Inicio » Opinión  »

No es malo el deseo, solo tiene mala reputación

14 marzo 2012 | 1

nicolas-sarkozyDicen las malas lenguas que Nicolas Sarkozy es hiperquinético y que si no gana las elecciones de abril-mayo, Carla Bruni se las verá de penosos colores para soportar a un marido que ahora se mueve mucho dentro y fuera de Francia, pero limitado por las circunstancias, pudiera resultar insoportable.

¿Qué posibilidades hay de que, en efecto, el actual presidente galo quede cesante? Quiero decir, sin sus actuales fueros, pues dijo que si no obtenía otro mandato se retiraría de la política.

Si los sondeos no engañan, como en otras oportunidades, su contrario, Francois Hollande, tiene mayor intención de voto a su favor, incluso aunque su contrario subió unas décimas por estos días. Es probable que esa ventaja determinara a los estrategas de la campaña del actual jefe de estado a concebir un esquema de ataques, incluyendo los personales, contra el candidato socialista, un hombre que pese a lo desleído de la socialdemocracia francesa, provoca miedo a los líderes conservadores europeos pues dice que tiene nuevas concepciones sobre esa corriente ideológica, o porque “amenaza” con subirle los impuestos a los ricos y no adoptar el controvertido Pacto Fiscal de Bruselas, que permite a unos individuos nombrados por la Unión Europea supervisar los presupuestos (acaban de hacerlo en España) aparte de otras pesquisas internas en los países que acepten esa intromisión con la que pierden soberanía.

Para los conservadores, acciones supranacionales de esa índole permitirán respetar el déficit de cada país y si no, tienen pruebas para sancionarlos. Suena bastante a cogerte por el cuello y dejarte respirar solo si dices que sí a cuanto te mandan ¿no?

Nadie duda de que el mundo de las finanzas está necesitando medidas vigorosas y eficaces, (no solo a escala de 1 ó 27) pero no será con desregulaciones para el 99% por un lado y rigores inclementes para el 1%, que se alcance una equilibrada y sensata administración.

Y como de momento se considera impertinente y descocada tal hazaña, expuesta como la regla de oro de unas buenas finanzas que evitarían, así dicen, acontecimientos como los hoy lamentablemente en marcha, cuando alguien pone en duda que ese tipo de medidas o los severos ajustes sean la solución, los gobernantes que la impulsan sobre reaccionan de inmediato y sin mucha finura.

Pudiera ser el motivo para que Ángela Merkel, (se afirma, con disgusto para unos cuántos, que ella dirige la orquesta europea) haya instado a Mariano Rajoy (dichoso él de que le tengan en cuenta, incluso para exigirle más), a David Cameron (que no está de acuerdo con el susodicho convenio, pero quiere tener un sí a su haber entre tantos noes que ha formulado a la UE) y al tecnócrata impuesto a Italia, Mario Monti, para que no reciban a Hollande si visita esas naciones, o no le contacten si ellos van a Francia. De paso, se colige que entreguen su apoyo al cercano y complaciente socio francés, Merkozi, disculpen, quise decir, Zarkozi.

La canciller germana niega el episodio, pero quedan las dudas en el agobiado ambiente mundial, pues como he dicho y deseo repetir, el déficit de democracia corre parejo con el económico y pudiera superarlo si se sigue transitando por tan peligrosos caminos.

Sarkozi se propone mantener el hiper liberalismo que ha duplicado el déficit presupuestario francés y dio paso a una tasa de desempleo en aumento, muy cerca del 10%, y a una situación novedosa, como la existencia de personas con trabajo pero con salarios insuficientes para sufragar necesidades esenciales. Por eso surgieron los llamados hijos de don quijote, en defensa de personas de cuello y corbata, pero que dormían en las márgenes del Sena, por carecer de fondos para pagar alquiler.

Francia no es ya la potencia industrial de otros momentos. Fue una sorpresa recibir esa revelación, recientemente publicada en letra minúscula, como para que no trascendiera.

Entre los motivos del descenso en la índole de país con tan reconocido fuste, se sitúa que la malsana fórmula de beneficiar a los ricos con bajos o nulos impuestos, implica 630 000 millones de euros adicionales en su deuda pública.

Pese a resultados tan poco meritorios, a tantas demostraciones de la ineficacia del método, Sarkozi insiste en mantener análogo patrón, incluyendo mayores ajustes.

Hollande, al contrario, hizo declaraciones en contra de esos apretones generalizados y excesivos, pues profundizan los problemas, en lugar de remediarlos. Como tiene el apoyo de muchos economistas para tales asertos, este candidato es percibido como intimidante para quienes, como la Merkel y sus seguidores, creen en una única opción de arreglar el entuerto económico, muy extremista y errónea, pero privilegiada, aún cuando no haya resuelto nada hasta el momento.

Cualquiera que vaya contra el catecismo neoliberal es malquisto. Y si no, que lo diga el ¿libidinoso? Strauss-Khan que tuvo la osadía de proponer la eliminación del dólar con un nuevo orden monetario, entre otros etcéteras, y fue él quien resultó expulsado del juego.

Hay resultados reveladores por sorprendentes que resulten. Les comento uno en torno a una encuesta hecha por la afamada Gallup hace poco. El resultado afirma que los ciudadanos franceses son los más pesimistas del mundo.

Motivos deben existir para semejante saldo. Algunas culpas tendrá para tanto abatimiento de la sociedad, ese que dentro de poco se juega el cargo, aunque las divisiones y mal hacer de los socialistas galos les hayan quitado en distintos momentos el favor de la gente.

Estas fuerzas tuvieron mejor desempeño, bases y proyecciones en su historia. En los últimos comicios locales lograron un bien asentado éxito y si son sinceras y firmes las promesas actuales de Hollande y las aplican, cambiando algo las directrices en boga, pudieran recobrar una cota respetable de crédito dentro de una población que tiene muy mermada la fe en los políticos. Si ganan y se lo proponen, pudieran ponerle freno, por insignificante que sea, además, a la mortífera tendencia que hoy corroe al Viejo Continente.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    SOU LEITOR E ADMIRADOR DE ELSA CLARO. NESTE ARTIGO, POR EXEMPLO, NOS PARÁGRAFOS CONCLUSIVOS, ESTÁ O BUSILIS DA QUESTÃO: SERÃO, OS SOCIALISTAS FRANCESES, MERECEDORES DE CONFIANÇA ? HOLLANDE HONRARÁ SEU DISCURSO ELEITORAL ? SARKOZY É UMA EXCRESCÊNCIA POLÍTICA E HUMANA. UM VOTO EM SEU FAVOR É UM GESTO SUÍCIDA, OU BESTIAL. MAS, O PS FRANCÊS É, DESDE OS VELHOS TEMPOS DA SFIO, UM GRANDE PONTO DE INTERROGAÇÃO. SERIA IMPORTANTE O CRESCIMENTO ELEITORAL DA ESQUERDA MARXISTA, A RECUPERAÇÃO DO PCF, PARA QUE, NA SEGUNDA VOLTA, FOSSE CONSTRUÍDO UM PROGRAMA COMUM, ENVOLVENDO O COMPROMISSO ABERTO DO PS, COM A RESISTÊNCIA À BARBÁRIE DO NEOLIBERALISMO, ÀS POLÍTICAS ANTILABORAIS DA UE, À VORACIDADE FINANCEIRA DO BCE.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también