Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Eusebio Leal: Fidel sobrevivió a la revolución universal, hizo la suya y la vivió en todas sus etapas (+ Video)

| 10
Eusebio Leal. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Eusebio Leal. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

El doctor Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana, fue entrevistado por la periodista Magda Resik en exclusiva para la Mesa Redonda de este viernes, un espacio en el que varios historiadores comentaron sobre la vida y obra del líder de la Revolución Cubana, con motivo de su 90 cumpleaños. Por motivos de tiempo el espacio televisivo no pudo transmitir íntegramente esta conversación, por lo que aprovechamos este espacio para compartirla con nuestros lectores.

Entre una de las más simpáticas anécdotas que unen a Leal y Fidel, contó el Historiador de la Ciudad en este diálogo: “Una vez le llamó mucho la atención un pañuelo bordado que yo llevaba en solemnidades y en un gesto muy suyo se acarició la brava y me dijo: “¿y eso qué cosa es, déjame ver”. Estaba bordado con una L y le digo: “le doy mi lealtad, a cambio de su fidelidad”. Inmediatamente sacó su pañuelo y me lo dio.  Lo conservo, me imagino que él conserva el mío”.

Por Fidel entro yo en la Revolución

“Cuando era un adolescente y estaba la lucha en la Sierra Maestra, yo dibujaba mucho entonces, y realicé un cuaderno entero con todo lo que yo imaginaba que había sido el Desembarco del Granma y la lucha de la insurgencia en la Sierra Maestra, recuerda Leal Spengler, quien asegura con emoción que seguir las palabras de Fidel cuando el Triunfo de la Revolución— que a su vez eran compartidas por todo un pueblo—, fue para él un magisterio.

“Tenía muy poco desarrollo intelectual y mucha avidez de conocimiento y esa apertura y esa victoria significaron todo eso. No podía imaginarme que años después, cuando comenzara la restauración del Palacio de los Capitanes Generales, tendría la oportunidad de conocerlo.

En palabras de Leal, esa primera vez junto a Fidel significó el inicio de una aventura muy grande de espíritu.

“Solamente con él y por él entro yo en lo que un amigo ha llamado el torrente y la marea de la Revolución. Él fue quien me llevó porque tuvo la visión amplísima, tempranamente revelada, de que no se podía hacer esa revolución sin contar con esas personas singulares o sin contar con lo que comúnmente no se tenía como la idea de la Revolución”, dice.

“Posteriormente en la vida surgió esa amistad de mí para él y de él para mí”, recuerda con alegría.

Fidel, ante todo un revolucionario

Fidel es un hombre de altura, un pensador, un hombre que estudia, una criatura totalmente ajena al mundo político que le tocó vivir, como raras excepciones. Un hombre que se prepara, que estudia, que nunca cree suficiente el conocimiento adquirido, que somete a crítica sistemáticamente todo, a tal punto que tú no puedes ir nunca ante él sin estar preparado”, asi define Leal a Fidel.

“Aprendí que él iniciaba las conversaciones y que no se podía improvisar delante de él nada en lo cual uno no tuviese la certeza de que poseía el conocimiento. Llegó a acumular un caudal tal, que no se puede hablar de él sin pensar en su sólida formación cristiana, sin pensar en su sólida formación marxista, en su sólida formación revolucionaria universal. Fidel es ante todo un revolucionario, un hombre que rechaza todo dogma, un hombre que reinterpreta continuamente la realidad y cree en las capacidades del hombre, el internacionalismo, en la vocación redentora de todo revolucionario, eso es lo que lo aproxima y acerca a los mejores valores”.

En Martí, ve Leal el mayor inspirador de Fidel, “porque Martí fue el más agudo intérprete de la realidad de su tiempo, y el más profundo conocedor del cubano”.

Fidel y su visión ante la preservación del patrimonio cubano

“Ni el patrimonio se vende, como afirmó él, y la cultura es lo más importante, como dijo en el memorable Congreso de la UNEAC, afirma Leal ante la pregunta de la periodista Magda Resik.

Como destaca, es llamativo en Fidel la constante necesidad de hacer realidad el pensamiento de Marx de que solo yendo de lo general a lo particular y viceversa se puede alcanzar una visión completa del mundo.

