Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Cambiar el sistema

| 5

Le Monde Diplomatique

Los eurófilos más extasiados lo machacan sin cesar: si no dispusiéramos del euro, dicen, las consecuencias de la crisis serían peores para muchos países europeos. Divinizan un euro "fuerte y protector". Es su doctrina y la defienden fanáticamente. Pero lo cierto es que tendrían que explicarles a los griegos (y a los irlandeses, a los portugueses, a los españoles, a los italianos y a tantos otros ciudadanos europeos vapuleados por los planes de ajuste) qué entienden por "consecuencias peores"... De hecho, estas consecuencias son ya tan insoportables socialmente que, en varios países de la eurozona, está subiendo, y no sin argumentos, una radical hostilidad hacia la moneda única y hacia la propia Unión Europea (UE).

No les falta razón a estos indignados. Porque el euro, moneda de 17 países y de sus 350 millones de habitantes, es una herramienta con un objetivo: la consolidación de los dogmas neoliberales (1) en los que se fundamenta la UE. Estos dogmas, que el Pacto de Estabilidad (1997) ratifica y que el Banco Central Europeo (BCE) sanciona, son esencialmente tres: estabilidad de los precios, equilibrio presupuestario y estímulo de la competencia. Ninguna preocupación social, ningún propósito de reducir el paro, ninguna voluntad de garantizar el crecimiento, y obviamente ningún empeño en defender el Estado del bienestar.

Con la vorágine actual, los ciudadanos van entendiendo que tanto el corsé de la Unión Europea, como el propio euro, han sido dos añagazas para hacerles entrar en una trampa neoliberal de la que no hay fácil salida. Se hallan ahora en manos de los mercados porque así lo han querido explícitamente los dirigentes políticos (de izquierda y derecha) que, desde hace tres decenios, edifican la Unión Europea. Ellos han organizado sistemáticamente la impotencia de los Estados con el fin de conceder cada vez más espacio y mayor margen de maniobra a mercados y especuladores.

Por eso se decidió (a insistencia de Alemania) que el BCE fuese "totalmente independiente" de los Gobiernos (2). Lo cual concretamente significa que queda fuera del perímetro de la democracia. De ese modo, ni los ciudadanos ni los Gobiernos elegidos por éstos pueden entorpecer sus opciones liberales.

Hoy, esas características (impotencia de los políticos, independencia del BCE) son en parte responsables de la incapacidad europea para resolver el drama de la deuda griega. La otra causa es que, bajo su aparente unidad, la UE (en este caso particular la eurozona) está profundamente dividida en dos bandos casi irreconciliables: por una parte, Alemania y su área de influencia (Benelux, Austria y Finlandia); por la otra: Francia, Italia, España, Irlanda, Portugal y Grecia.

El origen de la deuda griega (como el de la de los demás países periféricos afectados por la crisis de la deuda soberana, incluida España) es conocido. Cuando Grecia fue admitida en la zona euro (3), las instituciones financieras consideraron inmediatamente que este pequeño Estado presentaba, a pesar de su evidente fragilidad y de sus escasos recursos, todas las garantías necesarias para recibir créditos masivos y baratos. Llovieron sobre Atenas ofertas de financiación a tipos de interés de ganga, en particular por parte de bancos alemanes y franceses que incitaron a los gobernantes helenos a endeudarse a bajo coste y a largo plazo para adquirir principalmente material militar (4) alemán y francés...

Cuando estalla la crisis financiera de 2008 (llamada "de las subprimes"), ésta se extiende rápidamente al sector bancario europeo. Los establecimientos financieros carecen pronto de liquidez y restringen drásticamente el crédito. Lo que amenaza con asfixiar el conjunto de la economía. Para evitarlo, los Estados ayudan masivamente a la banca. Y la salvan. Para ello se endeudan aún más comprando dinero en el mercado internacional (ya que el BCE se niega a ayudarlos). Ahí, de repente, intervienen las agencias de calificación que sancionan el excesivo endeudamiento de los Estados (¡realizado para salvar a los bancos!)... Inmediatamente los tipos de interés de los préstamos a los Estados más endeudados se disparan... Y se produce la crisis de la deuda soberana.

