Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

A 70 años de la victoria soviética sobre el fascismo

| 15

El 30 de abril de 1945 los sargentos del Ejército Rojo Mijaíl Yegorov y Meliton Kantaria colocaron en lo más alto del Reichstag la bandera carmesí de la Unión Soviética con la hoz y el martillo.

La imagen recorrió el mundo y permanece hasta hoy como el símbolo vivo de la victoria soviética sobre el nazi-fascismo pese a los esfuerzos de la mendaz dictadura mediática para presentar el tardío desembarco de Normandía como el causante de ese desenlace.

También silencia el decisivo papel de los comunistas, que en la Europa ocupada llevaron el peso mayor de la resistencia y organizaron vigorosos movimientos guerrilleros en Yugoslavia, Grecia y Albania.

El 9 de mayo de aquel año, el jefe militar alemán Wilhelm Keitel, firmó la rendición incondicional de la Alemania nazi ante el legendario mariscal de la Unión Soviética Gueorgui Zhukov.

Casi cuatro años después de que en la madrugada del 22 de junio de 1941 cuatro millones y medio de efectivos alemanes y de sus aliados encuadrados en 225 divisiones, apoyadas por 4 400 tanques y 4000 aviones arrollaran las unidades soviéticas de la frontera y destruyeron casi toda su aviación en tierra y buena parte de sus carros de combate.

A las tres semanas, los invasores habían penetrado 600 kilómetros dentro de la URSS y conquistado Letonia, Lituania, Bielorrusia, el occidente de Ucrania y casi la totalidad de Moldavia.

Stalin estaba anonadado y en un principio se negaba a aceptar la realidad y a reaccionar. Y es que ante la negativa de Londres y París a firmar una alianza antinazi con Moscú, propuesta insistentemente por la diplomacia soviética, y la pusilanimidad de ambas ante la arremetida de Hitler contra España republicana, Austria, Polonia y Checoslovaquia, el líder soviético cometió el gravísimo error de firmar el Tratado de No Agresión entre Alemania y la URSS.

Ello tuvo serias consecuencias en el prestigio y la preparación contra el ataque nazi, tanto de la cuna de la revolución bolchevique como del movimiento comunista y antifascista internacional.

Stalin confió tercamente en que ese pacto protegería al Estado soviético de la inminente agresión hitleriana, informada con antelación a sus servicios de inteligencia por audaces revolucionarios de otros países que los integraban, como el periodista alemán Richard Sorge, íntimo del embajador nazi en Tokio.

Stalin también cayó en una trampa de los servicios secretos alemanes, que lo llevó, vísperas de la guerra, a ordenar el fusilamiento de gran parte de los más experimentados generales del Ejército Rojo.

Pero logró sobreponerse. Historiadores como Hobsbawm afirman que durante la guerra cesó la represión y por las memorias de Zhukov y otros jefes sabemos que los escuchaba antes de tomar decisiones. En la Gran Guerra Patria el Ejército Rojo protagonizó frente a los alemanes las más grandes y encarnizadas batallas de la historia, caracterizadas por el empleo de miles de piezas de artillería, aviones y tanques. Las batallas de Moscú, Leningrado, Stalingrado, Kurks y Berlín se cuentan entre sus deslumbrantes victorias.

Debe subrayarse que lo que hizo posible la derrota del Tercer Reich fue el heroísmo de los pueblos de la Unión Soviética y la enérgica actuación de una pléyade de talentosos, leales y competentes jefes militares, casi todos de reciente promoción. Pero, guste o no y pese a sus graves errores, excesos y crímenes antes y después de la guerra, fue bajo la dirección de Stalin que se logró la hazaña.

No obstante, aprovechando la sorpresa y la inicial impreparación de los soviéticos, los nazis lograron ocupar grandes franjas de su territorio, algunas importantes ciudades y amenazar seriamente a Moscú, Leningrado y Stalingrado. Pero después de su colosal derrota en la última y de la arrolladora contraofensiva soviética en Kursk, ningún conocedor del arte militar dudaba que la derrota de la Alemania nazi sería solo cuestión de tiempo.

La proeza de detener en tan trágicas circunstancias la poderosa ofensiva alemana, trasladar la industria de guerra miles de kilómetros a la retaguardia y ponerla a pleno rendimiento, movilizar a toda la población(hombres, mujeres, jóvenes, niños) para la defensa del país y la producción y barrer al enemigo hasta derrotarlo en Berlín, únicamente podía ser fruto de una sociedad educada y solidaria, con economía centralmente planificada y profundo amor a la patria, ingredientes forjados sobre los ardientes rescoldos del fuego revolucionario de 1917.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Daniel Bermudez dijo:

    Un resumen bueno, como articulo cubre su cometido

  • Deogracia Hernandez Rodríguez dijo:

    El pueblo sovietico se merece el eterno reconocimiento del mundo entero, por el patriotismo y el corraje demostrado durante la Segunada Guerra Mundial; elemento que determinó la derrota de las tropas nazis.Gloria eterna a los soviéticos que perdieron su vidas en esta desastrosa y aborresible guerra.

