Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Descubren “células escudo” que protegen a los tumores

En este artículo: Cáncer, Enfermedad, Genoma Humano, Salud
| 11
Imagen de una célula cancerosa de mama.

Imagen de una célula cancerosa de mama.

La inmunoterapia contra el cáncer —enseñar al sistema de defensa del organismo a atacar a las células tumorales— se presenta como la nueva revolución en oncología. Pero no es fácil. La revista Nature Medicine ha publicado un artículo en el que el proceso no se centra directamente en combatir las células tumorales, sino en otras que pululan a su alrededor y que, de alguna manera, hacen de escudo. El trabajo, que han realizado científicos del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, consiste, básicamente, en identificar unos péptidos (cadenas cortas de aminoácidos, que son los eslabones que forman las proteínas) que tienen la capacidad de unirse específicamente a estas células escudo,las células supresoras de origen mieloide (MDSC por sus siglas en inglés). De esta manera, las marcan e identifican para dirigir un ataque que las elimine.

Esa es la segunda parte del ensayo: unir a estos péptidos con unos anticuerpos. Al conjunto resultante lo han llamado en inglés peptibodies (pepticuerpos). El resultado es similar al de añadir un explosivo a una llave: solo actuará contra la cerradura específica. Con este proceso se puede dirigir el ataque a las células que se quieren eliminar, las MDSC. Así, las células tumorales quedan expuestas al sistema inmunitario convenientemente educado.

Larry Kwak, quien ha dirigido el trabajo junto a Hong Qin, lo explica así: “Hace una década que sabíamos que estas células bloqueaban[LAS MDCS] la respuesta inmune, pero no habíamos sido capaces de desactivarlas porque no teníamos identificada la diana”.

Esa búsqueda de unos ligandos específicos ha sido clave en el trabajo. Para encontrarlos, el equipo de investigadores, que no contaba con una idea de qué parte de las MDSC eran las mejores para actuar, recurrió a un sistema que podría calificarse de poco sutil: probar a ciegas toda una serie de péptidos de las librerías que existen, hasta encontrar los que se unían a la superficie de estos escudos de las células tumorales. Al final encontraron dos, que llamaron G3 y H6. Estos tenían una ventaja añadida: no solo se unían a las MDSC que se querían eliminar, sino que, además, no se unen a otro tipo de células. Eso es importante porque permite dirigir la terapia, y es clave para, si se llega a probar en humanos, evitar efectos secundarios.

Para verificar que esta idea funciona, los investigadores trataron ratones con dos tipos de cáncer de timo (un pequeño órgano que se encuentra en el pecho y produce, en los primeros momentos del desarrollo, células inmunitarias) con varias combinaciones: a unos les dieron los nuevos pepticuerpos; a otros les dieron otras sustancias que hicieron de control. Lo primero que vieron es que el grupo tratado con las nuevas moléculas reducía su cantidad de MDSC, lo que era señal de que la idea funcionaba. “Es la primera demostración de que podemos crear anticuerpos para esas células. Es una diana radicalmente novedosa para la inmunoterapia”, ha dicho Kwak.

El investigador cree que, a partir de ahora, puede volver a la idea inicial de provocar una respuesta inmunitaria (que generalmente se llama vacuna, aunque no funciona como las que conocemos para muchas enfermedades infecciosas) para estimular la respuesta inmunológica contra las células cancerosas. Esto, hasta ahora, no había funcionado. “La clave para llevar las vacunas del cáncer a otro nivel es combinarlas con inmunoterapias destinadas al microentorno del tumor”, expone Kwak.

Pero esto no es suficiente. El verdadero objetivo de los investigadores no son las células que hacen de escudo, sino verificar que, una vez eliminado este, los tumores disminuían. Y esto también lo comprobaron: trataron a los ratones con los pepticuerpos diariamente durante dos semanas, y, al final, los cánceres se habían reducido a la mitad.

Las noticias son esperanzadoras, pero incompletas. Por ejemplo, los propios autores del trabajo indican que no saben exactamente cómo actúan las MDSC en su papel de protector de las células tumorales. Sin embargo, los investigadores ya están trabajando para extender sus hallazgos de ratones a humanos.

(Con información de El País)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • mistic dijo:

    cada ves es más preocupante el tema del canser,sera que el hombre encotrara algun dia una cura verdaderamente eficas.

    • acastro dijo:

      Yo pienso que algun día si se encontrará un tratamiento eficaz contra el cáncer, mientras la mejor medicina es la preventiva.

