Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Papa Francisco canonizará a la Madre Teresa de Calcuta en 2016

| 11 |
Foto: EFE.

Foto: EFE.

La religiosa que dedicó la vida al servicio de los pobres y desheredados, Madre Teresa de Calcuta, será canonizada en el 2016 por el papa Francisco, quien la considera un ejemplo de solidaridad y entrega, pero también de tenacidad y pragmatismo.

Envuelta siempre en su sari de algodón blanco con un borde azul, Madre Teresa, fue durante la segunda mitad del siglo XX el símbolo de la defensa incansable de los pobres.

Galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1979, Madre Teresa será declarada santa 19 años después de su muerte ocurrida en 1997.

La canonización, obtenida gracias a un segundo milagro registrado en Brasil -una curación inexplicable-, se celebrará justamente el año en que el pontífice argentino lo dedica a la Misericordia con un jubileo extraordinario.

Nacida el 26 de agosto de 1910 en el seno de una familia albanesa en Skopje, capital de la actual república de Macedonia, que pertenecía entonces a Albania, Gonxhe Agnes Bojaxhiu entró en 1928 a formar parte de la orden religiosa Hermanas de Nuestra Señora de Loreto, cuya sede central se encuentra en Irlanda, tomando el nombre de Teresa en honor de Santa Teresa de Lisieux.

Enviada a Calcuta, en India, enseñó allí durante varios años en una escuela para niñas de las clases altas, antes de recibir la “llamada de las llamadas”, es decir la vocación de servir a Dios a través de los pobres.

El arzobispo de Calcuta en ese momento, Fernando Periers, se negaba a dejarla salir de su orden, aduciendo que era demasiado joven para esa labor pese a que tenía 37 años de edad y tachándola de “novata incapaz de iluminar correctamente una vela”.

Pero ella logró el apoyo de sus superiores e incluso del papa Pío XII.

A principios de 1948 se trasladó a vivir en los barrios pobres de Calcuta, donde sus ex alumnas se convirtieron al lado de ella en las primeras Misioneras de la Caridad.

En 1952, al tener que asistir a una mujer moribunda abandonada en la calle con los pies roídos por las ratas, algo que la conmueve profundamente, decidió volcarse completamente en una nueva tarea: ayudar a los más pobres entre los pobres.

Tras acosar a las autoridades de la ciudad, obtuvo que le cedieran un viejo edificio para dar cabida a los enfermos de tuberculosis, disentería y tétanos, es decir a aquellos que ni los hospitales querían atender.

Decenas de miles de necesitados pasaron por ese “hospicio”: muchos encontraron una muerte digna, siempre en el respeto a su propia religión, otros se recuperaron gracias a los cuidados de las monjas.

En Calcuta, Madre Teresa abrió también un orfanato, Sishu Bhavan, y un centro para leprosos, Shantinagar, donde actualmente se tejen los saris blancos con borde azul que usan las 4.500 Misioneras de la Caridad repartidas en más de 100 países.

Vida austera

En la sede de la congregación, en Calcuta, ubicada en una avenida de la megalópolis de India, Madre Teresa, famosa y premiada en todo el mundo por su labor, condujo siempre una vida austera, compartió con novicios y candidatos, trabajó sin descanso.

Allí murió el 5 de septiembre 1997, a la edad de 87 años, y su tumba suele estar cubierta de pétalos de flores como un homenaje a su figura.

Dotada del sentido de los negocios, en una ocasión le preguntó al papa Juan XXIII si las riquezas del Vaticano podían ser utilizadas para los pobres.

El papa entonces le donó un Rolls Royce, el cual vendió rápidamente a buen precio en una subasta.

Durante el papado de Pablo VI, la congregación se extendió por el mundo y llegó a fundar casas en América Latina, en particular en Venezuela.

El papa Juan Pablo II reconoció públicamente su admiración por esa monja menuda y a la vez firme, y a mediados de los 80 bendijo la primera piedra de la casa que abrió en Roma para acoger a vagabundos.

El papa Francisco, que la conoció en 1994, reconoció que había quedado impresionado por su carácter fuerte, que le hubiera suscitado “miedo” si hubiera sido su superior.

Madre Teresa solía decir que su contribución era sólo una “gota en un océano de sufrimientos”, pero que “si no existiera, esa gota le haría falta al mar”.

Sus detractores la acusaban de recibir regalos sin indagar de donde provenían y de haber sido una opositora ardiente del aborto y de la píldora, así como de utilizar su prestigio para denunciar en todo el mundo esas prácticas.

Durante el proceso para su beatificación se descubrió que sufría crisis religiosas y que llegaba hasta poner en cuestión la existencia de Dios.

“Jamás he visto que me cierren una puerta. Creo que eso ocurre porque ven que no voy a pedir, sino a dar. Hoy en día está de moda hablar de los pobres. Por desgracia no lo está hablarle a ellos”, confesó en una ocasión.

