Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

Qué trae la prensa cubana, domingo 15 de marzo de 2015

| 1

En apoyo al pueblo y Gobierno bolivarianos jóvenes artistas cubanos realizarán un concierto este domingo. Canciller de Cuba en Caracas, reafirma posición de Cuba junto a Venezuela. La reconocida concertista Niurka González conversa sobre sus inicios en la música y el desarrollo de su carrera artística.

JR_2015031501.jpg

Periódico Juventud Rebelde, domingo 15 de marzo de 2015

JR_2015031502.jpg

Periódico Juventud Rebelde, domingo 15 de marzo de 2015

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lic. Diana Domínguez dijo:

    NO PASARÁN
    La nueva agresión contra la Venezuela bolivariana no toma por sorpresa a nadie. El gobierno de los Estados Unidos una y otra vez ha tratado de torcer el rumbo de un proceso social de hondo contenido social y especial vocación integracionista.
    La orden ejecutiva del Presidente Obama es el último paso de una espiral intervencionista en los asuntos internos venezolanos, en clara violación de los principios de autodeterminación y soberanía de los pueblos, destinada a insuflar oxígeno a una derecha genuflexa, incapaz de vencer, una y otra vez, en las condiciones de una democracia que dicen defender.
    Si no fuera tan peligroso este nuevo paso, sería ridículo pretender convencer al mundo del peligro de Venezuela para la seguridad nacional de los Estados Unidos y de la necesidad de emitir una orden de emergencia nacional para el país más poderoso del mundo. Ya conocemos los prolegómenos de diatribas como esta que sustentadas con una intensa y bien estructurada campaña mediática de los medios corporativos de comunicación abrieron los caminos de la invasión a Afganistán, Irak, Libia y Siria como anteriormente lo hicieron en sus oleadas intervencionistas en Guatemala, República Dominicana, Nicaragua, Granada, Haití, Honduras y otros países del Continente.
    Pero los tiempos han cambiado. La propia decisión del mismo presidente estadounidense el 17 de diciembre al reconocer el fracaso de las medidas de fuerza contra la Revolución Cubana, parecía abrir una nueva era de convivencia en nuestro Continente sobre la base del respeto a la soberanía de las naciones, independientemente de la forma de conducir los destinos de cada nación. El propio Obama, en su intervención en Trinidad y Tobago al inicio de su primer mandato dejó traslucir la intención de fundar nuevas relaciones con América Latina sobre la base de esos principios.
    El Novel de la Paz, considerado inmerecido y precipitado, no hace más que confirmar que el primer presidente negro elegido bajo la aureola de cambios que demandaba una sociedad hastiada de guerra y de profundos problemas sociales, no era más que una hábil jugada de los grupos de poder en los Estados Unidos para superar el creciente aislamiento internacional, la pérdida de liderazgo y el valladar a una protesta social in crescendo.
    Resulta muy hostil esta nueva agresión a Venezuela en vísperas de unas elecciones legislativas nacionales, en medio de las dificultades generadas por una guerra económica sin tregua para provocar descontento en el pueblo a lo que se suma el sospechoso desplome de los precios del petróleo en el mercado internacional, condimentada con una campaña mediática a través de los más diversos soportes y medios que tuvieron en las guarimbas el primer episodio para justificar supuestas violaciones de los derechos humanos, cuando la realidad demuestra que sus consecuencias recayeron sobre humildes hijos del pueblo.
    El guión se repite una y otra vez. La agresión extranjera para preservar la vida de los ciudadanos y la seguridad del continente que han considerado desde siempre su traspatio está sobre la mesa.
    En apelación al eufemismo, una vieja técnica propagandista de los tiempos de Goebels, la vocera del gobierno se apresuró a significar que se trataba solo de un procedimiento habitual en la práctica gubernamental estadounidense para tratar de soslayar la trascendencia de la amenaza y encubrir las verdaderas intenciones, que en situaciones similares han desencadenado nefastas intervenciones con la consiguiente pérdida de millones de vidas e incalculables riquezas materiales, muchas de ellas patrimonio de la humanidad.
    La agresión a Venezuela y los intentos de desestabilización de su gobierno, son una amenaza a todos los pueblos latinoamericanos y es también un desafío a la aprobación de sus Jefes de Estado reunidos en la Cumbre de CELAC en La Habana de hacer de América Latina una zona de paz.
    Este nuevo paso ahondará el aislamiento de Estados Unidos en Nuestra América y contribuirá a que el gigante del Norte se vea arrinconado contra las cuerdas por esos muchos David que ya conocen su fuerza para blandir su honda en apoyo al hermano agredido.
    La Presidencia Nacional de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, que recoge el sentir de sus casi cuatro mil afiliados, expresa su más profunda repulsa a este nuevo acto de agresión al pueblo y al gobierno bolivariano de Venezuela y llama a todos los comunicadores sociales del mundo y en especial de nuestro Continente a desarrollar su talento y capacidad profesional para hacer uso, una vez más, de las herramientas que dominamos para despertar conciencia, movilizar voluntades y desatar la participación ciudadana en defensa de la patria de Bolívar, que es también la defensa de nuestra integridad y soberanía.
    No pasarán tendrá que ser el grito que se escuche desde el Río Bravo hasta la Patagonia como valladar infranqueable ante los nuevos designios injerencistas del gobierno estadounidense.

    Presidencia Nacional
    Asociación Cubana de Comunicadores Sociales

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también