Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Renuevan acuerdo de paz el gobierno colombiano y las FARC (+ Comunicado conjunto)

| 6 |

https://www.youtube.com/watch?v=hzRZpHJOFP4

Tras avances en las negociaciones en Cuba, representantes del gobierno de Juan Manuel Santos y de la guerrilla de las FARC anunciaron en La Habana esta tarde el nuevo acuerdo de paz, que incluye “ajustes y precisiones” al aprobado previamente.

“El nuevo acuerdo de paz es la victoria de Colombia”, dijo Iván Márquez, el jefe negociador por la guerrilla en su cuenta en Twitter.

Los delegados del gobierno y las FARC, después del rechazo del plebiscito del 2 de octubre, extendieron las negociaciones en La Habana para discutir ajustes al texto del acuerdo original, sobre la base de propuestas y sugerencias de dirigentes anotados en la campaña por el NO. Durante 15 días han trabajado en largas jornadas, que muchas veces se extendieron hasta la madrugada.

“No hay más tiempo que perder”, enfatizó Humberto De la Calle, jefe negociador de Colombia al intervenir, tras la firma del nuevo acuerdo en el acto al que asistió el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

Las dos delegaciones comparecieron ante la prensa de manera conjunta en el Salón de Protocolo de El Laguito, en La Habana, ante los países garantes Cuba y Noruega.

El acuerdo “integra cambios, precisiones y aportes de los más diversos sectores de la sociedad y que revisamos uno a uno”, precisó el texto elaborado tras las negociaciones que volvieron a abrirse tras el plebiscito del 2 de octubre que impidió implementar un pacto previo para acabar con 52 años de enfrentamiento armado.

De la Calle: Este acuerdo es mejor que el anterior

El jefe negociador del Gobierno, Humberto De la Calle habló del proceso de las rueniones con partidarios del ‘No’ y la construcción de un nuevo acuerdo. “Esas reuniones se llevaron a cabo con el propósito de sostener diálogos abiertos, recoger inquietudes, preocupaciones y sugerencias para el fin del conflicto”.

“Las reuniones con la delegación de las Farc fueron igualmente intensas, más de 15 días de trabajo, muchas veces más allá de la media noche. Reuniones con discusiones arduas, pero quiero destacar el ambiente constructivo y de buena voluntad”.

Afirmó que este acuerdo “fue una oportunidad para aclarar dudas, resolver inquietudes, pero sobretodo para unirnos a los colombianos”.

“Trabajamos con la certeza que no hay más tiempo que perder. Estamos convencidos que este documento señala caminos viables y posibles para acabar con el conflicto en Colombia. Dije que el acuerdo del 26 de septiembre era el mejor acuerdo posible, aunque era también susceptible a críticas, era el mejor por cuanto daba por terminado el conflicto. Pero hoy con humildad digo que este acuerdo es mejor porque resuelve muchas de las críticas, pero su aceptación no será unánime. Eso sí, esperamos que la base de apoyo lo haga más solido”.

Añadió que este acuerdo “en lo que gana con creces es que mediante un estudio democrático se ha logrado construir una paz más amplia”.

“Los ajustes y precisiones que hemos realizado no sacrifica las convicciones que dieron forma al primero”. Además, anunció que “se eliminó la idea de vincular el acuerdo a la Constitución Política”

Sobre el enfoque de género explicó que “significa el reconocimiento de la igualdad entre hombres y mujeres. Supone reconocer que el conflicto ha impactado de manera diferenciada a la mujer y que en consecuencia se necesitan acciones específicas para restablecer sus derechos”.

Iván Márquez: Aprobamos el acuerdo de la esperanza

Iván Márquez, agradeció a los garantes presentes, que “impulsaron contra viento y marea los avances de la mesa”. Calificó como “ángeles de la guarda” a los acompañantes de Venezuela y Chile, y a nombre de Colombia dio las gracias por “durante tanto tiempo ayudar a encontrar las sendas de la paz”.

Hemos trabajado día y noche para entretejer el nuevo acuerdo que garantice la paz estable y duradera de Colombia, dijo Márquez, quien anunció que prefieren llamar a este “el acuerdo de la esperanza, poderoso instrumento para la democratización del país y para la materialización de los derechos de la gente”.

