Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Vuelco hacia el trasfondo de la piratería somalí (+ Video)

En este artículo: Europa, OTAN, Somalia, Unión Europea
| 10

Por Cynthia Hernández Mayol

Los piratas Somalíes son cada vez más peligrosos en los asaltos a buques de cargas

Los piratas Somalíes son cada vez más peligrosos en los asaltos a buques de cargas

Los grandes círculos de poder occidentales a nivel global pretenden resolver o aminorar los asaltos piratas en las costas de Somalia mediante el refuerzo de la seguridad marítima en el Cuerno de África, en vez de enfocarse en las causas de la piratería.

Lo cierto es que la respuesta internacional ante los reiterados asaltos piratas en las costas de Somalia ha sido prácticamente militar y hasta el momento las acciones se han manifestado con el propósito de satisfacer sus propios intereses y no los de la nación somalí.

Somalia ha sido escenario de guerras tribales, enfrentamientos religiosos e invasiones desde hace más de dos décadas producto del desmoronamiento del régimen de Mohamed Siad Barre en 1991, mostrando hasta el presente año un alto nivel de ingobernabilidad sobre todo para hacer valer autoridad en sus aguas.

Otros de los factores estructurales que explican la piratería marítima están vinculados con la falta de recursos pesqueros imprescindibles para la economía del país africano y para la alimentación de pueblos costeros, lo cual está condicionado por la pesca ilegal que realizan navíos procedentes de países desarrollados en aguas somalíes.

A partir de ese momento surgió un tipo de piratería que se autodenominó guardacostas, “cuyo objetivo eran los barcos que pescaban ilegalmente y los que vertían sustancias tóxicas en las aguas costeras”, indicó el Informe del Grupo de Supervisión para Somalia en cumplimiento de la Resolución 1630 (2005) del Consejo de Seguridad de la ONU en 2006.

Algunos expertos no occidentales defienden la idea de que los piratas no son más que defensores de sus costas impidiendo la pesca ilegal y el vertido de desechos tóxicos efectuado por grandes buques que navegan en el Mar de Arabia, el Golfo de Adén, el Océano Índico y el Mar Rojo.

Contrariamente, otros analistas europeos sí los acusan de ladrones, y diversos centros de poder internacionales se han valido de la piratería como pretexto para incidir militarmente en las costas así como garantizar la seguridad de buques de carga que “solo” utilizan la vía como tránsito de navegación.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea (UE) hicieron público la extensión de sus acciones combativas en pos de seguir reforzando la seguridad de sus navíos hasta fines de 2014.

Los dos operativos de la OTAN: Escudo del Océano y Operación Atlanta, procuraron junto a fuerzas marítimas de los Estados Unidos y de otras regiones europeas reducir el número de ataques con el uso de navíos especializados y con mayor cantidad de soldados a bordo.

Por otro lado, el operativo de la UE determinó trabajar de cerca con instituciones somalíes entre ellas el Gobierno Federal de Transición, lo cual fue rechazado por expertos, pues consideran que la iniciativa pueda perjudicar tanto a vidas de civiles como a las acciones en vías a combatir y frenar los asaltos piratas contra buques de carga.

Según fuentes de la OTAN en enero de 2011 de 29 ataques piratas sólo seis fueron efectivos, mientras que en el mismo periodo en 2012 hubo un máximo de cuatro y ninguno resultó exitoso.

Una mejoría similar también demostró la fuerza naval de la UE cuando logró distribuir satisfactoriamente unas 900 mil toneladas de alimentos en Somalia, territorio en el que por la intromisión de piratas generalmente no llegan las donaciones de alimentos hechas por organizaciones humanitarias para combatir la hambruna.

Aunque el número de agresiones piratas descienden, expertos del ala no occidental alertan y critican la incompetencia de potencias europeas que al  ignorar las causas de la inestabilidad política, económica y social en Somalia, alimentan un ciclo de violencia entre buques más especializados y piratas ansiosos por conseguir rehenes a cambio de dinero.

Diferentes estudios han informado que como resultado de los esfuerzos marítimos internacionales para frenar esta actividad delictiva, los grupos de piratas están recurriendo al uso de la violencia letal y al maltrato de los rehenes durante los ataques y momentos de cautiverio.

Debido a la misma incoherencia política persistente en Somalia los piratas no son procesados correctamente en su país natal, lo que obliga a jefes de buques extranjeros a enjuiciarlos en sus naciones y no en la propia nación africana.

