y perfeccionar nuestro actual sistema educacional, la inversión hay que hacerla en el sujeto que recibirá el bombardeo informático en esta era globalizada, no debemos tenerle miedo al reto, hay que enfrentarlo priorizando y preparando al sujeto-receptor para que él pueda decidir lo mejor para él y para el país, ahí está la clave. La prioridad en condiciones de limitaciones materiales y financieras como las nuestras no está en dotar al periodista o los medios de comunicación de las más altas tecnologías y avances científicos, la prioridad es el sujeto receptor, el adolescente o joven, las grandes inversiones hay que hacerla acompañada de mucha ciencia en lo social dentro del sistema educacional cubano, esa debe ser la prioridad.

  • Davo davo dijo:

    ¼ Yendo al pollo del arroz en este trabajo, dejando a un lado la cantidad de caracteres, otros. Aunque desde tiempos remotos, existe la Guerra Sicológica y sus diferentes familias. Hoy en día, se aplican técnicas muy sofisticadas con el concurso de diferentes especialidades. Nombro algunas. Sociólogos, Sicólogos, Cibernéticos, Politólogos, Inteligencia, Periodistas, otros. El producto final de todo lo que crean se traduce en: Guerra Sicológica, Programación Social, Programación Neurolingüística (Muy utilizada en el marketing comercial, político, religioso entre otros) En fin, todo enfocado a bombardear la mente de la población, a través de todos los medios de comunicación existentes. En función de los objetivos de quienes invierten para tales fines. Recordemos a Göbbels, (Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945) “UNA MENTIRA REPETIDA MIL VECES SE CONVIERTE EN UNA VERDAD”

  • Davo davo dijo:

    ¾ En gran medida coincido con el cometario sobre los efectos de la corrupción en nuestras empresas. No eso solo en las entidades productivas. Desde hace varios años con mucha frecuencia, utilizo el argumento de los pésimos efectos en la economía y sociedad, del Bloqueo Interno, además del Bloqueo Externo. La corrupción tiene dos actores para que exista, CORRUPTOR y CORRUPTO. Se puede desarrollar, CON CUELLO Y CORBATA, O CON OVEROL internacionalmente existe lo mismo en la esfera pública como privada. De los 193 países que pertenecen a las Naciones Unidas, ¿Alguien puede aclararnos si existe un solo país que no padezca de este cáncer social? Cito solo un ejemplo. Durante el 2017, el Narcotráfico generó 2.2 billones de USD (1 Billón = 1 000 000 000 000) Para la producción transporte, comercialización y lavado de dinero. ¿No está presente la corrupción? La nuestra y el Bloqueo Interno, manifestada con sus propias características hay que minimizar sus efectos diarios.

  • MSc. María Cardoso Cárdenas. dijo:

    El artículo ha sido polémico, buscando algunos de mis apuntes encontré una frase de Eintens, EL PROBLEMA DEL HOMBRE; NO ESTÄ EN LA BOMBA ATÖMICA; SINO EN SU CORAZÖN, ( en lo sibjetivo ), ya las guerras, tienen otros matices , son otros escenarios, donde se emplean armas convencionales, muchas veces, se agudiza la competencia por poder utilizar armas cada día más sostificadas, se olvidan algunos participantes del término coexistencia pacífica.
    Saludos, buen día.

  • Davo davo dijo:

    4/4 Confío que nuestros Órganos de Seguridad, hace rato estén preparados sin descansar en esta nueva forma de Guerra. Barbas ardiendo existen bastantes. Me paree que nuestra prensa debe ser más dinámica ante las constantes manipulaciones que hoy se manejan sobre nuestro país desde el exterior, e inclusive desde el interior a través de algunos medios digitales. Combatiendo con trabajos concisos, y sin mucho discurso a veces demasiado manidos.

  • MSc. María Cardoso Cárdenas. dijo:

    Coinicido totalmente con los lectores HECTOR Y EL HERMANO, estamos en un campo de batallas de ideas a través de las redes sociales, eso forma parte de la superestructura de la sociedad, se debilita a través de muchas alternativas, y ocurre lo que no deseamos.