La paz sigue su marcha irrefrenable, y subrayó: “Irrefrenable”.

“Entendimos que pese a la leve mayoría, teníamos el compromiso político de aceptar el resultado adverso y atender las múltiples voces que lo habían propiciado, distinguiendo aquellas que lo hacían por un nuevo y mejor acuerdo y otras que pretendían ser un obstáculo”.

Explicó que “nos produce una inmensa satisfacción que el nuevo acuerdo alcanzado preserva la estructura del primer acuerdo”, y aseguró “se incorporaron no menos del 65% de las iniciativas propuestas por otros sectores en el nuevo Acuerdo de Paz”.

Al finalizar su intervención pidió que “Dios y el comandante Manuel Marulanda bendigan este acuerdo”.

Foto: Desmond Boylan/ AP

Foto: Desmond Boylan/ AP

Comunicado conjunto #4

La Habana, Cuba, 12 de noviembre de 2016

El Gobierno Nacional y las FARC-EP atendiendo el clamor de los colombianos y colombianas por concretar su anhelo de paz y reconciliación, hemos alcanzado un nuevo Acuerdo Final para la terminación del Conflicto armado, que integra cambios, precisiones y aportes de los más diversos sectores de la sociedad y que revisamos uno a uno.

La construcción de una paz estable y duradera, objetivo al que responde este nuevo Acuerdo, debe ser el compromiso común de todos los colombianos que contribuya a superar la polarización y que recoja todas las expresiones políticas y sociales.

Invitamos a toda Colombia y a la comunidad internacional, siempre solidaria en la búsqueda de la reconciliación, a acompañar y respaldar este nuevo Acuerdo, y su pronta implementación para dejar en el pasado la tragedia de la guerra. La Paz no da más espera.

Al finalizar el día, los colombianos podrán consultar en la página www.mesadeconversaciones.com.co un documento en el que se señalan las modificaciones y los nuevos elementos. La integración total de los textos del nuevo Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera quedará disponible en próximos días.