El representante especial de la UE para el Cuerno de África, Alexander Rondos, cuando visitó Somalia el 20 de marzo en 2012 recalcó la necesidad de que existan sistemas judiciales efectivos e instituciones que satisfagan las miserias de las comunidades locales.

El ascenso de la piratería desde la década de los noventa  así como su  represión en tiempos actuales no puede desligarse de la desarticulación y debilidad que padecen los poderes públicos del Estado en Somalia.

Este nuevo paradigma militar aumenta la seguridad marítima en buena parte y a su vez disminuye el número de asaltos piratas pero no erradica el fenómeno de la piratería somalí desde sus raíces.

Las fuerzas occidentales se han valido de la piratería en las costas de Somalia  como una excusa para incidir militarmente en este país africano, así como mantener solo la seguridad de sus propios buques y no hallar una solución a la situación tensa que enfrenta el país.

El fin de este contrabando depende en gran medida de la instauración de un gobierno nacional estable conformado por un sistema judicial fuerte.

 

 

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • RWP dijo:

    Estos se creen que son los Piratas del Caribe!!

  • popeye dijo:

    Bueno, nos peinamos o nos hacemos papelillos? Para instaurar un gobierno nacional estable conformado por un sistema judicial fuerte la comunidad internacional tendria que imponerlo pues el caos en ese pais es tremendo, pero hacerlo seria "intromision en sus asuntos internos" entoces que queda? acabar con los piratas de cualquier forma pues segun este articulo...el fin justifica los medios, pero solo para los piratas, no para los demas.

    • Nala dijo:

      eso es cierto popeye pero siempre la OTAN o la UE tienen algo en mente oculto. Aquí todo tiene precio. t lo cierto es que la soberanía tanto de Somalia como de otros países africanos como Mali está en juego.

      • Antonio dijo:

        Claro, vamos ahora a llevarles a ese "país" que se llama Somalia un poco de ayuda, comida, medicamentos, médicos, religiosos, maestros... y verán cómo los reciben.
        O la ONU o la OTAN, o Rusia, o China, o Singapur, el que sea, quizás sean la única opción.

  • enrique vitalalfaro dijo:

    ¿Por que la OTAN no interviene ahora, con el mismo impetu y la fuerza conque lo hizo cuando intervino en libia para resolver este problema de la pirateria en las costas de Somalia, donde estos piratas si estan violando los derechos humanos?

  • rodolfo bosch dijo:

    La fila de hombres y mujeres parecía inmune al sol abrasador del verano en Tenerife. La desazón destacaba en sus rostros y la impotencia asomaba en sus miradas. Todos aguardaban por una ración de comida en Cáritas.

    También Abdi, joven somalí, de piel morena, abundante cabello negro y ojos como la noche, que parecían contener el tiempo. Tenía veintiocho años, un cuerpo espigado, curtido con el trabajo duro y escoltado por la necesidad.
    Llevaba tres años en las Islas Canarias, y desde entonces no había logrado mucho: algunas semanas de trabajo en la construcción y varias salidas esporádicas en un pequeño barco pesquero.
    Vivía de la caridad y de sus artesanías. Y en su abundante tiempo libre intentaba leer todo lo relacionado con su país.
    Me hallaba junto a él, aguardando por su ración de alimentos.
    Noventa minutos después caminábamos hacía su alojamiento. Compartía una habitación de 3 x 4 metros, junto a otro joven somalí, dos senegaleses y un angolano.

    —Ponte cómodo—expresó, brindándome la única silla que existía. Él se sentó en el borde de la cama y apoyó sus manos sobre la sabana— ¿Por dónde íbamos?—preguntó con un resuello, mientras en su rostro se revelaba el malestar. Chasqueó la lengua y dijo:

    —El Movimiento Nacional Somalí había logrado expulsar al dictador Siad Barré en 1991, y luego terminó atomizándose. A partir de ese momento nuestro territorio se convirtió en tierra de nadie y ambición de todos—tamborileó los dedos de su mano diestra sobre su muslo.

    —Ambición de todos—repetí buscando que profundice.

    —Ocurre que para entonces los recursos pesqueros del Atlántico Norte y del Mar Mediterráneo ya se estaban diezmando, y los barcos españoles y franceses vieron el filón. Comenzaron a faenar en nuestras aguas territoriales por centenares, llevándose nuestros recursos marinos como si aquello fuese una extensión de sus costas.