  • alexander dijo:

    Primero: Me pasó como a José Ramón y a Ernesto.
    Segundo: El análisis está bárbaro, pero todavía no se aplica a Cuba. La mayoría de los que se conectan a internet, no son la mayoría.
    La mayoría de los que se conectan por redes como infomed, no tienen acceso completo a redes foráneas y ni siquiera a internet como para estar tan influidos.
    Me preocupa más el paquete y eso es una guerra perdida si se trata de eliminar por la fuerza y no por la lógica. El otro día comenté que hacía falta acceso al menos a las páginas cubanas desde cualquier sitio. Hay muy buenas e informativas, pero si existen trabas y precios ridículos la prioridad siempre va a ser comunicarse con la hermana por Imo, WhatsAp y Facebook. Si la programación está tan pesada en todos los canales (mis gustos son diferentes al de mi mujer en ese sentido y entiendan la frase) me pongo a ver una película del paquete o los humorísticos.
    Entonces, no me preocupa tanto la guerra sino como y con que nos defendemos. Recordar que aunque hayan dos fusiles se puede defender, lo malo es cuando no hay ninguno o los que hay no son suficientes para defender la posición

    • m&m dijo:

      ciertamente, en el paquete, al menos la version que he visto algunas veces ultimamente, he estado viendo cierta tendencia, ligera y solapada, con materiales que atacan las bases de nuesto sistema y algunas de sus caracteristicas, de manera directa o indirecta, pero muy definida en su sentido. no atacan nuestro sistema directamente, si no en lo que se apoya y lo que se valora.

  • camilo dijo:

    Excelente artículo. coincido con su opinión. El bombardeo de información y diversidad de materiales recreativos ,peliculas, musicales, videos-juegos hacen que muchas personas se ¨enganchen¨ , como popularmente se dice, y dejen a un lado sus actividades sociales , pierdan poco a poco el vinculo con amistades y se encierren en un mundo interminable de nuevos y nuevos videos, peliculas y materiales. Al final, es una persona desinformada de la realidad que nos rodea y una victima más de esa guerra. Yo aprecio que no estamos preparados para enfrentarla, y hay que hacerlo muy rápido porque los niños y jóvenes son los blancos preferidos, en ellos está el futuro. Hay que sacar trabajos periodisticos , estudios sociales en la comunidad donde se analicen estas cosas, se demuestre como se han transformado conductas por estas razones. Sería muy útil para mostrar que ya hay muchas victimas en una guerra que apenas comienza.

  • Davo davo dijo:

    2/4 Hace unos meses pude leer una entrevista, a un ex alto funcionario de una Potencia Mundial. Ya había comenzado la campaña sobre la intervención de Rusia en diferentes campos. Me parece que bastante hemos y estamos escuchando aún. La persona entrevistada por supuesto remachaba lo que todos ya hemos leído. Un periodista formula la siguiente pregunta: Señor, Ustedes hacen lo mismo desde hace muchas décadas, ¿Dónde está la diferencia? La respuesta, “ES QUE NOSOTROS LO HACEMOS POR UNA CAUSA JUSTA” Sobran comentarios al respecto con tal conclusión. Brota a la superficie, el basamento de tal afirmación.

  • Davo davo dijo:

    Hace unos años leí el libro que más abajo detallo. El tema no trata directamente la Guerra de Quinta Generación. Lo cito por la idea básica que expresa, y de ella se desprende cómo hay que actuar en este mundo cada día más competitivo en todos los sentidos. Donde abunda mucho, “Haz lo que digo y no lo que yo hago” Libro, Gestión Estratégica, Navegando hacia el Cuarto Paradigma, JOSE R. BETANCOURT “SI UD. NO TIENE UN COMPETIDOR REALMENTE DIFÍCIL, INVÉNTELO…LA COMPETENCIA ES UNA FORMA DE VIDA”.Bill Smithburg. Presidente de Quaker Oats. FIN DE LA CITA. Señores el exceso de confianza a las realidades del entorno del patio o de tierras más lejanas. Es el mejor caldo de cultivo para los que buscan un lado flaco, por muy pequeño que sea.

Se han publicado 36 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Aram Aharonian

Aram Aharonian

Nació en Uruguay, pero fue un exiliado errante por el continente desde el golpe de estado en 1973. Fundador del canal de TV latinoamericano, teleSUR, y su director general hasta 2013.

Vea también