Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Arrestan a expresidente salvadoreño Antonio Saca por un caso de corrupción

| 2 |

Elías Antonio SacaEl expresidente salvadoreño Elías Antonio Saca (2004-2009) fue enviado hoy a los calabozos de la Policía, donde ingresó tras ser detenido el pasado domingo, a la espera de la decisión final de la audiencia inicial que afrontó este jueves y viernes por delitos de corrupción.

Saca y otras 6 personas fueron imputados por la Fiscalía de los cargos de agrupaciones ilícitas, peculado y lavado de dinero, cometidos al supuestamente desviar 246 millones de dólares de fondos públicos a cuentas privadas durante su gestión pública.

La medida de “prisión provisional” fue adoptada este viernes por la jueza cuarta de Paz de San Salvador, Nelly Pozas, a minutos que se agotará el tiempo que le otorga la Constitución para decidir sobre la libertad de Saca y 6 de sus colaboradores en esta fase del proceso.

“Les impongo esta medida porque necesito un poco más de tiempo para tomar una decisión apegada a derecho”, dijo la juzgadora antes de concluir la audiencia.

Detalló que el fallo, en el que determinará si los acusados afrontarán la etapa de instrucción o investigación judicial, se dictará el sábado a las 09.00 hora local (15.00 GMT).

En caso de enviar a los acusados a la siguiente etapa, Pozas debe establecer si la afrontan en prisión preventiva, libertad condicional, arresto domiciliar o libertad total.

Junto a Saca son procesados sus exsecretarios privado, de Comunicaciones y de Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, por los delitos de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero.

A ellos se suman, Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, “colaboradores directos del expresidente Elías Antonio Saca”, aún empleados de la Presidencia y todos arrestados el domingo pasado.

Durante el segundo día de audiencia, que se extendió por más de 6 horas, la defensa centró sus alegatos en que la Fiscalía no ha presentado pruebas ni los delitos imputados y ni de que puedan escapar para tratar de “evadir la justicia”.

La defensa además solicitó la anulación de los cargos de agrupaciones ilícitas y lavado de dinero.

“Si hay alguien localizable en este país, soy yo. Estoy listo para enfrentar el juicio porque soy inocente y en ningún momento voy a intentar evadir la Justicia”, dijo Saca en el momento del uso de la “última palabra”.

Agregó que durante su gestión no administró con “dolo” los fondos públicos destinados a la seguridad del Estado, sino que “lo único” que hizo “fue cumplir la ley”.

Según el fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, estas personas operaban una estructura al interior de la Presidencia que movió 246 millones de dólares a 14 cuentas personales de Charlaix, Rodríguez y Gómez, de las que posteriormente retiraron 116 millones de dólares “en efectivo”, de los que lavaron 6 millones.

Saca, que gobernó bajo la bandera de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), es el segundo expresidente salvadoreño llevado ante la Justicia por delitos de corrupción.

El fallecido Francisco Flores (1999-2004) afrontó un proceso penal por supuestamente malversar 15 millones de dólares de donaciones taiwanesas destinados a la atención de las víctimas de dos terremotos que asolaron el país en el 2001.

(Con información de EFE)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Camionero dijo:

    Saca la mano Saca.

  • Hector Martinez dijo:

    No nos engañemos. La fiscalía general de El Salvador ha acusado al expresidente Saca y a sus colaboradores luego de investigar de manera preliminar el movimiento de dinero desde la presidencia hacia cuentas personales en distintos bancos del país, desde donde era hecho efectivo por sus destinatarios, los cuales no han sido identificados en algunos casos. Ese manejo fraudulento se hizo amparados en un reglamento ejecutivo emitido por Saca el primer día de su presidencia, donde regulaba la salida del dinero del presupuesto general de la nación hacia las formas descritas. Pero el verdadero poder que permite aún ahora, ocultar los manejos de dinero, diluir documentos, mover voluntades, realizar acciones, declararlos válidos por la autoridad estatal encargada de control, silenciar a los bancos privados, etc. no proviene de Saca. Se puede hacer pensar que tremendo era el “poder de Saca” expresado en un reglamento para manejo diferenciado, único, extra-contable y extensible a los bancos privados incorporados al manejo de una parte importante del dinero proveniente del presupuesto general de la nación en esa época. La realidad no es así. El poder proviene de una clase, que ha gobernado el país por decenas de años utilizando diversos partidos políticos, que se ha enriquecido con sus negocios y que ha modelado el estado a su imagen, semejanza, impunidad y conveniencia. Saca ha sido el operador gubernamental mas recientemente encargado de mover y autorizar el movimiento de millones de dólares desde su posición, para beneficio directo de dirigentes, empresarios, funcionarios y de si mismo. Pero también la administración del estado durante su gestión ha beneficiado de manera indirecta a los socios ideológicos enquistados en el poder real del país. Y ese manejo incontrolable ejercido de manera personal puso en riesgo la continuación del poder gubernamental ejercido históricamente por la oligarquia en el país. Ese riesgo es lo que no le perdonan esos oligarcas. Ahora la cadena se ha roto y se puede comenzar a desenredar la madeja del dinero, de la forma de gobernar que no es nueva, de los beneficiarios de dinero, negocios y ventajas largamente construídas en contra de este pueblo y de este país. Las cuentas están bien claras.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también