  • Hector Martinez dijo:

    Sacrificio, heroísmo, sufrimientos, dedicación hasta dar la vida, vidas tras vidas por miles, por millones, enorme, incalculable e inolvidable el pueblo soviético victorioso !!!

    MIs oraciones por las y los caídos, mi honor hasta que tenga vida por ellas y ellos, que salvaron a su patria, a su pueblo y la humanidad del fascismo encarnado en aquel momento.

  • julio dijo:

    Magnifico y muy esclarecedor escrito.Gloria eterna al soldado sovietico victorioso.Gloria al heroico pueblo ruso!

  • Piensa dijo:

    Excelente,
    Excelente crónica,
    La historia quisieron borrarla los fascistas, antes y ahora.
    Al ocupar las ciudades quemando libros, pancartas escritos , fotos y todo lo que tuviera que ver con un lenguaje y cultura diferente a la capitalista, pero no pudieron lograrlo, la historia se impuso con heroísmo, nada ni nadie puede ni podrá borrarla.
    La verdad se impuso y se impone nuevamente sin discusión alguna:
    Fueron los Soviéticos, los guerrilleros, los comunistas de los países ocupados quienes le dieron el gran viraje a la Guerra. Los Aliados como hacen ahora, esperaron la oportunidad para entrar en la guerra, ya la guerra estaba ganada por los soviéticos.
    No podían perder terreno, se avecinaba un nuevo estado, diferente con una ideología superior a la capitalista.
    Por eso albergaron en la posguerra a los torturadores hitlerianos y los pusieron a trabajar en función del sistema capitalista, decadente, incapaz de hacer progresar esta gran humanidad.

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    xxxxx

  • George dijo:

    No se puede aspirar al titulo de “Historiador” y tener un compromiso politico RABIOSO con ningun bando. Si eso pasa, se nos nubla la mente y este es precisamente el caso de Angel Guerra Cabrera.
    En estos momentos me estoy preparando para comentar sobre el articulo (con el debido respeto, por supuesto) y solamente les puedo adelantar que la Segunda Guerra Mundial no empezo el 22 de junio de 1941, mucha sangre habia corrido ya en Europa desde 1939……….lo unico que pido a los moderadores de este sitio es que me den un chance, para que la “pelea” sea pareja. Saludos.

    • George dijo:

      Estimado Angel Guerra Cabrera: Permitame comenzar por expresar mi respeto por la labor que realiza como periodista de este sitio.
      No es mi intencion, en lo absoluto, minimizar ni ocultar en forma alguna la gran epopeya del pueblo sovietico en su lucha contra el fascismo aleman durante la llamada Gran Guerra Patria, efemeride que se celebra por todo lo alto (y con toda razon) por estos dias.
      Sencillamente la historia no se puede contar parcialmente, hay que verla en su conjunto para asi comprender la dimension de los acontecimientos y tratar de ser justos en nuestros analisis.
      Como dije anteriormente en un breve comentario, no se puede ser un historiador serio y activista politico a la vez, la pasion ciega y los hechos los magnificamos o minimizamos (otras veces los escondemos) de acuerdo a nuestras convicciones politicas. Este es precisamente el caso de su comentario.
      La Segunda Guerra Mundial no comenzo el 22 de junio de 1941, lo que comenzo en esa fecha fue la llamada Gran Guerra Patria, es decir, la lucha heroica de la URSS contra el invasor aleman. Pero los sovieticos no fueron los unicos ni los primeros en combatir al fascismo en Europa, numerosos acontecimientos se sucedieron de manera tragica en el Continente antes de esa fecha, en los cuales la URSS se vio involucrado como pais agresor, lo que no menciona ud. en su articulo.
      Dichos sucesos son: Invasion sovietica de Finlandia el 30 de noviembre de 1939.
      En este conflicto armado y motivado por las pretensiones territoriales de Stalin, la URSS sufrio mas de 325 mil bajas, entre muertos, heridos, capturados y desaparecidos, ademas de la perdida de 3500 tanques y 500 aviones, recursos que hubieran ayudado grandemente a combatir a Alemania dos anos despues.
      Lo que ud. hubiera llamado en su articulo “error de Stalin” yo lo llamo una agresion contra un pais vecino mucho mas debil, con intencion de arrebatarle parte de su territorio, lo que, despues de todo,sucedio.
      La particion de Polonia entre Alemania y la URSS, que comenzo el 1 de septiembre de 1939 con la invasion alemana de la parte oeste y continuo el 17 de septiembre con la ocupacion sovietica de la porcion oriental, de acuerdo con el pacto Ribbentrop-Molotov.
      Esta accion conjunta trasciende el concepto suyo de “error de Stalin al firmar dicho pacto” y pasa directamente a la complicidad, asi de simple. Lo anterior, por cierto, provoco la desaparicion de Polonia como pais independiente.
      Otro concepto que no comparto con ud. es el de “Invasion tardia de Normandia”. Con antelacion a esta operacion aliada (Operacion Overlord) ya se habia abierto un segundo frente en el sur de Europa (Italia) y se habia derrotado al contingente aleman (Afrikakorps) en el norte de Africa al mando del General Erwin Rommel (El “Zorro del
      Desierto”), lo cual obligo a Hitler a dividir sus fuerzas y transferir constantemente efectivos de un frente a otro, de acuerdo a la situacion.
      Otras operaciones no mencionadas por ud. en su articulo y realizadas antes de la “Invasion Tardia de Normandia” fueron:
      1-Operacion “Torch” Anglo-Norteamericana: La invasion de las colonias francesas del norte de Africa ((Marruecos y Argelia) con el objetivo de garantizar el control del Mediterraneo y cercar a las fuerzas de Rommel, que se movian de Este a Oeste entre Tunez y Libia.
      2-Operacion “Huskey” Anglo-Norteamericana: La invasion de Sicilia y posteriormente de la peninsula Italica con el objetivo de expulsar a los alemanes de esa region y neutralizar a Italia como aliado de Alemania.
      3-Operacion especial Britanica en el puerto de Taranto con el objetivo de destruir varios barcos de guerra italianos, lo que fue exitoso.
      4-La destruccion de la planta productora de Agua Pesada de Vermork (Noruega) por parte de comandos especiales ingleses, con el objetivo de detener el fujo de agua pesada hacia Alemania, ya que este es uno de los elementos necesarios para la construccion de la bomba atomica.
      5-El constante suministro de ayuda belica a la URSS mediante el uso de “La Flota Polar” (Artic Convoys) desde agosto de 1941 hasta mayo de 1945 dirigidas a los puertos de Murmansk y Arcangel, lo que le costo a los aliados 85 barcos mercantes y 16 barcos de guerra, al ser asediados constantemente por submarinos y aviones de la fuerza aerea alemana (Luftwaffe).
      6-Apoyo ilimitado por parte de los servicios secretos ingleses a los movimientos de resistencia en Europa ocupada (comunistas o no), etc, etc.
      En fin amigo Angel Guerra, lo que pretendo demostrar es que la victoria sobre el fascismo en la Segunda Guerra Mundial no es patrimonio exclusivo de la URSS, muchos otros contribuyeron en mayor o menor medida al triunfo, mas que nada yo lo considero un “Trabajo en Equipo” que puede ser visto de varias formas diferentes (de acuerdo a nuestra orientacion politica).
      Y si la URSS perdio alrededor de 20 millones de sus hijos en la contienda, el total de
      muertos en Europa llego a 60 millones de personas……..
      En cuanto a las ventajas de la industria “con planificacion centralizada” la dejo para otro debate……….creo que lo merece.
      Un saludo respetuoso desde Berlin y siga escribiendo, que lo seguire leyendo! Auf Wiedersehen mein freund!

      • Leandro dijo:

        Evidentemente desde Berlín las cosas se ven diferente y aunque pretenda apartar la historia de la política la pasión traiciona y cuando alguien ve un acontecimieno tan controvercial como el tratado Ribbentrop-Molotov, como algo tan simple no puede ser imparcial.

      • Sergio dijo:

        Leandro

        Y ya que usted lo sabe, nos puede ilustrar “la complejidad” del tratado Ribbentrop-Molotov, más conocido como el PACTO de NO AGRESION entre Hitler y Stalin?,,,,no se pero eso me suena a MI, en lo particular, al ex-PACTO de VARSOVIA o a la OTAN,,,o algo así.

        Si no se iban a “REPARTIR” nada, seúng puedo instuir de sus palabras,,,,,para que HACER UN PACTO?, nos puede usted explicar.

        Sin dejar de reconocer el papel protagonico del Ejercito Rojo, como el de los ALIADOS, la historia es mas compleja, y es la que es y no la que queremos que sea, y no se puede cambiar.

        Por cierto, ese detalle de SORGE, nunca me lo dieron en la escuela, al menos en mi eopoca no se decia, realmente siempre creí que los únicos que habían luchado en la II guerra miundial era los sovieticos contra los Alemanes, según nos decían por aquel tiempo en las clases de historias. Todas esas BATALLAS que menciona el periodista había que sabersela de memoria y al detalle, le faltó, por cierto, la DEFENSA de la FORTLEZA de BREST, donde según mi profesora, los soldados sovieticos se hidrataban con la propia orina duarnte el mes (creo) que duró aquel epico hecho.

