Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Recuerdan en Dominicana expedición perdida de luchadores cubanos

| 21 |

cuba-republica-dominicanaLa inmensa mayoría de los cubanos y dominicanos desconoce hoy que jóvenes humildes que derrochaban fervor por Cuba y América ofrendaron la vida en la llamada Expedición perdida de 1959.

Así lo aseveró el director del Instituto de Historia de Cuba, René González Barrios, quien disertó anoche en el capitalino Archivo General de la Nación, como parte de una visita de una semana que realiza a la República Dominicana.

Al referirse a aquel suceso, explicó que un grupo de rebeldes cubanos que intentó apoyar la lucha contra la dictadura trujillista desembarcó por error en Haití y fue diezmado por fuerzas de la tiranía duvalierista.

Como antecedente del suceso citó primero a la expedición antitrujillista liderada por el capitán dominicano Enrique Jiménez Moya y el comandante del Ejército Rebelde Delio Gómez Ochoa, quien desembarcó en República Dominicana en junio de 1959.

De ese hecho quedó para la historia, entre otros, el magnífico testimonio de Delio Gómez Ochoa en su libro “La victoria de los caídos: Constanza, Maimón y Estero Hondo”, publicado primero en Dominicana y años después en Cuba, dijo.

Reconoció que historiadores y protagonistas dominicanos de estos hechos han sido más que enjundiosos en su estudio que sus homólogos cubanos.

Explicó que pocas veces los historiadores se sumergen en explicar la historia de los fracasos y las indisciplinas cuando éstos deberían investigarse y explicarse con lujo de detalles para sacar las enseñanzas necesarias.

Manifestó que al conocerse la noticia en Cuba de la partida del comandante Gómez Ochoa a la patria de Máximo Gómez, un grupo de combatientes del cuarto Frente Simón Bolívar del Ejército Rebelde, que combatió al dictador Fulgencio Batista, bajo sus órdenes decide apoyarlo.

“Lo cierto es que el 10 de agosto de 1959, en una embarcación sustraída de la bahía de Puerto Padre, actual provincia de Las Tunas, zarparon rumbo a República Dominicana 29 combatientes. Ninguno era dominicano”, afirmó.

La dirigían Henry Fuerte, apodado “El argelino”, aunque de origen colombiano, y el mexicano Rangel Guerrero. También formaba parte de la expedición el argentino Jean Pasel Chivichimo, apodado “El gaucho”. El resto de los expedicionarios eran cubanos de la región de Las Tunas y de Holguín, explicó el historiador.

Narró que luego de una seria avería en el puerto de Moa, cambiaron la embarcación y tres días después, faltos de práctico, desembarcaron erróneamente en Haití.

Relató que tan implacables y represivas como fueron las huestes de Rafael Leónidas Trujillo contra los expedicionarios de Constanza, Maimón y Estero Hondo, fueron las del dictador Fran ois Duvalier, quien denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) lo que llamó “la invasión cubana”.

La persecución a los expedicionarios se transformó en verdadera cacería, solo cinco sobrevivieron y tras múltiples gestiones diplomáticas fueron devueltos a Cuba, explicó González Barrios.

“Fueron almas solidarias llevadas por el impulso de auxiliar a su jefe o morir con él, en pos de una causa justa: derrotar al régimen de Trujillo”, aseveró.

Precisó que recientemente, en el último Congreso Nacional de Historia, en la ciudad de Holguín, en Cuba, por acuerdo general de los historiadores cubanos se reivindicó esta expedición y a los participantes como héroes cubanos.

Aseguró que aunque aún no existe un análisis integr al de la academia, Maria Antonia Bofill Pérez, maestra jubilada e hija de uno de aquellos héroes (José Antonio Bofill Carbonell), escribió el libro “La olvidada expedición a Santo Domingo, 1959”.

Se trata de un noble homenaje a aquellos apasionados y temerarios revolucionarios que en pos de un bello ideal no calcularon el alcance de sus sueños, indicó.

González dijo que en el 2015 el Archivo General de la Nación de República Dominicana publicó ese libro que pronto también será editado en Cuba.

