Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

El ejemplo de Siria

| 1

Estados Unidos - Siria

Por Jean-Claude Paye y Tülay Umay

Más allá de la propaganda: el discurso de la Guerra y el doble pensamiento. Cuando la mentira se convierte en la verdad”.

Desde los ataques del 11 de septiembre, estamos asistiendo a una transformación de la manera en que los medios de comunicación informan de las noticias. Ellos nos encierran en lo irreal. Basan su verdad no en la coherencia de una presentación, sino en su carácter impactante. Por lo tanto, el observador queda petrificado y no puede establecer una relación con la realidad

Los medios de comunicación nos están mintiendo, pero al mismo tiempo, nos muestran que están mintiendo. Ya no es una cuestión de cambiar nuestra percepción de los hechos con el fin de obtener nuestro apoyo, sino de bloquearnos en el espectáculo de la omnipotencia del poder. El aniquilamiento de la razón se basa en imágenes que sirven para reemplazar a los hechos. La información ya no se centra en la capacidad de percibir y representar una cosa, sino en la necesidad de experimentar, o más bien, la experiencia de uno mismo a través de ello.

Desde Bin Laden a Merah, hasta el “tirano” Bashar al-Assad, el discurso de los medios se ha convertido en la producción permanente de fetiches, pidiendo que nos rindamos ante lo que se “da para ver”. La medida cautelar no tiene como objetivo, según la propaganda, convencer. Simplemente dirige el tema para dar cuerpo a la imagen de la “guerra de civilizaciones”. El dispositivo discursivo de la “guerra del Bien contra el Mal”; la actualización del proceso de doble pensamiento orwelliano, debe convertirse en una nueva realidad que desestructura toda nuestra existencia, de la vida cotidiana en las relaciones políticas globales.

Tal enfoque se ha hecho omnipresente, especialmente en relación con la guerra en Siria. Se trata de la anulación de una declaración en el mismo momento en que se pronuncia, manteniendo al mismo tiempo lo que se ha transmitido anteriormente. El individuo debe tener la capacidad de aceptar elementos opuestos, sin notar la contradicción existente. El lenguaje se reduce así a la comunicación y no puede cumplir su función representativa. La destrucción de la facultad de simbolizar impide cualquier protección para enfrentarnos a aquello a lo que nos están sometiendo.

Enunciar una declaración y lo opuesto al mismo tiempo

En los informes sobre el conflicto en Siria, el procedimiento de doble pensamiento está omnipresente. Indicar al mismo tiempo una cosa y luego lo contrario produce un deterioro de la conciencia. Ya no es posible percibir y analizar la realidad. Incapaces de dejar de lado la emoción, no podemos dejar de sentir lo real y por lo tanto, se nos somete.

Los opositores al régimen de Bashar al-Assad son llamados “luchadores por la libertad” y fundamentalistas islámicos enemigos de la democracia al mismo tiempo. Es lo mismo con respecto al uso de armas químicas por los beligerantes. Los medios de comunicación, a falta de pruebas, expresan certeza en cuanto a la responsabilidad del régimen sirio, a pesar de que mencionan el uso de tales armas por parte de los “rebeldes”.

En particular, se transmiten las declaraciones de la magistrada Carla Del Ponte, miembro de la comisión independiente de la ONU para investigar la violencia en Siria, que dijo, el 5 de mayo de 2013 en la televisión suiza: “De acuerdo con los testimonios que hemos recogido, los rebeldes han utilizado armas químicas, haciendo uso de gas sarín.

“Esta magistrada, que también fue la fiscal del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, no puede ser llamada indulgente con el “régimen de Bashar Assad”. “Nuestras investigaciones deberían desarrollarse más, verificarse y confirmarse a través de nuevas pruebas, pero de acuerdo con lo que hemos obtenido hasta ahora, son los rivales quienes utilizan el gas sarín”, agregó.

La Casa Blanca, por su parte, no quiso considerar esta evidencia y siempre ha expresado una posición opuesta. Por lo tanto, en cuanto a la masacre de Ghouta, el 21 de agosto de 2013, dio a conocer un comunicado explicando que hay “pocas dudas” de la utilización por parte de Siria de armas químicas contra la oposición. El comunicado agregó que el acuerdo de Siria para permitir la presencia de los inspectores de la ONU en la zona es “demasiado tarde para ser creíble”.

Reducción de lo cualitativo a lo cuantitativo

Tras el uso, 21 de agosto de 2013, de las armas químicas en los suburbios de Damasco, Kerry reiteró la “fuerte certeza” de los Estados Unidos con respecto a la responsabilidad del régimen sirio. Un informe de inteligencia de EEUU, dado a conocer por la Casa Blanca, que dijo basarse en “múltiples” fuentes, también dijo que el gobierno sirio usó gas nervioso en el ataque, y que su uso por los rebeldes es “altamente improbable”.

