Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Los crímenes de la ilusoria guerra contra el terrorismo

| 1
Recordatorio. El Nóbel de la Paz e inquilino de la Casa Blanca no desactivó ninguna de las guerras en las que está involucrado su país.

Recordatorio. El Nóbel de la Paz e inquilino de la Casa Blanca no desactivó ninguna de las guerras en las que está involucrado su país.

Daños colaterales. Una década después del atentado al WTC, el mundo es aún más injusto y más peligroso.

“Por cierto, un avión se estrelló contra el World Trade Center.” Esa información fue la primera que George W. Bush recibió sobre los atentados a las nueve de la mañana del 11 de septiembre de 2001 de boca de su jefe de personal, Andrew Card.

El presidente estadounidense se encontraba rodeado de pequeños escolares, en una visita a la Emma E. Booker Elementary School, Florida.

A las 09.04 Andrew Card volvió a pegar su boca a la oreja derecha del presidente para decirle: “Se ha estrellado otro avión contra la segunda torre. Norteamérica está siendo atacada”.

A partir de ese momento todo cambió. El mundo entero ignoraba aún que los terribles atentados terroristas de Al Qaeda que estaban teniendo lugar en aquellos minutos en Estados Unidos afectarían de tal manera a la seguridad, la libertad y los derechos humanos de tantísimos millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

Pocos podían prever entonces que la venganza por las 3.000 víctimas del 11-S provocarían a su vez la muerte de cientos de miles de civiles en guerras en países lejanos, guerras que perduran con toda virulencia una década después. En ellas han muerto también 6.215 soldados estadounidenses; 2.300 mercenarios que trabajaban para compañías privadas contratadas por el Pentágono; 1.192 militares de países aliados de Estados Unidos y 18.678 miembros de las fuerzas de seguridad afganas e iraquíes que trabajan con las tropas estadounidenses.

Un hombre tenía en su mano la posibilidad de iniciar ese drástico y letal cambio, y lo hizo. Y aún hoy día, en sus Memorias, lo reivindica. Y ese hombre, George W. Bush, sigue libre, y será enterrado en su momento con todos los honores.

“Estados Unidos ha sido blanco de un ataque porque es el faro más brillante de la Libertad y el Progreso en el mundo. Y nadie hará que esa luz se apague”, dijo Bush en su primer discurso, grabado en la base militar más cercana a donde se encontraba, la Barksdale Air Force Base, en Lousiana, a donde fue trasladado por medidas de seguridad urgentemente.

Un día después endurecería su discurso: “Estados Unidos utilizará todos los recursos a su alcance para vencer al enemigo. Reuniremos a las fuerzas del mundo. (…) Esta lucha del Bien contra el Mal será monumental pero prevalecerá el Bien”.

Bush se transforma. Si el 10 de septiembre el índice de popularidad del presidente se situaba en el 51%, dos días después ya había ascendido al 91%.
Su país vivía una tragedia, pero el presidente número 43 había encontrado su tabla de salvación. Su supuesta dislexia, los gazapos que cometía continuamente, lo habían hecho objeto de todo tipo de burlas en Estados Unidos durante sus primeros ocho meses de mandato y ya se habían editado varios libros con lo que se dio en llamar las bushimanias.

El 11-S acabó con todo eso. Bush sacó del armario su uniforme de emperador y anunció su cruzada.
Horas después de los atentados conseguía que la ONU aprobara una irregularísima jurídicamente Resolución 1.368, por la que se reconocía el derecho de Estados Unidos a su “legítima defensa individual o colectiva”.

Bajo la presión de la gesta patriótica encabezada por el presidente, el Partido Demócrata decidió olvidarse de las duras batallas que venía manteniendo con él y comenzó a votar una tras otra todas las leyes que a partir de ese momento permitieron al gobierno tener luz verde ilimitada para todas sus aventuras represivas y belicistas.

Así se aceptó declarar la guerra a Afganistán, a Irak y convertir la prisión de la base naval de Guantánamo en un campo de concentración de cientos de sospechosos de ser talibán o miembros de Al Qaeda, trasladados desde los frentes de guerra o que habían sido secuestrados por la CIA en algún lugar del mundo.

Bush implantó un paquete de medidas antiterroristas, la Patriot Act, convertida en ley con los años. Aún vigente, permite a los servicios de Inteligencia espiar sin autorización judicial hasta los aspectos más íntimos de cualquier ciudadano.

Diez años después y bajo Administración demócrata, los recortes en los derechos civiles siguen en pie. No sólo el soldado Bradley Branning, acusado de filtrar documentos secretos a Wikileaks, sufrió un aislamiento total de meses en la prisión, a la espera de juicio, sino que sigue sucediendo con muchas otras personas.

El hecho de que los 19 “terroristas” kamikaze tuvieran residencia legal en Estados Unidos, sirvió de excusa para deportar a miles de inmigrantes a sus países de origen, aún cuando su vida corriera peligro. Todo inmigrante se convirtió en sospechoso, máxime si era musulmán y aunque estuviera casado desde hace años con un o una estadounidense. Esa práctica sigue teniendo lugar hoy día, con el gobierno del demócrata Barack Obama. Según una encuesta del Pew Research Center de fines de Agosto pasado, el 43% de los musulmanes que viven en Estados Unidos denuncian la hostilidad de las autoridades y de buena parte de la población hacia ellos.

