Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Cuba: Delfines vs Huracanes

Por: Onelia Chaveco
| 2 |

La vigilancia meteorológica en la preservación de animales en cautiverio toca muy de cerca a los delfines de Cienfuegos. Foto: Osvaldo Gutiérrez y Modesto Gutiérrez / ACN.

La vigilancia meteorológica en la preservación de animales en cautiverio  toca muy de cerca a los delfines, que en la provincia de Cienfuegos han sufrido el paso de 14 ciclones tropicales en solo 10 años, y de hecho a los técnicos, quienes despliegan todas las energías y conocimientos en proteger a  estos animales conocidos popularmente como “nariz de botella”.

El asunto unió a especialistas del Centro Provincial de Meteorología, a entrenadores y  médicos veterinarios del Delfinario del centro-sureño territorio, en aras de poner la ciencia en función del cuidado de los mamíferos marinos que durante 17 años han deleitado a miles de turistas nacionales y extranjeros.

Un estudio efectuado con las experiencias de las diferentes ramas del saber, muestra el comportamiento de los delfines de Cienfuegos ante la proximidad de los peligros naturales, en específico ante los huracanes, además de brindar métodos de monitoreo y vigilancia meteorológica frente a situaciones de peligro asociadas a los eventos naturales.

Jorge Izaguirre, médico veterinario de la instalación turística, aseguró que en la costa sur están latentes los mayores riesgos  por las inundaciones costeras asociadas a penetraciones del mar, debido a los efectos  de los ciclones tropicales, las surgencias o el oleaje.

También las intensas lluvias provocan contaminación por arrastre del suelo, así como vertimientos de los ríos al mar,  y la marea de sargazo ocasionada por vientos de componentes sur que paraliza las actividades  del delfinario por días y obliga al traslado de las especies a otras áreas.

El azote de los ciclones fue tan marcado en el inmueble  en su primera década que  no se pudo  inaugurar en la fecha prevista por el paso del huracán Michelle en noviembre de 2001. Por eso la apertura de esa instalación se pospuso para el 27 de diciembre de ese año.

El meteorólogo Virgilio Reguera Molina, Jefe del Grupo Provincial de Pronósticos y coautor de la investigación, explicó que en esos años se produjo el fenómeno del retorno de los huracanes  porque  desde 1952, cuando pasó el  ciclón Fox por esta zona del país, hubo  un vacío de esos eventos y trascurrieron 44 años  sin afectaciones, hasta que en los finales de la década del 90  comenzó un periodo activo.

Según los análisis del centro de meteorología se enfrentaron  una decena de fenómenos en menos de 10 años.

Mencionó a los que tocaron tierra por el sur de Cuba, los cuales produjeron daños en Cienfuegos como Isidore, Lili,  Charlie, así como el Iván, con categoría cinco, el cual  pasó por el sur del país  y dejó  mucho oleaje; además del Dennis,  que averió el Delfinario.

Explicó que entre su colectivo y el del Centro Meteorológico hay un fructífero intercambio de información especializada, y, además, se brinda el parecer de los expertos. Luego son ellos quienes adoptan la decisión de evacuar o no a los animales marinos.

En la mayoría de  los casos el personal del Delfinario se ha movilizado para acometer la evacuación de los ejemplares hacia un sitio seguro. Un procedimiento que se ha entrenado  in situ, y con los propios delfines, incluso realizan simulacros de la transportación en las camillas.

Según Izaguirre los entrenadores y personal vinculado a su manejo, debe tener en cuenta los patrones conductuales de cada individuo, porque cada uno responde de manera distinta al enfrentar  el fenómeno extremo, ya que  sometidos a situaciones de estrés límites, los  animales dejan a un lado  el entrenamiento.

Como el carácter y conducta cambian en algunos ejemplares, indicó el experto,  los cetáceos deben ser trasladados para una zona baja para cuando se acerque el huracán, entonces resulte más rápida y efectiva la captura y traslado.

La evacuación de los delfines representa un grupo de riesgos, tanto para los ejemplares marinos como para el personal, que se encarga de su guarda y cuidado. Las buenas prácticas, buena adopción de medidas es lo que indica si resulta factible evacuar o no y cómo hacerlo.

La vigilancia meteorológica en la preservación de animales en cautiverio toca muy de cerca a los delfines de Cienfuegos. Foto: Osvaldo Gutiérrez y Modesto Gutiérrez / ACN.

La vigilancia meteorológica en la preservación de animales en cautiverio toca muy de cerca a los delfines de Cienfuegos. Foto: Osvaldo Gutiérrez y Modesto Gutiérrez / ACN.

La vigilancia meteorológica en la preservación de animales en cautiverio toca muy de cerca a los delfines de Cienfuegos. Foto: Osvaldo Gutiérrez y Modesto Gutiérrez / ACN.

(Con información de ACN)

 

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • alexiZ dijo:

    Linda labor la de los compañeros que trabajan en el delfinario de Cienfuegos

  • Corr dijo:

    ¿Que tiempo pueden estar los delfines fuera del agua?

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.