Al individuo se le coloca fuera del poder diferenciador del lenguaje. Aquello que es cualitativo, aquello que es cierto, se reduce a lo cuantitativo, a los “diferentes grados de certeza” expresados previamente por Obama o el “alto grado de certeza” pronunciado por Kerry. Las “muy pocas dudas”, en cuanto a la responsabilidad del régimen sirio también reflejan la “muy poco probable” responsabilidad atribuida a los opositores. La calidad está por lo tanto restringida a una diferencia cuantitativa.

Calidad, aquello que es, se convierte al mismo tiempo en lo que no es o al menos en lo que puede no ser, porque ya no expresa una certeza, sino una cierta cantidad o grado de certeza o duda. Lo opuesto, “certeza” y “duda” se vuelven equivalentes. La diferencia cualitativa se reduce a una brecha cuantitativa. Ya no hay ninguna otra calidad que la de la medición.

Esta reducción de lo cualitativo a lo cuantitativo ya ha invadido nuestra vida cotidiana. Ya no nos referimos a los pobres, sino a los “menos afortunados”. Del mismo modo, ya no nos encontramos inválidos, sino “personas menos capaces”. Los puestos de trabajo menos calificados ahora reciben nombres que niegan la baja calificación. Así, una mujer de la limpieza se convierte en un “ama de casa”, el cajero desaparece en favor del “asistente de ventas” y el recolector de basura ahora se llama “trabajador de sanidad”.

El poder diferenciador de cada idioma es aniquilado. Las palabras se convirtieron en frases verbales que construyen un mundo homogeneizado. Estamos en un mundo en el que todos somos aventajados. Ya no hay diferencias cualitativas entre los seres humanos, sino diferencias cuantitativas. La visión de un mundo de perfecta homogeneidad donde sólo existen iguales, y solo diferencia las cosas cuantitativamente, había sido prevista por George Orwell en Animal Farm: «Todos son iguales, pero algunos serían más que otros».

La certeza absoluta en la ausencia de pruebas.

La palabra, que describe y diferencia cosas, se sustituye por una imagen, por lo que todo es al mismo tiempo igual que nada. En lugar de una palabra que se refiere a un objeto, los grados de certeza sólo se refieren a los sentimientos del hablante. Estas frases verbales no están destinadas a designar cosas objetivas, sino a colocar la persona que recibe el mensaje en la perspectiva de la persona que habla, para encerrarlos en el sentido deformado creado por esta persona.

La certeza expresada puede desprenderse de los hechos y presentarse como puramente subjetiva. No se refiere a una observación, sino a una condición que se presenta como objetiva a través de una operación de cuantificación.

La certeza de las autoridades estadounidenses y francesas también se distingue en que está construida sobre datos ambiguos, en la invocación de la evidencia de la responsabilidad del régimen sirio, aunque recuerdan la imposibilidad de conocer quiénes atacaron y cómo se utilizaron las armas químicas. Ya no es posible construir una certeza objetiva, porque la observación de los hechos es borrosa y deja espacio para la estupefacción del observador. La certeza expresada ya no separa lo verdadero de lo falso, pues se suspende la capacidad de juzgar.

Precisamente, la certeza subjetiva y objetiva no se diferencia. No es una cuestión de creer lo que se dice, sino de creer en la autoridad del que habla, no importa lo que diga. Declaraciones de los Presidentes Obama y Hollande se dan de inmediato como una certeza absoluta, es decir: ocupan el lugar que Descartes da a Dios “como un principio que garantiza la verdad objetiva de la experiencia subjetiva…”.

La cuestión de pasar por los pasos de verificación objetiva, a través del juicio de existencia, no se plantea en la medida en que la seguridad se libera de todas las limitaciones espaciales y temporales. Se postula en la ausencia de límites, a falta de lo que el psicoanálisis llama la “Tercera Persona”, el lugar del Otro.

La eliminación de la “Tercera Persona”

La certeza absoluta, haciéndose pasar por el ser y el fin de todo, instala una negación de la realidad, que escapa de nosotros. No reconoce la pérdida. El “nosotros” ya no es posible, pues sólo se puede formar a partir de aquello que ha desaparecido. A la mónada , por su parte, no le falta nada, ya que se fusiona con el poder del Estado. Los fetiches fabricados por “las noticias” llenan el vacío de la realidad, ocupan el lugar de lo que falta y generan una negación de la tercera parte.