Al morir, el gobierno indio le concedió un funeral de Estado y su féretro fue trasladado por gran parte de la ciudad en el mismo carruaje en el que fueron llevados los restos de Mahatma Gandhi.

(Con información de AFP)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Henry dijo:

    Los cubanos tenemos la bendicion de que en nuestro pais este la congregacion que ella mismo fundara “Misioneras de la Caridad” En la ciudad de Cardenas hay un grupo de ellas, son ejemplo de abnegacion y amor al progimo. En sus casa tienen un comedor y le dan diario comida a los mas necesitados de la ciudad, sobre todo a los ancianos que viven solo, les lavan la ropa, atienden a los enfermos, visitan el hopital y los campos aledaños a la ciudad, etc. Sus vidas estan llenas de amor y sacrificio.
    Es bueno saber que Madre Teresa estara en los altares despues de su canonizacion

  • Enrique Orges Almirall dijo:

    María Teresa de Calcuta solía decir que su contribución era sólo una “gota en un océano de sufrimientos”, pero que “si no existiera, esa gota le haría falta al mar”.Que expresiones tan sumamente elocuentes que perduraran para toda la vida, su entrega amor al prójimo,desinterés,solidaridad,si en este mundo tan dividido el 30 por ciento de sus habitantes fueran como ella,la vida fuera otra para los desposeídos, y no solo para ellos serias para la humanidad.Perduraras en aquellos que ven el bien que hiciste y aún haces hasta después de muerta.

  • Jorge91 dijo:

    Gracias Francisco!!! Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Sin embargo…., en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño… perdurará siempre la huella del camino enseñado.

  • Pedry dijo:

    Que Dios la tenga junto a él y ojalá todos y todas los(as) religiosos(as) cumplan con su función.

  • 100 % VEQUERO dijo:

    GRACIAS FRANCISCO POR LA PROXIMA CANONIZACION DE MADRE TERESA DE CALCUTA, AQUI EN LA DIOCESIS DE PINAR TENEMOS UN GRUPO CON UNA AMPLIA LABOR PASTORAL
    QUE DIOS LAS COLME DE MUCHAS BENDICIONE PARA TODAS LA PERSONAS DEL MUNDO, QUE REINE LA PAZ, EL AMOR Y QUE DIOS LOS ACOMPAÑE SIEMPRE

  • joker dijo:

    No busquen tantos “milagros” en la Madre Teresa, que ella quizas no caminó sobre aguas ni resucitó muertos, ni levitó, pero hizo MILAGROS más poderosos que todos esos: caminó junto a los pobres y enfermos, se quitó el hábito de monja para vestir las humildes ropas de los pueblos a los que ayudaba con su caridad cristiana, estuvo en medio de conflictos bélicos donde no tuvo miedo de morir para salvar a otros, tocó con sus manos a los enfermos, no para quitarles la enfermedad con prodigios, sino para llevarles el amor y el cariño que esas personas necesitaban, donde nadie entraba por prejuicios y miedos, ella iba siempre con su fe en alto y xon el deseo de ayudar al prójimo. Esos son sus verdaderos milgaros, los de sacrificarse por los demás, eso es superior a cualquier prodigio escrito en viejos libros de leyendas religiosas. La Madre Teresa fue símbolo de verdadero amor cristiano y humano. El título de Santa lo tiene desde que nació, ahora se lo darán oficialmente la iglesia con sus rituales y ceremonias, pero ya en el corazón de los fieles la Madre Teresa es una Santa que merece devoción. Su espíritu está presente en cada labor humanitaria que desarrollan las Hermanas de la Caridad, y todo aquel, que siendo creyente o no, le hace un bien a un semejante, sin pedir nada a cambio y sin miedo a nada. Se lo merece, su imagen siempre estará en mi altar.

    • Jose dijo:

      Estoy muy de acuerdo contigo “joker”, bendiciones.

  • Jose dijo:

    Muy bien merecida la canonización a la Madre Teresa de Calcuta, ella debería ser un buen ejemplo a seguir por todas las personas en este mundo.
    En mi comunidad parroquia San Juan Bosco, en Bayamo provincia de Granma tambien realizan una labor importantisima las hermanas Misioneras de la Caridad.
    Que Dios las bendiga por siempre.

  • Dr. Roberto Hdez dijo:

    Algunos me han dicho que no tocarian a un leproso ni por un millón de dolares, yo tampoco lo haría ni por dos millones, sin embargo lo hago todos los días solamente por amor.Madre Teresa de Calcuta.Gracias Francisco.

