Imprimir
Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología  »

Fallece destacada científica cubana Lydia Tablada

En este artículo: Ciencia, Cuba, Fallecimiento, Medicina, Salud
| 13 |

Lydia Tablada fue Miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba desde 1988. Foto: Infomed.

Lydia Tablada falleció el viernes 27 de septiembre de 2019, su cuerpo fue cremado y sus cenizas serán expuestas el próximo lunes 30 de septiembre de 9:00 a.m. a 12:00 m. en el Consejo Científico Veterinario sito en Paseo entre 25 y 27, Vedado. Lleguen nuestras condolencias a familiares, amigos y compañeros de labor.

Lydia nació el 30 de marzo de 1947. Desde muy joven se identificó profundamente con los principios de la revolución, participando activamente en las tareas de la Asociación de Jóvenes Rebeldes y en la campaña de alfabetización.

Se incorpora las aulas universitarias a estudiar medicina ante el llamado que se hiciera para formar profesionales que sustituyeran a los médicos que abandonaron el país al Triunfo de la Revolución. De esta manera, se gradúa como médico en la Universidad de la Habana en 1969.

Dando pruebas de su incondicional identificación con la revolución y con nuestro Comandante en Jefe, se incorpora al grupo de médicos recién graduados en Salud Animal. Así cambió el diario quehacer en salas hospitalarias por las investigaciones en el campo de la salud animal en el recién creado Centro Nacional de Sanidad Animal (CENSA).

Fue fundadora del CENSA, que luego tendría un alcance mayor al incorporar la sanidad  vegetal, y convertirse en lo que es hoy el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA).

Desde sus inicios Lydia trabajó en la rama de la bacteriología y participó en programas nacionales de lucha contra enfermedades como la Brucelosis bovina o la Icterohemoglubinuria bacilar bovina y otros, que la llevaron a hacer trabajo de campo por todo el país.

Su liderazgo y entrega la hicieron transitar por diversas tareas de dirección científica, desde la base, hasta ocupar el cargo de Directora General del CENSA. Durante 27 años (desde 1985 hasta el 2012), supo llevar al CENSA a los más altos peldaños de las ciencias agropecuarias del país, lo que convirtió a este centro en una institución líder en América.

Su superación sostenida hizo que obtuviera la condición de Especialista de 1er. y 2do. Grado en Microbiología por el Ministerio de Salud Pública (1978, 1983) y luego el de Investigadora Titular (1985), Maestro en Ciencias (1980), Dra. en Ciencias Veterinarias (1984) y Profesora Adjunta de la Universidad Agraria de la Habana.

Además fue Miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC) desde 1988 y Académica de Mérito desde el año 2000. A la ACC le brindó toda su experiencia, profesionalidad, entusiasmo y apoyo incondicional, tuvo una actividad destacada no solo en la Sección Agraria, de la que fue su vice-coordinadora, sino también en comisiones centrales permanentes y "ad hoc" con resultados excelentes y meritorios.

También fue Presidente del Tribunal Permanente de Grados Científicos para la Salud Animal desde 1989-2013 y miembro de la comisión nacional de grados, formadora de generaciones de jóvenes científicos, revolucionarios e integrales, transmisora de optimismo y consagración al trabajo aún en las circunstancias más difíciles.

Se destacó su participación como Miembro del Grupo de Expertos de la FAO para la Ética en la Alimentación y la Agricultura (2000-2002). En Cuba fue Miembro del Consejo Técnico Asesor del Ministerio de la Agricultura desde 1994.

Su ascenso en la condición académica siempre estuvo acompañado de un ejemplar y consagrado trabajo en la construcción del socialismo y la defensa de la revolución. Fue miembro, durante un mandato, del Consejo de Estado de la República de Cuba y del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Fue diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, Vicepresidente y Presidente de la Comisión Permanente para la Educación, la Cultura y las Ciencias del Parlamento cubano.

Publicó más de 30 artículos y monografías y participó como ponente en numerosos eventos científicos nacionales e internacionales. Fue miembro del colectivo de autores de libro "Fidel por siempre en la Ganadería Cubana".

Recibió numerosos reconocimientos y distinciones nacionales por su quehacer científico y social, entre ellas las Ordenes Carlos J. Finlay, la orden Ana Betancourt y Medalla José Tey (2002 y 2004). En 2008, fue nombrada Presidenta de Honor de la Sociedad de Microbiología del Consejo Científico Veterinario de Cuba.