Manifestó que los hombres de agosto de 1959 avivaron la leyenda, no murieron en vano, pertenecen a la misma estirpe de los que cayeron con el Che en Bolivia o combatieron en Angola, Etiopía y otras misiones gloriosas internacionalistas cubanas.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    No conocia de esta expedicion, de la de Delio si y lei su libro… realmente, en esos momentos hubo muchos internacionalistas anónimos, pero habia que tener calma y serenidad para evitar caer despues en problemas que dieran pie a la invasión norteña, con esos pretextos. Por eso quizas no ha sido tan divulgado este suceso y quizas otros similares.

  • Chichi dijo:

    Esa es nuestra historisa, esa es la que debemos saber.Debemos sacar ejemplos de nuestros errores.!Cómo falta por aprender!

  • armando dijo:

    Que barbaro,me entero de esta expedicion ahora,por que sera ????

  • Manuel dijo:

    Cuanta valentìa,entregar la vida,el futuro y los sueños por un ideal,es una de las màs altas expresiones de altruismo de una generaciòn de jòvenes que inspirados en el triunfo de la revoluciòn Cubana y en la Gratitud Eterna con Màximo Gòmez junto a la unidad y lazos de amistad entre estos dos pueblos,guìados por valores de justicia, Patriotismo, internacionalismo y Solidaridad dejaron sus nombres grabados,sin proponèrselo, en las pàginas de la Memoria de los Pueblos. Hoy nos hacen el llamado a borrarla y Olvidar, con retòricas de polìtica del Buen vecino y de una nueva era. ESTÀ PROHIBIDO OLVIDAR,POR EL BIEN DEL FUTURO.

  • Candela dijo:

    Qué bueno que alguien se haya dignado a rescatar la historia de esa expedición, uno de los tantos hechos desconocidos por mi generación y las de mis hijos y nietos.

    Todos somos fruto de esa historia; ocultarla, desconocerla u obviarla, es negarle a las generaciones presentes y futuras las claves para entender ese trascendental proceso que ha sido la Revolución Cubana, sus desafíos, sus peligros, sus glorias y también sus errores.

    Aquí se dice: “…Se trata de un noble homenaje a aquellos apasionados y temerarios revolucionarios que en pos de un bello ideal no calcularon el alcance de sus sueños…”. ¿Y qué fue el asalto al cuartel Moncada sino eso mismo? ¿O el Granma, la Sierra Maestra, el asalto al Palacio Presidencial o las guerrillas del Che en el Congo y en Bolivia…? ¿Qué fuéramos hoy sin esos nobles absurdos? Por eso los jóvenes son los agentes del cambio, porque tienen el ímpetu de los sueños y no los ata el sedimento ni los balanceos de traen los años.

    “Hay locuras para la esperanza” -escribió nuestro cantautor Silvio Rodríguez- y esa fue una de ellas. Gloria eterna a esos jóvenes que soñando con un futuro mejor para todos, dieron lo más preciado de sí: sus vidas. A sus familias, mi gratitud y respeto como cubana por la irreparable ausencia y por el dolor del silencio y el olvido.

  • joaquin dijo:

    claro que trujillo fue un cruel dictador, ahora, sobre la expedicion a dominicana, fueron 29 y ninguno era dominicano, curioso ? quien la organizo, ? conque objetivo ? fue solicitada por el pueblo o la sociedad dominicana ? no fue esta una intromision en asuntos internos de otra nacion, por una fuerza expedicionaria extranjera ?

    • Eduardo González S. dijo:

      Joaquín, su pregunta es una pregunta inteligente y también necesaria. Hago notar que esta expedición no fue organizada, patrocinada, ni estimulada por la dirección de la revolución cubana. Luego debemos separar a esta última de algo que pudiera acusarla de intromisión. Fue una reacción de hombres contra la desprestigiada satrapía trujillista que de hecho sí intentó derribar al gobierno revolucionario enviando armas y hombres en aviones que terminó mal al escalar en el asunto cuando el último aterrizó en Trinidad para caer en las manos de nuestra gente. Delio y sus compañeros fueron apresados y torturados. Existe una foto muy impactante de uno de los expedicionarios cuando le hacían pasar corriente por su cuerpo de parte de los “valientes defensores· del régimen del Señor Chapitas Trujillo. Debemos hacer esta justa salvedad.