Principales ajustes al acuerdo

  • Durante el término de la dejación de armas, las FARC presentarán un inventario de bienes y activos para destinarlos a la reparación material de las víctimas.
  • En cuanto a la Jurisdicción Especial para la Paz se atendió la mayoría de las propuestas formuladas.
  • Se precisaron de manera concreta las características y mecanismos de la restricción efectiva de la libertad.
  • Se fijaron los espacios territoriales específicos para el cumplimiento de las sanciones con un tamaño máximo a las zonas veredales, los periodos de ejecución de las acciones reparadoras, la precisión del lugar de residencia, los mecanismos de monitoreo y la regulación del sistema de autorización para los desplazamientos por fuera de las zonas, requisito necesario en todos los casos.
  • Mientras entra en funcionamiento la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), las acciones reparadoras debidamente verificadas pueden ser descontadas de la sanción que se imponga.
  • Sobre la conexidad del narcotráfico con el delito político, el acuerdo es que los Magistrados tendrán en cuenta caso a caso la jurisprudencia de las cortes colombianas.
  • Se eliminan los Magistrados extranjeros, pero se acepta la presencia de amicus curiae -expertos extranjeros- para rendir conceptos sobre los casos que se tramiten.
  • Queda claro que entre la normatividad aplicable se incluye el Código Penal Colombiano y que las normas procedimentales deberán ser incorporadas al ordenamiento legal.
  • Serán de competencia de la JEP las conductas de financiación o colaboración con actores del conflicto en que hayan incurrido los terceros no combatientes que tuvieron una participación activa o determinante en los crímenes más graves. Se eliminó la participación habitual. Y se reafirmó que los demás, si contribuyen a las medidas de verdad y reparación, pueden beneficiarse de la renuncia de la acción penal u otro tipo de terminación anticipada del proceso.
  • Se estableció el término concreto de duración de la Jurisdicción.
  • Se eliminó la idea de incorporar el Acuerdo a la Constitución Política y al llamado bloque de constitucionalidad. El principio general de garantía de cumplimiento es el compromiso de que ambas partes cumplirán de buena fe lo pactado, y en lo que tiene que ver con el Estado, los principios que informan el Acuerdo serán parámetro de interpretación y guía de la aplicación normativa y práctica.
  • Se estableció también que la revisión de la tutela contra decisiones de la Jurisdicción Especial en cabeza de la Corte Constitucional.
  • Se define qué se entiende por enfoque de género. Significa el reconocimiento de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y de las circunstancias especiales de cada uno. Supone reconocer que el conflicto ha impactado de manera diferenciada a la mujer y que, en consecuencia, se requieren acciones distintas y específicas para restablecer sus derechos.
  • Incluye también un principio de respeto a la igualdad y no discriminación, que implica que toda persona, independientemente de su sexo, edad, creencias religiosas, opiniones, identidad étnica, pertenencia a la población LGBTI, o cualquier otra razón, tiene derecho a disfrutar de todos los derechos. Ningún contenido del Acuerdo Final se entenderá o interpretará como la negación, restricción o menoscabo de los derechos de las personas.
  • Se estipula que en la implementación de lo acordado se deberá respetar la libertad de cultos, lo que significa el reconocimiento y respeto a la práctica de cualquier manifestación de religiosidad.
  • Mantenemos vivo el compromiso con el campo a través de una política de recuperación de la familia campesina, que impulse el acceso equitativo a la tierra y que cree condiciones de vida digna.
  • En la Reforma Rural Integral hemos afirmado que “nada de lo establecido en el acuerdo debe afectar el derecho constitucional a la propiedad privada”.
  • También quedó explícito que los programas cuyo destinatario es el campesino no impiden la puesta en práctica de diversas formas de producción, tales como la agroindustria o el turismo.
  • Para lograr darle la mayor solidez a la reforma rural, se ajustaron los tiempos de implementación a las nuevas realidades fiscales. El acuerdo además por sí mismo no crea Zonas de Reserva Campesina.
  • Desde el Acuerdo de Cartagena se había dado un paso inmenso en la lucha contra el problema mundial de la droga. Las FARC se comprometieron a romper todo vínculo con él y a cooperar en la superación de ese fenómeno. Ahora, en el nuevo Acuerdo se ha logrado precisar de manera concreta las características de esa cooperación y además quienes acudan a la JEP –todos, no solo las FARC- deberán informar de manera exhaustiva y detallada sobre las informaciones de las que dispongan para atribuir responsabilidades.
  • Se aclara que los programas de sustitución buscan tener territorios libres de cultivos de uso ilícitos de modo que no se establezca un marco de coexistencia entre el programa de sustitución y la continuación de tales cultivos.
  • En cuanto a la aplicación de las políticas sobre el consumo, se robustece el papel de la familia y de los grupos religiosos.
  • Se estableció el compromiso de respetar el principio de sostenibilidad de las finanzas públicas. En tal sentido, el Plan Marco acordado para las inversiones, deberá contener las fuentes de financiación.

Reunión previa

Antes de la firma del acuerdo, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, convocó a una reunión “urgente” al expresidente Álvaro Uribe, líder del opositor Centro Democrático, que encabezó la campaña del “no” en el plebiscito para refrendar el acuerdo de paz.

Los expresidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) son las voces más representativas del “no” y quienes presentaron la semana pasada a Santos un documento con 500 propuestas de modificación, en las que han trabajado estos días los equipos negociadores en La Habana.

El pasado 26 de septiembre el presidente Santos y el líder de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, suscribieron en la ciudad de Cartagena de Indias (norte de Colombia) el llamado Acuerdo Final con el que se comprometieron a terminar el conflicto armado.