La certeza absoluta se opone al establecimiento de un orden simbólico integrando a la “tercera persona” el dominio del lenguaje. La función propia de la lengua es significar lo que es real, a sabiendas de que la palabra no es la realidad misma, sino el medio a través del cual se le representa. Jacques Lacan expresa esta necesidad con su aforismo “debe perderlo para ser representada”.

Por el contrario, la certeza absoluta atribuye palabras a las cosas y no tiene en cuenta sus relaciones. En ausencia de una “tercera persona”, impide cualquier articulación real con lo simbólico. Esta ausencia de vinculación es la formación de una psicosis social, donde lo que se asegura por el poder se convierte en realidad. La deficiencia también permite la aparición de una estructura perversa que invierte el acto del habla y evita diferenciar la realidad de la psicosis.

Al enredarnos en la psicosis, el discurso de las autoridades francesas y norteamericanas se origina en la negación perversa. Constituye un golpe de Estado contra el lenguaje “golpe porque la desaprobación se sitúa en la base lógica del lenguaje”. La negación de la realidad se logra mediante una mercantilización de las palabras y un procedimiento de escisión. El golpe cínico es el siguiente: “pervierten aquel mediante el cual se articula la ley, haciendo de la lengua el discurso razonable de la sinrazón”, como en los casos de la “guerra humanitaria” o la “lucha contra el terrorismo”.

La legislación antiterrorista se presenta como acciones racionales para desmantelar la ley a favor de la fabricación de imágenes. La ley de EEUU es particularmente rica en estas construcciones pictóricas, como el “lobo solitario”, un terrorista solitario relacionado con un movimiento internacional, el “combatiente enemigo” o “beligerante ilegal” que existe, ya que han sido designados como tales por el Presidente de EEUU.

El combatiente enemigo, al igual que el beligerante ilegal, puede ser un ciudadano de EEUU que nunca ha estado en un campo de batalla y cuya “acción militar” se trata de un acto de protesta en contra de una intervención militar. Desviarse de lo que declaran los poderes fácticos ya no es posible. Del mismo modo, se elimina cualquier protección contra la amenaza real. La realidad se manifiesta sin alteración y nos puede petrificar.

La supresión de la Tercera Persona, reduciendo al individuo a una mónada, e impidiendo que exista un Otro que no sea el poder del Estado, permite la autoridad, especialmente en cuanto al discurso sobre la guerra en Siria, para producir una nueva realidad. Está demostrada la culpabilidad del régimen sirio, porque la autoridad dice.

Una “inquietante extrañeza”.

La ausencia de una “tercera persona” nos instala en la transparencia, en una tierra del nunca jamás más allá del lenguaje. Se elimina la relación entre interior y exterior. La expresión de la omnipotencia del presidente de EEUU, su voluntad de liberarse de las limitaciones del lenguaje y de cualquier orden judicial, revela nuestra condición, y su reducción a la “vida desnuda”. Entonces se produce “un tipo especial de miedo” llamado por Freud Unheimliche, un término que no tiene equivalente en francés y que se puede traducir como “inquietante extrañeza” e “inquietante familiaridad”.

Sería, según la definición de Schelling, algo que debería haber permanecido oculto y que ha vuelto a aparecer. Dadas a conocer, las cosas del mundo aparecen crudamente como reales. Donde el individuo se sentía como en su casa, de repente se siente expulsado de ésta y se vuelve extrañamente ajeno a sí mismo. El interior de nuestra condición, nuestra aniquilación, es revelada y se nos presenta como un juguete en manos de la rama ejecutiva de EEUU. La puesta en escena de nuestra división, la “inquietante extrañeza”, se convierte en algo familiar para nosotros, suprimiendo la intimidad mediante su sustitución.

Freud sugiere una disociación del ego. Este último es entonces pulverizado y ya no puede mostrar lo real, la amenaza que lo petrifica. Freud habla de la formación de un extraño “yo” que puede transformarse en conciencia moral y tratar a la otra parte como un objeto.

Este mecanismo vuelve a aparecer como el retorno de lo arcaico reprimido, lo que pretende ocultar es la angustia del niño pequeño. La “inquietante extrañeza”, producida por el discurso de Obama es del mismo orden. Instrumentaliza lo que pasó en Iraq con el fin de impedir que olvidemos nuestra impotencia. De este modo, se refuerza “el retorno permanente de lo mismo” constitutivo de un sentido de “inquietante extrañeza” o inquietante familiaridad. El proceso de repetición se presenta como algo inexorable, como un poder que no podemos afrontar.