Complicidad de Europa. Los aliados de Estados Unidos que aceptaron participar en sus guerras no pusieron objeción a que el Pentágono trasladara prisioneros a Guantánamo, negándoles sus más elementales derechos y sometiéndoles a todo tipo de torturas y vejaciones durante años.

Los servicios de Inteligencia occidentales y de muchos otros países pasaron por su parte a colaborar activamente con los agentes de la CIA en los secuestros y traslados de prisioneros a cárceles militares y centros clandestinos, para ser torturados impunemente lejos de todo tribunal. Investigaciones del Consejo de Europa y del Parlamento Europeo realizadas años después, confirmaron con todo tipo de pruebas, que la flota de aviones camuflados de la CIA hizo más de 1.000 escalas consentidas en aeropuertos europeos entre octubre de 2001 y fines de 2006.

La poderosa Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (Aclu, por sus siglas en inglés), concluyó en un reciente informe que Barack Obama mantiene las mismas directivas que Bush en la “guerra contra el terror”, “lo que coloca a Estados Unidos en riesgo de consagrar un permanente estado de emergencia en el que los principales valores han de subordinarse a las siempre crecientes demandas de seguridad nacional”.

Pese a su imagen mediática, Obama demostró también la continuidad de los “métodos” de su predecesor cuando ordenó matar en Pakistán a sangre fría a Bin Laden, desarmado, en vez de capturarlo y juzgarlo.

Las restricciones a las libertades, agresiones y crímenes cometidos durante esta década por Estados Unidos y buena parte de sus aliados han deteriorado profundamente los valores democráticos y profundizado el foso entre Occidente y el mundo musulmán. Un alimento sin duda para las posiciones más extremistas en los dos lados.

Una década después del 11-S, el mundo es aún más injusto y más peligroso.

(Tomado de Miradas al Sur)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Roberto Dante dijo:

    Por roberto dante
    Lanús, Argentina, 11 09 11

    Sin olvidar el dolor de las víctimas, acordemos que hoy es un día para reflexionar “ante tanto despropósito” sobre el 11-S fomentado por los comunicadores globalizados.

    ¿Sobre qué no hablan los Profetas de los Medios? Comencemos:
    Vimos a un Obama, premio Nobel de La Paz, “alegre” y “feliz”. ¿Por el asesinato de un ser humano (aunque sea la muerte de un Bin Laden impiadoso)? Al que no se le dio la oportunidad de un juicio limpio. Entonces, ¿de qué Democracia habla el demócrata Obama?

    De la que financió a los talibanes en Afganistán para detener el avance de la URSS. Y luego los declararon “terroristas” cuando se opusieron a los intereses imperialistas de EEUU sobre su territorio nativo. Es el discurso de la doble moralidad ¿Pero de esto NADA dicen los intelectuales de los grandes medios europeos y americanos? NO. La libertad y la democracia son “figuras retóricas literarias” para los Grandes Poderes Económicos del Mundo.

    “Los intelectuales son hoy los perros guardianes de los que mandan”.Dice el filósofo Alain Badiou, y acusa al “materialismo democrático”.

    Este “materialismo democrático” en el caso de la mayoría de la prensa se manifiesta en su interpretación miope de los acontecimientos que vive el mundo. No son “ingenuos” sobrecargados de información manipuleada; ELLOS son los generadores de esa manipulación. Como en los tiempos feudales son “siervos” al servicio del Señor o Señores de turno. No hay inocentes. Colonizan miles de millones de mentes no entrenadas para la opinión crítica. Seducen a las mentes púberes y abandonan sus cuerpos a la humillación de la miseria y la indiferencia del sistema neoliberal. Y lo más grave: según el “World Development Report 2000/2001” del Banco Mundial, LA MITAD DE LA POBLACIÓN MUNDIAL VIVE CON MENOS DE TRES DÓLARES DIARIOS. Y la tendencia hacia la pobreza sigue en aumento.

    En esta pobreza, material y moral, germinan las insurrecciones populares que se vuelven contra la indignidad a la que EEUU y la UE los someten. Los musulmanes no son “diabólicos”; sólo son pobres, de pobreza total (Menos los Emires, Jeques y miembros de las monarquías traidoras que juegan el juego de los antes colonialistas; y, ahora los imperialistas); NO tienen futuro. Su vida “no es vida”; es de una lógica cartesiana el que se transformen en bombas humanas.

    Bin Laden no fue “un inocente”; pero fue programado para una interpretación de la vida desde la muerte. Fue un subproducto de la maquinaria capitalista en su modo de expresión más funesto. No ocultemos la complejidad de las razones político-económicas de lo hechos históricos, basándolos en pretendidas razones religiosas. El fundamentalismo religioso es deplorable. Pero es más destructor el materialismo capitalista. Como afirmó Simón Bolívar (en 1800 y algo): “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria a nombre de la Libertad”. Esto VALE para todos los pueblos acorralados de Medio Oriente, Noráfrica y Latinoamérica.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Montoya

Roberto Montoya

Roberto Montoya es analista de política internacional y autor, entre otras obras, de los ensayos ‘El imperio global’ y ‘La impunidad imperial’.

Vea también