Cuba´s Foreign Minister Bruno Rodriguez, center, gives a copy of the peace accord to Humberto de La Calle, right, head of Colombia's government peace negotiation team, as Ivan Marquez, left, chief negotiator of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), looks on after the signing of the latest and definitive text of the peace accord between the two sides in Havana, Cuba, Saturday, Nov. 12, 2016. (AP Photo/Desmond Boylan)

El Canciller cubano (al centro) entrega copia del acuerdo al negociador colombiano Humberto de La Calle. A la izquierda, Iván Márquez. Foto: Desmond Boylan/ AP

Humberto de La Calle, right, head of Colombia's government peace negotiation team, Ivan Marquez, chief negotiator of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), left, and Cuba´s Foreign Minister Bruno Rodriguez, center, applaud after the signing of the latest and definitive text of the peace accord between the two sides in Havana, Cuba, Saturday, Nov. 12, 2016. (AP Photo/Desmond Boylan)

Este nuevo documento permite “recopilar la totalidad de las iniciativas, ordenarlas, estudiarlas a fondo, luego de cerca de 100 horas de intercambio directo de opiniones en un ejercicio constructivo, franco y democrático”. Foto: Desmond Boylan/ AP

Humberto de La Calle, right, head of Colombia's government peace negotiation team, Ivan Marquez, chief negotiator of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), left, sign the latest and definitive text of the peace accord between the two sides as Cuba´s Foreign Minister Bruno Rodriguez, center, looks on in Havana, Cuba, Saturday, Nov. 12, 2016. (AP Photo/Desmond Boylan)

Los negociadores del gobierno colombiano y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dieron a conocer este sábado un comunicado conjunto en el que anunciaron el nuevo Acuerdo de Paz, tras recoger las propuestas de los voceros del No en el plebiscito del 2 de octubre pasado. Foto: Desmond Boylan/ AP

Ivan Marquez, chief negotiator of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), left, shakes hands with Cuba´s Foreign Minister Bruno Rodriguez, center, as Humberto de La Calle, right, head of Colombia's government peace negotiation team stands on the right after the signing of the latest and definitive text of the peace accord between the two sides in Havana, Cuba, Saturday, Nov. 12, 2016. (AP Photo/Desmond Boylan)

Se precisaron “los periodos de ejecución de las acciones reparadoras, la precisión del lugar de residencia, los mecanismos de monitoreo y la regulación del sistema de autorización para los desplazamientos por fuera de las zonas, requisito necesario en todos los casos”. Foto: Desmond Boylan/ AP

Humberto de La Calle, right, head of Colombia's government peace negotiation team, Ivan Marquez, chief negotiator of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), left, sign the latest and definitive text of the peace accord between the two sides as Cuba´s Foreign Minister Bruno Rodriguez, center, looks on in Havana, Cuba, Saturday, Nov. 12, 2016. (AP Photo/Desmond Boylan)

“Ningún contenido del Acuerdo Final se entenderá o interpretará como la negación, restricción o menoscabo de los derechos de las personas”, enfatizó De la Calle. Foto: Desmond Boylan/ AP

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • con criterio propio dijo:

    Felicitaciones y que esta vez el pueblo colombiano comprenda la importancia del SI. No se dejen confundir y sobre todo, no tengan Miedo.

    • vox (ppCARLITOS) dijo:

      con criterio propio, el pueblo colombiano dio el NO sabiamente, no era un no a la paz sino un NO al documento final que rubricaba ese tipo de paz, ahora conociendo más de ellos, conociendo este otro acuerdo es que quizás por nosotros los cubanos se comprenda que aquel acuerdo anterior tenía huecos, vacios, entre otras cosas. Pues no es desconociendo problemas que se llega a la paz.

      En este nuevo documento se relacionan problemas a solucionar que de no haberse expuesto conllevaría odio y rencor, y créame, eso no es paz.

      Paz, eso quieren todos, pero hay cosas que no se pueden dejar pasar por alto y la droga, el narcotráfico, crímenes, persecuciones, maltratos y otros deben de tratarse detalladamente para que al final se redunde en paz.

  • Graciela dijo:

    La paz sigue lejos de colombia aún

  • Renato Lázaro González Garcés 61121711363 dijo:

    Felicidades Colombianos, que se imponga el deseo de paz.

  • alejandro portales dijo:

    QUE BIEN, OJALA YA ESTE ACUERDO PUEDA SER APLICADO Y LA PAZ EN COLOMBIA SEA UNA REALIDAD.

  • vox (ppCARLITOS) dijo:

    Felicitaciones, y viendo ahora las nueva pautas en los acuerdos si que parece que el anterior tenía muchos vacíos, especialmente lo relacionado con el narcotráfico, las drogas y otros crímenes.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también