En sí misma, la deuda griega es insignificante si se tiene en cuenta que el PIB de Grecia representa menos del 3% del PIB de la eurozona. El problema, técnicamente, podía haberse resuelto hace ya más de un año sin gran dificultad. Pero el gobierno conservador alemán, que enfrentaba entonces unas complicadas elecciones locales (finalmente perdidas), estimó que no sería moralmente justo que los griegos, acusados de "corrupción" y de "laxismo", saliesen tan rápidamente del mal paso. Había que castigarlos para que no cundiese "el mal ejemplo".

Una ayuda demasiado rápida a Atenas, declaró Angela Merkel, "tiene el efecto negativo de que otros países en dificultades podrían dejar de hacer esfuerzos" (5). Por eso, con el apoyo de sus aliados, Berlín empezó a poner pegas de todo tipo. Dejando pasar los meses.

Plazo que los mercados, excitados por el desacuerdo político europeo, aprovecharon para cebarse en Grecia. Todo se complicó entonces. Finalmente, Alemania acabó por aceptar un (incompleto) plan de ayuda con una condición: que participase en él el Fondo Monetario Internacional (FMI). ¿Por qué? Por dos razones. Primero porque se estimaba que las instituciones europeas carecían de un verdugo lo suficientemente severo para escarmentar a los griegos. Segundo, porque la especialidad del FMI, desde hace cuarenta años, consiste en exigir siempre esfuerzos antisociales a los países endeudados. Sus recetas (aplicadas con saña en América Latina durante los años 1970 y 1980) son siempre las mismas: alza de las tasas al consumo, recortes brutales de los presupuestos públicos, estricto control de los salarios, privatizaciones masivas...(6).

El Gobierno de Papandreu tuvo que resignarse a adoptar un salvaje plan de austeridad. Pero el mal estaba hecho. El ritmo de la política europea es lento y largo, cuando el de los mercados es inmediato. Los especuladores entendieron que la Unión Europea era un gigante sin cerebro político, y el euro una "moneda fuerte" con estructura débil (no hay ejemplo en la historia, de una moneda que no esté encuadrada por una autoridad política). Atacaron a Irlanda, pasó lo mismo y volvieron a ganar. Atacaron a Portugal e ídem. Atacaron a España y a Italia, y los Gobiernos de estos países se apresuraron a autoimponerse las impopulares recetas del FMI.

Por toda Europa se extiende ahora la "doctrina de la austeridad expansiva", que sus propagandistas presentan como un elixir económico universal cuando en realidad está causando un estrepitoso daño social. Peor aún, esas políticas de recortes agravan la crisis, asfixian a las empresas de todo tamaño al encarecer su financiación, y entierran la perspectiva de una pronta recuperación económica. Empujan a los Estados hacia la espiral de la autodestrucción, sus ingresos se reducen, el crecimiento no arranca, el paro aumenta, las (impresentables) agencias de calificación rebajan su nota de confianza, los intereses de la deuda soberana aumentan, la situación general empeora y los países vuelven a solicitar ayuda (7). Tanto Grecia, como Irlanda y Portugal -los tres únicos Estados "ayudados" hasta ahora por la Unión Europea (mediante el Fondo Europeo de Estabilización) y el FMI- han sidos precipitados, por los que Paul Krugman llama los "fanáticos del dolor" (8), a ese fatal tobogán.

Y el "Pacto del euro", establecido en marzo pasado, tampoco resuelve nada. En realidad es una vuelta de tuerca suplementaria a la austeridad, un acuerdo "de competitividad" que prevé más recortes del gasto público, más medidas de disciplina fiscal, y penaliza principalmente -de nuevo- a los asalariados. Con amenazas de sanciones a los Estados que no cumplan el Pacto de Estabilidad (9). Propone la tutela de la deuda pública y un ritmo fijo de reducción, o sea: una limitación de la soberanía. "Los países europeos deben ser menos libres de emitir deuda", afirma, por ejemplo, Lorenzo Bini Smaghi, miembro del directorio del BCE. Algunos eurócratas van más lejos, proponen que se le retire a un gobierno que no haya respetado el Pacto de Estabilidad, la responsabilidad de dirigir sus propias finanzas públicas...

Todo esto es absurdo y nefando. El resultado es una sociedad europea empobrecida en beneficio de la banca, de las grandes empresas y de la especulación internacional. Por ahora la legítima protesta de los ciudadanos se focaliza contra sus propios gobernantes, complacientes marionetas de los mercados. ¿Qué pasará cuando se decidan a concentrar su ira contra el verdadero responsable, o sea el sistema, es decir: la Unión Europea?