La vida y obra imperecedera de la Doctora Lydia Margarita Tablada Romero, inscrita por siempre en la historia de la Ciencia Cubana y, muy profundamente, en la historia y obra del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, será un faro que guía a las presentes y futuras generaciones de hombres de Ciencias, los que verán en su ejemplo de ferviente revolucionaria, el amor, la pasión, el optimismo, la humildad y la entrega, como solo ella lo supo hacer.

(Con información de Infomed)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • casi dijo:

    Se caracterizó por su dedicación al trabajo y el apoyo a sus compañeros .
    Perdimos a alguien muy entrañable y querido.
    EPD

  • JE dijo:

    Hemos perdido un paradigma de las cienclas cubana. Revolucionaria que supo convinar su compromiso social con el de la ciencia.
    Gracias por su ejemplo.
    Mis mayores condolencias para familiares y amigos.
    Doctor formado en su centro

  • Eduardo Ortega dijo:

    Excelente compañera-
    Mis condolencias para sus familiares.
    Fue una magnífica persona. Hizo mucho por el desarrollo de la ciencia en Cuba.
    La mujerte no es verdad cuando se ha hecho bien la obra de la vida.

  • TT dijo:

    Ejemplo de humanismo, altruismo, solidaridad y sobre todo amor infinito a la Revolucion y a Fidel!!
    Lo q demostro con su profesionalidad, dedicacion y entusiasmo a cada tarea q tomaba en sus manos, la q siempre llevaba hasta el final de manera exitosa. Tuvo una vida plena de trabajo fructifero hasta el momento q enfermo de muerte. Sea digno y perecedero ejemplo para las nuevas generaciones de cientificos. EPD

  • Katia De Llano dijo:

    Cientica destacada, revolucionaria cabal y persona excepcional. Una gran pérdida. Condolencias a su esposo y a sus dos hijos

  • Dr. Pedro Véliz dijo:

    Hemos perdido a un gran ser humano, humilde, sencilla, una gran científica. Llegue a sus familiares y amigos nuestras condolencias

  • Patricia Cervantes dijo:

    Destacada como mujer y como profesional de las ciencias. Descanse en Paz, me uno al duelo de sus amigos

  • carlos manuel ravelo dijo:

    una gran perdida, ejemplo ante la vida en todos los aspectos, mi más sentido pesame a familiares y amigos, EPD

  • Kerin dijo:

    Investigadora fiel a las ideas del comandante en Fidel Castro desde los primeros años de la revolución hasta sus días finales. EPD

  • Lizette Martin Estevez dijo:

    Siempre Alegre , Dispuesta , Organizada , Aunadora , Mujer profunda que dejo su legado su obra , su ejemplo , YA ESTA EN EL TUNEL DE LUZ . DIOS LA ACOGE EN SU SENO .

  • pedro dijo:

    Mis condolencias a familiares y amigos. Cuanto articulo me cayo en manos con entrevistas a ella; siempre logre notar un cientifico con conocimientos muy profundos en su especialidad; ademas de dotes de buen dirigente y cualidades humanas. La Ciencia Cubana ha perdido una gran persona.

  • Marcelino dijo:

    Mis condolencias para la familia y colegas de Lydia. Tuve el privilegio de compartir con ella en tareas y actividades profesionales y científicas en las que ambos participamos junto a otros colegas y he sentido mucho la pérdida de tan querida compañera. He sentido un gran pesar, al abrir Cubadebate y leer esta triste y sorpresiva noticia.

  • Mayra G. dijo:

    Desde muy jóvenes, cuando arribamos al CENSA, la exigencia y el ejemplo de Rosa Elena, Lydia y nuestros directivos nos obligaron, cada día, a superarnos como profesionales. En lo personal, le agradezco a Lydia sus enseñanzas, disciplina y colaboración para resolver problemas de salud de mi madre y de familiares de otros colegas. Siempre que alguien tuvo un problema de salud o un familiar enfermo, se preocupó y ocupó de que fuera atendido - Hace menos de un año, colaboró con otra persona muy ligada a la ciencia cubana, la compañera Osoria Herrera, para aliviar problemas de salud de una humilde compañera que laboró muchos años en el CITMA. Agradecemos su alta exigencia que ha hecho que cada uno de nosotros siempre diga que “el CENSA es una escuela”. Mis condolencias a Luis y los hijos.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también