        Saludos,

  • Pupi dijo:

    ya veo que George se suma a los negadores de la historia, acusando al periodista de compromiso político, en primer lugar todos saben que la SGM no comenzó en 1941 sino en 1939 con la invasión a Polonia, en 1941 comienza la Gran Guerra Patria,y añado que con o sin compromiso nadie en su sano juicio puede negar que la guerra la ganó la URSS, derrotando a casi el 80% de lo más selecto de la Whermacht lo demás son interpretaciones trasnochadas y teorías conspirativas.

    • George dijo:

      Pupi: Evidentemente ud. no entendio el enfoque de mi comentario. Ni siquiera estoy seguro que lo leyo completo, especialmente el segundo parrafo que comienza de la siguiente forma: “No es mi intencion………………” y donde me dirijo personalmente al autor de este articulo, estableciendo mi criterio y los objetivos de mi escrito.
      No pienso que ud. esta preparado para debatir en temas tan complejos y controversiales como este (como bien dijo el forista Leandro en su comentario), por lo que le recomiendo que se limite a opinar sobre temas mas sencillos como: buenos y malos, negro y blanco, etc.
      De todas formas, quiero invitarlo a debatir en el futuro sobre temas de politica internacional e historia, en cuyo caso le deseo buena suerte, o en buen cubano (para ud. en palabras mas sencillas) “A VER SI PONE UNA” Saludos respetuosos.

  • Angel Guerra Cabrera dijo:

    Aunque muy raramente intervengo en las discusiones de los foristas de Cubadebate, pues ellos mismo se encargan de poner los puntos sobre las íes, en este caso haré una excepción puesto que George, sin apellidos, pretende, al parecer con el cuestionable argumento de la imparcialidad sentar cátedra de historiador equilibrado para en el fondo negar la verdad histórica fundamental en este debate, en definitiva que el Ejército Rojo y el pueblo soviético fueron quienes llevaron el peso decisivo en la derrota de Hitler bajo la dirección de Stalin, por más que el comentarista hable de una labor de “equipo” para referirse al insuficiente aporte de los aliados occidentales a la guerra en general, y en particular en el Frente Oriental. Esto no solo lo reconocen historiadores marxistas sino Churchill, Roosevelt y jefes militares occidentales en sus papeles, además de historiadores nada sospechosos de ser siquiera de izquierda.

    Debo añadir que queda muy claro en el título y en el contexto de mi artículo que solo abordo la agresión a la URSS y la derrota por sus ejércitos del grueso de la totalidad de las fuerzas alemanas, en su territorio y en la persecución hasta Berlín. En ningún momento menciono –como insinúa George- que trataré el conjunto de la Segunda Guerra Mundial, algo imposible en un artículo para un diario cuya extensión máxima no debe sobrepasar 4500 caracteres. Es conveniente puntualizar que el número de bajas de la URSS se ha cifrado ya en más de 27 millones de personas y no 20 millones, aunque hay historiadores respetables que aseguran que llegaron a 30 millones.

    Por lo demás, George menciona un conjunto de operaciones militares de pequeña a gran envergadura de los aliados occidentales pero que todas juntas no se pueden comparar ni de lejos con el esfuerzo de guerra soviético. En mi opinión y la de varios historiadores de la Segunda Guerra Mundial la URSS pudo ganar la guerra sin ellas y sin la ayuda logística de los aliados occidentales, en todo caso secundaria, aunque le habría impuesto aún mayores sacrificios. Para ese momento la industria de guerra de la patria de Lenin ya había alcanzado los niveles de producción previos a la guerra. En fin, ningún experto militar que se respete negaría que el punto de giro de la guerra, o sea, lo que hizo que se pudiera vislumbrar con seguridad la inevitable derrota de Hitler, lo produjo la arrolladora victoria soviética en Stalingrado, que junto al resto de la campaña soviética, le ocasionó pérdidas irreparables a las fuerzas vivas del nazi-fascismo.

    • George dijo:

      Angel: Gacias por dirigirse a mi personalmente, he leido con atencion su inusual intervencion en el debate y respeto su criterio. Por cierto, mi apellido es Hernandez.
      Saludos respetuosos.

  • Ángel Guerra Cabrera dijo:

    Muchas gracias, George Hernández por leerme con atención por segunda vez.. No dude en refutarme cuando lo crea necesario. Aunque no puedo hablar por Cubadebate, he observado, que siempre que se haga con respeto aquí se acostumbra estimular y dar cabida al debate.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también