(1) Definidos en los Tratados de Maastricht (1993), de Amsterdam (1999), de Niza (2003) y de Lisboa (2009).

(2) Entre otras limitaciones, el BCE no puede prestar dinero a los Estados, sólo a la banca privada.

(3) Merced a un balance de su situación económica falseado y maquillado por el anterior gobierno conservador con la ayuda del banco estadounidense Goldman Sachs.

(4) Grecia es el principal importador de material militar de la Unión Europea y el Estado que consagra a su defensa (por razones de rivalidad con Turquía) el mayor porcentage de su PIB.

(5) El País, Madrid, 18 de julio de 2011.

(6) Léase Philippe Askenazy, "L'austérité imposée à la Grèce, de Charybde en Scylla", Le Monde, París, 19 de julio de 2011.

(7) Aunque ha sido recibido con alivio por la prensa neoliberal, el nuevo plan de rescate a Grecia, anunciado el pasado 21 de julio, de poco servirá. Los mercados y los fondos buitres han olido la sangre y no detendrán sus ataques mientras no se les frene con auténticos cambios estructurales.

(8) Paul Krugman, "Cuando la austeridad falla", El País, Madrid, 24 de mayo de 2011.

(9) Que fija el límite para el déficit presupuestario en un 3% del PIB, y el de la deuda soberana en un 60% del PIB.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco Rivero dijo:

    Para muchas personas los eventos economicos, sociales y politicos en la Union Europea en lo referente a la explicacion y analisis del porque y como salir de los graves problemas sin principio, ni fin.
    Mientras tanto un volumen considerable de textos, articulos, libros, etc, etc, de todo tipo han super-saturado han inundado al ciudadano de la union en terminos de informacion.

    Consecuencia a mi modo de ver es que se grita que hay fuego en esa casa comun, se ve el humo pero los piromanos estan fuera de control, mientras los bomberos que son los gobiernos se pisan la manguera de agua ( o de gasolina!? ) entre ellos mismo.
    Disculpeme la simplicidad de esa imagen.

    Ante ese panorama es que saludo que los editores de Cubadebate nos propongan el articulo del Sr. Ignacio Ramonet que bien aborda puntos a tener muy en cuenta.

    Un saludo cordial

  • gilberto dijo:

    no se como funciona el sistema europeo, pero mis amigos emigrados a espana llevan 10 anos alli compartiendo habitaciones y cuartos, en USA a los 4 meses mi familia y yo temiamos rentado un apto propio en coral gables

    aqui no tenemos fines de semana, por lo general trabajamos 14 horas diarias, sin embargo ellos alla me cuentan que la pasan muy bien y empiezan a tomar desde el viernes sin parar hasta el lunes, y prefieren la medicina publica y vivir por meses y meses de la compensacion de desempleo

    creo que la diferencia es que el sistema USa es tan despiadado que te obliga a correr y correr delante de un perro rabioso, pero al final cuando logras echar una mirada, ves que has recorrido un tramo mas largo, entonces te miras los bolsilloss......y te vas en un crucero a Espana

  • F. JUAN ÁGUILA-RAMOS dijo:

    COMENZANDO A PERCIBIR LA CRISIS.

    Cuando comenzó el 15-M con los "indignados", comenté que en 2003 (muy temprano) comencé a detectar que las cuestiones económicas no andaban bien. Hoy explico.
    Dictando cursos para 12-14 alumnos odontólogos (en lugar de encerrar 60 en un salón a golpe de diapositivas y algún video) sobre ortodoncia, teóricos y prácticos en laboratorio, prácticos en las clínicas de los alumnos en vivo, revisión de los planes de tratamiento con el 50 % de nuestros beneficios en los materiales e instrumental, libros, laboratorio y "Revisión de todos los planes de tratamiento de cada paciente, sin contar llamada gratuita al centro para consultas con el paciente en problemas sentado en el sillón dental, sin coste algunos hizo que en febrero de 1990 surgiera un "Boom" permitiéndonos tener grupos de alumnos cada dos meses (cada uno un fín de semana en una comunidad diferente, 8 cursos).
    La visita de profesores del mayor nivel internacional a bajo costo también, era un gran aliciente ya que muchos ya especialistas de años asistían.
    Cundo cualquier especialista era capaz de cobrar entre 500,00 mil y 1 millón de pesetas (3,000-6,000 €uros), ellos podían cobrar no más de 3,000 €, con lo cual se creaba una diferencia abismal.

