Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

El Cristo de La Habana cumple 61 años: La historia “poco contada” de su escultora

| 16 |

Cristo de La Habana. Foto: ACN.

El Cristo de La Habana, una de las esculturas más admiradas de la capital  cubana, y quizás de Cuba, cumple este 25 de diciembre 61 años bendiciendo a una Ciudad Maravilla con cinco siglos de vida.

La imponente escultura se debe al oficio de Lilia Jilma Madera Valiente, natural de San Cristóbal, hoy municipio de Artemisa, quien también esculpió el busto de José Martí emplazado en el Pico Turquino el 21 de mayo de 1953.

Jilma es autora de muchas obras entre la cuales destacan el frontispicio de la Fragua Martiana, los monumentos al General Francisco Peraza, en El Cacahual,  a Martí, en parque de San Nicolás, Mayabeque, y a Adolfo del Castillo, en Managua, La Habana.

La historia de la escultora y sus piezas más trascendentes: el Cristo y el Martí del Turquino, son muy conocidas, y puede hallarla en numerosos artículos. No obstante, obvian las referencias a las fotografías, documentos o piezas originales de la artista atesoradas por el Museo Municipal de Historia de San Cristóbal, o al concurso de artes plásticas y literatura que convoca el centro cada 18 de septiembre, fecha del natalicio de Jilma, lo cual demuestra cuánto queda por investigar y revelar sobre su vida.

Somnia Garriga Guzmán, directora del museo, precisó a la ACN que la institución se fundó en 1983 y el nuevo montaje museográfico concebido para su reapertura en  2008 concibió una sala dedicada a Jilma, pues poseen una colección sobre la escultora  conformada por mil 184 piezas, casi el tercio del patrimonio de la institución.

Lilia Jilma Madera Valiente, natural de San Cristóbal, hoy municipio de Artemisa. Foto: ACN.

El espacio cuenta con fotografías que documentan  el proceso de montaje del Cristo, de Jilma en Italia, junto a su familia y otras que evocan la historia del Martí del Turquino, el vaciado en yeso del Martí del Turquino, la pieza que realizó para su graduación en la escuela de San Alejandro, entre otras piezas de valor histórico y cultural.

La sala dedicada a la autora del Cristo de La Habana, Monumento Nacional desde 2017, deviene merecido homenaje a una mujer que se consideró martiana, y cuyo legado artístico ha sido reconocido desde la crítica, la historia y la sensibilidad.

Nadie escapa al efecto visual del Jesús que observa a La Habana desde una colina al otro lado de la bahía. Y es difícil no imaginar las aventuras que precedieron a la colocación del busto del Héroe Nacional cubano en la mayor altura de la Isla.

Entonces, ¿cómo olvidar qué Jilma nació en un pueblito de Artemisa, cuyos vecinos se empeñan en perpetuar su memoria? Ella vive, aunque muchos artículos, o sus autores lo releguen, entre su natal San Cristóbal y su Cristo de La Habana.

En fotos, el Cristo de La Habana

Cristo de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Cristo de La Habana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Cristo de La Habana. Foto: Jennifer Romero/ Cubadebate.

Cristo de La Habana. Foto: Jennifer Romero/ Cubadebate.

(Con información de ACN)

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el Zurdo dijo:

    San Cristóbal hasta hace pocos años municipio de Pinar del Río, es así?

  • Víctor Ángel Fernández dijo:

    Es una pena que la altruista razón de poner el Marti en el Turquino, se haya mezclado con el homenaje de "protección" espiritual a Batista, con la inauguración del Cristo de La Habana, mientras ya se combatía en Las Villas.

  • PatriaesHumanidad dijo:

    Con mil perdones, Jilma nació en San Cristobal, PINAR DEL RIO, actual Artemisa... decirle artemiseña porque hoy existe esa provincia no me parece correcto... fue pinareña. Cada hombre o mujer que trasciendan la historia, pertenece a una época determinada y se valora en su contexto y su circunstancia originaria, aunque su obra perdure para todos los tiempos.

  • Luis pelotero dijo:

    Aun el cristo de la habana en el aniversario 500 de su fundacion no cuenta con sistema de iluminacion nocturna.