    • oo dijo:

      Muy buena e interesante la frase

  • jorge dijo:

    Mire amigo oo, mas de ella para que vea que interesante e intensa fue la vida de esta mujer, un evangelio vivo:

    En las páginas de Teresa de Calcuta. La persona pueden espigarse multitud de anécdotas que protagonizó, en ocasiones más útiles que mil discursos para dibujar un carácter o la naturaleza de una misión. He aquí diez de ellas.
    1. La alegría de dar
    En cierta ocasión, Madre Teresa supo de una familia hindú con ocho hijos que no tenía nada para comer. Cogió un poco de arroz y se lo llevó; los ojos de los niños brillaban de hambre. Su madre cogió el arroz, lo dividió y salió a la calle con la mitad del recibido. Cuando regresó y Madre Teresa le preguntó qué había hecho, contestó simplemente: “Ellos también tienen hambre”. “Ellos” era una familia musulmana vecina. Madre Teresa comentó luego: “Aquella noche no les di más arroz, pues quería que ellos también pudiesen disfrutar de la alegría de dar“.
    2. La caridad, por encima del Papa
    El 29 de noviembre de 1964, Madre Teresa estaba invitada a la ceremonia de apertura del XXXVIII Congreso Eucarístico Internacional, presidida por Pablo VI en Bombay. Pero de camino al acto, vio a dos moribundos junto a un árbol, marido y mujer. Se detuvo con ellos hasta que él murió en sus brazos. Entonces la religiosa cargó en hombros a la esposa y la llevó a un centro de su congregación. Para entonces, la ceremonia ya había concluido…
    3. Un premio mayor que un millón de dólares
    Cuando un periodista norteamericano la vio atendiendo a un enfermo con heridas hediondas, le dijo que él no haría eso ni por un millón de dólares. “Por un millón de dólares tampoco lo haría yo“, respondió Madre Teresa.
    4. A los del “rollo social”
    A las misioneras de la Caridad, algunos tenían el cuajo de reprocharles la atención prestada a los más necesitados, alegando que eso les mantenía en la miseria. Y alegaban la manida comparación de qué es mejor, si regalar un pez o una caña de pescar.
    La beata albanesa tenía clara la respuesta: “Lo que dicen ustedes me parece perfecto, pero los pobres con los que nosotros trabajamos están tan débiles que no tienen fuerza ni siquiera para sostener la caña entre sus manos. Si les parece, nosotras les alimentamos para que adquieran esa fuerza y luego ustedes les enseñan a manejar la caña”.
    5. Planchazo a un funcionario hostil
    Un día la Madre Teresa acudió a solicitar una ayuda al edificio principal de la administración del estado de Bengala Occidental en Calcuta. El funcionario reaccionó de una manera muy hostil y humillante a la solicitud. Pero más tarde, el superior jerárquico de ese funcionario estudió la solicitud y decidió acogerla. Cuando ella fue a recibir la suma concedida, el funcionario displicente le espetó: “Este dinero es para usted”. A lo que ella respondió inmediatamente: “No, este dinero es para los pobres. Para mí era su comportamiento del otro día“.
    6. “Sin María no hay Jesús”
    Estando en Holanda, un protestante que la visitó junto con su esposa le comentó que, en su opinión, los católicos le daban excesiva importancia a María. “Sin María no hay Jesús“, replicó ella muy en su línea, breve y de lógica elemental. Debió hacer pensar a su interlocutor, porque días después recibió una hermosa postal suya con el siguiente texto: “Sin María no hay Jesús”.
    7. Pasajera de lujo
    En sus viajes por la India, llevaba consigo una gran imagen de la Virgen de Fátima, casi de tamaño natural, que le habían regalado. Una vez la colocó en el tren en el asiento contiguo, y el revisor quería hacerle pagar el billete a Nuestra Señora. Madre Teresa le explicó que su pase gratuito de los Ferrocarriles Indios era para ella y una acompañante… y que ésa era su acompañante ese día. El agente insistió: las estatuas no hablan, y por tanto no hacen compañía. “Pues yo le hablo y ella me escucha. Y a veces ella me habla y yo la escucho a ella“. El revisor se dio por vencido.
    8. Objetivo Berlín
    Madre Teresa había hecho el voto de seguir inmediatamente la voluntad del Señor nada más conocida, de forma que no dejaba pasar ni un minuto. Así que, cuando en septiembre de 1980 se fue al Berlín Oriental a abrir la primera casa de la orden en un país comunista, la hermana que debía quedarse sólo tenía permiso para 24 horas. Ambas empezaron a recitar su oración de intercesión preferida (el Acordaos, dirigido a la Virgen María). Cuando llevaban ocho, sonó el teléfono: le habían concedido el visado para seis meses.
    9. Novenas exprés
    Una mujer de acción como la Madre Teresa no hacía las novenas en nueve días, sino en uno solo, repitiendo diez veces el Acordaos. ¿Por qué diez? Daba por descontado que la petición iba a ser atendida y añadía una repetición adicional, la décima, en concepto de acción de gracias anticipada.

    10. Mucho más que preconciliar
    Un teólogo que visitaba a las misioneras de la Caridad consideraba sus enfoques espirituales y pastorales propios de tiempos anteriores al Concilio Vaticano II. Al despedirse de ellas, no pudo reprimir el decírselo: “Lo que están haciendo ustedes es admirable, pero teológicamente están en hace doscientos años”. La respuesta de Madre Teresa fue instantánea: “Peor aún. En hace dos mil años“.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también