Jacques Lacan confirma este criterio. Haciéndose eco de la obra de Freud sobre la “inquietante extrañeza”, muestra que la ansiedad surge cuando el sujeto se enfrenta a la “falta de la falta”, es decir, una todo-poderosa condición de ser otro que le invade hasta el punto de destruir todas sus facultades de deseo.

De hecho, las dos traducciones, la primera que destaca la extrañeza, la segunda su carácter familiar, hacen que cada una destaque un aspecto de esta ansiedad particular, con la que uno puede lidiar también, gracias a la noción de transparencia. Con el interior y el exterior confundiéndose, el individuo es a la vez sorprendido por la extrañeza de ver su impotencia, por su privación interior revelada y por la colonización de su intimidad por el espectáculo.

La negación y la escisión del yo.

La disociación es un intento de defensa arcaico al enfrentarse a un poder contra el que uno no puede. Esta desintegración del Ego permite el retorno de un “déjà vu”. El Súper ego llama a uno a verse a como un niño, que no habla, lo que provoca una sensación de “inquietante extrañeza”.

Ante la imperiosa necesidad de creer en la responsabilidad de Bashar al Assad, el individuo debe suspender la información contraria y tratarla como si no existiera. Se procede a una negación de todo lo que es diferente, expresada en la posición regresiva, la de la unión umbilical con la madre, una etapa anterior al lenguaje, antes de la aparición de la función del padre.

La negación de la contradicción entre una cosa y su opuesto, la responsabilidad del gobierno sirio y el uso de armas químicas por parte de los rebeldes, es el acto de negar la realidad de la percepción considerada como peligrosa, porque el individuo tendría que enfrentarse a la omnisciencia desplegada por los poderes fácticos.

Para contener la ansiedad producida por la “inquietante extrañeza”, el sujeto se ve obligado a yuxtaponer dos maneras opuestas y paralelas de razonamiento. El individuo tiene dos visiones no vinculadas incompatibles. La negación de la oposición entre estos dos elementos elimina el conflicto; porque coexisten dentro de uno mismo dos afirmaciones opuestas que se yuxtaponen, sin influir una en la otra. Esta negación se basa en lo que el psicoanálisis llama la “escisión del yo.”

La escisión da a uno la oportunidad de vivir en dos niveles diferentes, colocando en el mismo nivel, por un lado, el “conocimiento”, el uso de gas sarín por los rebeldes, y por otro lado, una evasión de la confrontación con una suspensión de la información. Esto es para evitar cualquier lucha, cualquier simbolismo, con el fin de disfrutar de la omnipotencia total de los poderes fácticos. Ante la ausencia de una supuesta falta en lo que nos dicen, uno se encuentra por debajo del conflicto en la anulación de cualquier juicio.

Orwell también ha destacado este procedimiento en su definición de “doble pensamiento.” Consiste en lo siguiente: “Sostener simultáneamente dos opiniones que se anulan entre sí, sabiendo que son contradictorias y creyendo a la vez en ambas”, a la vez que ser capaz de olvidar, «lo que fuera necesario olvidar y traerlo de nuevo a la memoria en el momento en que fuera necesario». Luego hay que olvidar, por ejemplo: “conscientemente inducir la inconsciencia, y luego, una vez más, perder el conocimiento del acto de hipnosis que uno acaba de realizar”.

La escisión es recurrente en el discurso que rodea a la guerra en Siria. Aquí las cosas se afirman con regularidad, al mismo tiempo que se niegan, sin que se establezca una relación entre los distintos enunciados.

Contrariamente a las declaraciones de Carla Del Ponte, Washington habría llegado primero, “con distintos grados de certeza”, a la conclusión de que las fuerzas gubernamentales sirias habían utilizado gas sarín contra su propio pueblo. Sin embargo, Barack Obama, al mismo tiempo, dijo que Estados Unidos no sabía “cómo se usaron estas armas, cuándo se utilizaron o quién las utilizó”. La operación fragmenta al sujeto, incapaz de reaccionar ante el sinsentido de lo que se dice y se muestra. Uno no puede hacer frente a la certeza con que se habla, ante la falta de evidencia.

La reversión de lógica de la construcción del lenguaje se convierte en una manifestación del poder del ejecutivo de EEUU. Presenta una capacidad de superar cualquier organización del lenguaje y por lo tanto, todo el orden simbólico. Lo absurdo de la declaración es como un golpe de Estado contra la base lógica del lenguaje. A partir de ese momento, tiene un efecto de petrificación en la gente y les sume en la psicosis.

(Tomado de Global Research)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramsay dijo:

    Excelente desmontaje del discurso imperial sobre la agresión a Siria.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también