    —IUU—le dije, dándole la sigla en inglés, que no fue necesario traducirle.

    —Así es, “Pesca ilegal, no declarada, no reglamentada”. Estamos hablando de un robo estimado en 500 millones de dólares al año. Multiplica eso por las más de dos décadas en que lo siguen haciendo—mueve los labios como si estuviese cotejando las cifras. Su mirada torva parecía parpadear la respuesta—. Hemos intentado detenerlos mediante la ONU, pero nuestras reclamaciones nunca fueron oídas.

    —Tampoco fueron escuchados cuando plantearon que estaban usando sus aguas para verter barriles con desechos radiactivos de uranio, material contaminado de hospitales y basura industrial—permanecí expectante por su respuesta reconociendo en su silencio un dolor lacerante.

    —Nunca fuimos oídos… Nunca. El poder de las corporaciones asiáticas y europeas ha convertido nuestras costas en un cementerio de residuos. Y se han disparado las enfermedades de la piel, también el cáncer y están naciendo niños malformados como si estuviésemos soportando una lluvia de Agente Naranja—hizo una pausa, y se inclinó hasta apoyarse sobre un antebrazo. Luego agregó—: Es peor que la guerra de Vietnam.

    —Y frente a ese despojo y atropello, es que comienzan a organizarse.

    Repasó con su mano la barbilla, en su rostro prevalecía una actitud tensa.

    —Creamos los Guardacostas voluntarios de Somalia, éramos pescadores cansados de tanto saqueo. Nos acercábamos a sus barcos intentando ahuyentarlos. En ocasiones lo lográbamos, solo en ocasiones—enfatizó, mientras desvió la mirada hacia la ventana que permanecía entreabierta y permitía que una brisa fresca renovase el aire.

    —Pero todo cambió cuando aparecieron los grupos armados—agregué, recuperando su atención.

    —Ellos comenzaron a capturarlos y a pedir rescates, y ahí tanto España como Francia protestaron ante la ONU—unió sus manos y ladeó la cabeza. Una sonrisa entre enigmática e irónica acompañó su gesto—. Enseguida determinaron que eso no podía concebirse y había que eliminarlos. Crearon la Operación Atalanta para combatir a la “piratería”—se rió con ganas, como descomprimiendo la ira— ¡Los piratas fueron a combatir la piratería!—la nueva carcajada humedeció su mirada.

    —Así que los atuneros españoles y franceses en vez de retirarse y terminar con la pesca ilegal, consiguieron la custodia de la Armada de ambos países.

    —¡Cómo no iban a hacerlo! Estamos hablando de que nos están robando 500.000 toneladas anuales de atún, seguramente este que me dieron en Cáritas, y que está envasado por una corporación española, fue capturado en nuestras costas—se estira para alcanzar la bolsa con los alimentos que había depositado sobre la mesa—¡Los piratas combatiendo la piratería!—repite, mientras sus manos se mueven inquietas sosteniendo la lata de atún de procedencia dudosa.

  • Luisma dijo:

    Es cierto que esta pirateria empezó cuando los gobiernos de los paises ricos empezaron a usar las aguas de Somalia para verter desechos nucleares, esta bien luchar contra ellos para defender sus aguas y su entorno, pero ya cuando se matan personas a veces inocentes, cuando hay secuestros y abusos, hummm......seran piratas o luchadores medioambientales???? no se, pero si asaltan y matan, son terroristas y bandidos...

  • Rafael Santiago dijo:

    hay que ver porque surgieron estos pirata, en realidad ellos lo que hacian inicialmente era proteger sus costa, pero bueno han deribado en otra cosa

  • gilberto dijo:

    la pirateria es un problema de falta de recursos pesqueros?????

    seamos mas realistas, aquello es un realengo fuera de control al lado de una ruta maritima commercial importante.

    espero nunca caiga un buque commercial cubano, porque numero uno seria una desgracia para familias y nuestro pueblo, Segundo me inquieta saber cual seria el discurso socio-psicologico-politico que se daria a la pirateria.

  • gilberto dijo:

    no se como alguien piensa que en un pais fuera de control por mas de 20 anos, existen grupos medioambientales que salen o salieron a proteger sus aguas de la contaminacion, producida por buques comerciales que las zurcaban.

    han matado a mucha gente inocente, vamos a quitar el dedo del gatillo cuando hay que quitarlo.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también