    • el beriao dijo:

      Mistic yo tengo la cura para el cancer de tu ortografia: Universidad para Todos o matricular de nuevo en la primaria

      • jorge el profe dijo:

        Verdad que hay persona como usted que solo buscan los defectos de las personas … piensa en la cantidad de personas que padecen de esa enfermedad en el mundo anormal

    • Lucia dijo:

      Han descubierto muchas curas, pero las han suprimido, a los grandes laboratorios no les interesa gente sana, ganan millones de millones cada mes con sus pastillas, vacunas, quimio venenos, etc..
      Los alimentos transgénicos, llenos de pesticidas y también los que usan otros, la comida basura, aceites trans (trans fats), la comida frita a alta temperatura, la contaminación ambiental y el agua, llena de mercurio y el agua radioactiva de Fukushima, muchas cosas

  • fvega dijo:

    Tambien es preocupante ver cada día en los comentarios la forma en que se escribe, pude leer la palabra cáncer por lo menos 3 veces en el artículo.

  • Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

    . Es un desafío posible la reducción de la mortalidad por cáncer en los próximos años. No puede intimidarnos el tiempo de generación más corto de las células malignas y no podemos estar quiescentes ante su rápida proliferación. Nuestro accionar tiene que ser tanto o más exponencial que el crecimiento que presentan los tumores a su inicio. Ha de ser nuestra cinética profesional, tanto la preventiva como la asistencial, mayor que la que distingue a los tumores. Asimilemos el espacio de la Biotecnología en el control del cáncer, el caudal de buena información que se publica y el espectro de los intercambios que se promueven. Crezcamos con el intercambio científico y la práctica médica responsable, para promover sanos estilos de vida, prevenir malignidades, ser sagaces en el diagnóstico y certeros en la conducta a seguir. Los invito a compartir el saber e ir de la mano del cariño y la esperanza de nuestros pacientes. Felicidades a los investigadores.

    • jorge el profe dijo:

      Hola doctor le escribe un muchacho de 34 años que la semana pasada recibió la desagradable noticia que mi mami de 60 años despues de realizarse un legrado diagnóstico resulata que existe un cancer en el cuello del utero, la deseperación ronda en la familia quisiera que reflejara su criterio mi direción es felixg@infomed.sld.cu…. esperando por usted jorge luis torres

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Contra ese escudo tendrá que trabajar la ciencia. Los científicos de todas las creencias, los capitales tienen que aparecer para las largas investigaciones que protejan a la humanidad del sufrimiento. El hombre, la especie, tiene que luchar en dos direcciones: en hacer más llevadera y libre de sufrimiento la vida finita que tenemos y hacerla más duradera. No se trata de vivir 120 años, hace falta que vivamos una vida plena sin limitaciones en los años finitos que vivimos y que nuestra capacidad de crear y de trabajar se aumente, para que la vejés no siga siendo una carga para la juventud. El tiempo de trabajo se irá alargando en la medida en que se alcance que la plenitud de fuerzas y facultades mentales se alarguen y la vida será más llevadera si se domina el flagelo del cáncer. Ese es el ogoísmo más dificil de vencer, el que los medicamentos, la posibilidad de salud y los avances científicos sirvan a todos sin miramiento del estatu social que le ha tocado. Por ello es por lo que hay que luchar por tener un solo sistema que de posibilidades a las ncesidades de todos y sea lo más justo posible sin colores ni sabores amargos, sin guerras ni prejuicios. El ideal del mundo se alcanzará en la misma medida en que seamos más humano.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Contra ese escudo tendrá que trabajar la ciencia. Los científicos de todas las creencias, los capitales tienen que aparecer para las largas investigaciones que protejan a la humanidad del sufrimiento. El hombre, la especie, tiene que luchar en dos direcciones: en hacer más llevadera y libre de sufrimiento la vida finita que tenemos y hacerla más duradera. No se trata de vivir 120 años, hace falta que vivamos una vida plena sin limitaciones en los años finitos que vivimos y que nuestra capacidad de crear y de trabajar se aumente, para que la vejés no siga siendo una carga para la juventud. El tiempo de trabajo se irá alargando en la medida en que se alcance que la plenitud de fuerzas y facultades mentales se alarguen y la vida será más llevadera si se domina el flagelo del cáncer. Ese es el ogoísmo más dificil de vencer, el que los medicamentos, la posibilidad de salud y los avances científicos sirvan a todos sin miramiento del estatu social que le ha tocado. Por ello es por lo que hay que luchar por tener un solo sistema que de posibilidades a las ncesidades de todos y sea lo más justo posible sin colores ni sabores amargos, sin guerras ni prejuicios. El ideal del mundo se alcanzará en la misma medida en que seamos más humanos.

  • Brutal dijo:

    Otro descubrimiento cintifico mas que nunca veremos en la practica. Ba…

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también