Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Las claves de la segunda fase anti COVID-19 en Italia

| + |

Italia acumula más de 26 mil víctimas fatales como consecuencia de la propagación de la enfermedad y aunque el número diario de muertes se mantiene aún alrededor de las 400, se observa una mejoría en el resto de los indicadores. Foto: Prensa Latina

El gobierno italiano diseña la estrategia de la segunda fase de enfrentamiento a la emergencia, apoyado en las señales positivas en la evolución de la Covid-19 por una parte y desde otra, obligado a frenar el impacto de la pandemia en lo económico y social.

Italia acumula más de 26 mil víctimas fatales como consecuencia de la propagación de la enfermedad y aunque el número diario de muertes se mantiene aún alrededor de las 400, se observa una mejoría en el resto de los indicadores de la curva epidémica, de acuerdo con los datos oficiales más recientes.

A pesar de los avances, tanto el gobierno como la comunidad científica alertan sobre la necesidad de mantener el cumplimiento riguroso de las medidas restrictivas aplicadas para contener la difusión del nuevo coronavirus, o de lo contrario se perderá todo lo logrado hasta ahora.

En ese sentido, el primer ministro, Giuseppe Conte expresó que pasar a la fase dos será uno de los momentos más sensibles y complejos de la situación de emergencia, al tiempo que recordó que la epidemia no fue eliminada, sino sólo contenida.

En una audiencia informativa por separado ante el Senado y la Cámara de Diputados a principios de esta semana, el jefe de gobierno dijo que se trabaja en un programa de aperturas progresivas homogéneo, sobre base nacional, para reanudar buena parte de las actividades productivas y comerciales.

El primer ministro reconoció que la emergencia está incidiendo sobre las capas más frágiles de la población y amenaza con crear 'nuevas pobrezas', por lo cual afirmó- se dieron algunos primeros pasos para satisfacer las urgencias de los ciudadanos en condiciones de más dificultad.

Concordó, además, con los pronósticos que apuntan a un 'impacto profundo y persistente' de la pandemia sobre toda la economía y en ese contexto se refirió al reciente estimado del Fondo Monetario Internacional, que ubica en 9,1 por ciento la contracción del Producto Interno Bruto este año.

En ese sentido, un estudio de Coldiretti, la principal organización de productores agrícolas del país, alertó que los dos primeros meses de la epidemia generaron más de un millón de nuevos pobres necesitados de ayuda para satisfacer sus exigencias alimentarias básicas.

Asimismo, el Instituto Nacional de Estadísticas (Istat) aseveró que aunque las medidas contra la Covid-19 son temporales y afectan sólo parcialmente las actividades productivas, causan una conmoción relevante y extendida a todo el sistema.

En un análisis sobre el posible impacto económico de las regulaciones decretadas para contener la difusión del nuevo coronavirus, el Istat señaló que abarcan el 34 por ciento de la producción y el 27,1 del valor agregado.

En una entrevista publicada hoy por el diario La Repubblica, Conte retomó el tema de la reapertura y reiteró que se hará con un riguroso respeto de los protocolos de seguridad del trabajo.

En tal sentido, afirmó que 'no podemos prolongar más este cierre', porque se corre el riesgo de un daño 'demasiado fuerte sobre el tejido socio-económico del país' y añadió que 'a más tardar a inicios de la próxima semana', anunciará las acciones para la segunda fase.

El plan que presentaremos, dijo, será muy articulado porque contendrá también una revisión más general de las reglas de distanciamientos social, lo cual no significa abandonarlas.

Tras apuntar que el nuevo decreto incluirá un programa de reapertura de las restantes actividades económicas, el primer ministro anticipó que los restaurantes 'no reabrirán el 4 de mayo', aunque previó la posibilidad de permitirles no sólo las entregas a domicilio, sino también los servicios para llevar.

El primer ministro confirmó, asimismo, el reinicio de las actividades docentes en septiembre, al tiempo que precisó que el comité técnico-científico estudia nuevas reglas para las ceremonias religiosas.

En el ámbito sanitario, el ministro de Salud, Roberto Speranza, adelantó antes que la estrategia descansará sobre cuatro pilares, entre ellos el distanciamiento social y uso de mascarillas de protección; y la creación de hospitales especializados en la Covid-19, hasta tanto aparezca una vacuna contra la enfermedad.

Además, los análisis masivos de sangre para detectar nuevos pacientes y el uso de una aplicación para identificar los contactos cercanos de personas infectadas, a través de dispositivos móviles.

(Con información de Prensa Latina)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también