    • ATM dijo:

      hola.. de acuerdo con ud..no entiendo el por que de mezquino…es su manera de pensar…respeten eso…

  • Alfonso dijo:

    Recordar y rendir homenaje a los héroes y mártires Cubano es rendir tributo también a sus continuadores, y a todas y todos los demás, sin excepcion, que  lucharon y murieron por una Patria libre y por una sociedad justa y humana.

  • E.T. dijo:

    Con el mayor respeto, los objetivos pueden haber sido muy altruistas, pero en la práctica fue un gran error porque primero permitió que se hiciera un teatro con lo de la “invasión cubana” y segundo fue un intento de incluirse en los asuntos de un país que no pidió esta ayuda. En el artículo no se habla de los organizadores y patrocinadores de la expedición pero son obvios. Errores que a pesar de la experiencia se repitieron

  • Franco Alonso dijo:

    Enteramente de acuerdo con Candela, de locuras sublimes está llena nuestra historia, recordemos a Fidel diciendo que con 7 fusiles se ganaba la guerra.
    Es altamente mezquino el razonamiento de Joaquín, también hay en nuestra historia sietemesinos, como dijo Martí.
    No importa seguimos soñando y haciendo “locuras”. El enfrentarnos a USA fue calificado por muchísimos como locura y aquí estamos.
    -Los fuertes al frente, los flojos que se aparten-

  • baracoa dijo:

    La UPD(unión Patriótica Domiinicana) organizó la expedición. En el libro”Camilo. Señor de la Vanguardia” en una foto aparece Camilo despidiendo a Delio Gómez y otros cubanos en Nuevitas.Mucho se ha hablado sobre este asunto, en pro y en contra. Se ha especulado que fue un “libretazo” o que fue enviada a Rep. Dominicana por el naciente Gobierno Cubano. En fín, algun día se sabrá, y las razones por las que Delio cayó prisionero y fue forzado a hablar contra la Rev.. Cubana en la voz Dominicana, y cómo regresó a Cuba. Hay muchas conjeturas y versiones pero me parece que todavía algo está por conocer. A Delio se le reconocieron sus mèritos, años despuès de su regreso a Cuba.

  • Godual Ávila Garrido dijo:

    Esta es sólo una parte de nuestra bella historia que conozco no en toda su dimensión porque soy de Puerto Padre, y quisiera poder profundizar en ella. Alguien me puede decir cómo adquirir el libro?

  • Tomate dijo:

    Me gustaria leer aqui una valoracion a las preguntas que formula Joaquin (comentario 6). Es interezanrte escuchar los criterios de los que coinciden y los que no, no les parece?

  • GFZ dijo:

    Colega Joaquin, si fueron a luchar alli no fue para invadir el pais sino para apoyar a los revolucionarios y hermanos dominicanos, tal y como lo hicieron muchos extranjeros en cuba como el Che, el propio Maximo Gomez y muchos otros a lo largo de la historia. en aquella epoca esa era la forma de hacer revoluciones, a traves de movimientos armados y guerrillas; hoy en dia la cosa no es asi, el mundo esta un poco “mas civilizado” y hay otras maneras. Lamentablemente no todos tenian la capacidad estrategica y el liderazgo de Fidel, que fué capaz de sobreponerse a reveses y fracasos para luego triunfar, lo que si tenian era agallas y mucho fervor revolucionario, tipico del momento historico que les tocó vivir.

  • yml dijo:

    En efecto, conocía de esta expedición por haber leído el libro Dictadura y Revolución en el Caribe: las expediciones de junio de 1959. de los autores Jose Miguel Abreu Cardet y Emilio Cordero Michel. Excelente libro que nos ilustra de aspectos pocos conocidos de los primeros meses de la revolución. Trata además de las expediciones para liberar a la República Dominicana de la disctadura de Trujillo. Se los recomiendo.