“Estuve con él en muchos viajes al exterior, en el reconocimiento de Hugo Rafael Chávez Frías, en los días angustiosos del Período Especial y en las noches en que como pensador, abogado y hombre de Estado redactó un Decreto Ley. Dio el paso más avanzado sobre la preservación del Centro Histórico, que no se ha dado creo yo en ningún lugar del mundo”.

Fidel en su lugar de trabajo

“Lo vi pocas veces sentado en el escritorio, lo veía marchando en la habitación donde siempre tenía las flores puestas, y los periódicos, y allí en ese sitio escuchaba con mucha paciencia”, así recuerda Leal el espacio de trabajo cotidiano de Fidel. “Muchos creen que hay que oír a Fidel, sí, se le oía mucho, pero él oye mucho también”, resalta.

“Algo que llamaba mucho la atención es que en el lugar donde ponía la mano había un hueco en el porta brazos, provocado por el dedo golpeando mientras escuchaba. Y en aquella resistencia de la majagua que es dura se abrió. Yo decía que era el símbolo de su paciencia para escuchar. Lo conocí así, lo vi así y lo acompañé así”.

Fidel orador

“En un discurso breve de una cuartilla es capaz de decirlo todo. Quiere decir que no necesita del tiempo, más bien ese tiempo lo ha necesitado en una labor pedagógica”, considera Leal.

Según explica Leal, la formación oratoria de Fidel está basado en los clásicos y en el pensamiento latinoamericano, y sobre todo en la palabra electrizante de Bolívar y en la palabra maravillosa de Martí.

Por qué hay que querer a Fidel Castro

Fidel y yo hemos sido grandes amigos, dice Leal. “Lo fue de mi mamá, ella lo quería mucho, y él la quería a ella. Mi mamá lógicamente se permitía hablar con él como yo nunca lo hice en la altitud de sus años”.

Y ese conocedor de Fidel que es Eusebio Leal Spengler asegura que “A Fidel Le gusta todo menos el engaño y la simulación, no le gustan tampoco las omisiones. Con él hay que estar dispuesto a la verdad”.

“Hay que quererlo porque su vida ha sido consagración y ha sido ejemplo. Es un hombre. Yo nunca lo he divinizado, ni lo he convertido en infalible. Yo creo que la lealtad y la incondicionalidad al líder de una revolución están en su culto a la verdad, él se informa, estudia, conoce el mundo y por eso sobrevivió a la revolución universal, hizo la suya y la vio en todas sus etapas“.

En Video: Eusebio Leal habla en la Mesa Redonda sobre Fidel Castro

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Heem Gondes dijo:

    SENCILLAMENTE ASOMBROZO Y FANTASTICO…!!!!!

    GRACIAS ETERNAS AL DR. EUSEBIO LEAL…!!!!!!!

  • Xiomara Cabrera Suárez dijo:

    Fidel es grande como su historia , paradigma mundial , Fidel es Fidel .

  • LIZETTE MARRTIN ESTEVEZ dijo:

    eusebio nunca me deja de asombrar con su palabra mágica y certera
    fidel líder innato q enalteció la cubania con utopía realizable y aun soñada , verdaderamente somos mejores cubanos hoy

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

    Nuestro destacado historiador convierte cada entrevista o intervención en una clase magistral, demostrando su clarividencia en la pedagogía del ejemplo. “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de café”, y pienso que toda la emotividad de Cuba cupo en el Teatro Karl Mark, para homenajear a un ser humano de talla universal. La Colmenita, evocando al Maestro José Martí, y complementada con la sabiduría de otros “colmeneros mayores”, como Eusebio Leal, estuvo genial en el merecido reconocimiento. !Felicidades Comandante!

  • Feria dijo:

    Yo nací en un hogar muy humilde, en una colonia de una poderosa compañía norteamericana, con la oscuridad, el guano, el candil y el tiempo muerto y gracias a un hombre inmenso y sencillo que hoy para alegría de millones cumple 90 años, soy universitario, he brindado mi colaboración e varios países en la esfera de la Educación y formé una bella familia con otra educadora como me sugirió en un encuentro que tuve con él en 1965 en Topes de Collantes. Lo más importante soy uno entre millones de compatriotas que gracias a Fidel somos más dignos y orgullosos de ser cubanos. !Viva Fidel por Muchas años!

