Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Recibe el poeta Fidel Antonio Orta doctorado Honoris Causa en México

| 2
Fidel Antonio Orta Pérez

Fidel Antonio Orta Pérez

Cuba y su arte son reconocidas a nivel mundial por responder a sus tradiciones de una manera muy especial que yace en la mezcla de culturas existente en la cubana con su origen en los procesos de colonización-descolonización que han estado sucediendo desde la lejana fecha de 1492.

La música y la danza, la pintura y la escultura, el teatro…la literatura tienen en Cuba un espacio enteramente profundo y trascendental. Es por ello que en el día de la Cultura Nacional se merece reconocer a uno de sus hijos quien recibió hace muy pocos días de manos de la Universidad mexicana “Instituto Americano Cultural”, a propuesta del Claustro Doctoral de México, el Doctorado Honoris Causa en Cultura y Humanidades.

El poeta, narrador, ensayista y profesor universitario Fidel Antonio Orta fue condecorado “siguiendo los protocolos de la Secretaría de Educación Pública, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Cambrige en el Reino Unido, con un reconocimiento a su excelente desempeño y liderazgo en la labor educativa y cultural”.

En sus palabras de agradecimiento Fidel Antonio Orta, en la Cámara de Senadores de México sitio donde se le fue otorgado el reconocimiento, nos convida a la reflexión, nos recuerda a los artistas, a los próceres de la Patria, a nuestros hermanos prisioneros del imperio, a Cuba toda y agradece haber nacido en su seno lleno de tanta y tan grande historia. Un día como hoy se hacen necesarias sus palabras.

Detrás de una mariposa

Uno llega a la vida y escucha voces de aquí, de allá, de éste, de aquél, de todos, y es tanto el ruido externo que en ocasiones no puede escuchar su propia voz.

Quien hoy les habla es un hombre de la cultura cubana; alguien que, no obstante la solemnidad del momento, está escuchando los ecos emocionados de su yo profundo.

Por eso, mis primeras palabras de agradecimiento van dirigidas a dos personas en particular: los Doctores José Alfio Figueroa Vázquez y Rubén Ángel Manríquez Salas; porque ambos llevan el corazón a flor de pecho, porque ambos, sin la menor vacilación, decidieron distinguir a Cuba:

Una extraña roca nos da la vida cuando entramos en su taller difícil.
Hay que cincelar, cincelar sin tregua,
hasta dar a esa roca la forma artística, perfecta.
Sucede que no siempre el escultor logra el milagro.
Pero es bastante gloria que la vida lo sienta
cincelando, cincelando…

Precisamente eso es lo que ha hecho Cuba durante más de cincuenta años: cincelar, cincelar sin tregua hasta lograr un bien de suma importancia en el ámbito social: acceso masivo a la cultura, teniendo como premisa de sobrevida que cultura es identidad, identidad es nación y nación es Patria.

Y cuando pronuncio la palabra Patria, doy gracias y pienso en mi padre, en mi madre, en mis cuatro hijos y en mi amada esposa. Sólo ella sabe lo vital que resulta este momento. Sólo ella, que repleta de amor desterró las espinas del llano y ahora riega orquídeas, flores de montaña.

Pero hay algo supremo: cuando pronuncio la palabra Patria, pienso también en José Martí:

El amor, Madre, a la Patria,
no es el amor ridículo a la tierra
ni a la yerba que pisan nuestras plantas.
Es el odio invencible a quien la oprime,
es el rencor eterno a quien la ataca.

Distinguidos miembros del Claustro Doctoral de México:

Acepto y recibo este título de Doctor Honoris Causa estando consciente de que a partir de hoy se multiplica mi compromiso con la cultura cubana, y muy especialmente con la cultura de nuestra región.

Sin embargo, mientras yo leo estas palabras de agradecimiento, tres hermanos míos cumplen (y sufren) una injusta condena en cárceles norteamericanas. Para Gerardo, Ramón y Antonio, vuele desde este podio el más cálido abrazo. Nunca se pueden perder las esperanzas; y yo tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura y en la utilidad de la virtud.

Acepto y recibo este título de Doctor Honoris Causa como una renovada muestra de los vínculos históricos-culturales que unen a México con Cuba. Para mi país, México siempre será México. Aquí amaron José María Heredia y José Martí, aquí soñaron Julio Antonio Mella y Fidel Castro, aquí declamaron sus versos el Indio Naborí y Nicolás Guillén, aquí cantaron Dámaso Pérez Prado y Beny Moré, aquí pintaron Marcelo Pogolotti y Mariano Rodríguez, aquí bailaron María Antonieta Pons y Alicia Alonso.

Mi agradecimiento se hace infinito. Me siento en este minuto el hombre más feliz del planeta. Pero no dejo de tener los dos pies sobre la tierra. Quizás porque toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.

Permítanme concluir entonces con unos versos que evocan, desde lo íntimo, mi siempre añorado paisaje natal:

Blanco caminito abierto
entre la crecida malva,
de ti partí con el alba
hacia un horizonte incierto.
En mi andar he descubierto
más de un avenida hermosa:
con pino, laurel y rosa,
pero nunca me sentí,
tan del aire, como en ti,
detrás de una mariposa.

Muchas gracias.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Santos Prieto Fernández dijo:

    Fidelito, que sorpresa y orgullo de cubano, sigamos detrás de la mariposa. Un abrazo de tu familia cubano-chilena.

  • Amaury Pérez dijo:

    Fide querido: Nos acabamos de enterar por Cubadebate ¡que cosa no! y nos sentimos conmovidos y orgullosos de ti. Te enviamos todo el amor que desde años te tenemos.
    Besos de Peti. Ya te escribiré hora mismo.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también