Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Yannick en el podio del fair play

En este artículo: Cuba, Deportes, Esgrima, Sociedad
| 1 |
yanick-borel

Yannick quería ser karateca, pero una demostración en su escuela lo inclinó por la esgrima y especialmente por la espada, arma que considera espectacular. Foto: Eurosport.

PERDIÓ en los inicios de su carrera con el espadachín Yunior Reytor, en La Habana, en un torneo para cadetes y juveniles.

Desde entonces el francés Borel Yannick, campeón olímpico por equipos, se hizo amigo del esgrimista cubano y de su entrenador Jainer Hernández.

A finales de marzo vacacionó por la capital cubana y se entrenó en la Escuela Superior de Formación de Atletas de Alto Rendimiento (ESFAAR) Cerro Pelado.

«Ustedes tienen espadistas muy buenos. Son explosivos y fuertes», dijo a JIT en el apartamento de su familia cubana, ubicado en el municipio Plaza de la Revolución.

Espigado —de 1,97 metros de estatura—, sonríe casi todo el tiempo mostrando la afabilidad propia de una persona feliz.

«Ahora gano y pierdo con Yunior», expresó el segundo del ranking de la modalidad de la Federación Internacional de Esgrima (FIE, por sus siglas en inglés).

Junto a su esposa cubana Annia, exatleta de espada, y frente a un humeante café, habló de su amor por las Antillas, especialmente por su natal Guadalupe y Cuba.

«Esta es mi casa también. Los isleños somos distintos a los continentales. Ustedes y nosotros los guadalupeños tenemos mucho en común y no solo por el calor del permanente verano», abundó el aspirante a monarca individual bajo los cinco aros en Tokio 2020.

«Reytor es una gran persona y tiene muy buena técnica. Ya es un respetable espadachín. Es veloz, con reflejos de gato», aseveró sobre el plateado en la Copa del Mundo de Esgrima Peter Bakonyi, a principios de año en Canadá.

«Me alegré mucho cuando subió al podio, ya está ubicado onceno en el ranking de la FIE», expresó con fluido español quien además se comunica en creole y francés.

«Con más competiciones y asaltos internacionales se convertirá en un esgrimista mucho más difícil», amplió el joven de 28 años, padre del pequeño André y quien espera por una nena para completar su familia cubano-guadalupeña.

Yannick quería ser karateca, pero una demostración en su escuela lo inclinó por la esgrima y especialmente por la espada, arma que considera espectacular.

«Sobre la pista somos oponentes. Los dos queremos ganar y nos conocemos, pero cuando concluimos el combate hasta lo analizamos juntos y compartimos la victoria o el revés del otro», señaló respecto a la relación con Reytor.

Tiene por ídolo al galo Ulrich Robeiri, de 34 años, quien clasifica entre los grandes de los últimos tres lustros.

«No temo a nadie, ni siquiera en los juegos olímpicos que son tan duros. Todos tenemos una espada y la preparación, en un combate cualquier cosa puede suceder. Siempre voy por la victoria», afirmó.

Graduado en el Instituto Nacional de Deportes y Educación Física de París, Yannick quiere trabajar en la Aduana de Guadalupe una vez retirado.

«Soy el único esgrimista del equipo francés de la aduana, donde hay deportistas de atletismo y sky, entre otros. Cuando acabe me voy a mi isla», dijo confiado en que eso será en un futuro mediato.

Debutante internacionalmente en el 2009 ve la esgrima en ascenso: «En los últimos 10 años ha cambiado la correlación de fuerzas, con naciones como Corea del Sur, en Asia y Venezuela, en América. Antes dominaban casi siempre los europeos. Ha avanzado mucho este deporte, también con la aplicación de los adelantos científicos».

Pero en lo que llega el retiro del deporte activo le ronda el sueño de estar en una final olímpica. Y llegado este punto la entrevista se tornó vibrante…

Si tuviera la oportunidad… ¿A cuál adversario le gustaría enfrentar por el oro olímpico en Tokio?

Los atletas no seleccionamos contrarios, pero quisiera alguien que dé buena pelea, un adversario digno, pues en caso de yo perder, ganaría.

Podría ampliar…

Escogería a Reytor, por ser mi amigo y traer un gran empuje. Con él, perdiendo, gano.

Por el momento reina la amistad y el fair play, esos valores que promueve el olimpismo en un mundo permeado por trampas, compras de atletas y doping.

«Me voy pronto, pero regreso siempre», dijo en cortés despedida.

(Tomado de Jit.cu)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amanda dijo:

    “Junto a su esposa cubana Annia…” ¿Tiene, además, una esposa de otra nacionaldidad?

    Lo correcto sería: Junto a su esposa, la cubana Annia… a no ser que el joven sea bígamo.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también