Imprimir
Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Con Núñez por las Montañas: La crónica de una Expedición

Por: Joel Suárez Orozco, Raudel del Llano Hernández
| 4 |

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Digamos que la expedición comenzó hace cinco o seis, o ya no sé cuántos años desde que por primera vez vi el bosque de Aspiro y sus montañas, ¿o empezó antes cuando se escribían los giros del destinos que pondrían en la misma serranía a 26 exploradores? ¡Cómo saberlo!

Nuestra historia –la más reciente al menos- comienza cuando la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre convocara, en diciembre de 2017, a su Taller de Jóvenes Exploradores y decidiera premiar con su apoyo al proyecto conjunto del Grupo de Espeleología Tageni de la Sociedad Espeleológica de Cuba, el Grupo de Excursionismo Impedimenta y el Grupo Gestor de la Sociedad de Amigos de la Montaña, para realizar su Expedición por el 95 Aniversario del Natalicio del Dr. Antonio Núñez Jiménez.

En fin, éramos un grupo de espeleólogos, diplomáticos cubanos, camarógrafos y documentalistas, socorristas, diseñadores, campesinos, ingenieros, naturalistas, pedagogos, arqueólogos (había de todo en nuestras filas diríamos) cuya meta era volver a la montaña y su bosque –ya que en estos casos siempre es regresar-.

En el camino grabaríamos un documental con la Casa Productora de Documentales Mundo Latino, definiríamos posibles senderos para poner a disposición del cercano Campismo Jardín de Aspiro y el Museo Municipal de San Cristóbal, realizaríamos un diagnóstico ambiental de la zona, inauguraríamos el Círculo de Interés de Espeleología “Amigos de la Montaña” en la escuelita rural “José Luis Tassende”, sesionaríamos en un Taller de Diagnóstico Ambiental y Diseño de Líneas de Acción y concluiríamos con Osmel Francis y su grupo musical y ecologista “Cubanos en la Red” en un concierto que estremecería la Sierra del Rosario.

Al mediodía del 17 de abril estábamos entrando a la Sierra, justo al lado de los ruinas de la otrora Base de Cohetes Nucleares R-12, a pocos metros del Cañón del Río Santa Cruz. La instrucción de los 3 grupos de exploración en los que nos dividiríamos era clara, explorar la Sierra en profundidad, avanzando hacia el poblado de Aspiro, hacia el Este, y anotando las coordenadas y descripciones de todos los accidentes cársticos, sitios arqueológicos e históricos de interés con vistas a realizar futuras incursiones y estudios.

El camino se presentó difícil, en especial porque en esas condiciones lo común es que no haya camino, y le aguarde al explorador una montaña intrincada, sorprendente. Mas lo que nadie esperaría encontrar, y aquí es donde estas notas se tornan grises, es que el bosque de la montaña del que les hablaba había desaparecido.

Sabíamos, como espeleólogos algunos, campesinos otros, senderistas todos, que las montañas de Aspiro, allá en el frente Sur de la Sierra del Rosario, en el municipio San Cristóbal, no eran lo mismo, que la trampa de jutía se veía más que la jutía, que la maleza superaba en número al árbol y que las laderas quemadas para sembrar malanga fundamentalmente, no daban ni bosque ni demasiada malanga, aunque seguían en aumento en este lomerío al menos.

No previmos, no obstante, que después de tanto caminar y caminar no veríamos ni la jutía, ni el bosque de la montaña: nos recibió y despidió el 19 de abril cuando bajamos de la loma una serranía donde prácticas agrícolas insostenibles, falta de diseño agrícola, carencia de alternativas económicas sostenibles, descontrol, indisciplina y muchísima indolencia han antropizado la montaña hasta el límite, desarticulado el ecosistema, retirado la fauna y desaparecido el bosque originario.

El día 20 de abril, celebrando juntos el espíritu y esencia, el nacimiento y la vida del gran naturalista y revolucionario cubano Antonio Núñez Jiménez, sería la ocasión entonces para ponernos comunidad, decisores locales de política y académicos a debatir acerca del problema diagnosticado y unir pensamiento y energía para salvar estas lomas y sus tesoros; y la decisión fue unánime: después de debates intensos y francos y emotivos, nadie quiso dejar perder la loma y su bosque, nadie quiso renunciar al patio grande para los juegos de los hijos y nietos. Todos los presentes llamamos a emprender el esfuerzo imprescindible, impostergable y común que solo puede salvar este lomerío.

