Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cuba: la guerra de todo el pueblo

| +

Cuba  desarrolla un gran ejercicio militar a escala nacional cuya filosofía es que la mejor manera de prepararse para la guerra es evitarla. Al efecto el ministro de defensa Raúl Castro señaló en un discurso que su objetivo es lograr que Estados Unidos no intente reeditar en Cuba lo que ya le ocurrió con la agresión a Vietnam y actualmente en Irak. Para evitar que se derrame una gota de sangre, añadió, hay que derramar ríos de sudor.

Y es que la doctrina militar cubana de "guerra de todo el pueblo" exige una dedicación enorme del tiempo libre de amplios sectores de la sociedad. Siempre ha existido un componente popular decisivo en las concepciones militares de la revolución cubana, pero a partir de que se veía venir el derrumbe de la URSS y tomando en cuenta experiencias como las de Vietnam, las propias de Cuba y luego las de la guerra del Golfo Pérsico de 1991 y los bombardeos a la ex Yugoslavia se desarrolló  esta doctrina que tiende a que cada ciudadano disponga de un medio, un lugar y una forma de tomar parte en la defensa del país.

La guerra de todo el pueblo es un sistema integral que contempla poner a disposición de la defensa todos los recursos nacionales en  tiempo de guerra. En él están integrados el Partido Comunista, el gobierno y las organizaciones de masas a través de los Consejos de Defensa en todos los niveles, desde el nacional hasta el municipio y la zona de defensa, que es su célula de base. El sistema no sólo tiene en cuenta las actividades propiamente militares, sino el paso de la economía y la vida de tiempo de paz a tiempo de guerra. Agrupa por igual a las tropas regulares, formaciones especiales y las unidades de las Milicias de Tropas Territoriales, cuyo mando es centralizado, pero posee una gran flexibilidad operativa y táctica.

En caso de agresión, ha dicho Fidel Castro, cada cubano sabe lo que tiene que hacer y es un comandante en jefe.  Esta idea va acompañada de un principio cardinal para todos los combatientes: ni rendición, ni capitulación ni derrota. Bastión 2004 tiene como objetivos fundamentales comprobar el funcionamiento de los diferentes órganos de dirección y de mando de la defensa en todas las instancias y culminará con una alta participación popular en ejercicios durante el fin de semana.

Las premisas políticas de Bastión 2004 están presentes en la  conducta excepcionalmente agresiva y provocadora hacia Cuba de la administración de Bush II y en las reiteradas acciones y declaraciones de sus funcionarios que apuntan claramente a una agresión militar contra la isla. Esto está tan claro que uno se pregunta si no es el inesperado empantanamiento en Irak el que ha hecho que se pospongan momentáneamente los planes para llevar a cabo la agresión al territorio cubano.

La familia Bush mantiene desde hace años una estrecha relación con la mafia contrarrevolucionaria de Miami, a la que ha abierto de par en par las puertas de la Casa Blanca a la vez que nombrado entre sus colaboradores a varios de sus integrantes. Esta administración ha sido autora del documento más abarcador sobre los pasos para "acelerar" lo que denomina una transición en Cuba.

La aplicación de este documento presidencial -que tendría que ser por vía de una ocupación militar de la isla- no sólo constituiría el desmantelamiento total del sistema social y político actual, sino que la convertirían en un nuevo Irak en términos de soberanía nacional y autodeterminación. No es difícil al leer el "Acta para la ayuda a una Cuba libre", adivinar el propósito de imponer un gobierno formado por la contrarrevolución exiliada encabezado por una versión tropical del agente de la CIA impuesto en Bagdad.

Por otra parte en la directiva de Seguridad Nacional aprobada por Bush, que convierte en ley el derecho a llevar la "guerra preventiva" y el "cambio de régimen" a dónde se le antoje, Cuba figura como presunta víctima de todas las causales para poner en práctica esas ideas fascistas. Durante esta administración la isla ha sido acusada falsamente hasta el cansancio por funcionarios de Washington  de albergar terroristas, producir armas biológicas y fomentar la subversión en América Latina.

En estas circunstancias La Habana opta por defenderse dentro de la lógica de la actuación de un estado soberano; más aún cuando ese Estado lo encabeza un gobierno revolucionario, cuyo único compromiso es con el pueblo y la defensa de sus intereses,  base principal de su sustentación.

aguerra12@prodigy.net.mx

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.