    Los cursos duraban más de dos años con un programa de tres años a tiempo completo.
    Cuando la asistencia de los pacientes a las consultas de odontología general comienza a disminuir, la asistencia a los cursos también lo hizo.
    Era una prueba inequívoca de lo que estaba ocurriendo; pero además consumiendo como cualquier ciudadano también sentíamos las diferencias con los aumentos de precios de algún o algunos productos cada día.
    El cambio de la peseta al euro, realmente todos hablábamos que no perjudicaba, comenzando por lo más simple como era el "redondeo" en las conversiones hacia arriba.
    Los precios en los cursos y todo lo demás siempre los mantuvimos igual y nosotros a "soportar", como podíamos los aumentos de acuerdo a como lo hacía el "Costo de la vida" cada año, en todo.
    Cuando se publicó aquí un artículo sobre la renovación de "La izquierda", escribí que había que "rehacerla".
    Todo lo que ha tenido cierto "olor" a izquierda ha sido victima de la "Mala prensa". A decir verdad, muchos países se la han ganado "a pulso", como coloquialmente se dice o mejor dicho "bien ganada".El artículo lo plantea muy claramente. Tendría que repetir, una vez más lo que ya he dicho, a partir del "Terremoto" del llamado "Campo socialista" o también "Países de Este de Europa", otros que han cumplido los compromisos sociales (Cuba), la han sufrido también. Incluso la sigue sufriendo cuando aquellos y los nuevos que no eran de esa zona están de "Paras arriba" y mencionados en el artículo también.

    Los primeros en sufrirlo en España han sido los gobernantes en las últimas elecciones Regionales; algo nunca esperado donde no ha habido "Bastión" que no hayan perdido.
    Anticipación de la generales al 20 de noviembre con un nuevo candidato. El PP con el "EGO" subido; pero haciendo anuncios que ojalá se cumplan. Comentaba hace unos días que ante "Pálidas medida sociales" el Pte Obama fue calificado nada menos que de "Comunista" o sea, un escalón por encima del socialismo.
    La población está desencantada, la izquierda dividida y no desde ahora.
    Los "trabajadores" salvaron las "bancas", y cada vez les va peor. Se recurre a las plazas de empleo que puede generar un "Evento de unos días", y es como si quisieran engañas a las personas como si fuesen bebes de 4 años, que ni a estos ni a nadie son capaces de engañar ya.
    Elecciones a seis meses de la debacle son seis meses de supuración de la herida existente cuando no hay propuestas de solución creíble (escribía sostenible; pero como esta palabra ha sido utilizada también de forma engañosa como "slogan, mejor no utilizarla)

    Decía también hace pocos días que la izquierda fue algo que surgió como una alternativa a la derecha por aquellos de "Mano derecha" y "Mano izquierda", tenía que ser el antídoto a favor de los trabajadores del veneno de la "Serpiente".
    ¿Qué pensarían hoy aquellos que hace tanto tiempo cantaban "Arriba los pobres del mundo y de pie los esclavos sin pan".

  • otrodiferente dijo:

    La verdad el Euro ha "empobrecido" a Europa..y para lo demas la ha "encarecido"....con los marcos Alemanes ibas a supermercado...y con,20 marcos hacias un Mercado...es decir para comer,para una semana
    Hoy ..con 20 euros,solo te alcanza para 2 dias...la crisis en España y Portugal,Grecia etc hace que el euro sea "insostenible"

  • josé Molina Vidal dijo:

    Hay mucha y universal información en ésta sección de Le Monde diplomatique.-
    Por ejemplo España que es donde resido está metida en un bloque que está dirigido por un país "todavía" ocupado "fisica y culturalmente" por la filosofía sionísta, claro.-
    Digo folosofía sionísta pues personalmente no tengo... claro todavía...quién dirigió la estratégia de adolf Hitler "ojo" no quién lo originó...áunque ¿?.-
    Pués para entender el mundo actuall Hay que ir uno, dos, diez pasos atrás...digo y.-
    A falta de un lider verdadero...chicharro de de hueso por carne...Gracias Molina

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet

Catedrático y periodista español residente en Francia, donde dirigió la revista Le Monde Diplomatique. Es el autor del libro "Cien horas con Fidel".

Vea también