Quedó por delante el camino extraordinario para aplicar las líneas de acción definidas, para construir los biodigestores, para levantar los senderos interpretativos, para traer visitantes a ver una montaña en recuperación, para adaptar a la comunidad al cambio climático, para restaurar el Jardín de Aspiro que visitara Nuestro Martí cuando pensaba su Guerra y su Patria, para salvar todos juntos un bosque, una montaña, un hogar compartido.

Del diseño común, del pensar en alta voz salió –nació, quisiera decir- la idea de un Centro de Referencia Demostrativo que ayude a repensar en estas lomas el modo en que todos nos acercamos al bosque y a la Gran Madre Naturaleza, que restaure, que ayude a conservar, que proteja el patrimonio extraordinario que las entrañas de estas montañas guardan en cavernas, paredes de roca, yacimientos arqueológicos aborígenes e historias imprescindibles de la Patria.

Recordando a Gerardo Hernández Nordelo, vicerrector del Instituto de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García” e invitado de honor del Taller de Diagnóstico, tenemos que coincidir con el querido héroe cuando nos dijera, y cito, “todos los días tendremos que pensar en traer más hasta estos sitios el contenido militante y preocupado por la Madre Naturaleza de la Revolución Cubana y de Núñez, invitación a la que habremos de sumarnos todos los actores compelidos y que bien podría resumir lo que en estas jornadas se ha articulado y soñado. ¡Hacia esos altos anhelos pongamos la proa!”

El camino hacia adelante no conduce solo al ejercicio de la memoria recordando la faena pasada. El camino por venir convoca ahora, más bien, a estudiar la decena de cavernas identificadas y localizadas y los sitios históricos, patrimoniales y arqueológicos reconocidos. El camino, mientras tanto, exige que en las montañas de Aspiro, allá por el frente Sur de la Sierra del Rosario, en San Cristóbal, Provincia Artemisa, se reconozcan las voces que alto y claro llaman a salvar el bosque y las montañas que vieron el brío de Maceo, la preocupación martiana, el ensueño del querido Núñez y el desvelo de 26 expedicionarios.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Proyecto Comunitario ReciclArte de Taco Taco, Expedición/Taller de Diagnóstico y Líneas de Acción por el 95 Aniversario del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, Jardín de Aspiro, San Cristóbal. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Homenaje al Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, en el aniversario 95 de su natalicio. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Gerardo Hernández Nordelo, vicerrector del Instituto de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García” e invitado de honor a la expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Expedición por el aniversario 95 del natalicio del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en las montañas de Aspiro, Sierra del Rosario, San Cristóbal, Artemisa. Foto: Raudel del Llano Hernández.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • HUMANIDAD dijo:

    Bello felicidades por tener la oportunidad de ver tanta naturaleza

  • Ecología dijo:

    Mientras más labor educativa se haga con respecto al cuidado de la naturaleza, más esperanza hay de poder salvar el mundo. Hay que hacer como en esta expedición y enseñar a las nuevas generaciones cómo preservar el entorno natural, cómo vivir en armonía con él. Y no sólo eseñar a los niños: mientras más adultos aprendan al respecto y se impliquen, sobre todo aquellos con poder para decidir y gestionar, más oportunidad habrá de mejorar lo mal hecho.
    Mis felicitaciones a este grupo de expedicionarios!
    Yo también tuve hace años la posibilidad de visitar esas montañas, esa misma zona, con sus cuevas, ríos y bosques, y es realmente muy hermoso el lugar, como lo fue una vez toda Cuba!

  • Mágico dijo:

    Hermoso artículo, triste realidad.

  • Rolando dijo:

    Bello artículo para un gran conocedor de la geografía cubana, lo conoci en 1979 cuando sus hijos cursaban los Camilitos de la MGR, deseo preguntar si en la Expedición por el 95 Aniversario del Natalicio del Dr. Antonio Núñez Jiménez se encontraba algún familia del celebre Doctor.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel Suárez Orozco

Diplomático y espeleólogo, Coordinador General de la Exp95ANJ, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Vea también