Imprimir
Inicio » Opinión  »

Tercera edición de Cien horas con Fidel: Memoria y lucidez

En este artículo: Cuba, Fidel Castro Ruz
| +

Desde que en mayo de este año, al presentarse la primera edición cubana de Cien horas con Fidel, el Comandante en Jefe  se comprometió en el Palacio de las Convenciones, a revisar y aportar precisiones y nuevos detalles al libro-entrevista nacido de su extensa conversación con el periodista y ensayista hispanofrancés Ignacio Ramonet, el líder de la Revolución cubana ha ocupado gran parte de su tiempo, aún en medio de la rehabilitación del percance de salud sufrido, a esa tarea.

El resultado fue una segunda edición, revisada y enriquecida, que fue publicada en el mes de septiembre, coincidente con la celebración en La Habana de la XVI Cumbre de los Países No Alineados y presentada después en la capital y otras provincias del país. Transcurridas apenas unas semanas, la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado ofrece una tercera, puesta a circular durante los eventos conmemorativos por el 80 cumpleaños del Comandante, convocados por la Fundación Guayasamín en La Habana con la presencia de más de 2 mil personalidades y amigos de todo el mundo.

Dieciséis nuevas páginas, un número considerable de  correcciones formales y precisiones en el texto y la inclusión de las respuestas a varias de las preguntas hechas por Ignacio Ramonet para la edición francesa del libro, que de común acuerdo se decidió incorporar, aparecen en esta tercera edición cubana. Se trata de una extensa referencia de Fidel a sus contactos con la historia, la literatura y la cultura francesas, y sus impresiones sobre numerosas personalidades de ese país, como François Mitterrand y su esposa Danielle, el dirigente comunista Georges Marchais, el científico André Voisin, el oceanólogo Jacques Yves Cousteau y el actor Gérard Depardieu, entre otros.

En la presentación de esta nueva edición, el editor del libro, el historiador Pedro Álvarez Tabío, dijo que «a quienes conocen a Fidel y su proverbial afán obsesivo de aspirar siempre a lo perfecto, no les puede causar sorpresa alguna que así haya sucedido, máxime tratándose de un libro asumido ya por él como cabalmente suyo.»

Para el politólogo argentino Atilio Borón, la salida de esta edición prueba, por demás, «dos cosas: que Fidel sigue trabajando, con el cuidado y la prolijidad con que hizo todo en su vida, y que su extraordinaria lucidez sigue intacta, descubriendo errores e imprecisiones allí donde la avezada mirada de sus interlocutores encuentra un texto impecable. En suma, que está reponiéndose de un cuadro muy complejo pero que está entero. Y que con esos mismos atributos con que hoy relee y corrige incesantemente un escrito que sintetiza más de medio siglo de luchas por la emancipación de América latina libra una batalla, que descontamos será exitosa, para neutralizar la amenaza que se cierne sobre su salud»

Cabe señalar que esas precisiones y adiciones han sido recogidas en los tabloides publicados por Juventud Rebelde que, en las últimas semanas y en tiradas seriadas de 300 mil ejemplares, han permitido que el libro tenga una significativa difusión en el seno de nuestro pueblo.

Cien horas con Fidel es mucho más que un registro biográfico «a dos voces», como Ramonet indicara en un principio, cuando concibió esta empresa editorial. Es testimonio de una vida y una época, ensayo político y social sobre los avatares de más de medio siglo cubano y universal, y anticipación de realidades y soluciones ante los tremendos problemas que afronta la Humanidad en el pórtico del siglo XXI.

Todo ello contado por un protagonista excepcional, un revolucionario fiel a sus principios, un combatiente inclaudicable y ejemplar, un analista objetivo y agudo, un portador de hondas convicciones éticas. Alguien que une en sí mismo modestia y consagración, sabiduría y sentido del deber.

Al presentar la tercera edición, justo antes de la clausura del coloquio Memoria y Futuro: Cuba y Fidel en el teatro Karl Marx, Ramonet dijo: «Este libro, imprescindible para las nuevas generaciones, es también un arma de combate en el terreno ideológico y rompe el cerco que en torno a Cuba y Fidel ha tendido el imperio».

Es, en suma, un libro necesario para los tiempos que vendrán.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro de la Hoz

Pedro de la Hoz

Periodista cubano, jefe de la página cultural del diario Granma.

Vea también