  • Rosa dijo:

    Se puede mencionar, además, la escultura en bronce del niño con un pelícano, ubicada en el Zoológico de 26.

  • luciano dijo:

    y pensar que en los años 60 se habló de desmontar esa obra histórica debido a la cultura ateista que se trataba de implementar en cuba. porque cuando aquello ser católico, evangélico, santero y esas cosas era tabú. y ni se diga ser de los testigos de jehová o adventista del séptimo dia.

    • jason dijo:

      viste que facil es olvidar

    • Leandro dijo:

      ¿Quienes fueron esos que hablaron de desmontar esa obra ? ¿Por qué será que se mantuvo cuando el proclamado Estado laico en la práctica se mantuvo como ateo más allá de los 60s? Cierto, en la política con relación a la religión se cometieron errores, pero algunos los magnifican y otros olvidan las causas; pareciera que la iglesia, sobre todo la jerarquía de la iglesia Católica no tuvo culpa alguna. Por cierto, creo que solo la Revolución cubana es la única de las grandes revoluciones donde no fue fusilado ningún sacerdote y no porque no los hubiese que cometieron delitos que pudieran implicar esa sanción. Por cierto, tenía yo por aquellos años una tía Adventista del Séptimo Día; mi padre ( su hermano) identificado con la Revolución había llegado de la "Limpia del Escambray" y recuerdo que nos visitábamos y ellos asistían a su iglesia y no conozco que fueran objeto de represión alguna, ni que a mi familia alguien le increpara que se relacionaba con aquellos religiosos. Sin duda, es un tema sobre el cual queda aún mucho por investigar y escribir toda la verdad.

    • La Rosa dijo:

      Menos mal que no hicieron esa barbaridad.

    • Engels y Mateo dijo:

      Obra historica? yo diria que es un monumento a la perpetuacion de la irracionalidad colectiva. Una enorme piedra y nada mas. Demuestra lo contrario, si puedes. Dos mil anos de adoracion y todavia no se ha hecho presente, aunque solo sea para despejar dudas.

  • Zarza dijo:

    Afortunadamente, eso q querian algunos incultos no se materalizo y para beneplacito de todos los cubanos podemos disfrutar de esta obra maravillosa q protege y bendice a nuestra capital cada dia.

  • Leandro dijo:

    El artículo me dejó con deseos de conocer sobre: "La historia “poco contada” de su escultora".

  • Alfredo dijo:

    Y segun cuentan amigos que la visitaron en la noche de ayer se encuentra total mente a oscuras este importante monumento del pais y de la capital

  • Optimista dijo:

    Siempre me ha gustado mucho el Cristo de La Habana, es un lugar donde pudiera contemplarse una vista muy bonita de la ciudad, y digo pudiera, porque es una lastima que la vegetacion que crece frente a el, ya no permita verla, pudiera ser un lugar mucho mas visitado, pero el parqueo es muy dificil, ir a pie resulta peor todavia. La iluminacion al lugar en la noche es bien complicada y desde el otro lado de la ciudad, casi no contemplamos el Cristo, es una lastima pues pudiera ser uno de los lugares a visitar por muchos visitantes.

  • La Rosa dijo:

    Por muchos años la imagen de Jilma estuvo empañada por la complacencia a Batista, y fue a la fosa del anonimato su obra majestuosa, sumado a ello la fiebre ateista que nos colmo en los años anteriores, pero la vida reivindico a lo que bien merece la pena, El Cristo de la Habana, una belleza sin igual, he tenido la posibilidad de ver algunos en otras partes del mundo, pero este lo comparo con el de Rio, quizas no tan inmenso, pero igual, repito, majestuoso.
    Como Habanera nata estoy muy orgullosa , de lo que tambien constituye un simbolo de mi ciudad.

  • luiscarlos dijo:

    Respecto a la iluminación del Cristo de La Habana, les garantizo que todos los 2 de abril ¨Día del Autismo¨, se ilumina de azul, que es el color representativo del autismo
    Tengo un niño con autismo de 13 años y creánme; es una carrera de resistencia

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también