  • David dijo:

    No conocia esa parte de nuestra historia

  • fidelds dijo:

    Los análisis que se hagan de este u otros hechos vinculados a la revolución hay que hacerlos contextualmente, esa fue una etapa romantica,donde predominó el fervor sobre la racionalidad política y los revolucionarios cubanos se involucraron en acciones que hoy nos pueden parecer aventureras.
    En el siglo XIX esa misma pasión arrastró a los tripulantes del Virginius, a la espedición de Ramón Leocadio Bonachea, a la de Panchin Varona y en lo que si no estoy de acuerdo es verlo como una intromisión en los asuntos internos de un país.
    Recuerden que Trujillo fue un verdadero sátrapa quesumió a Santo Domingo en una era de terror, de crímenes y de verguenza, recuerden que hemos estado unidos a ese hermano país por una historia que no se reduce a Máximo Gómez, aquí combatieron otros dominicanos, Mella es descendiente de unos de los más grandes próceres dominicanos, en el Granma vino un dominicano,la expedición de cayo Confites, sin contar los vínculos culturales que nos unen.Por tanto no fue extraño que, en aquel ambiente de esfervecencia un grupo de jóvenes audaces se lanzara a aquella ” aventura”.
    Creo en fin que debemos estar orgullosos de ellos, de su altruismo, de su desinterés, de su valor, de su sentimiento solidario.De esos “errores” sublimes tambien se alimenta el alma de este pueblo.Ahora es fácil criticar, pero recuerden lo que dijo Martí de los desagradecidos que solo miran las manchas en el sol.

  • Martinela dijo:

    Para entender los hechos, hay que estudiar el contexto en que ocurrieron, porque si no, uno puede caer en juicios errados. La Revolución Cubana, por auténtica y raigal, resultó un hecho tan inspirador en tantas generaciones de cubanos y personas de bien en el mundo, que era prácticamente imposible no pretenderla replicar.

    La vida se encargó después de demostrarnos que cada país tiene que actuar según su historia y realidades, y nos enseñó también que es mucho mejor matar la ignorancia, el hambre, la miseria y la enfermedad; que es más fácil destruir que construir; que la mayor victoria es evitar el desastre de una guerra, que la guerra es la peor aberración humana que solo trae tristeza y dolor a los pueblos; que la humanidad necesita desarrollo armónico y paz para lograr superarse a sí misma.

    De niña, yo me soñé con un fusil al hombro en una guerrilla; de adulta me empeño en salvar vidas y cultivar la mente y el alma para cambiar lo que tiene que ser cambiado.

  • castulo dijo:

    Recuerdo lo estudiado y aprendido y viene a la memoria cuantos centenares de patriotas latinoamericanos han luchado por la independencia de Cuba y cuantos han dado hasta su propia vida por ello, la lista es casi infinita, acaso Jose Martí cuando expresó ¨digame Venezuela en que servirle¨, no expresaba el más humanista de los valores de luchar por la independencia latinoamericana en cualquier pedacito de tierra oprimida, o cuando nos legó el pensamiento de que debiamos sentir en nuestra mejilla como propia la opresión en cualquier lugar del mundo, y que es ¨Patria es Humanidad¨. Desde niño siempre ha defendido la idea de liberar pueblos oprimidos, sojusgados, explotados. Acaso Duvalier y Trujillo han sido querido por algun pueblo, son recordados como libertadores, en que libro de historia aparece eso. Cualquiera que tuvo el valor de arribar en una expedicián a luchar contra esos regimenes es tan heroe como lo han sido los que llegaron a Cuba y derramaron su vido por lo que tenemos hoy. que es de este Pueblo. Patria o Muerte Venceremos.

  • humano dijo:

    Conozco poco sobre este tema, pero me interesa. Trujillo fue apoyado por EE.UU, y durante sus años de dictadura asesinó a alrededor de 50 000 personas, creo que fue la dictadura más sanguinaria de América Latina.

    Tengo entendido que también los EE.UU, invadieron Domonicana. Que un pelotón destinado a masacrar personas en Viet Nam, fue desviado a ese país para apoyar a la aritocracia criolla, heredera de la dictadura trujillista.

    Saludos.

    ¡Hasta la victoria siempre!

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también