  • Carlos E. Acencio Rosabal dijo:

    Gracias a FIDEL CASTRO RUZ hoy tenemos patria en Cuba, nos dio la igualdad de oportunidades para estudiar, trabajar y ser dignos cubanos y seres humanos, trabajar para los mas humildes y desposeidos del planeta, alli’ donde nadie nadie quiere ir, esta un cubano, en los mas reconditos parajes de este inmenso planeta, llevando amor y aliviando dolor. Gracias Fidel, que cumplas 90 anos ma’s.

  • LA INDUSTRIALISTA dijo:

    MARAVILLOSA ENTREVISTA, VI LA MESA REDONDA. ME PREOCUPA QUE TENGO LA IMPRESION QUE EL DR. EUSEBIO LEAL NO ESTA BIEN DE SALUD, POR FAVOR QUE SE CUIDE, FIDEL ES IMPRESCINDIBLE, PERO DETRAS DE ÉL TAMBIEN ES MUY NECESARIO EL DR. LEAL. EL COMANDANTE SE CUIDA MUY BIEN PORQUE SABE QUE SU PUEBLO LO QUIERE Y LO NECESITA, POR FAVOR QUE EL DR. EUSEBIO LEAL LO HAGA IGUAL.

  • Elvis Guilarte Sosa Caustica dijo:

    Agradecimiento eterno a la obra toda del Doctor Eusebio Leal Spengler. Los que no padecen de amnesia saben que se ha dejado la piel en su andar por las calles de La Habana, llevando con su verbo y su faena, un poco de dignidad a los cubanos.

  • LG dijo:

    El compañero Eusebio como siempre, revelando la esencia de cualquier tema que analiza. Sus palabras me provocaron revivir las tres veces que estuve cerca de Fidel, el que como David le ganó a un gigante; las dos primeras en mi infancia cuando estuve becado en la escuela “José Martí” de Santa María del Mar Loma, entre los años 1962 y 1971, en la que cursé desde primero a noveno grados. La primera ocasión fue durante la visita del primer presidente argelino después de la independencia; no puedo olvidar que tanto Fidel como Benbela saludaron niño por niño y tuve la dicha que Fidel pasara su mano por mi cabeza con un cariño que me conmovió; en la segunda ocasión un pequeño grupo de niños del que formé parte se encontraba jugando pelota a la mano en una calle y muy extraño porque por el lugar pasaban día sin pasar un carro, a lo lejos vimos el acercamiento de dos grandes carros negros, paramos de jugar y nos colocamos en ambas orillas de la calle, más cuál no sería nuestra sorpresa cuando ambos carros se detuvieron y descendieron Fidel y sus escoltas, transcurrieron unos minutos maravillosos en los que nos llenó de preguntas y compartió algunos de sus sueños sobre el futuro de los niños cubanos, nuevamente fue un manantial de amor; en esta ocasión ya habían pasado varios años de la primera pero continué percibiéndolo como un gigante pero entrañable.
    La tercera ocasión fue en el año 1997 durante la celebración del 30 aniversario del ITM, en mi condición de graduado del 8vo tuve el honor de formar parte de un bloque de 30 oficiales graduados de diferentes cursos; nunca podré olvidar cómo fue recibido con la formación de varios bloques preparados para una revista militar, este tipo de actividad siempre se cumple con mucha solemnidad pero ninguna fue como esta, creo que ni un pestañazo hubo entre cientos de los participantes, tanta fue la emoción y el respeto por los oficiales y cadetes formados; posteriormente participé con el grupo de los 30 seleccionados en un cierre más íntimo y tuvimos la honra de fotografiarnos en grupo primero con Raúl y después con Fidel, a escasos centímetros de ellos; días después cada uno recibió las dos fotografías, las que conservo como uno de mis mayores tesoros.
    Cuba ha sido otra desde el triunfo de la Revolución, la luz que irradia causa la admiración de los mejores hombres y mujeres del mundo y el deseo de apagarla por el imperio más poderoso que ha existido sobre la faz de la tierra, esa luz que Fidel encendió nunca se apagará.

  • Mey dijo:

    Eusebio, hombre de luces, da una justa valoración de nuestro líder… La grandeza de Fidel es incomparable… Fidel es como Martí que habló y se proyectó en todas las dimensiones. Su capacidad previsora, visionario no tiene igual…

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también