Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Pablo Menéndez: “En música, estar a la moda no es el camino más aconsejable”

En este artículo: Cuba, Cultura, Música, Pablo Menéndez
| 2

Por Marino Luzardo

mezcla_596x235_crop_thumbnail_596x235

Pablo Menéndez y Mezcla.

Hay artistas que uno admira por su obra, pero también por su proyección ante la vida y su manera de asumir los retos y desafíos que esta impone. Descendiente y fundador de hermosas familias, miembro de uno de los matrimonios más sólidos del ambiente artístico cubano, ha sabido ser consecuente también con su trabajo y su posición al frente de una de las bandas emblemáticas de nuestro país. A mediados de los ochenta nace Mezcla, con una fuerza tremenda, luego de que su líder bebiera de muy diversas fuentes y tradujera toda esa experiencia en un lenguaje musical que desde entonces y hasta nuestros días ha permanecido inalterable. Americano de nacimiento pero cubano por convicción, siempre con su acento, justo en el centro de los dos idiomas, es capaz de convencer con sus criterios y sapiencia. Les dejo en compañía de Pablo Menéndez.

¿Crees que el ser hijo de la cantante norteamericana Bárbara Dane determinó tu camino hacia y por la música?

Siempre hubo música en mi casa, tanto por la parte materna como paterna. Mi madre siempre inventaba una descarga de jazz o de blues o de música folclórica americana. Escuché música desde niño y eso marcó definitivamente el rumbo de mi vida. Mi mamá, Bárbara Dane, es una de las grandes de la música americana, quien por sus ideales y posiciones políticas, por ejemplo venir a Cuba en el ’66, no ha sido muy bien mirada por los medios, pero es una artista gigante y es mi modelo en la vida.

¿Qué te hizo radicarte en Cuba?

Yo vine sin conocer mucho sobre Cuba con la idea de estudiar música por un año. Al final de ese período comprendí que en doce meses no se podía aprender todo lo que yo quería de la realidad musical de este país, me hacía falta más. Sentía, mientras aterrizaba el avión en La Habana que estaba llegando a casa y desde el ’66 vivo aquí. No soy el único ejemplo de artista nacido fuera que se deja atrapar por los encantos de esta tierra maravillosa. Amo mi país natal, mi tierra de Oakland, California, pero me siento cubano.

Y aquí también fundaste una familia hermosa…

Me siento muy afortunado de conocer gente afín. Creo que la cercanía de las personas se debe a una atracción que a veces no podemos explicar. Tuve el privilegio de conocer a una cubana inmensa, una de las grandes actrices de este país: Adria Santana, con cuya familia establecí lazos muy fuertes desde el comienzo y nuestro matrimonio ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida, al igual que nuestro hijo Osamu, que también eligió el camino de la música.

¿Qué condiciones permitieron la fundación de una agrupación como Mezcla?

Creo que mi rebeldía. Quería hacer algo diferente. Nunca me ha gustado seguir patrones ni imposiciones ni hacer lo que me digan los demás que debo hacer. En el caso de la música, muchos te dicen: esto es lo que se vende ahora, y a mí me gusta tocar lo que me llega al corazón. Eso llega al público también de esa forma. Cuando un artista es auténtico, sincero con él mismo y coherente en su proyección convence a las personas. Por eso creo que a pesar de seguir una línea no comercial, hemos tenido experiencias increíbles. Recuerdo actuaciones nuestras en la Plaza de la Revolución donde la gente nos recibía con mucho entusiasmo y coreaba todas nuestras canciones, eso es algo que nos complace mucho. De igual manera nos satisfacen nuestras apariciones fuera de Cuba en eventos asociados al jazz, que es un género del cual nunca nos vamos a desprender y, por supuesto, también apreciamos sobremanera nuestra presencia en los festivales Jazz Plaza que se hacen aquí.

Actualmente, ¿qué momento vive Mezcla?

A pesar de que ya tenemos 27 años, me siento como si tuviéramos 27 días. Es un camino siempre de aprendizaje este por el cual vamos. Me siento renovado y renovador en relación con la agrupación que dirijo, siempre tengo nuevas ideas. Me impresiona la suerte que hemos tenido en el mundo como agrupación de jazz cubano, pero en realidad seguimos haciendo rumba, rock, canción, trova, de todo; y este año queremos hacer un concierto con muchos invitados que se llamará Mezcla Plus, del cual tendrán noticias. También tengo un trío que me permite desdoblarme en otras cosas; lo que pretendo siempre es llevar música a todos aquellos que quieran consumirla desde el corazón.

Pero también asumes proyectos individuales. Hace poco regresaste de una gira por Estados Unidos.

No me gusta mucho hacer eso sabes, viajar solo. Pero la economía en el mundo está muy dura y a veces no contratan al colectivo completo y hay que seguir pa’lante. También a veces el problema de las visas obstaculiza un poco que podamos viajar todos. Ahora acabo de llegar de New York, donde hice tres conciertos con jazzistas de primera línea. El reto fue muy grande, pues solo un ensayo y a enfrentarse al escenario y al público. Son artistas que admiran mucho la música cubana y quieren ponerle ese ingrediente a los conciertos.

Resulta curioso: ¿tus coterráneos te ven como músico cubano?

Sí, cómo no. Incluso, me presentan de ese modo. Me planificaron para que diera una clase magistral en una serie de charlas que se llama “Por los ojos de los maestros” y al presentarme decían: El legendario músico cubano Pablo Menéndez, y eso me daba gracia y a la vez me enorgullecía.

Ustedes, al igual que otras agrupaciones, han sido un poco los padres de la fusión en Cuba. ¿Qué opinión te merece este fenómeno actualmente?

Me gusta hablar de historia, y si algo bueno tienen los años es que puedes valorar mejor las cosas. Yo te puedo decir que ha existido una transformación para bien dentro de la música cubana, pues hace mucho tiempo se escuchaba solo música bailable y canciones muy facilistas de pobre factura. La trova se abrió paso y con ella también llegó la formación de un jazz cubano, de un rock cubano. La presencia en los escenarios de la música afro, unida a todas estas corrientes, y el hecho de ser libres desde el punto de vista creativo ha contribuido a un desarrollo de la fusión que es lo que hasta hoy ha defendido Mezcla, siempre respetando los códigos y esencias de estos ingredientes y dándonos cuenta de que, en la música, estar a la moda no es el camino más aconsejable.

¿Dónde se puede apreciar el trabajo de Mezcla?

Tenemos varios lugares de presentación, pero nuestro espacio habitual está en los Jardines del Mella, con un encuentro realmente agradable con el público que nos sigue. Ahí estaremos el día 29 de marzo a las 4:00 de la tarde, los esperamos.

(Tomado de suenacubano)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gaspar dijo:

    El maestro Pablo tiene razón, actualmente lo que está de moda en la música no está asociado a la calidad en la gran mayoría de los casos. Es increíble la paupérrima calidad de lo que se vende actualmente en este país que tanta gloria ha brindado a la música universal, pero más penoso aún es que las acciones para contrarrestar todo eso se observan bastante poco.
    Un ejemplo de ello es la poquísima atención que reciben las bandas de concierto en los municipios del país, siendo estas uno de los primeros acercamientos con el lenguaje sonoro que tuvieron a inicios del siglo pasado los ciudadanos en Cuba.
    La calidad debe fomentarse también con el estímulo y de eso la música está carente.

  • David dijo:

    Abajo el reggaeton y la música mal hecha que prolifera tanto actualmente. La música es un reflejo de la sociedad, asi que tenemos que tener cuidado con esto, porque últimamente vamos por muy mal camino.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también